_______________________________________________________________________________________________

domingo, 27 de enero de 2019

11 viceconsejeros y ninguno de Almería

➤ Ayer se celebró en Antequera la primera reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía bajo la presidencia de Juan Manuel Moreno Bonilla. La elección del lugar tiene un valor simbólico muy importante para los andaluces: fue en esa ciudad malagueña donde se suscribió, ha hecho ahora cuarenta años, el pacto que puso en marcha el autogobierno de Andalucía. El presidente ha adquirido el compromiso de llevar las sesiones del Consejo de Gobierno a todas las provincias como nuestra de ‘sensibilidad’ hacia los ocho territorios que conforman nuestra comunidad autónoma.

Reunión del Consejo de Gobierno ayer en Antequera (Foto. Junta de Andalucía)

Hace unos días, los partidos que forman la coalición de Gobierno, PP y Ciudadanos, dieron a conocer los nombres de los titulares de las consejerías. Cada vez que se producen nombramientos de este tipo es lógico que se levante expectación en todas y cada una de las provincias por saber si también en este sentido se pone de manifiesto la ‘sensibilidad’ provincial en los nombramientos. Desde este trozo de tierra que nos acoge no han salido más que palabras de halago hacia el presidente Moreno Bonilla por el doble acierto en la designación de Mari Carmen Crespo como consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. Doble acierto, digo, por ‘asignar’ a nuestra provincia una consejería tan importante para nuestros intereses y, además, por confiar su titularidad a una persona que, salvo que los hechos lo desmientan,  reúne las mejores condiciones para desempeñar el cargo con acierto. Como nota al margen habría que recordar que, tiempos ha, el Partido Popular prometía que si algún día alcanzaba el Gobierno regional la sede de la consejería de Agricultura se establecería en Almería, y la de Turismo, en Málaga. Era una tontería entonces y es una tontería ahora, y por eso el PP nunca más ha vuelto a poner esa ocurrencia en su programa.
Cunde la impresión, entre la ciudadanía almeriense, de que la relativa ausencia de atención regional hacia nuestra provincia se debe en parte a la falta de presencia de paisanos nuestros cerca de los órganos de decisión del Gobierno de la Junta
Ahora bien, de igual modo que en Almería se aplaudió el acierto del nombramiento de Carmen Crespo, permítasenos ahora que mostremos nuestra sorpresa por la nula presencia de almerienses en los nombramientos de ayer, correspondientes al segundo escalón de la Administración andaluza, el de las viceconsejerías. Almería perdió por goleada: 11 a 0. Ganó, como siempre, Sevilla. Son o están relacionados con aquella provincia nada menos que seis viceconsejeros, más de la mitad. Almería y Granada, por el contrario, no tienen relación directa con ninguno de los nombrados. Tanto Ciudadanos como el Partido Popular –en mucha mayor medida éste, lógicamente- tienen en Almería afiliados y simpatizantes de sobra capacitados para desempeñar cualquier cargo de responsabilidad de cualquier nivel y de cualquier consejería. Esperemos que, con vista a próximos nombramientos, la lista de elegidos de ayer, donde es notoria la ausencia de almerienses, quede en mera anécdota. Desde hace muchos años cunde la impresión, entre la ciudadanía almeriense, de que la relativa ausencia de atención regional hacia nuestra provincia se debe en parte a la falta de presencia de paisanos nuestros cerca de los órganos de decisión del Gobierno de la Junta. El Gobierno del Cambio, estimado presidente, debe ser también el de las responsabilidades compartidas. Emilio Ruiz.