_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 30 de enero de 2019

El sueldo de los asesores de Marta Bosquet

➤ A pesar de que los sueldos de los diputados, los altos cargos y el personal eventual de confianza de la Junta de Andalucía son de los más bajos de entre las comunidades autónomas, cada vez que hay una modificación se crea una polémica. La penúltima fue a raíz del pacto suscrito entre el PP y Ciudadanos, donde se apuntaba –después ha sido desmentido- a una equiparación salarial entre los cargos de la Junta y los similares del Gobierno de la nación, lo que se interpretó como una subida generalizada de salarios para los altos cargos entrantes. Durante estos días la polémica ha surgido debido a una reestructuración que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, ha hecho en su equipo de asesores.

Marta Bosquet (Foto: Lao)

Si bien buena parte del equipo que presta asistencia a la presidencia de la Junta suele estar formado por personas que llevan muchos años desempeñando ese puesto (tal es el caso de conductores, administrativos, responsables de protocolo, etc.), en el que son ratificados, hay algunos otros puestos concretos, los de máxima confianza, que suelen ser personas llevadas por el nuevo presidente, en este caso la nueva presidenta. Es, por ejemplo, lo que ha hecho Marta Bosquet con el director de prensa. El periodista David Estrada Ruiz, que prestaba apoyo al grupo de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Almería, pasa a ser el nuevo Director de Prensa de Presidencia del Parlamento de Andalucía. La diferencia de retribución entre un puesto y otro es cuantiosa, pues Estrada pasa de percibir del Ayuntamiento de Almería una retribución bruta de alrededor de 25.000 euros a percibir casi 50.000 euros de la Junta de Andalucía. Esta retribución no sufre modificación respecto al mismo responsable con el anterior presidente.
El director general del Gabinete de Marta Bosquet tendrá un salario superior al presidente de la Junta de Andalucía
Entre estos puestos de confianza que conforman su Gabinete, Marta Bosquet aún tiene pendientes de  nombrar al director general, la persona de su máxima confianza dentro del organigrama de Presidencia. Aún no se conoce el nombre, pero Bosquet debe tenerlo ya ‘fichado’, pues se sabe que tiene que desplazarse de Almería a Sevilla. Este hombre o esta mujer percibirá la retribución propia de un funcionario de nivel 30, además de un complemento específico de 44.887,08 euros. De esta forma, su sueldo se situará por encima incluso del presidente de la Junta de Andalucía. Lo abultado de ese complemento ha sido denunciado por Podemos , que considera que solamente en complementos específicos Marta Bosquet se va a gastar 198.168,56 euros, mientras que el equipo de Juan Pablo Durán representaba un gasto de 182.901,36 euros, lo que supone un incremento de 15.267,20 euros.

¿Qué explicación da a esto la nueva presidenta del Parlamento de Andalucía? Marta Bosquet reconoce –no lo puede negar, pues ha sido publicado en el Boletín Oficial del Parlamento de Andalucía (BOPA)- que es cierto que el afortunado director general o afortunada directora general percibirá ese generoso complemento específico, muy superior al de su antecesor, pero, en cambio, la partida global de gastos de su Gabinete se reduce al respecto a la legislatura anterior. La razón: que el gabinete de Juan Pablo Durán lo formaban once personas mientras el suyo va a estar integrado por diez personas. O sea, que lo que se gasta de más por un lado se ahorra por otro.
Podemos denuncia que, frente al complemento específico de de casi 45.000 euros del nuevo nombramiento, quien ocupaba el cargo con anterioridad percibía solamente 24.242,88 euros
Estas ‘cuentas de la vieja’ no han convencido a Podemos, que insiste en denunciar que, frente al complemento específico de de casi 45.000 euros del nuevo nombramiento, quien ocupaba el cargo con anterioridad percibía solamente 24.242,88 euros. “Es que quien va a ocupar esta plaza tiene que trasladarse desde Almería y no hay previstas ni dietas ni otro tipo de extras a modo de compensación”, explican desde el equipo de la nueva presidenta. El secretario general en Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, señala que “ésta es la regeneración democrática del PP y Ciudadanos” y que es una incoherencia realizar una auditoría de cuentas de la Junta mientras se sube el sueldo a los altos cargos. ¿Mantendrá Marta Bosquet su decisión o echará marcha atrás para evitar más polémicas? Esa es la cuestión. Emilio Ruiz.

lunes, 28 de enero de 2019

La Junta confunde con la supresión del Impuesto de Sucesiones

➤ El presidente de la Junta de Andalucía lleva muy pocos días en el cargo, pero los suficientes como para darse cuenta de que el capítulo de promesas de una campaña electoral lleva un ritmo mucho más acelerado que el que permite después la práctica real. Es extraño que no lo supiera, porque, como se sabe, Moreno Bonilla ha tenido responsabilidades administrativas en el Ministerio de Sanidad antes de ‘bajarse’ a Andalucía a disputarle la presidencia de la Junta a la socialista Susana Díaz.

La plataforma Stop Impuesto Sucesiones dice que ha sido suprimido, pero la realidad es que no es así

Durante la campaña electoral el ahora presidente reiteró hasta la saciedad que “cuando sea presidente de la Junta –la cita se entrecomilla porque es textual- la primera firma que estamparé en la reunión del primer Consejo de Gobierno será para quitar, de una vez por todas, el Impuesto de Sucesiones y Donaciones para todos y cada uno de los andaluces”. El pasado sábado, en Antequera, Juanma Moreno se enfrentó a ese momento tan deseado de presidir el primer Consejo de Gobierno del mandato del Partido Popular, en coalición con Ciudadanos. ¿Se suprimió el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, tal como el candidato había prometido?
La realidad aquí y ahora es que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones sigue con las mismas bonificaciones que acordaron en su día PSOE y Ciudadanos
No, no se suprimió y, lo que es peor, se intenta hacer ver lo contrario, que sí se suprimió. La misma página web de la portavocía del Gobierno alimenta la confusión con este titular: “La Junta acuerda bonificar el 99 % del Impuesto de Sucesiones y Donaciones”.

¿Cómo ha resuelto el hoy presidente de la Junta de Andalucía este embrollo en el que él mismo se ha metido? De una manera un poco extraña: haciendo figurar en el orden del día de esa primera reunión del Consejo de Gobierno una propuesta de acuerdo “por el que se insta al Consejero de Hacienda, Industria y Energía a iniciar las actuaciones necesarias para la modificación del Texto Refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de tributos cedidos, con la finalidad de bonificar al 99% el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Andalucía”. Digo que es una manera extraña porque para instar al consejero en ese sentido no hacía falta acuerdo alguno.

La plataforma Stop Sucesiones, cercana al Partido Popular, alimenta la confusión diciendo en su página de Facebook que “hoy, tal como se comprometieron con la ciudadanía y con la Asociación Nacional de Afectados Stop Sucesiones, la Junta de Andalucía en su reunión de Antequera HA SUPRIMIDO EL IMPUESTO DE SUCESIONES” (así, con mayúsculas, por si alguien no se había enterado). Pues no, no es así.

La página web del portavoz del Gobierno andaluz alimenta la confusión

Nadie tiene ninguna duda de que los compromisos del Partido Popular y de Ciudadanos son tan fuertes que en los próximos meses el dichoso impuesto será modificado. No eliminado, como dicen, porque es un impuesto de carácter estatal, pero sí bonificado en sus tipos impositivos para acercarlo a comunidades como Madrid o Murcia. Pero eso será en los próximos meses. La realidad aquí y ahora es que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones sigue con las mismas bonificaciones que acordaron en su día PSOE y Ciudadanos. El mismo presidente ha reconocido, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que el acuerdo PP-Ciudadanos en esta materia se materializará dentro de “varios meses”.

¿Se podía haber hecho de forma distinta para que los beneficios de ese acuerdo recayeran hoy sobre los andaluces y no dentro de unos meses? Pues sí, se podría haber hecho de otra forma, pero no se ha visto conveniente. Por ejemplo, mediante un decreto-ley, como se hizo con la bonificación para el impuesto a las herencias del campo. Su aplicación es inmediata tras publicarse en el BOJA. Si finalmente el Gobierno adopta el camino de incluir la modificación en la Ley de Presupuestos de la Junta para 2019, entonces estaremos hablando del segundo semestre del año. Hasta entonces todo quedaría como está. Emilio Ruiz.

domingo, 27 de enero de 2019

11 viceconsejeros y ninguno de Almería

➤ Ayer se celebró en Antequera la primera reunión del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía bajo la presidencia de Juan Manuel Moreno Bonilla. La elección del lugar tiene un valor simbólico muy importante para los andaluces: fue en esa ciudad malagueña donde se suscribió, ha hecho ahora cuarenta años, el pacto que puso en marcha el autogobierno de Andalucía. El presidente ha adquirido el compromiso de llevar las sesiones del Consejo de Gobierno a todas las provincias como nuestra de ‘sensibilidad’ hacia los ocho territorios que conforman nuestra comunidad autónoma.

Reunión del Consejo de Gobierno ayer en Antequera (Foto. Junta de Andalucía)

Hace unos días, los partidos que forman la coalición de Gobierno, PP y Ciudadanos, dieron a conocer los nombres de los titulares de las consejerías. Cada vez que se producen nombramientos de este tipo es lógico que se levante expectación en todas y cada una de las provincias por saber si también en este sentido se pone de manifiesto la ‘sensibilidad’ provincial en los nombramientos. Desde este trozo de tierra que nos acoge no han salido más que palabras de halago hacia el presidente Moreno Bonilla por el doble acierto en la designación de Mari Carmen Crespo como consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. Doble acierto, digo, por ‘asignar’ a nuestra provincia una consejería tan importante para nuestros intereses y, además, por confiar su titularidad a una persona que, salvo que los hechos lo desmientan,  reúne las mejores condiciones para desempeñar el cargo con acierto. Como nota al margen habría que recordar que, tiempos ha, el Partido Popular prometía que si algún día alcanzaba el Gobierno regional la sede de la consejería de Agricultura se establecería en Almería, y la de Turismo, en Málaga. Era una tontería entonces y es una tontería ahora, y por eso el PP nunca más ha vuelto a poner esa ocurrencia en su programa.
Cunde la impresión, entre la ciudadanía almeriense, de que la relativa ausencia de atención regional hacia nuestra provincia se debe en parte a la falta de presencia de paisanos nuestros cerca de los órganos de decisión del Gobierno de la Junta
Ahora bien, de igual modo que en Almería se aplaudió el acierto del nombramiento de Carmen Crespo, permítasenos ahora que mostremos nuestra sorpresa por la nula presencia de almerienses en los nombramientos de ayer, correspondientes al segundo escalón de la Administración andaluza, el de las viceconsejerías. Almería perdió por goleada: 11 a 0. Ganó, como siempre, Sevilla. Son o están relacionados con aquella provincia nada menos que seis viceconsejeros, más de la mitad. Almería y Granada, por el contrario, no tienen relación directa con ninguno de los nombrados. Tanto Ciudadanos como el Partido Popular –en mucha mayor medida éste, lógicamente- tienen en Almería afiliados y simpatizantes de sobra capacitados para desempeñar cualquier cargo de responsabilidad de cualquier nivel y de cualquier consejería. Esperemos que, con vista a próximos nombramientos, la lista de elegidos de ayer, donde es notoria la ausencia de almerienses, quede en mera anécdota. Desde hace muchos años cunde la impresión, entre la ciudadanía almeriense, de que la relativa ausencia de atención regional hacia nuestra provincia se debe en parte a la falta de presencia de paisanos nuestros cerca de los órganos de decisión del Gobierno de la Junta. El Gobierno del Cambio, estimado presidente, debe ser también el de las responsabilidades compartidas. Emilio Ruiz.

domingo, 20 de enero de 2019

Almería en los Presupuestos Generales del Estado

➤ Tras entregarlo el pasado lunes en el Congreso de los Diputados, el Boletín Oficial de las Cortes Generales (BOCG) ha publicado el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019. Se inicia ahora un camino de final incierto que tendrá uno de sus primeros obstáculos el 12 y 13 de febrero, cuando sea sometido al debate de totalidad. Partido Popular, Ciudadanos y otros diputados afines ya han manifestado que su propósito es devolver el texto al Gobierno. Si a ellos se les une algún otro grupo, adiós a los presupuestos. Si los diputados que votaron afirmativamente la moción de censura a Mariano Rajoy rechazan todas las enmiendas a la totalidad, entonces el proyecto toma el camino del debate, convocado del 11 a 13 de marzo. Y después, pues ya se verá.

El PSOE hace alarde de la inversión en Almería

Nadie sabe a ciencia cierta qué futuro les depara a estos Presupuestos. Si echamos un vistazo a la prensa vemos que la mayoría de grupos políticos no van a facilitar que el proyecto pase siquiera a debate. O sea, que van a ser rechazados a la primera de cambio. Pero esta posición de ahora hay que verla con ciertas cautelas. Algunos de los grupos que se muestran reacios no hacen otra cosa que mantener su impostura. Es el caso de Podemos y el PNV. La mayor duda radica en los partidos nacionalistas catalanes: su posición es imprevisible porque no depende de un solo factor, el económico, sino de otros muchos, los derivados del “procés”.

¿Cómo tratan estos Presupuestos a la provincia de Almería?, es la pregunta que a nosotros nos incumbe. Si oímos a los diputados del Partido Popular, fatal. “Lo que hace el Gobierno de Pedro Sánchez es volver a las políticas y a los engaños de Zapatero", dice Juan José Matarí. “Son falsos, tramposos e inviables”, manifiesta Rafael Hernando, con contundencia, como siempre. Ciudadanos tampoco los ve con buen ojo. El diputado Diego Clemente considera que “son son unos presupuestos inverosímiles e imaginarios que repiten los mismos errores de cada año, es decir, ofrecen cifras espectaculares pero, luego, la realidad es bien distinta, ya que no ejecutan ni la mitad de lo que indican”. Clemente hace una negación preventiva: va a votar negativamente no vaya a ser que se cumplan.
No me imagino a ningún diputado del PP hablando bien de unos presupuestos del PSOE por muchas que sean las inversiones previstas en nuestra provincia. Tampoco me imagino la situación en el supuesto contrario
El ritual de los partidos políticos ante las presentaciones de proyectos de presupuestos siempre es el mismo: para el partido gubernamental son los mejores que podríamos tener; para los de la oposición, una birria. A la hora de hacer estas valoraciones nunca prevalecen los intereses de Almería, sino los intereses del partido al que se pertenece. No me imagino a ningún diputado del PP hablando bien de unos presupuestos del PSOE por muchas que sean las inversiones previstas en nuestra provincia. Tampoco me imagino la situación en el supuesto contrario. Las consignas partidistas siempre prevalecen sobre la realidad de los números. Y el diputado que no actúe así siempre será acusado por sus compañeros como un esquirol.

La realidad es que estos Presupuestos responden de manera adecuada a viejas demandas de la provincia de Almería, principalmente en lo relacionado a inversiones en Alta Velocidad. Hay que estar ciego para no verlo. El AVE debe ser la prioridad número uno de los almerienses. Con AVE, Almería tiene futuro; sin AVE, nuestro futuro es incierto, por no decir oscuro. El proyecto contempla más de 500 millones de euros para el tramo Almería-Murcia, de los que más de 348 se invertirán en la provincia de Almería. Una plataforma tan exigente como la Mesa del Ferrocarril no ha tenido empacho en considerar que “después de cuatro ejercicios presupuestarios de sequía que no han aportado prácticamente nada para solventar el abandono ferroviario de nuestra tierra, los 348 millones de euros que se contemplan para la alta velocidad van a suponer un antes y un después en el reinicio y el impulso de las obras de la Alta Velocidad”.
Una consignación presupuestaria no es una obra ejecutada, pero nunca hay obra si previamente no hay consignación
Ahora bien, los almerienses hemos sufrido tantos desengaños que, a estas alturas de la película, no vamos a volver a pecar de confiados. No es la primera vez que hemos visto reflejadas partidas presupuestarias que después han quedado en papel mojado. Una consignación presupuestaria no es una obra ejecutada, pero nunca hay obra si previamente no hay consignación. El proyecto de Presupuestos podrá ser más o menos realista, pero siempre es mejor aparecer en ellos que no aparecer. Así lo ha visto hasta el mismo José Antonio Monago, expresidente de Extremadura, que se queja de que mientras el tren extremeño se retrasa a 2026, “hay una licitación muy importante de casi 1.000 millones de euros en los próximos tres años para impulsar el tramo de Murcia a Almería, que forma parte del eje mediterráneo, del eje del señor Ábalos, y sin embargo el nuestro se retrasa”.

Por puro interés provincial, el mejor final que pueden tener estos Presupuestos es que se aprueben. Después tendremos que exigir que se cumplan. Pero eso, después. Emilio Ruiz.

domingo, 13 de enero de 2019

Qué modelo de Canal Sur queremos

➤ Por delante incluso de asuntos tan importantes como el desempleo o la escasa inversión industrial, el presente y el futuro de la Radio Televisión de Andalucía, de Canal Sur, ha ocupado  uno de los mayores espacios en las negociaciones para formar Gobierno en Andalucía. El acuerdo suscrito entre el Partido Popular y Ciudadanos resolvió la cuestión de la mejor forma que puede hacerse para dejar todo como está: constituyendo un grupo de expertos. “Constituiremos un Grupo de Expertos que estudie las posibilidades de redimensionamiento y de mejora de la eficiencia en la utilización de los recursos por la Radio y Televisión Andaluza (RTVA), así como las reformas necesarias para garantizar su profesionalidad, imparcialidad, pluralidad e independencia del poder político”, dice una de las 90 medidas acordadas entre estos dos partidos.

Eva Ruiz y Juan y Medio son las dos estrellas de las tardes de Canal Sur

El tercer partido que conforma la mayoría que apoyará al nuevo Gobierno, Vox, se ha mostrado mucho más beligerante. Durante la campaña electoral apostó directamente por el cierre de la cadena, y cuando se le hizo saber a Santiago Abascal que eso no era posible por respeto a nuestro Estatuto de Autonomía, entonces abogó por reducirla a la mínima expresión, eliminando toda la programación con la sola excepción de los toros y el programa de Juan y Medio. En las 19 medidas que Vox puso sobre la mesa para iniciar las negociaciones con el Partido Popular, el capítulo de la “Radiotelevisión andaluza” lo resolvía reduciendo a la mitad las aportaciones económicas de la Junta y con la eliminación de tres de los cuatro canales de televisión. Finalmente, el acuerdo suscrito entre el PP y Vox deja el tema con la misma ambigüedad que el firmado entre el PP y Ciudadanos: “Reducir el gasto, mejorar la eficiencia y racionalizar los recursos" y "garantizar el servicio público y la neutralidad ideológica e informativa". O sea, dejar la cosa como está.
Hay algún grupo de comunicación autóctono –por cierto, generosamente regado con dinero de la Junta- que se muestra especialmente beligerante con la cadena autonómica, pero da la impresión de que se trata de una postura interesada
El papel que desempeña hoy Canal Sur es un tema de debate permanente entre los andaluces. Hay algún grupo de comunicación autóctono –por cierto, generosamente regado con dinero de la Junta- que se muestra especialmente beligerante con la cadena autonómica, pero da la impresión de que se trata de una postura interesada. No hay día en el que los periódicos de este grupo no propongan a los profesionales de la cadena cómo deben de actuar para mejorar su programación y elevar su audiencia. Nadie se explica cómo no emplean tanta sapiencia en mejorar su propia casa, en caída libre mes tras mes como muestran los datos que nos ofrece la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD). Pero, dejando al margen posturas como ésta, es cierto que Canal Sur ocupa tiempo y espacio en las conversaciones entre los telespectadores de Andalucía.
El nacimiento de la cadena autonómica surgió con la televisión analógica y cuando las audiencias medias de una televisión se acercaban al treinta por ciento. Hoy, las audiencias que superen un solo dígito se consideran aceptables
Los medios de comunicación audiovisuales han sufrido una profunda transformación en las últimas tres décadas, precisamente las que coinciden con la existencia de Canal Sur. Una impresión muy extendida en Andalucía es que esta evolución de los medios no ha corrido en paralelo a la propia evolución de Canal Sur, que se ha quedado rezagada. El nacimiento de la cadena autonómica surgió con la televisión analógica y cuando las audiencias medias de una televisión se acercaban al treinta por ciento. Hoy, las audiencias que superen un solo dígito se consideran aceptables. El Canal Sur de 2019 no puede ser el Canal Sur de 1989, y en un parte importante lo sigue siendo, debido principalmente a una parálisis provocada desde la propia administración autonómica. Ninguna empresa privada medio seria soportaría aguantar más de cuatro año con un Consejo de Administración con su mandato cumplido o un director general provisional durante casi seis años. Esta anómala situación se ha mantenida por puro interés partidista y no por el interés de la cadena o de los telespectadores y radioyentes andaluces.
Canal Sur le cuesta a cada andaluz menos de dos euros al mes. Con estos números, ¿beneficia a los andaluces el mantenimiento de una televisión y una radio públicas? 
Algunos medios de comunicación y algunos partidos políticos –y también numerosos ciudadanos andaluces- nos presentan la Radio Televisión de Andalucía como el monstruo de las tres cabezas que hace sangrar la economía de Andalucía por todos sus poros. Nada más lejos de la realidad. En 2009 la aportación de la Junta a la RTVA superaba los 180 millones de euros. Nueve años después, en 2018, la aportación  ha sido de 140 millones. Canal Sur le cuesta a cada andaluz menos de dos euros al mes. Con estos números, ¿beneficia a los andaluces el mantenimiento de una televisión y una radio públicas? Una respuesta afirmativa tiene que ser compatible con la exigencia de unos medios modernos, independientes y con una programación adaptada a la realidad social de Andalucía. El debate no debe ser Canal Sur sí o Canal Sur no. El debate debe establecerse sobre qué modelo de radio y televisión públicas queremos. Emilio Ruiz.

martes, 8 de enero de 2019

La indignación de una familia mojaquera con la sanidad catalana

➤ El día de la entrada del nuevo año 2019 no será recordado por la familia mojaquera de los Montoya Benítez como uno de los mejores de su vida. Todo lo contrario: siempre lo recordarán como un momento de apuros. Y todo por una actuación de la sanidad pública catalana que consideran incomprensible y que han puesto en conocimiento del Defensor del Pueblo español al menos para que tenga constancia de lo que está pasando.

Hospital de Bellvitge

Estaba parte de la familia en Hospitalet (Barcelona) pasando las Navidades en casa de unos familiares, cuando Pilar Benítez, de 75 años, tuvo la mala suerte de sufrir un accidente en la vía pública al acceder a unas escaleras mecánicas. Al intentar ayudarle su marido, Pedro Montoya, de 80 años, y la hija del matrimonio, María, enferma de esclerosis múltiple, finalmente los tres se vieron arrastrados y atrapados por las escaleras. Tuvieron la suerte de que unos viandantes oyeron sus gritos de desesperación y pulsaron el botón de emergencias. De esa forma la cosa no fue a mayores. Alertaron a los servicios de emergencia y pronto acudieron miembros de la Guardia Urbana y de los servicios sanitarios, siendo trasladado al Hospital de Belvitge.
La familia Montoya ha residido durante muchos años en Cataluña. Incluso dos de los hijos son naturales de aquella comunidad autónoma
El detalle de lo sucedido ha sido relatado por Pedro Montoya en las redes sociales, donde ha hecho pública la carta enviada al Defensor del Pueblo. La familia Montoya ha residido durante muchos años en Cataluña. Incluso dos de los hijos, la propia María y Pedro, en la actualidad policía local en Mojácar, son naturales de aquella comunidad autónoma. Ni siquiera la condición de catalanes fue suficiente para recibir una atención adecuada.

Tras una primera asistencia médica, padre e hija fueron dados de alta, pero no así la madre, Pilar, que presentaba fractura del tobillo izquierdo, por lo que necesitaba de una urgente intervención quirúrgica. Una intervención que los médicos en todo momento se negaron a realizar por más que insistieron. Se limitaron a inmovilizarle el pie, mandarla a su domicilio y aconsejarle que fuera ‘valorada’ por su hospital de residencia habitual. O sea, que mandaron a Pilar para Andalucía con un descaro impropio de quienes son profesionales del Servicio Nacional de Salud. Por supuesto, tampoco pusieron medio de transporte alguno para poder viajar en condiciones idóneas.
A las 5 y media la anciana era ingresada en el Hospital de Huércal-Overa, donde se le hizo una intervención quirúrgica urgente, ya que “este tipo de fracturas pueden presentar complicaciones después de 24 horas si no son operadas”, según les informó el traumatólogo de la sanidad pública andaluza
La familia tenía previsto volver a Almería en avión el 4 de enero, pero no era plan mantener a Pilar en aquella situación, incluso desconociendo posibles consecuencias no deseadas. Al ser alertado de la situación Pedro, que estaba en Mojácar, éste emprendió viaje urgente a Barcelona el día 2. Los parientes catalanes, por su parte, partieron con la accidentada en dirección a Almería para encontrarse en mitad de camino y hacer el trayecto más rápido. El encuentro y traslado de coche de la enferma fue en Valencia hacia las 2 de la tarde. A las 5 y media la anciana era ingresada en el Hospital La Inmaculada, de Huércal-Overa, donde se le hizo una intervención quirúrgica urgente, ya que “este tipo de fracturas pueden presentar complicaciones después de 24 horas si no son operadas”, según les informó el traumatólogo de la sanidad pública andaluza.

En la carta al Defensor del Pueblo Pedro Montoya denuncia la negativa del Servicio Catalán de Salud a operar a su madre por ser residente de otra comunidad autónoma, así como de no gestionar un transporte adecuado para la accidentada. Al mismo tiempo, Montoya aprovecha para agradecer la diligencia profesional de los profesionales del SAS del Hospital de La Inmaculada, y en especial de los servicios de Urgencia y del área de Traumatología.

Según Pedro Javier Montoya, “no pretendo pedir responsabilidades, sino simplemente manifestar mi indignación como español, y también como catalán, pues aquella también es mi tierra”. La familia Montoya ha sabido reaccionar rápido ante un problema que les ha planteado la sanidad pública catalana, pero Montoya piensa qué hubiera sucedido en el caso de que esto les hubiera ocurrido a personas indefensas, sin recursos, que no hubieran podido resolver la situación como ellos lo hicieron. Emilio Ruiz.

domingo, 6 de enero de 2019

Carta abierta a José Luis Sánchez Teruel

➤ Estimado secretario general del PSOE de Almería: Me vais a permitir el director de este periódico y tú mismo que aproveche esta columna para tratar un tema que me concierne directamente, por estar relacionado con mi pueblo, Los Gallardos. Detallo los antecedentes, no porque los desconozcas, que los conoces tan bien o mejor que yo, sino para ilustrar a algún lector que no sepa muy bien de qué va el asunto.

Concentración de diputados y alcaldes socialistas en marzo de 2016 para quejarse de la falta de ejecución de las obras (Foto: La Opinión de Almería)

Vayamos al grano. Hace más de diez años, concretamente el 24 de junio de 2008, el Boletín Oficial del Estado nos despertó a los vecinos del Levante almeriense con una noticia que esperábamos desde hacía tiempo. Era una buena noticia para los conductores de los vehículos que toman el pequeño tramo de carretera de la vieja N-340 que transcurre entre la Autovía del Mediterráneo y la carretera comarcal de Garrucha a Los Gallardos a su paso por mi pueblo. Son apenas un par de kilómetros. Pero muy transitados por automovilistas de Bédar, Los Gallardos, Turre, Garrucha y Mojácar, y también por quienes, procedentes de la costa, se dirigen en dirección Almería o Murcia y viceversa. Este pequeño tramo de carretera también lo toman habitualmente los camiones de gran tonelaje que transportan el yeso desde las canteras de Sorbas al puerto de Garrucha. Ese día el BOE anunciaba que el Ministerio de Fomento había adjudicado a la empresa Grupo Empresarial de Obras Civiles Sur, S. A., las obras para la construcción de dos glorietas en sustitución de las actuales intersecciones que enlazan con la carretera de Bédar y con la de Garrucha a la altura de la Venta de la Molina y de la Gasolinera de Los Gallardos, respectivamente.
Las obras iban a enterrar dos puntos negros que en los últimos años han sido la causa de muchísimos accidentes, algunos de ellos con resultados trágicos. Lamentablemente, nunca llegaron a realizarse
Las obras iban a enterrar dos puntos negros que en los últimos años han sido la causa de muchísimos accidentes, algunos de ellos con resultados trágicos. Lamentablemente, nunca llegaron a realizarse. Que si la empresa había quebrado, que si se había adjudicado en baja temeraria…, se decía. Pero se aseguraba desde el Ministerio de Fomento que la ejecución de los proyectos era irreversible, que era cuestión de unos trámites administrativos. Recuerda, José Luis, que estamos hablando del año 2008.

En los años sucesivos, los Gobiernos tanto de José Luis Rodríguez Zapatero como de Mariano Rajoy casi siempre recogían en los presupuestos generales del Estado una partida para las dichosas obras. Pero, a partir de entonces, no es que no se hicieran; es que ni siquiera se licitaban. ¿Y por qué esta actitud de brazos caídos, un año tras otro, a pesar de existir consignación presupuestaria? Es algo que nadie ha entendido. Por ajustes presupuestarios no debía ser, pues no estamos hablando de ningún tramo del AVE o algo parecido. Estamos hablando de unas obras que requieren de una inversión de algo menos de dos millones de euros. Peccata minuta para un ministerio como el de Fomento.
De “tomadura de pelo monumental que no estamos dispuestos a soportar por más tiempo” calificó la situación, justificadamente, la diputada Sonia Ferrer Tesoro
Recordamos en Los Gallardos, José Luis, cómo tú mismo te hiciste eco de nuestra indignación y un día de marzo de 2016 –gobernada entonces el PP- te plantaste en nuestro pueblo y organizaste ‘a pie de obra’ una miniconcentración de protesta acompañado nada menos que de dos diputados nacionales y de todos los alcaldes socialistas del Levante almeriense. De “tomadura de pelo monumental que no estamos dispuestos a soportar por más tiempo” calificó la situación, justificadamente, la diputada Sonia Ferrer Tesoro.

Se han cumplido, estimado José Luis, siete meses desde que el PP ya no está en el Gobierno y quien ahora está es el partido que tú representas en Almería. No es cuestión de ir por la vida atosigando a la gente, pero consideramos que, transcurrido más de medio año desde que los socialistas tenéis la responsabilidad de regir los destinos de nuestro país, es el momento de preguntarte en qué estado se encuentra este tema que en 2016 tanto te indignaba y, seguro, te sigue indignando en 2019. Mientras quedamos a la espera de tus gratas noticias, recibe un afectuoso saludo y nuestro deseo de un feliz año nuevo. Emilio Ruiz.

miércoles, 2 de enero de 2019

La puesta en escena de Ciudadanos con Vox

➤ Ciudadanos ha declinado, hasta ahora, cualquier invitación para formar parte de los consejos de Gobierno de las autonomías donde su voto afirmativo o su abstención eran necesarios para alcanzar mayorías. Ha preferido firmar acuerdos parlamentarios quedándose al margen de responsabilidades gubernamentales. Si lo hubieran deseado, consejeros de Ciudadanos habrían formado parte de los equipos de Gobierno de Andalucía, con el PSOE, o de Castilla y León, Murcia y Madrid, con el Partido Popular. En todos los casos habrían sido pactos sencillos, entre solo dos partidos. Además, a izquierda y derecha, con el PSOE y con el PP. Ha sido en Andalucía donde Albert Rivera ha decidido dar el paso de participar en el Gobierno regional. Pero, en este caso, el resultado electoral no hacía posible un pacto a dos, sino a tres. Y la casualidad ha querido que, por la derecha,  el tercer invitado sea un partido que tiene un ideario situado en el lado más extremo. Vox no es, como afirma mucha gente, un partido inconstitucional –ni siquiera los partidos independentistas lo son-, pero sí es un partido que vislumbra una España más propia del siglo XX que del XXI, de la España preconstitucional.

Santiago Abascal y Albert Rivera (Foto: Actual)

En las negociaciones para formar la mayoría en Andalucía, Ciudadanos ha intentado transmitir la idea de que sus acuerdos iban a ser únicamente con el PP. La tarea era ardua porque PP y Cs solo suman 47 escaños, y la mayoría precisa de 55. De esta manera, la negociación que no se ha querido hacer con luz y taquígrafos se ha tenido que realizar entre cortinas, pero el resultado ha sido el mismo: Marta Bosquet (Cs) es hoy presidenta del Parlamento y no lo es Inmaculada Nieto (Adelante Andalucía) porque ésta solo ha sumado los votos de su formación y los del PSOE mientras la almeriense ha sumado los de su partido, los del Partido Popular… ¡y los de Vox! La misma combinación tiene que hacerse para la elección del presidente. Las matemáticas no fallan, y 55 (PSOE+AA) son más que 47 (PP+Cs), pero menos que 59 (PP+Cs+Vox).
Ciudadanos ha optado por el acercamiento y el acuerdo con el partido de Santiago Abascal y tiene que ser consecuente con esa decisión
Albert Rivera sabe que esto es así y así lo ha querido y aceptado. Pero para limpiar la imagen de Ciudadanos, sobre todo en Europa, ha emprendido una campaña de desprecio hacia Vox, un partido que necesita en Andalucía no solo para disponer de la mayoría en el Parlamento y para elegir al presidente, sino, principalmente, para aprobar los presupuestos que posibiliten la ejecución de las medidas que pretende llevar a cabo. No se puede pactar con Vox y contra Vox al mismo tiempo. Ciudadanos ha optado por el acercamiento y el acuerdo con el partido de Santiago Abascal y tiene que ser consecuente con esa decisión. Es absurdo repudiar a quien necesitas y carece de sentido elaborar una serie de bandazos dialécticos para negar las evidencias. Dice Rivera, cuando el camino emprendido en Andalucía está a medio recorrer –porque falta lo más importante, la elección del presidente-, que con vistas a próximas citas electorales su prioridades de pactos serán con partidos constitucionalistas, entre los que no incluye a Vox y a Podemos. O sea, Vox hoy sí, pero mañana no... ¡por inconstitucional! No es creíble tanto travestismo político.
No debe ser agradable verse en la oposición tras 37 años en el Gobierno y después de ser el partido más votado
Antes de terminar esta columna quisiera mostrar mi asombro por la actitud de los diputados socialistas ante la elección de Marta Bosquet como presidenta del Parlamento de Andalucía. Según ha declarado la propia Bosquet a este periódico, ningún miembro del PSOE le ha felicitado. Mal por todos los diputados del PSOE, pero muy mal por Susana Díaz, aún presidenta de la Junta de Andalucía, y por el presidente saliente del Parlamento, Juan Pablo Durán. Y, sobre todo, extremadamente mal por los tres representantes socialistas almerienses en la cámara. La cortesía no debe estar reñida con la rivalidad. No debe ser agradable verse en la oposición tras 37 años en el Gobierno y después de ser el partido más votado, pero los socialistas saben que el ascenso de la derecha al poder en Andalucía es al menos tan legítimo como el de Pedro Sánchez al Gobierno de la nación. La elegancia no debe perderse ni en los momentos menos agradables. Emilio Ruiz.