_______________________________________________________________________________________________

martes, 17 de julio de 2018

Vocento-Joly: una polémica de ocho millones de euros

➤➤➤Los diarios Abc y Diario de Sevilla son los dos periódicos de papel pago más leídos en la capital de la Comunidad. Son, pues, competencia directa, si bien la preferencia de los lectores se inclina principalmente por el diario de Vocento. La competencia entre medios de comunicación es siempre beneficiosa para los lectores. Los editores se ven en la obligación de poner cada día en el kiosco un producto que pretende ser más atractivo para el lector que el de la competencia.
Algo que siempre molesta a un medio es la competencia desleal, principalmente los beneficios, tácitos o encubiertos, que pueden tener su procedencia en las Administraciones públicas
Algo que siempre molesta a un medio es la competencia desleal, principalmente los beneficios, tácitos o encubiertos, que pueden tener su procedencia en las Administraciones públicas. Porque no se compite de igual a igual. Hace unos cuantos meses nos enteramos que La Razón, el periódico que dirige Francisco Marhuenda, recibía un trato de favor publicitario de la empresa del Canal de Isabel II. La difusión del periódico de Planeta no justificaba en modo alguno esa preferencia, por lo que se puede concluir que había intenciones ocultas en esa generosidad. 

Fuerte enfado de Joly por lo que publica Abc

En el reducido panorama de los grupos de comunicación andaluces existe, desde hace años, la creencia de que el grupo Joly recibe un trato de favor de la Junta de Andalucía. Este ‘malestar’ siempre se ha manifestado en privado o en corrillos profesionales reducidos. Vocento, la editora de cabeceras como AbcSur, e Ideal, ha decidido publicitar esos presuntos tratos de favor a propósito de algo que ha salido a la luz a raíz del conocimiento del sumario de los ERE.

Según informa Abc, un informe de la Intervención General de la Administración del Estado, incorporado al sumario de los ERE, ha detectado irregularidades en la concesión de una ayuda de Empleo al Grupo Joly por importe de ocho millones de euros. Esa subvención está “sustentada en una carta del director general de Trabajo, Javier Guerrero, al presidente de Joly en la que le indicaba que apoyaría su «plan de expansión empresarial» financiando las pólizas de prejubilación de 36 trabajadores". Abc añade que en la concesión de esa ayuda “no consta la aplicación de los criterios de publicidadconcurrencia y objetividad legalmente establecidos”.

El grupo Joly ha recibido con un tremendo enfado lo publicado por el periódico de la competencia, porque lo publica, dice, con el objetivo de “dañar nuestra reputación y desprestigiarnos ante nuestros lectores, anunciantes y la sociedad en general”. “La realidad –se lee en Diario de Sevilla- es que Grupo Joly no ha recibido ni un solo euro de las ayudas públicas que son objeto del juicio por las presuntas irregularidades que podrían haber cometido órganos políticos y administrativos de la Junta de Andalucía. Las ayudas fueron a parar directamente a los trabajadores que habían salido de Grupo Joly sin que en ningún momento pasaran por la contabilidad de esta empresa”.

Se aprecia en este párrafo de Joly cierta contradicción. ¿No se han recibido ayudas públicas… o se han recibido, pero han ido a parar directamente a los trabajadores salidos de Joly? Que las ayudas pasaran o no por la contabilidad de la empresa o fueran directamente a los trabajadores despedidos o a un órgano de éstos (concretamente, la Asociación de Trabajadores de la Prensa de Cádiz) no deja de ser un elemento accesorio. Vocento lo tiene claro: “El grupo gaditano recibió, según ratificaron los funcionarios de la Junta en su comparecencia, algo más de 8 millones de euros para despedir mediante un ERE a 36 trabajadores de dos empresas”.
Hay algo cierto y que no solo no desmiente sino que corrobora Joly: los ocho millones de su ERE no fueron pagados por ellos, sino por la Junta
Mucho nos tememos que en esta ocasión la razón en la polémica está de parte de Vocento. Como es lógico, no nos corresponde analizar si esas u otras ayudas se han realizado ajustadas a la legalidad. Eso es precisamente lo que se está dirimiendo en los tribunales. Pero hay algo cierto y que no solo no desmiente sino que corrobora Joly: los ocho millones de su ERE no fueron pagados por ellos, sino por la Junta. Lo que dice -“Joly no ha recibido ni un euro”- es una verdad a medias: los ocho millones los recibieron directamente los trabajadores a través de algo que se puede considerar como un intermediario, la Asociación de Trabajadores de la Prensa de Cádiz

Abc recuerda que “en  diciembre de 2010 ABC de Sevilla S.L.U. abonó tras un acuerdo con los sindicatos y previa autorización de la Consejería de Empleo 5.465.172 euros a las 24 personas afectadas por un ERE dictado por la situación crítica de la empresa, que gracias al esfuerzo y al sacrificio de todos pudo remontar. Naturalmente no recibimos ayuda alguna ni de la Junta ni de nadie”. Joly tuvo más suerte, por lo que ve. Emilio Ruiz.