_______________________________________________________________________________________________

martes, 30 de abril de 2019

Si el Íbex sube es porque el resultado no es malo

➤ A los pocos minutos de conocerse los resultados de las elecciones generales del domingo, el ya electo diputado por Almería de Ciudadanos José Manuel Villegas se presentó ante los medios de comunicación con una declaración sorprendente. “Este Parlamento va a ser ingobernable”, vino a decir. Fue, sin duda, una declaración precipitada del secretario general de la formación naranja, como el mismo Villegas habrá podido comprobar tras estudiar detenidamente esos resultados.

Alegría en la sede del PSOE de Adra (Foto. Loa)

La conformación del Parlamento español con nada menos que cinco fuerzas políticas de ámbito nacional y otras tantas de ámbito autonómico con fuerte implantación en sus territorios puede dar lugar a un Congreso muy atomizado en el que resulte muy difícil perfilar mayorías coherentes o medio razonables. Afortunadamente, no es esa la situación que se nos presenta hoy. De la jornada del 28-A ha salido un partido claramente vencedor con diversas opciones de conformar mayorías. Creo que no es necesario recordar las combinaciones que los diversos ‘pactómetros’ de las televisiones nos presentan estos días para ver que las opciones son variadas.
Es una tradición en la bolsa española que se produzca una bajada del Íbex-35 en la sesión siguiente al día de los comicios nacionales, pero ayer fue una excepción
Es casi una tradición en la bolsa española que se produzca una bajada del Íbex-35 en la sesión siguiente al día de los comicios nacionales, excepto en las contadas veces en las que las elecciones se resuelven con mayoría absoluta, el mayor síntoma de estabilidad. Ayer, pese a no producirse esa mayoría, el Íbex sorprendió a los mercados con una subida; modesta, pero subida al fin y al cabo. Y no nos engañemos: cuando los mercados no crean alarma con un resultado electoral es porque no hay motivos para que la alarma se produzca.

Los ciudadanos tenemos que hacernos a la idea de que hasta que no se celebren las elecciones locales y autonómicas del próximo mes de mayo, aquí nadie va a mover un esparto para configurar una mayoría parlamentaria medianamente estable. Una vez que pasen las elecciones será distinto. Los mismos resultados de las mismas serán un incentivo para conformar una mayoría. Con los resultados de las elecciones del 26-M en la mano serán muchos los gobiernos locales y autonómicos que habrá que configurar. El cambio de apoyos mutuos no solo no sería ninguna novedad, sino que sería una necesidad. En el lote también puede entrar un apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez.
Albert Rivera quiere dar un sorpasso –y ha estado a punto de dárselo- al Partido Popular y, además, quiere suplantarlo electoralmente
Ciudadanos ha recreado toda su campaña en torno a una idea principal: un cordón sanitario a Pedro Sánchez. Ha sido una situación estratégica por interés puramente electoral. Albert Rivera quiere dar un ‘sorpasso’ –y ha estado a punto de dárselo- al Partido Popular y, además, quiere suplantarlo electoralmente. Esa estrategia pasaba por un distanciamiento del PSOE. Pero, pasadas las elecciones, las de abril y las de mayo, todo va ser distinto. Ya no va existir una presión electoral que impida tomar una decisión en el sentido que sea.
En cualquier país de nuestro entorno, los resultados del domingo conducirían en una única dirección: un acuerdo de la izquierda moderada con el centro-derecha liberal
Decía ayer el candidato a la alcaldía de Barcelona por Ciudadanos, Manuel Valls, que hay que evitar que el nuevo Gobierno “dependa de los nacionalistas y los populistas”. Esa afirmación solo se puede interpretar en un único sentido. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, también se apresuró a manifestar que la patronal se encontraría “cómoda” con un Gobierno de centro-izquierda. “Todo lo que gire alrededor del centro izquierda, como en otro momento del centro derecha, será lo mejor”, dice Garamendi. España no va a situarse como una isla europea en lo que afecta a acuerdos políticos. En cualquier país de nuestro entorno, los resultados del domingo conducirían en una única dirección: un acuerdo de la izquierda moderada con el centro-derecha liberal. Ese acuerdo puede ser de Gobierno o parlamentario, con mayor estabilidad o con menos, pero acuerdo al fin y al cabo. Ni Rivera, ni Arrimadas ni Villegas podrán sustraerse a lo evidente. Aunque ahora, por pura estrategia electoral, piensen y digan lo contrario de lo que pensarán y dirán dentro de un mes, cuando desaparezca la presión de unos comicios venideros. Emilio Ruiz.

domingo, 28 de abril de 2019

Baja el paro y Almería se queda sin albañiles

➤Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) nos han traído esta semana una buena noticia para la provincia de Almería: nuestra tasa de desempleo al finalizar el primer trimestre se ha reducido en el último año del 23,49 por ciento al 16,06 por ciento, que son nada menos que siete puntos porcentuales en tan solo doce meses. Para valorar la satisfactoria evolución del paro en Almería recordemos que por estas mismas fechas del año 2013 nuestra tasa de desempleo se situaba en el 35,9 por ciento. A sensu contrario, si nos remontamos a 2008, ese mismo índice era del 13,62 por ciento. O sea, que aún no hemos llegado a la mejor época del empleo en Almería, pero vamos camino de ello. Por otra parte, también hay que valorar como muy positivo el dato de la tasa de actividad, que se sitúa ahora en el 65,07 por ciento entre los hombres (superior en más de un punto incluso a la medida nacional, que está en el 63,99) y en el 53,49 por ciento entre las mujeres (53,02 por ciento a nivel nacional). No es ya ninguna sorpresa que cada año se repita la noticia de que Almería es una de las poquísimas provincias españoles que tiene una Seguridad Social que recauda lo suficiente como para abonar las pagas de nuestros pensionistas.

Oficina del SAE en Almería

La misma semana que se producía la grata noticia de la evolución del desempleo en nuestra provincia, Manuel León se hacía eco en este periódico del ‘vigor constructivo’ que retorna a Almería tras varios años de crisis. Según revelan los datos de visados de obra nueva hechos públicos por el Ministerio de Fomento, Almería es la tercera provincia española en la que se construyeron más viviendas por habitante durante 2018. Los primeros datos de 2019 apuntan en la misma dirección.
La drástica reducción del empleo en el sector de la construcción, iniciada a finales de la década pasada, dio lugar a una considerable disminución del número de personas activas de este sector
La drástica reducción del empleo en el sector de la construcción, iniciada a finales de la década pasada como consecuencia de la crisis, dio lugar a una considerable disminución del número de personas activas de este sector. Almería siempre ha tenido muchos y muy buenos albañiles y operarios en general del sector de la construcción. Con la crisis muchos inmigrantes especialistas se fueron a otros países europeos con mayor actividad constructora y no fueron pocos los profesionales almerienses que buscaron amparo en la jubilación anticipada o en la agricultura. Los de la agricultura pueden volver al sector, pero los jubilados, no.
La escasez de mano de obra disponible puede ser un problema para un sector que empieza otra vez a ver la luz tras salir del túnel que ha costado atravesar una docena de años
Almería tiene hoy un problema de insuficiencia de mano de obra en el sector de la construcción. En otras provincias andaluzas, como Cádiz, las patronales ya han alertado de la situación. En nuestra provincia el déficit de albañiles se está solventando, por  ahora, con el desplazamiento a nuestra provincia de collas de trabajadores procedentes de otras provincias limítrofes. La escasez de mano de obra disponible puede ser un problema para un sector que empieza otra vez a ver la luz tras salir del túnel que ha costado atravesar una docena de años. Los años del ‘boom’ inmobiliario no van a volver ni falta que hace que vuelvan. Pero una actividad constructora sostenible, que incluye no solo a la residencial sino también a la obra civil, y que es deseada por todos, está demandando ya un volumen de mano de obra especialista que es difícil de encontrar. Y eso que aún no se han iniciado las obras del AVE. Emilio Ruiz.

martes, 23 de abril de 2019

Gracias Pedro, gracias Pablo

➤El jugador veratense Juan Francisco Martínez Modesto, Nino, lleva disputados más de medio millar de partidos en la Segunda División. Nadie más que él tiene la legitimidad suficiente para saber cómo debe administrarse un partido de la división de plata del fútbol español. El secreto, dice Nino, estriba en llegar al  descanso del encuentro sin encajar un solo gol. Si se puede marcar alguno, mejor, pero, sobre todo, no encajar ninguno. El segundo tiempo debe ser completamente distinto. En éste hay que salir a por todas. A noquear al adversario; a marcarle algún tanto; a derrotarle, en definitiva.

Debate a cuatro (Foto: RTVE)

Pablo Casado (PP), Pedro Sánchez (PSOE) y Pablo Iglesias (Unidas Podemos) se apuntaron en el debate de anoche a la teoría de Nino. Albert Rivera (Ciudadanos) fue un poco más incisivo, pero algo descontrolado tanto en ataque como en defensa. La pancarta de Torra estaba de más; era un gesto más del gusto de Vox. Los cuatro tocaron mucho la pelota en el centro del campo, evitaron los despistes defensivos y confiaron todo su potencial goleador –que lo tienen, y mucho- al segundo tiempo, que se jugará mañana por la noche en la cancha de Atresmedia, bajo la batuta Vicente Vallés y Ana Pastor. La Pastor –perdóneseme la simpleza lingüística- es como el Pierluigi Collina del periodismo: todos le temen, pero todos quieren que les arbitre.

Por lo demás, el debate en cuestión nos trajo momentos estelares. Como ese en el que Pablo Iglesias se mostró como firme defensor de una Constitución que consagró un régimen que él mismo pedía derogar… hace dos días, como quien dice. O ese otro en el que Pablo (Casado) le negó a Albert la amistad que Pablo y Pedro (Sánchez) se profesaron mutuamente. Pero el de Podemos no fue el único patriotero. “Yo amo a España”, le replicó (o no)  Sánchez. Rivera, el más emotivo: “Lloré por España”. Y Pablo Casado quiere crear empleo y bajar impuestos… ¡por España!, cómo no.  En resumen, que hay partido y la segunda vuelta se presenta interesante. Emilio Ruiz.

lunes, 22 de abril de 2019

El disputado sexto escaño por Almería


➤ Hoy es el último día que la Ley Electoral habilita para publicar encuestas. Los medios de comunicación suelen aprovechar sus ediciones del fin de semana para hacer una previsión de resultados de las elecciones generales que se celebrarán el próximo domingo. Los estudios demoscópicos (encuestas, sondeos, barómetros) no son el resultado de unas elecciones, pero son medios que indican las tendencias del voto en cada momento determinado. Estos pronósticos no siempre aciertan, como ocurrió en Andalucía en las pasadas elecciones autonómicas, cuando las encuestas más optimistas ofrecían tres escaños para Vox y finalmente fueron nada menos que doce, dos de ellos por Almería. En esta ocasión las coincidencias de los sondeos son máximas, pero aún quedan algunos escaños por asignar a un partido u otro.

Rocío de Meer (Foto. Lao)

En el caso de la circunscripción electoral de la provincia de Almería, dos son los sondeos que nos ofrecen resultados, es decir, que provincializan datos. Son Gad3, publicados por los periódicos del grupo Vocento, y Sigma-Dos, publicados por el periódico El Mundo. De esta última encuesta hay que destacar la alta cifra de encuestados, 8.000, solo superados por los barómetros del CIS, que suelen ser en torno a 15.000 entrevistas.
Mientras la encuesta de Gad3 deja sin escaño a José Manuel Villegas, candidato de Ciudadanos, la de Sigma-Dos sí otorga esta representación
Ambos sondeos coinciden en definir al partido ganador, el Partido Socialista, y al colocado en segundo lugar, el Partido Popular. Sobre el tercer puesto, difieren entre Vox y Ciudadanos. Los dos coinciden en que en esta ocasión nuevamente Podemos (en este caso, Unidas Podemos), se quedará sin representación por Almería en la Cámara Baja, tal como sucedió en las elecciones de 2016 (con la candidatura de Julio Rodríguez).

Todas las incógnitas recaen en la asignación del sexto diputado. Mientras la encuesta de Gad3 deja sin escaño a José Manuel Villegas, candidato de Ciudadanos, la de Sigma-Dos sí otorga esta representación. Conforme a esta última encuesta nuestros representantes en la Carrera de San Jerónimo de Madrid serían José Guirao y Sonia Ferrer, por el PSOE; Javier Aureliano García Molina y Juan José Matarí, por el PP; Rocío de Meer, por Vox, y José Manuel Villegas, por Ciudadanos. La encuesta de Gad3 quita este escaño a Ciudadanos para concedérselo al PSOE, en cuyo caso alcanzaría acta Indalecio Gutiérrez. La incertidumbre se despejará el próximo domingo por la noche. Emilio Ruiz.

domingo, 14 de abril de 2019

La 'eliminación' del impuesto de sucesiones y donaciones

➤ El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado, en la tarde del jueves, un número extraordinario con el decreto-ley 1/2019, que modifica ciertos tributos “para el impulso y dinamización de la actividad económica mediante la reducción del gravamen de los citados tributos cedidos”. Entre esos tributos destaca el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que está siendo objeto de debate en Andalucía desde hace varios años.

Juanma Moreno, en la firma del decreto (Foto: Loa)

En primer lugar, conviene descalificar una afirmación que se hace con frecuencia en los medios de comunicación, entre ciertos políticos y entre los contribuyentes en general: Dice así: “La Junta de Andalucía suprime el Impuesto de Sucesiones y Donaciones”.  No es verdad, nada más lejos de la realidad. Ese impuesto sigue vivito y coleando y está en un error quien crea que puede ignorarlo a la hora de recibir una herencia o una donación.
Como la figura impositiva no se puede suprimir por tratarse de un tributo estatal, lo que ha hecho la Junta de Andalucía es aprobar una bonificación del 99% en la cuota del impuesto
Ahora bien, es cierto que las modificaciones introducidas por el nuevo Gobierno de Andalucía pueden suponer un ahorro considerable a cierto tipo de contribuyentes, no a todos, sujetos a este tributo. Como la figura impositiva no se puede suprimir por tratarse de un tributo estatal, lo que ha hecho la Junta de Andalucía es aprobar una bonificación del 99% en la cuota del impuesto, por lo que en lo sucesivo solo se tributará el 1% de la cuota que resulte al calcularlo.

Pero los posibles beneficiarios deben tener en cuenta dos consideraciones  importantes. Una, positiva, y otra, negativa. La positiva es que permanece la bonificación del 100% de la cuota cuando se trata de una herencia que no supera el millón de euros por cada uno de los herederos. Este millón se sitúa como listón exento en el caso de importes superiores y no es aplicable a las donaciones.
Estas bonificaciones solo son aplicables a  hijos y nietos o padres y abuelos, así como sus cónyuges, pero al resto de familiares (tíos, sobrinos, hermanos, bisnietos…) no afecta para nada
La consideración negativa afecta al grado de parentesco de los beneficiarios. Tanto en donaciones como en sucesiones, estas bonificaciones solo son aplicables a los familiares de parentesco I y II (es decir, hijos y nietos o padres y abuelos, así como sus cónyuges). Al resto de familiares (tíos, sobrinos, hermanos, bisnietos…) no afecta para nada la modificación de la ley. Ante las quejas recibidas de parte de la asociación Stop Sucesiones, el presidente Moreno se ha comprometido a estudiar esta cuestión en el futuro. Hay que recordar que el Partido Popular presentó una enmienda a los últimos presupuestos generales de la Junta presidida por Susana Díaz en la que pedía que la exención del millón de euros se hiciera extensiva al resto de familiares. Ahora, con la presidencia de la Junta en las manos, el PP no ha aprobado la petición que entonces hizo al PSOE.

Tal como queda ahora configurado, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Andalucía tiene una regulación similar a la que tiene en Madrid y en otras comunidades autónomas. Sorprende con qué mal carácter ha acogido el PSOE de Andalucía el cambio de tributación realizado por el Partido Popular. Que se sepa, la oposición socialista de Madrid no ha presentado nunca ninguna enmienda a los presupuestos generales de aquella comunidad autónoma para acercar los tipos impositivos a los que se aplicaban en Andalucía. Podemos sí lo hacía.

En cualquier caso, la armonización de impuestos de este tipo está siendo necesaria desde hace muchos años. Mientras llega esa armonización, dejemos que los andaluces ‘disfruten’ de las mismas ventajas fiscales que tienen los madrileños desde hace muchos años. Los gobiernos andaluces de turno tienen que hacerse a la idea de que nuestra tierra no debe ser siempre la comunidad autónoma que más elevados tenga los tipos impositivos de los tributos que le son cedidos. Eso es lo que ha pasado hasta ahora. Y eso es lo que Moreno Bonilla está dispuesto a evitar. Con buen criterio, en mi opinión. Emilio Ruiz.

domingo, 7 de abril de 2019

Todo el centro para Sánchez

➤Los estrategas de los partidos utilizan unas herramientas que no están al alcance del común de los mortales. Una prueba de ello es el planteamiento que en las últimas semanas viene haciendo Ciudadanos sobre su ubicación en el espectro ideológico español. Desde que el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) realiza estudios de opinión, los españoles se manifiestan  siempre en el mismo sentido: la inmensa mayoría se sitúa en el espacio político comprendido entre la extrema izquierda y la extrema derecha. Ese espacio acapara nada menos que el 70 por ciento de las posiciones ideológicas, reservando el 10 por ciento para quienes se sienten de extrema derecha (un espacio que ahora comparten Vox y, en menor medida, el PP) y el 20 por ciento para quienes ideológicamente se sitúan en la izquierda más pura (espacio que comparten IU y Podemos y, en menor intensidad, el PSOE). Si se acotan aún más las posiciones ideológicas de los españoles, el mismo CIS dice que el 60 por ciento de ellos se sitúan en el amplio abanico que va del centro izquierda al centro derecha.

Pedro Sánchez, con Juan Carlos Pérez Navas, candidato al Senado por Almería (Foto: Loa)

Ciudadanos nació como un partido socialdemócrata, un partido de centro izquierda. Posteriormente, cuando dio el salto de Cataluña a la política nacional, viró a posiciones liberales (el centro-centro), capaz de establecer acuerdos tanto con la izquierda moderada (el PSOE) como con la derecha moderada (el PP). Pero, en los últimos meses, sus estrategas han decidido dar una nueva vuelta de tuerca a sus posiciones ideológicas, y así ahora nos encontramos a Ciudadanos como un partido que ha decidido abandonar el centro para situarse en disposición de disputar sus votos a la derecha clásica, el PP, y a la derecha más extremista, Vox.
El cariño de Ciudadanos por el PP empieza ya a mostrarse como empalagoso
El viernes, en su intervención en el Teatro Cervantes (por cierto, está feo anunciar a bombo y platillo que viene Inés Arrimadas cuando se sabía que la jerezana no tenía previsto venir a Almería) José Manuel Villegas volvió a recordar la nueva posición ideológica de su partido. Del PSOE, ni agua, vino a decir. El cariño de Ciudadanos por el PP empieza ya a mostrarse como empalagoso. Pablo Casado se ha visto tan agobiado por las muestras de afecto que, en respuesta, ha ofrecido a Albert Rivera el ministerio de Exteriores, lo que ha sido interpretado por Arrimadas como una muestra de ‘cachondeíto’. Pues qué quieres, Inés, si es que lo vuestro con el PP más que amor parece acoso.
Pedro Sánchez está encantado: todo el centro-izquierda para él
Este devaneo ideológico de Ciudadanos puede acarrearle un disgusto el próximo 28 de abril. De ser el partido que encabezaba los sondeos durante muchos meses puede pasar a ser la tercera fuerza política, detrás del PSOE y del PP. Pedro Sánchez está encantado: todo el centro-izquierda para él. 

Los estrategas de Ciudadanos se felicitarán por una subida modesta de escaños. Pero será una felicitación engañosa, porque los resultados de estas elecciones hay que valorarlos en base a expectativas y no en base a la cosecha de la temporada pasada. Al menos, Ciudadanos y Vox.