_______________________________________________________________________________________________

domingo, 19 de mayo de 2019

Garrucha: dos por cuatro calles

➤ Desde el retorno de los Ayuntamientos democráticos, en 1979, los sucesivos alcaldes de Garrucha siempre han disfrutado de mayoría absoluta. Primero, Adolfo Pérez López, que fue alcalde durante veinte años y hasta 1999 con cuatro formaciones políticas. Después, Andrés Segura Soler (PSOE), entre 1999 y 2007. El siguiente fue Juan Francisco Fernández (PP), hasta 2015, y por último, María López Cervantes (PSOE), alcaldesa en la actualidad.

María López, candidata del PSOE, y au sequipo

No es arriesgado aventurar que va a ser muy difícil que en las elecciones del 26 de mayo algún candidato a alcalde consiga la mayoría absoluta de la que disfrutaron sus predecesores. Por una razón: porque las dos formaciones políticas que se enfrentan al PSOE y al PP son, en el fondo, hijuelas de aquellas, formadas a raíz de disputas entre compañeros.
Ciudadanos es una candidatura formada tras una segmentación del Partido Popular en 2015, cuando Bernardo Simón concurrió a la alcaldía por el GIGA
Ciudadanos es una candidatura formada tras una segmentación del Partido Popular en 2015, cuando Bernardo Simón concurrió a la alcaldía por el GIGA (Grupo Independiente de Garrucha). La división de electores conservadores entre ambas formaciones favoreció la llegada del PSOE al Gobierno municipal.

Con la derecha dividida ahora entre PP y Ciudadanos, la socialista María López contaba con todas las papeletas favorables  para repetir victoria, pero la vuelta a la escena política del exalcalde Andrés Segura Soler, que ha formado una candidatura denominada Garrucha para la Gente, le puede complicar las cosas.
El problema de Garrucha no estriba solo en la práctica imposibilidad de que alguna candidatura consiga mayoría absoluta, sino en la dificultad de formalizar un acuerdo postelectoral
El problema de Garrucha no estriba solo en la práctica imposibilidad de que alguna candidatura consiga mayoría absoluta, sino en la dificultad de formalizar un acuerdo preelectoral. Los que presumiblemente se presentan como partidos más votados, el PSOE y el PP, no tienen precisamente “amigos” entre las candidaturas afines, que son  Ciudadanos y Garrucha para la Gente, respectivamente. Por primera vez desde 1979 Garrucha se puede sumar al grupo de pueblos donde resulta difícil configurar una mayoría de Gobierno estable. Los acuerdos con los “ex” siempre son los más difíciles de conseguir.

miércoles, 15 de mayo de 2019

Lo imposible: más electores que empadronados

➤ Como estamos en plena campaña electoral, sometamos al lector a un ejercicio mental relacionado con el tema. Pensemos en un municipio pequeño de la provincia. En cualquiera. En ese pueblo, como en todos, hay tres elementos que puede parecer idénticos pero no lo son, si bien algunos de ellos sí son coincidentes. En ese pueblo hay habitantes, que son las personas residentes en el municipio. Hay empadronados, que son las personas integradas en el padrón municipal y que, en teoría, deben de residir en el pueblo, aunque no siempre es así. Y, fginalmente, hay electores, que son las personas integradas en el padrón electoral, que está formado por los empadronados mayores de edad que no tienen restringido su derecho al voto.

En Cóbdar hay 23 electores más que personas empadronadas (Foto: Loa)

Hasta aquí, parece que todo está claro. Ahora hagamos una pregunta: ¿Es posible que en un pueblo haya más empadronados que habitantes reales? Si, es posible y, de hecho, la Oficina del Censo Electoral está investigando a cuatro pueblos almerienses por inflar artificialmente el padrón municipal con vecinos que no residen en el pueblo. El objetivo es claro: que esos vecinos se incluyan en el censo electoral para votar a determinado candidato y alterar de esa forma el resultado de las elecciones municipales. Esos pueblos son Bayárcal, Cóbdar, Tahal y Urrácal.

Otra pregunta: ¿es posible que en un pueblo haya más electores (personas con derecho a voto) que habitantes empadronados? No, eso no puede ser, dirá usted, pues el censo electoral se crea a partir del padrón municipal, que incluye a electores potenciales (personas mayores de edad), pero también a niños. Imaginemos un pueblo en el que no hay niños. Aún así, ¿podría haber más electores que empadronados? No, no, volverá a decir usted, pues entonces habrá tantos electores como empadronados, pero ni uno más.

Pues bien, hay en Almería tres pueblos que tienen un padrón electoral de residentes (los residentes ausentes van por otro lado) con más votantes que personas empadronadas. En Beires, 120 personas pueden votar (porque aparecen en el censo electoral) cuando el número de empadronados es 117, tres menos. En Castro de Filabres hay 125 votantes y solo 121 empadronados. Y en Cóbdar, el tema es escandaloso. Hay 164 personas con derecho a voto cuando el padrón municipal solo tiene 143 habitantes. ¿Quién conoce a estas personas? En los pueblos indicados, nadie.

Estas tres anomalías son ajenas a posibles manipulaciones locales, pues,, como se sabe, mientras el padrón municipal parte de los Ayuntamientos, el padrón electoral es realizado por la Oficina del Censo Electoral. La Oficina del Censo Electoral ha incluido en estos tres pequeños pueblos a personas que en realidad deberían estar inscritas en otro censo, no se sabe en cuáles. ¿Los de Cóbdar, en Córdoba? Puede ser. Emilio Ruiz.

martes, 14 de mayo de 2019

La batalla del Levante se libra en Carboneras, Garrucha y Vera

➤ Hacer pronósticos electorales en unas elecciones locales es una tarea tan ardua –por no decir inservible- como hacerlo en una semifinal de Champions. Ya hemos visto lo que ha pasado estos días atrás: cuando todos los vientos eran favorables para que el Barcelona y el Ajax se vieran las caras en la final del Wanda Metropolitano, finalmente quienes se las verán serán el Liverpool y el Tottenham.

Levante almeriense

Los lectores de periódicos consideran que, a la hora de predecir un resultado electoral, quienes escribimos en ellos estamos en posesión de ciertas claves de conocimiento que los demás no tienen. Y nosotros, al final, terminamos creyéndonoslo. Por eso es tan frecuente que se nos pregunte sobre cuál va a ser el resultado en éste u otro pueblo y nos atrevamos incluso a ofrecer una respuesta.

La subdirectora de este periódico, con esa bonhomía que le gusta practicar, considera que quien firma este artículo posee el suficiente conocimiento de la comarca del Levante como para aventurar un resultado electoral el próximo 26 de mayo, aunque sea de forma global o generalizada. La misión no es sencilla, pues, por no haber, en ninguno de los pueblos de la comarca hay, porque no se publican, encuestas electorales. Voy a aceptar el encargo de Antonia Sánchez, pero no sin antes hacer la advertencia de que mis pronósticos se basan en intuiciones, creadas a partir de ciertos datos que, esos sí, son reales, cuales son los resultados electorales de las pasadas elecciones autonómicas y generales, la concurrencia de listas, el conocimiento de la mayoría de los candidatos y las impresiones recogidas entre vecinos. Obviamente, lo que salga de las urnas al final de la jornada del 26-N puede tener con lo que aquí se publica que el mismo parecido que tienen la noche y el día. Pero allá vamos:

Antas. La alcaldesa, Isabel Belmonte (PP), ha sabido jugar bien sus bazas en este mandato, llegando a ocupar un asiento en la Diputación Provincial, lo que siempre crea cierto atractivo. Una candidatura de Vox le hubiera restado votos, pues, como se sabe, antuso es el diputado autonómico Rodrigo Alonso. Pero los de Abascal han pasado de largo por este municipio. Belmonte repetirá mayoría absoluta.

Bédar. El 26-M en Bédar se juega un partido sin color. Ángel Collado (PSOE) será alcalde cuatro años más.

Carboneras. Es uno de los municipios más reñidos de la comarca. Concurren todas las circunstancias para que ningún partido consiga mayoría absoluta: excedente de listas, ruptura de candidaturas, traiciones entre compañeros… En patio tan revuelto es posible que el mayor número de concejales lo concentre la candidatura de José Luis Amérigo (PSOE). Cuestión distinta es cómo se las apaña para juntar siete concejales.

Cuevas del Almanzora. Concurren nada menos que cinco candidaturas: PSOE, IU, Podemos, PP y Ciudadanos. Hay una única duda: si la victoria de Antonio Fernández Liria (PSOE) será por mayoría absoluta. Firmaría que sí.

Garrucha. La alcaldesa, María López (PSOE), reunía los ingredientes necesarios para conseguir un nuevo mandato sin mayores obstáculos. Pero le ha surgido un pequeño problema: Andrés Segura. Nadie sabe qué rédito electoral puede tener la reaparición del exalcalde socialista, ahora con Garrucha para la Gente. Pero de lo que nadie duda es de que Segura no está por la labor de facilitar la renovación de la alcaldía por el PSOE. Quedaron muchas heridas por cerrar en aquella época en la que ambos compartían partido, candidatura y corporación. Conclusión, a María López le faltará algún concejal para la mayoría absoluta.

Los Gallardos. Los Gallardos ha sido un territorio inexpugnable de María González (PSOE), pero una escisión producida en su equipo de Gobierno puede hacerle daño. Francisco Miguel Reyes, su Teniente de alcalde, se presenta ahora como cabeza de lista de Ciudadanos. Ha formado un buen equipo. Con los resultados encima de la mesa es posible que haya que sentarse a hablar. Está claro que el PP aparece aquí como tercer invitado, pero un invitado muy importante.

Lubrín. En Lubrín todo está escrito. Domingo José Ramos (PSOE) puede ir adquiriendo las agendas de los próximos cuatro años.

Mojácar. La novedad de Mojácar es que en esta ocasión se ha reducido drásticamente el número de candidaturas. Llegó a haber hasta catorce. Ahora, solo tres. El panorama para Rosa María Cano (PP) queda mucho más despejado. El PSOE ha unido sus fuerzas a Somos Mojácar, pero su crecimiento será insuficiente para que Manuel Zamora (PSOE) le mueva la silla a la actual alcaldesa. 

Pulpí. El alcalde, Juan Pedro García (PP), parte con mucha ventaja, pero no debe dormirse en los laureles, pues el candidato socialista, Miguel Cáceres, goza en el pueblo de bastante aprecio. No obstante, la alcaldía pulpileña permanecerá sin cambios.

Turre. La coalición gubernamental entre el PSOE y Somos Turre (ahora, Turre para la Gente) entró en rifirrafes desde el mismo día que se formalizó. Arturo Grima (PP) encuentra el camino más llano que nunca para volver a la alcaldía. María Isabel López (PSOE), la actual alcaldesa, ha puesto toda la voluntad del mundo en el desempeño de su cargo, pero las diferencias del equipo de Gobierno le han impedido apuntarse los réditos que deseaba. Y Arturo siempre está al acecho.

Vera. El abandono del alcalde Félix López (PA) de la política activa ha dejado abierto el escenario local con vistas a su sucesión. José Carmelo Jorge (PP) ya fue alcalde en la anterior legislatura y en esta última no lo ha sido por un pacto PSOE-PA. La marcha de Félix López le beneficia a este, pero el PSOE se ha reforzado con un buen candidato, Martín Gerez, y con la gente de Félix. Los pactos postelectorales pueden llevar a la alcaldía a cualquiera de los dos. Emilio Ruiz.

jueves, 2 de mayo de 2019

Juan Lao vende Giga Games por 200 millones de euros

➤ Si hace unos pocos meses fue Manuel Lao quien vendió su empresa Cirsa al fondo norteamericano Blackstone por 1.500 millones, ahora ha llegado el turno de hacer caja a su hermano y exsocio Juan Lao –Joan Lao, desde hace unos años- con la venta de la empresa Giga Games System Operation, S. L., así como algunas empresas subsidiarias, por una cantidad no revelada pero que se estima en alrededor de 200 millones de euros.

Juan Lao, con su hija Vanesa (Foto: Loa)

Los hermanos Lao Hernández, empresarios naturales de la localidad almeriense de Las Tres Villas (nacieron en Doña María), separaron sus negocios del juego en el año 1998, cuando Manuel compró a Juan su participación del 44 por ciento en la empresa Cirsa por una cantidad que también en aquel momento se consideró astronómica, 20.000 millones de pesetas.
La empresa cuenta con 9.000 máquinas recreativas, ocho salas de bingo, un centenar de salas de juego y el Gran Casino Costa Brava, situado en Lloret de Mar
Juan Lao continuó, al igual que su hermano con Cirsa, ligado el mundo del juego con la creación de un holding empresarial, Conei Corporación. De este grupo dependía la filial Giga Games, que ahora se ha vendido precisamente a Cirsa, pero ya cuando ésta es propiedad de Blackstone.

Ninguna de las partes ha querido revelar el importe de la operación. No obstante, en medios financieros se estima que puede rondar los 200 millones de euros. Giga Games tuvo el año pasado unos ingresos de 124 millones de euros. La empresa gestiona los intereses en el sector del juego de Conei Corporación y cuenta con 9.000 máquinas recreativas repartidas en bares y restaurantes, ocho salas de bingo, un centenar de salas de juego y el Gran Casino Costa Brava, situado en Lloret de Mar (Girona).

Hace varios años el más joven de los hermanos Lao cedió la administración de sus sociedades a sus hijos Nuria, que es la presidenta del holding; Juan Ramón, vicepresidente, y Vanesa, secretaria del Consejo de Administración.Juan Lao es el propietario del 95’5 por ciento de Conei, mientras el resto se lo reparten su esposa, Ramona Mulinari, y sus tres hijos.

martes, 30 de abril de 2019

Si el Íbex sube es porque el resultado no es malo

➤ A los pocos minutos de conocerse los resultados de las elecciones generales del domingo, el ya electo diputado por Almería de Ciudadanos José Manuel Villegas se presentó ante los medios de comunicación con una declaración sorprendente. “Este Parlamento va a ser ingobernable”, vino a decir. Fue, sin duda, una declaración precipitada del secretario general de la formación naranja, como el mismo Villegas habrá podido comprobar tras estudiar detenidamente esos resultados.

Alegría en la sede del PSOE de Adra (Foto. Loa)

La conformación del Parlamento español con nada menos que cinco fuerzas políticas de ámbito nacional y otras tantas de ámbito autonómico con fuerte implantación en sus territorios puede dar lugar a un Congreso muy atomizado en el que resulte muy difícil perfilar mayorías coherentes o medio razonables. Afortunadamente, no es esa la situación que se nos presenta hoy. De la jornada del 28-A ha salido un partido claramente vencedor con diversas opciones de conformar mayorías. Creo que no es necesario recordar las combinaciones que los diversos ‘pactómetros’ de las televisiones nos presentan estos días para ver que las opciones son variadas.
Es una tradición en la bolsa española que se produzca una bajada del Íbex-35 en la sesión siguiente al día de los comicios nacionales, pero ayer fue una excepción
Es casi una tradición en la bolsa española que se produzca una bajada del Íbex-35 en la sesión siguiente al día de los comicios nacionales, excepto en las contadas veces en las que las elecciones se resuelven con mayoría absoluta, el mayor síntoma de estabilidad. Ayer, pese a no producirse esa mayoría, el Íbex sorprendió a los mercados con una subida; modesta, pero subida al fin y al cabo. Y no nos engañemos: cuando los mercados no crean alarma con un resultado electoral es porque no hay motivos para que la alarma se produzca.

Los ciudadanos tenemos que hacernos a la idea de que hasta que no se celebren las elecciones locales y autonómicas del próximo mes de mayo, aquí nadie va a mover un esparto para configurar una mayoría parlamentaria medianamente estable. Una vez que pasen las elecciones será distinto. Los mismos resultados de las mismas serán un incentivo para conformar una mayoría. Con los resultados de las elecciones del 26-M en la mano serán muchos los gobiernos locales y autonómicos que habrá que configurar. El cambio de apoyos mutuos no solo no sería ninguna novedad, sino que sería una necesidad. En el lote también puede entrar un apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez.
Albert Rivera quiere dar un sorpasso –y ha estado a punto de dárselo- al Partido Popular y, además, quiere suplantarlo electoralmente
Ciudadanos ha recreado toda su campaña en torno a una idea principal: un cordón sanitario a Pedro Sánchez. Ha sido una situación estratégica por interés puramente electoral. Albert Rivera quiere dar un ‘sorpasso’ –y ha estado a punto de dárselo- al Partido Popular y, además, quiere suplantarlo electoralmente. Esa estrategia pasaba por un distanciamiento del PSOE. Pero, pasadas las elecciones, las de abril y las de mayo, todo va ser distinto. Ya no va existir una presión electoral que impida tomar una decisión en el sentido que sea.
En cualquier país de nuestro entorno, los resultados del domingo conducirían en una única dirección: un acuerdo de la izquierda moderada con el centro-derecha liberal
Decía ayer el candidato a la alcaldía de Barcelona por Ciudadanos, Manuel Valls, que hay que evitar que el nuevo Gobierno “dependa de los nacionalistas y los populistas”. Esa afirmación solo se puede interpretar en un único sentido. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, también se apresuró a manifestar que la patronal se encontraría “cómoda” con un Gobierno de centro-izquierda. “Todo lo que gire alrededor del centro izquierda, como en otro momento del centro derecha, será lo mejor”, dice Garamendi. España no va a situarse como una isla europea en lo que afecta a acuerdos políticos. En cualquier país de nuestro entorno, los resultados del domingo conducirían en una única dirección: un acuerdo de la izquierda moderada con el centro-derecha liberal. Ese acuerdo puede ser de Gobierno o parlamentario, con mayor estabilidad o con menos, pero acuerdo al fin y al cabo. Ni Rivera, ni Arrimadas ni Villegas podrán sustraerse a lo evidente. Aunque ahora, por pura estrategia electoral, piensen y digan lo contrario de lo que pensarán y dirán dentro de un mes, cuando desaparezca la presión de unos comicios venideros. Emilio Ruiz.

domingo, 28 de abril de 2019

Baja el paro y Almería se queda sin albañiles

➤Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) nos han traído esta semana una buena noticia para la provincia de Almería: nuestra tasa de desempleo al finalizar el primer trimestre se ha reducido en el último año del 23,49 por ciento al 16,06 por ciento, que son nada menos que siete puntos porcentuales en tan solo doce meses. Para valorar la satisfactoria evolución del paro en Almería recordemos que por estas mismas fechas del año 2013 nuestra tasa de desempleo se situaba en el 35,9 por ciento. A sensu contrario, si nos remontamos a 2008, ese mismo índice era del 13,62 por ciento. O sea, que aún no hemos llegado a la mejor época del empleo en Almería, pero vamos camino de ello. Por otra parte, también hay que valorar como muy positivo el dato de la tasa de actividad, que se sitúa ahora en el 65,07 por ciento entre los hombres (superior en más de un punto incluso a la medida nacional, que está en el 63,99) y en el 53,49 por ciento entre las mujeres (53,02 por ciento a nivel nacional). No es ya ninguna sorpresa que cada año se repita la noticia de que Almería es una de las poquísimas provincias españoles que tiene una Seguridad Social que recauda lo suficiente como para abonar las pagas de nuestros pensionistas.

Oficina del SAE en Almería

La misma semana que se producía la grata noticia de la evolución del desempleo en nuestra provincia, Manuel León se hacía eco en este periódico del ‘vigor constructivo’ que retorna a Almería tras varios años de crisis. Según revelan los datos de visados de obra nueva hechos públicos por el Ministerio de Fomento, Almería es la tercera provincia española en la que se construyeron más viviendas por habitante durante 2018. Los primeros datos de 2019 apuntan en la misma dirección.
La drástica reducción del empleo en el sector de la construcción, iniciada a finales de la década pasada, dio lugar a una considerable disminución del número de personas activas de este sector
La drástica reducción del empleo en el sector de la construcción, iniciada a finales de la década pasada como consecuencia de la crisis, dio lugar a una considerable disminución del número de personas activas de este sector. Almería siempre ha tenido muchos y muy buenos albañiles y operarios en general del sector de la construcción. Con la crisis muchos inmigrantes especialistas se fueron a otros países europeos con mayor actividad constructora y no fueron pocos los profesionales almerienses que buscaron amparo en la jubilación anticipada o en la agricultura. Los de la agricultura pueden volver al sector, pero los jubilados, no.
La escasez de mano de obra disponible puede ser un problema para un sector que empieza otra vez a ver la luz tras salir del túnel que ha costado atravesar una docena de años
Almería tiene hoy un problema de insuficiencia de mano de obra en el sector de la construcción. En otras provincias andaluzas, como Cádiz, las patronales ya han alertado de la situación. En nuestra provincia el déficit de albañiles se está solventando, por  ahora, con el desplazamiento a nuestra provincia de collas de trabajadores procedentes de otras provincias limítrofes. La escasez de mano de obra disponible puede ser un problema para un sector que empieza otra vez a ver la luz tras salir del túnel que ha costado atravesar una docena de años. Los años del ‘boom’ inmobiliario no van a volver ni falta que hace que vuelvan. Pero una actividad constructora sostenible, que incluye no solo a la residencial sino también a la obra civil, y que es deseada por todos, está demandando ya un volumen de mano de obra especialista que es difícil de encontrar. Y eso que aún no se han iniciado las obras del AVE. Emilio Ruiz.