_______________________________________________________________________________________________

lunes, 4 de marzo de 2019

Juan Marín y los sueldos de los altos cargos de la Junta

➤Nos enseñaron de pequeños, posiblemente sin razón, que es de mala educación hablar de dinero. Es verdad que hablar de política, de religión o de dinero en una fiesta familiar es una vía segura para buscar una pelea entre cuñados. Pero no en todas las culturas es así. En Estados Unidos, por ejemplo, es habitual una conversación sobre los salarios de cada uno. Juan Marín, el líder andaluz de Ciudadanos y vicepresidente de la Junta de Andalucía, debe tener mentalidad  estadounidense, porque en una entrevista concedida al diario ‘El Mundo’ no ha tenido pudor alguno en ofrecer pelos y señales de su salario, y, además, para quejarse de la escasa cuantía del mismo.

Juan Marín (Foto. Junta de Andalucía)

Se queja Marín de que “a mí, vivir en Sevilla me va a costar de mi bolsillo en torno a 500 o 600 euros”, a pesar de la indemnización de 1.100 euros mensuales que recibe. “Y mi sueldo neto es de 3.743 euros mensuales”, apostilla para reivindicarse. ¿Y a cuento de qué viene esa desnudez económica? A que Marín considera que con los sueldos actuales en la Junta de Andalucía es muy difícil encontrar personas capacitadas para ser designadas como altos cargos. “Los altos cargos de la Junta y los consejeros le aseguro que cobran poco –dice- y eso es un problema cuando quieres a los mejores al frente de la Administración”. “¿De verdad queremos que un crack de una empresa privada se venga a la Junta por 3.743 euros? Ésa es la pregunta que debemos hacernos”, remarca. Ciertamente, si Marín quería arrebatarle al Banco Santander su presidenta para hacer a Ana Botín consejera de Economía, su fracaso estaba asegurado, pues la sucesora de Emilio Botín tuvo el año pasado una retribución de 11 millones de euros entre sueldo y bonus.

El senador socialista Miguel Ángel Vázquez considera que Juan Marín está abonando el terreno para aprobar una cuantiosa subida de los sueldos de los altos cargos andaluces. Porque llueve sobre mojado, dice.  En el paquete de 23 propuestas de “regeneración democrática e institucional” pactadas por el PP y Ciudadanos se decía que "Los altos cargos y directivos políticos de la Junta de Andalucía cobrarán en referencia a las retribuciones que se establezcan anualmente para los cargos análogos en el Gobierno de la Nación, sin que puedan superar las que se prevean para estos últimos". Esa equiparación suponía incrementos salariales de entre el 20 y el 90 por ciento. Tanto Moreno Bonilla como Marín desmintieron que ese acuerdo encubriera la mejora de los salarios actuales.

El salario mínimo está establecido en España en 900 euros mensuales, aprobado recientemente mediante real decreto no ratificado por el Partido Popular y Ciudadanos. El sueldo medio de los andaluces anda en torno a 1.500 euros brutos mensuales, 18.000 euros anuales.  El sueldo de Susana Díaz –que es el mismo de Juanma Moreno mientras los nuevos presupuestos de la Junta no digan otra cosa- era de 66.230 euros. Un consejero gana 61.824 euros y un director general, 55.812. Son sueldos modestos si se comparan con los que hay en otras comunidades autónomas (el presidente de la Generalitat cobra alrededor de 150.000 euros y uno de sus consejeros, 110.000), y bastante humildes si se relacionan con empleos de similar nivel en las empresas privadas. Pero el tema es tan delicado que cualquier modificación sustancial en Andalucía debe hacerse mediante acuerdo de todos los grupos políticos.

Ciudadanos es un partido joven que aún no se ha dotado de un equipo de cualificados afiliados dispuestos a sacrificarse económicamente –o no, según sea el caso- para tomar las riendas de un cargo público. Ese problema no lo tienen el Partido Popular o el Partido Socialista. Juan Marín ha intentado cubrir ese hándicap acudiendo a buscar altos cargos en lo que ellos llaman “la sociedad civil”. Son muchas las negativas que ha recibido. El vicepresidente dice en esa entrevista que, con los sueldos que hay, es muy difícil “fichar un crack”. Pues tendrá que conformarse con personas más normalitas. Emilio Ruiz.