_______________________________________________________________________________________________

domingo, 30 de septiembre de 2018

Manuel Valls le mete un gol a Ciudadanos

➤ Para llegar a la conclusión del titular de este artículo, situémonos en los antecedentes. Elecciones al Parlamento de Cataluña de 2017. Ciudad de Barcelona. Resultados: partido ganador, Ciudadanos, con 219.000 votos (23,96 %), casi 28.000 votos más que el segundo partido más votado y más de tres puntos de ventaja. ¿Qué posibilidades hay de que el partido de Albert Rivera sea también el ganador de las elecciones municipales de 2019? Muchas. Si no todas, sí muchas. Cuestión distinta sería después si ese triunfo sería suficiente para alzarse con la alcaldía que ahora ostenta Ada Colau. Pero ese es asunto aparte que ya habría que verlo.

Manuel Valls, en 'Los desayunos' de TVE

Viendo la posibilidad de esa victoria, Ciudadanos da un golpe de efecto, un golpe maestro: presenta nada menos que a quien ha sido primer ministro de Francia, catalán y barcelonés de origen, Manuel Valls, como posible candidato a la alcaldía. Rivera y el propio Valls anuncian que la decisión no es definitiva, que el francés adoptivo se lo está pensando. Pero todo el mundo sabe que cuando un anuncio como este se escenifica de esa forma es porque la decisión es definitiva, o sea, que Manuel Valls va a ser candidato en las elecciones locales por la ciudad de Barcelona. Para mayor constatación de esa realidad, también se sabe por esos días que Valls rehace su vida sentimental con una señora que, miren por dónde, reside en Barcelona.
Cuando Ciudadanos se relamía los labios por el ‘pelotazo’ electoral, Manuel Valls se saca un conejo de la chistera: va a ser candidato a la alcaldía de Barcelona… pero no por Ciudadanos, sino por una Agrupación de Electores
Cuando Ciudadanos se relamía los labios por el ‘pelotazo’ electoral, Manuel Valls se saca un conejo de la chistera: va a ser candidato a la alcaldía de Barcelona… pero no por Ciudadanos, sino por eso que llaman ahora ‘Plataforma electoral’ que no es otra cosa que una Agrupación de Electores de las de toda la vida, una candidatura de personas independientes. Lo hace, dice, para que se sumen a la lista personas de todos los partidos y sensibilidades. Nadie duda de que las miradas van dirigidas, además de a Ciudadanos, al Partido Socialista y al Partido Popular. Estos dos partidos, que no se han caído del guindo, se apresuran en la respuesta: concurrirán con sus propias siglas.
¿Cómo es posible que Ciudadanos haya renunciado a una candidatura propia, es decir, a un buen puñado de concejales, si es que no a la victoria, para apoyar una candidatura ajena?
¿Y Ciudadanos? Ciudadanos ha pecado de ingenuo. Ha quedado atrapado por la red de Manuel Valls, que, por si no se sabía, ha vuelto a recordar que él es un socialdemócrata de toda la vida. ¿Cómo es posible que Ciudadanos haya renunciado a una candidatura propia, es decir, a un buen puñado de concejales, si es que no a la victoria, para apoyar una candidatura ajena?

Mi impresión es que Manuel Valls le ha metido un gol al ciudadano Albert Rivera. Un gol por la escuadra, del mismo estilo de los que dice la ministra Magdalena Valerio que le meten a ella. Tan es así que en el acto de presentación de la candidatura de Valls la representación de Ciudadanos se limitó a un cargo de tercera categoría. No estaban ni Albert Rivera ni Inés Arrimadas.
No sé si Ciudadanos ha pecado de bisoño o de ingenuo. O de las dos cosas a la vez. Sí, ha sido de las dos cosas a la vez
La bisoñez es una cosa y la ingenuidad es otra. En este caso, no sé si Ciudadanos ha pecado de bisoño o de ingenuo. O de las dos cosas a la vez. Sí, ha sido de las dos cosas a la vez. No me extraña que, vista la trampa en la que han caído, rectifiquen. Tiempo hay. Emilio Ruiz.

José Guirao, ministro de Cultura, es el alto cargo almeriense con mayor patrimonio

➤ El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado las declaraciones de bienes de los altos cargos de la Administración General de Estado, tanto de los cesados desde 2014 como de los actuales. El exsecretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles Salaverría, figura como el alto cargo con mayor patrimonio, con unos activos cercanos a 50 millones de euros, si bien su deuda alcanza los 20. Argüellas es miembro de la familia propietaria del Banco de Alcalá. El segundo es el embajador de España en la República de Corea, Gonzalo Ortiz Díez-Tortosa, que declara un patrimonio de más de 25 millones de euros.

Situación patrimonial de José Guirao, ministro de Cultura

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, propietario de un vivienda en Mojácar que le costó 110.000 euros declara un patrimonio de 180.794 euros en bienes inmuebles y un pasivo (créditos, préstamos y deudas) por importe de 192.026 euros. Además, en el momento de la declaración poseía 21.434 euros en depósitos y 5.667 en acciones, así como 135.093 euros en otros "bienes y derechos de contenido económico". En total, sus activos suman 342.990,83 euros. Su predecesor en la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró un patrimonio de 1.606.171,17 euros.
El patrimonio neto de Carmen Crespo, que fue delegada del Gobierno en Andalucía, era de solo 33.499 euros
Entre los altos cargos almerienses, el BOE separa los altos cargos cesados de los que están en activo. En el grupo de los primeros figuran dos almerienses. Carmen Crespo, actual portavoz del Partido Popular en el Parlamento de Andalucía, era delegada del Gobierno en nuestra comunidad autónoma. Declara bienes inmuebles por importe de 33.694 euros, dinero en cuenta corriente por importe de 4.000 euros, seguros de vida por 3.539 euros y otros bienes económicos por 13.880 euros. Sus deudas ascienden a 21.614. Su patrimonio neto es, pues, de solo 33.499 euros. Trinidad Cabeo, actual directora general del PITA, era presidenta de la Autoridad Portuaria de Almería. Ha declarado bienes inmuebles por importe de 253.027 euros, cuentas bancarias de 101.685 euros y participaciones sociales de 86.572 euros. Debe 149.968 euros, por lo que su patrimonio neto es de 291.316 euros.
El patrimonio de José Guirao, ministro de Cultura, supera el millón de euros. Es el más elevado de los altos cargos almerienses
La situación patrimonial de los actos cargos en activo es algo más boyante que los dos anteriores. El que acumula mayor patrimonio es el ministro de Cultura, José Guirao, que es poseedor de bienes inmuebles por importe de 535.895 euros. Además, tiene otros bienes económicos por importe de 515.029 euros y declara tener 17.199 euros en cuentas corrientes. No tiene deudas, por lo que su patrimonio neto es de 1.068.123 euros. Manuel Jesús Dolz Lago, secretario de Estado de Justicia, tiene bienes inmuebles por importe de 130.415 euros, además de cuentas corrientes con 106.544 euros, acciones por 14.581 y 3.050, seguros de vida por 136.407 euros y otros bienes económicos por 53.000 euros. No tiene pasivo algo. Su patrimonio neto es, pues, de 443.997 euros.

Mari Carmen Ortiz, presidenta de la Autoridad Portuaria almeriense, tiene bienes inmuebles por importe de 273.244 euros, cuentas corrientes con 290.782 euros, seguros de vida de 36.323 euros y otros bienes económicos de 3.409 euros. No tiene deudas, por lo que su patrimonio es de 603.758 euros. Consuelo Rumí, secretaria de Estado de Migraciones, sí declara unas deudas de 16.627 euros, pero su activo es mucho mayor: bienes inmuebles por 162.834 euros, cuentas corrientes con 114.672 euros, participaciones sociales de 46.096 euros y otros bienes económicos por 35.058 euros. Su patrimonio neto es de 342.033 euros.

En la relación no figura el director general de la Memoria Histórica, Fernando Martínez, porque “aun no se han cumplidos los tres meses desde mi toma de posesión”, según ha indicado a La Opinión de AlmeríaEmilio Ruiz.

domingo, 23 de septiembre de 2018

Incierto futuro para 'El Correo de Andalucía'

➤ El próximo 1 de febrero El Correo de Andalucía cumplirá 120 años. Es muy probable que no se enciendan las velas que deben celebrar ese aniversario. Su empresa editora, El Correo de Andalucía, S. L., ha presentado un ERE que afecta a toda la plantilla, excepto un trabajador, que se supone que es el que se quedará para administrar los archivos. Los editores manifiestan que el medio no es viable y que su deseo es hacer una profunda transformación, convirtiéndolo en un semanario y potenciando la página web. No se entiende cómo se puede hacer una reestructuración despidiendo a toda la plantilla. El Comité de Empresa ha organizado una serie de movilizaciones y, ante la ausencia de propuestas concretas y asumibles, anuncia huelga indefinida.


El Correo de Andalucía fue fundado en 1899 por Marcelo Spínola, arzobispo de Sevilla. Mientras estuvo bajo el paraguas eclesiástico, casi un siglo, no tuvo problemas económicos, como es lógico. En 1986 la Iglesia se cansó de poner dinero e inició un proceso de enajenación accionarial. Primero, vendió una parte a Mundicom, una empresa que decían por entonces que estaba próxima al PSOE. Manolo Gómez Cardeña, formado profesionalmente en la redacción almeriense de Ideal, fue  elegido director. Modernizó el periódico y dio un fuerte tirón a su difusión, principalmente a base de promocionar vídeos religiosos. Agotada esta iniciativa promocional, el diario volvió por sus fueros. Hasta que cayó en manos de Prisa, que tampoco le sacó punta. En 2007 la editora de El País se lo vendió al extremeño Grupo Alfonso Gallardo, que lo compró para utilizarlo como medio de presión ante algunas decisiones sensibles que tenía que tomar la Junta sobre cuestiones que le afectaban. La aventura de Gallardo en el mundo periodístico le costó más de 10 millones de euros y, para colmo, tampoco consiguió su pretendido beneficio colateral.
En Almería, Antonio Morera Vallejo, dueño del grupo, ha salvado de la quiebra a las empresas de plástico del Poniente Plastimer y Macresur cuando nadie daba un duro por ellas
En octubre de 2013 Alfonso Gallardo terminó regalando El Correo a una empresa fantasiosa, Rumbo & Chip Edutaiment, S. L., quien unos días después lo ‘traspasó’ a un tal Guillermo Ibeas para finalmente recalar el 27 de noviembre de ese año en Morera & Vallejo, un grupo sevillano iniciado en el mundo asegurador que se especializó en reflotar empresas en crisis. En Almería, Antonio Morera Vallejo, dueño del grupo, ha salvado de la quiebra a las empresas de plástico del Poniente Plastimer y Macresur cuando nadie daba un duro por ellas. El periódico lo ha mantenido cinco años sin dejar de pagar una sola nómina. Siempre a base de poner dinero y más dinero. “Cada mes el periódico pierde 100.000 euros”, ha manifestado. Según las cuentas de 2016, las últimas presentadas en el Registro Mercantil, El Correo de Andalucía, S. L., tuvo un resultado de explotación negativo de más de un millón de euros para una facturación de 2,5 millones. La empresa ha entrado en causa de disolución por tener negativo su patrimonio neto. Morera ha dicho “hasta aquí hemos llegado”. A la ruina económica hay que añadir una ruina informativa por su pobre contenido y una ruina de difusión (ya, ni ofrece datos a la OJD). Peor escenario, imposible.
¿Se puede reflotar el periódico? Nunca se puede decir que no, pero hacen falta para ello mentes tan imaginativas que no sé si existen
Ésta es la realidad que hay en torno al viejo y querido Correo. Esta realidad se puede contar aquí, en Almería, pero en Sevilla no la quieren ver ni oír. ¿Se puede reflotar el periódico? Nunca se puede decir que no, pero hacen falta para ello mentes tan imaginativas que no sé si existen. Lo que sea se conocerá en los próximos días. Es una pena que desaparezca un periódico con 120 años de historia, pero no es una sorpresa para quienes ya hemos visto caer al más antiguo de España, el Diario de Barcelona, fundado en 1792. Lamentablemente, una larga vida pasada no garantiza una larga vida futura. Y hay que sentirlo. Y lo sentimos. Emilio Ruiz

lunes, 17 de septiembre de 2018

El Correo de Andalucía, S. L., en quiebra técnica

➤ Antonio Morera Vallejo, dueño de El Correo de Andalucía, ha asegurado que el periódico tiene unas pérdidas mensuales de 100.000 euros en la única entrevista que ha concedido a un medio de comunicación –en concreto, a el diario.es- para hablar de la crisis en la que se encuentra inmerso el periódico. ¿Se ajusta a la realidad la afirmación del presidente del Grupo Industrial Morera & Vallejo?

Resultado de explotación negativo de más de un millón de euros

Para comprobarlo, nada mejor que recurrir a las cuentas oficiales presentadas por la sociedad editora en el Registro Mercantil. Es lo que hemos hecho. Y, efectivamente, la apreciación de Morera anda cerca de la realidad. Detallemos el asunto. El periódico El Correo de Andalucía  está editado por la empresa del mismo nombre, El Correo de Andalucía, S. L., que pertenece en su totalidad a Morera & Vallejo Comunicación, S. L. También penden de esta empresa El Correo de Andalucía TV, S. L., El Correo de Andalucía Web, S. L., El Correo de Andalucía Radio, S. L. y El Decano Deportivo, S. L. El Correo de Andalucía, S. L., que es la empresa que nos incumbe por ser la editora del periódico, no ha presentado aún sus cuentas anuales correspondientes al ejercicio de 2017. Pero las de 2016, que recogen también las de 2015, aventuran un desastre económico para el último ejercicio fiscal cerrado.

Centrémonos, pues, en las cuentas de 2016. En primer lugar habría que decir que El Correo de Andalucía, S. L., es una empresa en quiebra técnica, inmersa en causa de disolución. Su patrimonio neto a 31-12-2016 era negativo en 360.692 euros. Presumiblemente, es la primera vez que la empresa presenta fondos propios negativos, pues en 2015 aún mantenía unos fondos propios positivos de algo más de 412.000 euros. Quiere esto decir que la empresa no solo no tiene valor económico alguno, sino que su valor es negativo.

Escudriñando un poco más las cuentas de la empresa editora de El Correo de Andalucía, se puede observar que la facturación anual en 2016 fue de 2,34 millones de euros, frente a los 2,68 millones del año anterior. Pese a esta caída de facturación, los gastos de personal ascendieron de 1,47 a 1,55 millones de euros.

¿Cuál fue el resultado de explotación de la empresa? ¿Se ajusta a 1.200.000 euros que asegura Morera Vallejo? En 2017 se desconoce, pero en 2016 los números rojos era n de 1.009.292 euros, casi el doble que el año anterior. Un análisis de las cuentas muestra que la empresa editora de El Correo de Andalucía ha sido siempre una ruina. La empresa fue vendida el 28 de octubre de 2013 por Grupo Alfonso Gallardo, S. L. a Rumbo & Chip Edutaiment, S. L. De inmediato esta empresa venció El Correo de Andalucía, S. L., a Guillermo Ibeas Alonso y el 27 de noviembre (todo muy rápido) es cuando la compra Morera & Vallejo Comunicación, S. L.

La empresa tiene un capital social de 1.192.266 euros. Además del capital social la empresa se ha ‘tragado’ varios millones de euros aportados por Alfonso Gallardo (alrededor de 11). Según las cuentas, en 2013, antes de la venta, Alfonso Gallardo condonó una deuda de 3.300.000 euros. ¿Ha aportado algún capital Morera & Vallejo, S. L., a El Correo de Andalucía, S. L., tras su compra? Parece que sí, pues en las cuentas anuales, bajo el epígrafe “Deudas con empresas del grupo y asociados a largo plazo”, aparece un millón de euros. Al margen de esto, acumula pérdidas de ejercicios anteriores de más de cuatro millones de euros.

Conclusión: El Correo de Andalucía, S. L., la empresa que edita el periódico del mismo nombre, está en quiebra técnica, abocada a la disolución por insolvencia. Su continuidad es inviable excepto que se le inyecte una importante cantidad de dinero, independientemente o no de que se elabore un plan de negocio viable. Hay que sentirlo por el periódico y por su plantilla, pero el futuro de uno y otros pinta mal, muy mal. Y lo sentimos. Emilio Ruiz.

domingo, 16 de septiembre de 2018

José Manuel Román, periodismo desde la cuna

➤ Pocos periodistas almerienses concitan en torno a sí tanto cariño y respeto como José Manuel Román. Periodista desde la cuna –su padre, Manuel Román, es un histórico del periodismo almeriense-, desde que era un mozalbete hemos visto sus artículos en La Voz de Almería. La privatización de este periódico dio a sus trabajadores la posibilidad de continuar en su plantilla o pasar a depender de la Administración del Estado. José Manuel, previendo un futuro incierto para la prensa en general –como así ha sido-, encaminó sus pasos hacia la estabilidad laboral.

José Manuel Román recibe una 'Hoja del lunes' de la presidenta, Covadonga Porrúa

Pero aquel cambio no supuso en Román un desprendimiento de la relación con la profesión. Durante muchos años ha sido el ‘alma máter’ de la Asociación de la Prensa de Almería, ‘el hombre que siempre está ahí’, el ‘Comandante’, que le dicen sus compañeros. Ahora se ha jubilado, que eso también es un decir, pues seguro que él continuará muy ligado al oficio o personalmente a quienes lo practican. Sus compañeros le han tributado un merecido homenaje. Además del cariño humano, que era, es y será manifiesto, se le ha entregado el escudo de oro de la AP-APAL y, también, se le ha hecho un regalo inédito: una publicación, Palabras para José Manuel Román, que recoge artículos elaborados por periodistas almerienses. Quienes somos aficionados a estos de hilvanar palabras para verlas publicadas en el periódico, José Manuel era el enlace que nos unía a los profesionales. A ver ahora quién va a ser el mensajero.

Como una muestra de contribución al homenaje, reproducimos un par de artículos redactados por sus compañeros:

La leona y el señor del bigote gris
Por Alicia Amate

(Toc, toc)

No sabía qué hacía ahí, pero tenía que ir. Había vivido. Había viajado. De repente -cosas que pasan-, me encontré donde siempre evité regresar y tocando puertas que no tenía entonces muy claro si llevarían a algún sitio. Una voz gritó:

-¡Adelante!

Pasé. Sentado en una mesa había un señor mayor (para mí, al menos, que era muy joven).

-Hola, soy Alicia y soy periodista. Acabo de llegar del extranjero y no sé qué hacer con mi vida. 

Asumo que, más que probablemente, no son las palabras exactas pero, ahora, casi una década llena de altibajos profesionales después, es eso lo que recuerdo. Me explicó cómo funcionaba la asociación, quién era quién en los medios almerienses, en las administraciones, en la política... 

Me ofreció echar una mano para las publicaciones de la federación. Es más, iniciamos un laboriosísimo plan para aquello que se llevaba antes del autoempleo (guiño, guiño). No sé si el señor del bigote gris se acuerda de cuántas horas pasé quejándome y bebiendo vasos de agua delante de su mesa. Soy de quejarme y de beber agua, lo reconozco. Y él también así que, rápidamente, hicimos buenas migas incluso sin que lloviera. Un día, algún tiempo después, todo cambió.

-Román, ¡que me han llamado de España Directo! ¡Me voy a Madrid!

De nuevo, oraciones imaginadas.

-¡Enhorabuena, leona!

Esta si es real. Desde ese momento, cada nueva aventura la he empezado contándosela a Román y, siempre, al menos una vez, volvía a llamarme leona. La última vez que marqué su número, era yo quien le felicitaba. Me contó las grandes noticias de su nueva vida, sus planes, sus deseos de disfrutar de lo que está por venir. Pero -supongo que no puede evitarlo- apenas hablamos de él unos minutos. Enseguida, tornó la conversación hacia las nuevas aventuras de la leona que se encontró perdida en el desierto. No sé si soy una gran felina, cazadora y valiente, pero tener a una persona que piensa eso de ti, sin duda, ayuda a querer seguir corriendo por la sabana. Y eso solo lo consigue alguien como el señor del bigote gris: un león que todo lo sabe y todo lo comparte. ¡Enhorabuena, león!

La vieja escuela
Por Miguel Cárceles

El mayor de los cumplidos que en los tiempos que corren puede recibir, ni que sea de forma aislada y en muchas ocasiones con más exageración que realidad, es el de parecerse a los de la “vieja escuela”. Un término ya de por sí paradójico, porque a quienes así se les califica son ya de la facultad. Y lo de viejo o vieja es algo tan sumamente subjetivo que decae por su propio peso. Sin embargo, y pese a esto, sigue siendo una definición que llena de orgullo. Se asocia a los periodistas de la vieja escuela el ser aguerridos, el llegar al fondo de las historias, el no quedarse con las declaraciones. El bucear en papeles hasta desentrañar lenguajes y jergas que le son ajenas. El no andarse con circunloquios, el defender lo que se cree justo. El encontrar en el tedio la significación del periodismo: la novedad, lo que interesa a la gente. Aquello que resulta relevante en su vida diaria y cuya vigilancia recae en el encargado de contar historias.

A Román le conocí hace muchos años en la Asociación de la Prensa, junto a Belda y otros de esa vieja escuela en la que yo también meto a grandes personas como Pepe Martínez o José María Granados. Me sorprendía de forma muy especial el modo en el que derrochaban -derrochan- ilusión por una profesión en demasiadas ocasiones desvencijada, afeada, mal valorada y mal pagada. De esas que no tienen horarios, de las que minan la vida familiar y social. Como si no existiese una vacuna lo suficientemente desarrollada para deshacerse de ese virus que te lleva a dedicarte a este malogrado pero maravilloso oficio.

En una ocasión, hace ya bastantes años, me encontré a Román por el Paseo. Los dos volvíamos a casa en direcciones contrapuestas. Y sin aflojar el paso, alzó la mano y me dijo: “Cárceles, me ha gustado lo de hoy (no recuerdo la noticia a la que se refería]). Tú eres de los periodistas de antes, de los de la vieja escuela”. Arqueó el bigote con la sonrisa y siguió camino de casa. No sé si lo dijo en serio -aunque Román no es hombre de decir las cosas por decirlas- . Pero las palabras nunca son gratuitas y a mí, que tengo en alza el esfuerzo de una vida de trabajo desinteresado y consciente, consistente y con valores, me hicieron mella. He pensado mucho en aquello.

En estos tiempos turbios en los que parece que todo se tambalea, las reflexiones existenciales son habituales, constantes. ¿Soy de los de antes? ¿O el tiempo nos está (me está) cambiando con esta nueva forma de contar y con estos nuevos temas “relevantes de relevancia relativa”? ¿Contamos lo que le interesa a la gente o más bien al contrario, estamos cayendo en una rutina de raíles sin posibilidad de divergir? ¿Cumplimos nuestro cometido? ¿Hacemos justicia a la historia de una profesión, de un oficio, que ha costado tanto sudor a nuestro mayores?

Sé que siempre tendré en Román alguien a quien poderle preguntar sus pareceres. Un hombre que en tiempos de flaqueza insufla ánimos y recarga las pilas. Curioso, que tenga que ser un veterano quien anime y acalore a un novel. También alguien crítico, íntegro, de los que también te sacan los colores cuando te desvías de la senda. Y yo, mientras tanto, intentaré a diario parecerme mínimamente a esos de la vieja escuela, a los 'Romanes' de los que me gusta rodearme. De los que he aprendido y aprendo y por los que a día de hoy dedico mi vida a este oficio de contar las cosas.

Un Bullas
Por Gema Hernández

Creo que fue en enero de 1979 cuando entré por primera vez a la redacción de un periódico. Era La Voz de Almería y yo tenía que hacer un trabajo sobre Historia del Periodismo en tercero de carrera. Mientras subía las escaleras, tristes y con falta de un buen barrido, oía las voces de alguien apremiando al que luego conocí como Epifanio, el “chico” de los recados. Solo oía a aquel insistir con un “¡¡¡¡vamos, que es pa hoy, hombre !!!!!”.

Cuando me decidí a entrar al santuario del periódico, la redacción, me inundó una sensación aún más triste que la que me trasladaron las propias escaleras que acababa de subir: estaba vacía, no había nadie…¿eso era la redacción de un periódico, sin máquinas echando humo, sin gente entrando y saliendo buscando la certeza de cualquier hecho, tal y como siempre había visto en las películas? Sin embargo, de fondo, continuaba oyendo a esa persona hablar con alguien por teléfono pedir que le confirmase si podía mandar al fotógrafo ahora, ahora mismo, a hacer unas fotos de un pequeño equipo de fútbol de no sé qué barrio. Me dije, pero que bullas tiene.

Al fin se percató de mi presencia y con una cordialidad extraordinaria me preguntó en qué me podía ayudar. A él le llevó más tiempo facilitarme todo tipo de bibliografías, autores y archivos que a mí buscarlos en su momento. Era como un torbellino de información que no cesaba, ni siquiera cuando empezaron a entrar sus compañeros del diario, a los que evidentemente, también me presentó: Grijalba, Paco Gerez, Salmerón…Este hombre que hacía deportes sabía de todo de los vivos y hasta de los muertos. Román era lo que ya conocemos hoy en día por globalización en su más estricto significado; todos los datos los interconectaba; no había nada que dejara de integrarlo en el ámbito político, económico, social, cultural, relatado además con la misma pasión que una crónica deportiva, “poniendo toda la carne en el asador”.

Y yo solo necesitaba hacer un trabajo sobre la Historia del Periodismo de esta provincia. Por suerte, desde que soy periodista no he dejado de tener contacto con él. En los últimos siete años he seguido disfrutando de la energía, del trabajo, de la pasión, del esfuerzo y sobre todo, del optimismo, de la paciencia y de la humildad de este Bullas gracias al premio de periodismo „Colombine‟.

Os aseguro que sin él, el Carmen de Burgos no hubiera llegado a la VIII edición de este año, y es que él ha sabido sortear como nadie las muchísimas dificultades que se le han presentado al premio a lo largo de sus siete ediciones. Para mí este Bullas no es otro que la persona confiable, que sabe transmitir toda su capacidad con mucho sentido del humor y con mucho jaleo, en cualquier circunstancia, como hizo aquel invierno para ayudarme en un trabajo de Historia del Periodismo. Espero que su nueva etapa la viva con menos bulla.

(Para acceder al resto de artículos sobre José Manuel Román escritos por sus compañeros, pinche aquí)

Los árboles de la Plaza Vieja

➤ En la España autonómica que nos hemos dado hay tres niveles de Administración: la local (que incluye a la provincia), la autonómica y la estatal, además de la europea. En el deseo de acaparar cada vez más poder, las distintas Administraciones tienen tendencia a invadir competencias que les corresponden a otro nivel administrativo. Por esa razón son continuos los recursos ante el Tribunal Constitucional.

Plaza Vieja (Foto: Fliming)

Las competencias locales, las de los Ayuntamientos (y Diputaciones, habría que decir para ser precisos), son las más comprensibles para los ciudadanos, por la lógica cercanía. Todo el mundo sabe, por ejemplo, que la decisión de colocar un banco en el Paseo corresponde al Ayuntamiento y no a la Junta de Andalucía. Como establecer la hora de recogida de basura, regular los semáforos o decidir cuántas farolas se ponen en el Parque. Son asuntos que incumben al Gobierno local y son el alcalde y los concejales quienes deciden sobre ellos. Unas veces con aciertos y otras con errores. Ya dirán después los ciudadanos con sus votos si ha habido más de los unos o de los otros.
La última palabra la debe tener y la tiene el propio Ayuntamiento en base a su capacidad legal. ¿Debe otra Administración interponerse o dificultar esta capacidad decisoria? Creo que no debe
Durante los últimos meses los vecinos de la ciudad de Almería están viendo y viviendo una polémica que raya el esperpento. Su corporación municipal, que, nunca se olvide, representa la voluntad democrática de la ciudadanía, ha decidido que unos árboles que están plantados en la Plaza Vieja desde hace unos años van a ser sustituidos por otros y colocados en otro lugar de la misma plaza. La decisión gusta a unos y disgusta a otros, como es lógico. Es el propio Ayuntamiento quien tiene que valorar la reacción de sus administrados. Hecha esa valoración, o no hecha, que igual da, la última palabra la debe tener y la tiene el propio Ayuntamiento en base a su capacidad legal. ¿Debe otra Administración interponerse o dificultar esta capacidad decisoria? Creo que no debe.
¿De verdad que debe ser el Gobierno autonómico quien decida qué árboles debe haber en la Plaza Vieja y dónde deben estar situados?
Por esto, me produce espanto cuando leo titulares de este calibre: “La Junta de Andalucía impide quitar los árboles de la Plaza Vieja”. ¿De verdad que debe ser el Gobierno autonómico quien decida qué árboles debe haber en la Plaza Vieja y dónde deben estar situados? Me parecería ridículo, porque no se trata de algunas especies en peligro de extinción o que requieran de una especial protección. No, se trata de unos vulgares ficus. Unos ficus que de igual forma que una Corporación decide quitarlos, otra puede decidir plantarlos. O viceversa.

La historia de las obras de la Plaza Vieja es tan rancia como cansina. Posiblemente los lectores no lo recordarán, pero las primeras fases de las obras de remodelación del Ayuntamiento eran promovidas no por el propio Ayuntamiento, sino por la Junta de Andalucía. Los rifirrafes entre ambas Administraciones eran frecuentes. ¿Qué pinta –pregunté entonces- la Junta haciendo las obras de un Ayuntamiento? Debieron oírme, porque después la reanudación de las obras ha correspondido al consistorio. Cuestión aparte es que Cultura vele por que se respete el valor histórico-arquitectónico. Pero para eso no hace falta coger también la paleta. La paleta hay que dejársela al titular del inmueble.
Cualquier decisión que tome el Ayuntamiento en este sentido puede ser alterada por otro Ayuntamiento sin disminuir para nada el valor monumental
La Plaza Vieja no altera su valor arquitectónico con ficus o sin ficus, con unos árboles más o menos o unos árboles colocados aquí o allí. Cualquier decisión que tome el Ayuntamiento en este sentido puede ser alterada por otro Ayuntamiento sin disminuir para nada el valor monumental. El Ayuntamiento tiene incluso legitimidad para equivocarse. Sería una actitud poco democrática valerse de argucias o triquiñuelas para impedir que el Ayuntamiento quite o ponga en la Plaza Vieja los árboles que considere oportunos. Y lo mismo puede decirse del Pingurucho: tan legitimado estaba aquel Ayuntamiento para colocarlo ahí como legitimado está éste para ponerlo en otro lugar. Parece que algunos no saben que en democracia se funciona así. Emilio Ruiz.

martes, 11 de septiembre de 2018

'El Correo de Andalucía', hacia el precipicio

➤El Correo de Andalucía, el periódico fundado en 1899 por el arzobispo Marcelo Espínola, fenece lentamente. La agonía es visible desde hace varios meses: pobre contenido, oscurantismo en la difusión (hace muchos meses que no ofrece datos a la OJD), ausencia visible de su dirección (es el único periódico español de papel que esconde su staff, incluido el nombre de su director), ofrecimiento gratuito en internet de la edición de papel, huida de periodistas relevantes… La irrelevancia del periódico en los últimos tiempos es patente. El gran despliegue tipográfico contrasta con un contenido de escaso valor.

Contra los despidos

La vigésima crisis del periódico llegó con su adquisición en 2007 por elindustrial extremeño Alfonso Gallardo, que situó al frente del consejo editorial al expresidente de la Junta de Andalucía José Rodríguez de la Borbolla. Dentro del mundo de la comunicación sevillana nadie dudó de que la pretensión de Gallardo no era diversificar su negocio, sino hacerse con un altavoz para defender sus intereses industriales, entonces muy ‘sensibles’ en Andalucía. Cuando Gallardo se dio cuenta de que el periódico no le servía para sus pretensiones y se hartó de perder dinero lo puso a la venta. Más que venderlo, lo regalaba. Tras una primera venta cómica, finalmente el periódico cayó en manos de Morera & Vallejo, un grupo industrial creado por Antonio Morera Vallejo especialista en reflotar empresas en crisis. En algunos casos, esta iniciativa industrial de Morera ha dado sus frutos. En Almería, las industrias de plásticos del Poniente que se adjudicó parece que funcionan bien o, por lo menos, no hay constancia de incidencias salariales o económicas. Pero a El Correo, nunca ha conseguido sacarlo del pozo.

Tira censurada por el editor

El pasado día 5 Antonio Morera, dueño y señor del periódico, anunció la presentación de un ERE –y van...- para desprenderse de varios trabajadores. No se sabe cuántos, porque hasta en resto reina el oscurantismo, pero se teme lo peor. La plantilla del periódico está ahora bajo mínimos, con solo 28 periodistas para las ediciones de papel y digital. El asunto apunta a la desaparición de la edición de papel dejando a El Correo como un medio digital (elcorreoweb). Mañana, día 12, empieza la negociarse ese ERE.

En paralelo a la negociación del ERE, el Comité de Huelga ha convocado sus primeras acciones. Mañana se producirá la primera concentración a las puertas del grupo Morera & Vallejo. El jueves 13 el Comité será recibido en el Parlamento andaluz por los portavoces de los grupos parlamentarios. El viernes 14 está convocado un paro de 24 horas. Será el primero de los cinco días de huelga convocados. ¿Servirán para algo estas movilizaciones y preocupaciones? Me gustaría equivocarme, pero creo que 120 años de historia periodística de Sevilla y de Andalucía apuntan a un final de trayecto. Emilio Ruiz.

lunes, 10 de septiembre de 2018

La vuelta de Agbar a Cataluña, una farsa

➤Todos los medios de comunicación nacionales, incluido el telediario de La 1, se han hecho eco la semana pasada de una noticia que parece que va contra corriente: el gigante del agua Agbar fija su sede de nuevo en Barcelona tras su huída a Madrid en octubre de 2017. ¿Supondrá esto –se preguntaban muchos medios- la vuelta de otras empresas, como La Caixa o Banco Sabadell? La noticia sobre la vuelta de Agbar y la interrogante planteada sobre la posible vuelta de otras empresas producía cierto desconcierto, pues la situación política de Cataluña, lejos de mejorar, ha empeorado desde que el binomio Puigdemont/Torra rige los destinos de la comunidad autónoma. Entonces, ¿cómo hay que interpretar este retorno? ¿Cómo es posible que Agbar vuelva a Cataluña “por la estabilidad económica” cuando su salida no fue por esa razón, sino “por la inseguridad jurídica y la incertidumbre política”? Casi todo en esta vida tiene su explicación.

Torre Agbar, en Barcelona (Aspasios)

Primero, aclaremos los conceptos. Agbar es la marca comercial de la empresa. Ésta, en realidad, es Sociedad General de Aguas de Barcelona, S. A. (en anagrama, Sgab). Pero, para simplificar, sigamos llamándola Agbar. La empresa pertenece al 100 % a Suez Spain, S. L., que, a su vez, depende de un grupo francés, Suez Environnement, S. A. En noviembre de 2015, Suez Spain trasladó su domicilio social de Barcelona a Madrid. En el momento que Agbar se traslada a Madrid dependen de ella varias filiales. Una de estas filiales es Sorea, S. A, que aglutina la participación en varias empresas de aguas de Cataluña, como Aigues de Sabadell, Aigües de Terrassa y Aigües de Barcelona Empresa Metropolitana, entre otras. Ninguna de estas últimas empresas se trasladó a Madrid.
Poco antes de volver a Barcelona, la matriz de Agbar realizó una escisión de la misma formando Suez Latam, a la que han pasado los activos no catalanes
Al poco de trasladarse a Madrid, Agbar/Sgab inauguró su sede corporativa, en la Torre de Cristal, en el complejo Cuatro Torres del Paseo de la Castellana. Esta sede “va a servir de plataforma comercial para toda España de los servicios no regulados, es decir, los que excluyen la gestión del agua”. El pasado 31 julio, poco antes de volver a Barcelona, la matriz de Agbar realizó una escisión de la misma formando Suez Latam. A esta nueva empresa, con domicilio en Madrid, han pasado los activos de la única firma del grupo que cotiza en bolsa, Suez Andina Chile.  Entre esta escisión y los activos que en 2015 pasó Agbar a Suez Spain, que eran todos los activos en España excepto los de Catalunya, la filial catalana se ha quedado únicamente con el negocio en aquella comunidad. Que es lo que ha vuelto a Cataluña. El resto sigue en Madrid, bajo el paraguas de Suez. O sea, a Barcelona ha vuelto una Agbar limitada al negocio catalán.

Una de las últimas intervenciones de Agbar en Almería fue a través de su filial catalana Aqualogy Soluciones Industriales, que realizó en 2012 el proyecto, suministro de equipos, instalación y puesta en marcha de la planta de tratamiento de aguas de las nuevas instalaciones de Cosentino en Cantoria. Suez también ha extinguido esta empresa.
Entre enero y junio de 2018 casi 2.000 empresas confirmaron su salida de Cataluña, según la estadística trimestral del Colegio de Registradores
Con la vuelta de Agbar a Barcelona el Gobierno catalán ha transmitido la idea de que se inicia un proceso de retorno de empresas a Cataluña. Nada más lejos de la realidad. Primero, porque la Agbar que ha vuelto es una sociedad diezmada que en nada se parece al gigante del agua que era. Y, en segundo lugar, porque, lamentablemente, entre enero y junio de 2018 casi 2.000 empresas confirmaron su salida de Cataluña, según la estadística trimestral del Colegio de Registradores.

domingo, 9 de septiembre de 2018

Elecciones a la vista

➤Los lectores habituales de esta columna saben cómo se trajinan los pactos de Gobierno entre partidos. Tienen mucho de paripé. Por si hay alguien que lo ha olvidado, viene bien hacer un recuerdo. Las conversaciones previas se suelen envolver de mucho boato para transmitir la sensación de que se está haciendo un trabajo duro y fundamental para el futuro del territorio que hay que gobernar. Se constituyen al menos media docena de comisiones que en teoría se reparten los trabajos clasificados por competencias. Al final de todo el proceso se elabora el documento de acuerdos, que firman los jefes de las formaciones políticas negociadoras en un solemne acto.

Susana Díaz y Juan Marín

Esta es la narración de los hechos que los partidos nos venden y los electores percibimos. Pero, ¿cuál es la realidad? La realidad es mucho más simple. Todos los partidos políticos tienen un cerebrito, una persona que apenas nadie conoce, que trabaja en la trastienda, que nunca sale en la tele y que es la persona de mayor confianza de su líder político. Mientras las comisiones hacen como que negocian algo a base de reuniones y más reuniones, en realidad quienes negocian son esos cerebritos, en contacto directo y único con sus jefes de filas.
Y finalmente está el tercer grupo: el de los compromisos que sabemos que no se van a llevar a cabo, pero que van a justificar una ruptura del acuerdo “en el momento que a ambos nos interese”
El resultado de este trabajo se plasma en un documento de acuerdos sobre las cosas que se compromete a hacer el nuevo Gobierno. Tampoco se dice, porque sería un poco escandaloso, que el binomio negociador ha clasificado los puntos acordados en tres grupos. Centrémonos, para ilustrarlo, en el acuerdo suscrito entre el PSOE y Ciudadanos en junio de 2015. Primer grupo: el de los asuntos obvios, que son los que se van a hacer con pacto o sin pacto. Por ejemplo, “Simplificación legislativa y evaluación de la eficacia de la normativa promulgada por la Junta de Andalucía y simplificación administrativa de los procedimientos relacionados con la creación de empresas, mediante la reducción de trabas burocráticas…”. Segundo grupo: el de los asuntos que de verdad se van a llevar a cabo “y si no, no firmo”. Por ejemplo, en el caso de Andalucía, la bajada del impuesto de sucesiones. Y finalmente está el tercer grupo: el de los compromisos que sabemos que no se van a llevar a cabo, pero que van a justificar una ruptura del acuerdo “en el momento que a ambos nos interese”. Por ejemplo, la supresión de los aforamientos (punto 12 del apartado “Regeneración democrática”), la limitación de mandatos (punto 13) o la modificación de la ley electoral (punto 11).

PSOE y Ciudadanos han acordado que Albert Rivera y Juan Marín aleguen el incumplimiento del punto de la supresión de los aforamientos para justificar el adelanto de las elecciones andaluzas. Podían haber escogido cualquier otro punto del grupo tercero, pero han decidido que sea ese. Intentan vendérnoslo como una ruptura, pero es un acuerdo. Porque el guión está escrito desde junio de 2015. Emilio Ruiz.

viernes, 7 de septiembre de 2018

Burt Reynolds, el actor que creyó que venía a Almería a rodar con Sergio Leone

➤Burt Reynolds falleció ayer a los 82 años en un hospital de Florida a consecuencia de un infarto de miocardio. El actor padecía del corazón. Había sufrido diversos problemas cardiacos durante los últimos años, y en febrero de 2010 fue intervenido quirúrgicamente. A pesar de su edad y de su estado de salud, nunca había dejado de trabajar. De hecho, la muerte le ha llegado cuando iba a empezar el rodaje de la película Once Upon a Time in Hollywood, a las órdenes de Quentin Tarantino.

Burt Reynolds, con Sergio Corbucci, en Almería (Playcine)

Burt Reynolds ha rodado en Almería dos películas. La primera de ellas la inició en 1966, Joe el implacable (Navajo Joe), estrenada a finales de 1967. Era entonces un treintañero que había rodado un par de películas de poca monta. El personaje de Joe estaba reservado para Marlon Brando, que rechazó el papel por cuestiones económicas. Entonces fue cuando se recurrió al actor de Michigan por su parecido con Brando. Burt creía que venía a Almería para rodar a las órdenes de Sergio Leone, pero en realidad el director era Sergio Corbucci. La banda sonora de la película sí era del maestro Ennio Morricone.

En 1968 Burt Reynolds volvió a Almería para rodar ‘100 rifles’. Seguía siendo un actor poco conocido. Él mismo ha contado que durante el rodaje de una pelea en un acantilado, Jim Brown le dijo que tenía un poco de miedo a caerse. "Si nos caemos, los periódicos dirán: Jim Brown y un actor desconocido han muerto", repuso Reynolds, un tipo con un amplio sentido del humor. En esta ocasión compartió rodaje con Raquel Welch y Fernando Lamas. El director de fotografía fue el almeriense Cecilio Paniagua. Un pequeño papel tuvo en la película un apuesto Sancho Gracia, que tuvo, según se comentó, un pequeño romance con la guapa actriz.

La película ‘100 rifles’ supuso el debut cinematográfico de Florencio Amarilla, mítico jugador del Almería. Cuenta Juan Gabriel García en su libro ‘Amarilla, el futbolista que quiso ser actor’, editado por La Voz de Almería, que el fichaje de Amarilla se produjo de manera casual. Estaba en el Gran Hotel Almería tomando una cerveza cuando se le acercó Antonio Tarruella, ayudante de dirección. “Me vio cara de indio y me preguntó que si quería participar en la película”. Posteriormente Amarilla participaría en películas como ‘Patton (1970), ‘El Oro de Nadie (1971) o ‘Conan El Bárbaro’ (1982).

La producción cinematográfica de Burt Reynolds ha sido considerable, pero a pesar de ser uno de los actores mejor pagados en los años setenta su vitrina de galardones no estaba muy espesa. Con “Boogie Nights” (1997) recibió su primera y única nominación al Oscar. Emilio Ruiz.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El ridículo comunicado de Elena Tablada

➤En la tercera y última edición del programa de Cuatro Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition los comensales tuvieron unos minutos para el chismorreo. Kiko Rivera comentó que en el bautizo de su hija prohibió el uso de teléfonos móviles para que no se filtrase ninguna foto.  “Claro, tú con los móviles tienes que tener más cuidado que nosotros, porque somos personajes menos conocidos. Nosotras hacemos un bautizo y no pasa nada", dijo en tono humilde Toñi Salazar. A Elena Tablada, tan orgullosa de haberse conocido, no le sentó bien esa calificación de escasa popularidad. "Será a ti, Toñi, ¿pero tú por qué me metes en tu saco? Que yo he hecho un bautizo que ha sido un coñazo, con helicóptero y todo... Cuando me separé de David Bisbal estuve tres meses sin salir de casa". “Pero Elena Tablada no es Kiko Rivera", repuso la cantante de Azúcar Moreno, “tú no ves una portada si no es con Bisbal”. Huelga informar sobre la cara que se le quedó a Tablada tras recibir esta puya.

La polémica desatada por Elena Tablada y/o su entorno a raíz de la foto que se echaron en la Feria de Almería Rosanna Zanetti y Ella Bisbal ya estaba llegando a su fin. Pero da la impresión de que a la madre de la niña no le interesa que las llamas del fuego se apaguen tan pronto. Y ayer salió con un comunicado –no ella, sino su gabinete jurídico en su nombre, como si la señora no tuviera capacidad de obrar por sí misma- que cuando menos se puede calificar de ridículo. Dejando al margen el tratamiento que el comunicado da a la interesada –“Doña Elena”, para que Kiko Rivera nunca más vuelva a decir que ella no es nadie-, el mismo es un cúmulo de despropósitos. Veamos por qué:

El comunicado de los abogados de Elena Tablada

Primero, porque Elena Tablada niega la mayor. Al tratamiento dado al asunto por los medios de comunicación lo llama  presunta polémica”. No, mujer, no, polémica en toda regla.

Segundo, porque niega que “Dña. Elena” se haya pronunciado sobre el asunto por ningún medio público ni red social. Pues hubiera bastado un tuit desautorizando el mensaje de la cuenta de “Etna by Elena Tablada”, que es el nombre de su marca de ropa, para parar el debate y no lo hizo ¿Por qué? Ella sabrá.

Tercero, porque asegura que “dicha fotografía ha sido utilizada para promocionar la marca de una diseñadora de vestidos flamencos”. Es falso, excepto que entienda por promoción la mención de que los vestidos han sido diseñados por Juana Martín. ¿Un ‘poquitico’ de envidia? ¿Hasta el punto de querer negarle a una diseñadora la autoría de su creación?

Cuarto, porque lo último que podía esperar David Bisbal de su ex es que empleara ante él un tono paternalista. “Mi representada siempre ha respetado y protegido, ante cualquier crítica, al padre de su hija”. Mujer, lo de respetar está bien, pero lo de proteger… ¿De verdad que piensa Elena que David necesita su protección?

Toda esta polémica, que no “presunta polémica”, como dice Elena Tablada,  se podía haber cortado de raíz: bastaba con que hubiera enviado un tuit desautorizando el uso de su nombre por la cuenta oficial de su marca de ropa. No lo hizo y ella sabrá por qué. Igual que ella debe saber porqué ha dejado pasar siete días para decir lo que sus abogados dicen que dice. Emilio Ruiz.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Elena Tablada pierde los estribos

➤Nunca una foto tomada en la Feria de Almería había tenido tanta repercusión. Ni siquiera la más aclamada faena taurina. La foto en cuestión es la simpática imagen de la modelo y actriz venezolana Rosanna Zanetti, esposa de David Bisbal, con la hija de éste, Ella, disfrutando de la Feria con un precioso vestido de faralaes, el mismo modelo para cada una de ellas, diseñados por Juana Martín expresamente para la ocasión. La fotografía, por simpática, ha sido publicada en la prensa rosa y no tan rosa de medio mundo. Pero también ha sido el origen de una absurda polémica alimentada por Elena Tablada, madre de la pequeña, y/o su entorno.

Rosanna y Ella, en la Feria de Almería

Los fans de David y Rosanna han elogiado, en miles de comentarios, la preciosa foto. La esposa de David, dicho sea de paso, goza de muchísima simpatía y admiración entre las fans del cantante. La niña aparece de perfil para preservar su imagen. Pero a una tuitera aburrida o con ganas de ‘j…’ la mona, dicho sea en plan vulgar, no le gustó el detalle de que ambas vistieran el mismo modelo de traje.  ”Querida Rosanna, por el profundo cariño y respeto que le tengo a David Bisbal, en Andalucía ponerse un vestido igual a su hija es provocar, corazón mío. Se te olvida que lo importante es David y la nena... Dos telas distintas hubiera sido éticamente lo correcto”. Una solemne tontería, claro, en Andalucía y en el resto del mundo. Rosanna, educadamente, le ha contestado: "Cada quién interpreta lo que quiere, no lo que es. Es mejor no suponer historias sin saber la realidad. Es mi tercer año yendo a la feria con Ella y desde entonces me había pedido un vestido igual al mío. Esta vez fue posible y la chiquitica estaba súper feliz".

Cuando parecía que el asunto no tenía más recorrido entra en escena la cuenta de Instagram “Etna by Elena Tablada” (Etna es la marca de ropa de la diseñadora) con este mensaje recriminatorio: "¿Ella te ha pedido que le hagas el vestido con el mismo estampado tuyo desde hace tres años? ¿Ella también te pidió que subieras la foto con ella?".

Ante un comentario tan virulento, empezó a ponerse en duda si la diseñadora se valía de su cuenta profesional para decir lo que no quiso decir a través de su cuenta personal o en privado. Rosanna, no obstante, fue comedida en la respuesta: "No tendría por qué responder, pero lo hago para que no se malinterprete ni se especule. En mi teléfono no tengo mensajes de este tipo por parte de ninguno de sus padres. No sé quién maneja esta cuenta, pero quien conoce a la chiquitica sabe que siempre pide y quiere lo de las mayores".

Efectivamente, Rosanna no había recibido ningún tipo de queja por parte de Elena Tablada,  ni en privado ni desde la cuenta oficial de la diseñadora.  En cuanto a que a Ella le gusta vestir de la misma manera que los mayores, basta ver también la foto que ilustra este artículo en la que se puede ver a la niña con la pareja de Elena, Javier Ungría, luciendo el mismo estampado de bañador.

Javier Ungría, novio de Elena Tablada, luciendo el mismo estampado que Ella

La polémica se hubiera terminado con una simple llamada de Elena Tablada a David o a Rosanna o al menos con un mensaje aclaratorio en las redes. Incomprensiblemente -y presumiblemente- la diseñadora se ha valido de la periodista Paloma Barrientos, que ha manifestado en televisión que ha recibido un mensaje de Elena Tablado donde echa balones fuera de esta forma: "Yo ya estoy al margen de todo esto, jamás entraría al trapo, y menos por redes sociales. Fue un error de mi Community Manager creyendo que escribía desde su cuenta personal". Pero a continuación enciende la mecha: "Es una pena pensar que esto se podría haber evitado, porque ahora hay una menor en medio, que resulta ser mi hija". ¿Qué es lo que se podría haber evitado? ¿Y, si alguien debía haber evitado algo, no era precisamente ella?

Ella Bisbal con su madre, Elena Tablada, y Javier Ungría

Rosanna Zanetti ha puesto punto y final a la polémica con una serena reflexión: “Con el tiempo me he dado cuenta que es fácil juzgar, ¡pero muy difícil ser justo! Tratemos de no ver solo las cosas malas en cada acción. Que el primer pensamiento sobre lo que nos rodea o acontece no sea negativo. No hay que ver maldad donde hay amor”. Y David Bisbal se ha limitado a entrar en el Instagram donde aparece Javier Ungría y su hija y ha añadido este comentario: “A mí, en cambio, me encantan las imágenes que compartís Javi y tú en vuestros perfiles (donde se cuida su intimidad). Ella es muy afortunada porque no tiene una, sino dos familias que la quieren mucho. Me hace feliz ver a mi hija feliz”. Emilio Ruiz.

domingo, 2 de septiembre de 2018

Demasiados goles por la escuadra

➤La directora general de Trabajo, Concepción Pascual, ha firmado una resolución que da vía libre a la inscripción del sindicato Organización de Trabajadoras Sexuales. Ha resultado un poco chusco que lo que viene a ser el primer sindicato de trabajadoras sexuales de España haya visto la luz gracias a un Gobierno que hace en todo momento bandera del feminismo, hasta el punto de sustituir –sin aprobación de medida legislativa alguna- el constitucional nombre de Consejo de Ministros por el de Consejo de Ministras y Ministros.

Un gol por la escuadra

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, más rodada políticamente que la mayoría de los miembros del nuevo Ejecutivo, no ha dejado pasar ni un solo minuto para instar al Gobierno de la Nación a “hacer lo que tenga que hacer para parar el intento de legalizar la prostitución, la trata y la explotación sexual de las mujeres” que, a su juicio, “plantea de forma encubierta el intento de registrar un sindicato autodenominado de trabajadoras sexuales”. Susana Díaz, marcando pautas, una vez más.
No estamos acostumbrados a reacciones como esa. Más bien lo habitual es actuar como ha hecho la ministra de Justicia, Dolores Delgado, con el asunto del juez Llarena: dar explicaciones inconexas y hacer ver lo blanco, negro
La ministra del ramo, Magdalena Valerio, ha salido a la palestra con un mensaje desgarrador: “Me han colado un gol por la escuadra”. Desgarrador, no para ella, sino para sus subordinados, principalmente la señora Pascual, porque con esa cruel expresión no ha venido a llamarles otra cosa que incompetentes. La sinceridad de la ministra es digna de agradecimiento. No estamos acostumbrados a reacciones como esa. Más bien lo habitual es actuar como ha hecho la ministra de Justicia, Dolores Delgado, con el asunto del juez Llarena: dar explicaciones inconexas y hacer ver lo blanco, negro.
Las circunstancias le son propicias a Pedro Sánchez para agotar la legislatura: ninguno de los grupos que le auparon al Gobierno quiere elecciones. Y el PP, en estas circunstancias, tampoco.
Pedro Sánchez es un hombre con suerte. Ha llegado a la presidencia del Gobierno con la ley del mínimo esfuerzo (84 diputados). Su mayor mérito ha sido el demérito de Rajoy. Eso no quiere decir que lo esté haciendo mal. Todo lo contrario, está demostrando que sabe estirar un chicle, no sé si se me entiende. Las circunstancias le son propicias para agotar la legislatura: ninguno de los grupos que le auparon al Gobierno quiere elecciones. Y el PP, en estas circunstancias, tampoco. Solo Ciudadanos anda reclamando unos comicios anticipados, más que nada porque Albert Rivera está viendo cómo se le desmonta el castillo de naipes que se había construido.
No se puede calificar la demanda contra Llarena de un asunto privado para a los pocos días decir que es una cuestión de Estado. ¿Pero es que ningún asesor suyo se había leído la demanda de Puigdemont?
Es precisamente por esto, porque Pedro Sánchez ha venido para quedarse, por lo que debe de tener cuidado de que no les metan más goles. Porque ya lleva encajados unos cuantos. No se puede anunciar que la retirada de la momia de Franco es “inminente” para después aducir que hay un trámite administrativo y parlamentario que hay que seguir. ¿Nadie le había dicho que esos pasos previos son preceptivos? No se podía anunciar que si llegaba a La Moncloa haría pública la lista de amnistiados fiscales para después decir que legalmente es imposible. ¿Tampoco nadie se lo había dicho? No se puede calificar la demanda contra Llarena de un asunto privado para a los pocos días decir que es una cuestión de Estado. ¿Pero es que ningún asesor suyo se había leído la demanda de Puigdemont? No se puede anunciar la conversión del Valle de los Caídos en un museo de la memoria democrática para, a los cinco días, decir que no es posible porque el monumento rezuma franquismo por todos sus cimientos. ¿Nadie le había informado sobre cómo se construyó el dicho lugar? Pedro, más goles, no, por favor. Emilio Ruiz.