_______________________________________________________________________________________________

lunes, 11 de noviembre de 2019

Seguimos en el laberinto

⏩ Contaba el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la reelección por el PSOE, Pedro Sánchez, el pasado jueves, en el programa de laSexta ‘Al rojo vivo’, que la actual situación política española “está en un laberinto” y que la celebración de las elecciones de ayer debían suponer el acto adecuado para salir de esa intrincada situación. Pues bien, ya ha pasado la jornada electoral, ya tenemos los resultados en la mano y la pregunta es obligada: ¿con esos resultados, ha salido España del laberinto en el que se encontraba? La respuesta no es solo negativa, sino que, además, el laberinto se ha complicado, se ha hecho más complejo, y dentro de él no resulta fácil encontrar un rayo de luz que alumbre una salida.

Resultados de las elecciones (Gráfico: ABC)

En las elecciones de abril pasado las urnas nos proporcionaron un paisaje idílico para conformar una mayoría estable. En cualquier país europeo hubiera sido así. Los votos de liberales (Ciudadanos) y socialdemócratas (PSOE), dos ideologías amigas del entendimiento en Europa y en todos los países civilizados, sumaban 180 diputados, cinco más de los necesarios para conformar una mayoría en el Congreso de los Diputados. Además, uno de los dos partidos, el PSOE, ostentaba la mayoría en el Senado. Podíamos disfrutar de una estabilidad envidiosa. Pero a Albert Rivera se le cruzaron los cables y, lejos de recibir los resultados con alborozo y espíritu dialogante, se enzarzó en una farragosa aventura que casi nadie entendió –tampoco los suyos, muchos de los cuales le abandonaron- y que a la postre iba a llevar a su partido a la irrelevancia, como se ha visto en la jornada de ayer, en la que se ha quedado con 10 diputados. Ni siquiera José Manuel Villegas, su voluntarioso secretario general, ha encontrado acomodo en la Carrera de San Jerónimo. Los almerienses también le han dado la espalda, prefiriendo en su lugar a un miembro de Vox. Que también es para hacérselo mirar.
No va a  quedar más remedio que acudir al ingenio, si es que no al artificio, o a la llamada ‘cuestión de Estado’ para poder dotar a este país de un Consejo de Ministros en plenitud de funciones
Desaparecida ayer la opción PSOE + Ciudadanos, ¿qué otras opciones nos ofrece la jornada electoral para poder conformar un Gobierno estable, un Gobierno para poder salir del laberinto del que hablaba Sánchez? No muchas, la verdad. Coherentes, como aquella, ninguna. Por eso no va a  quedar más remedio que acudir al ingenio, si es que no al artificio, o a la llamada ‘cuestión de Estado’ para poder dotar a este país de un Consejo de Ministros en plenitud de funciones. Cualquier acuerdo habrá que hacer menos el de una nueva llamada a las urnas.
Vienen por delante unas semanas apasionantes en las que va a hacer falta mucho diálogo y mucha generosida
Desde hace muchos años en Europa se habla y se practica la transversalidad, que es el acuerdo entre opuestos. Con estos resultados, también la transversalidad lleva camino de imponerse en España. Los españoles, decía Felipe González, hemos copiado el modus operandi  electoral de los italianos, muy amigos de lo disperso y de lo embarullado. Con la diferencia, recordaba el presidente, de que España no es Italia. Pero es lo que voluntariamente hemos elegido. Vienen por delante unas semanas apasionantes en las que va a hacer falta mucho diálogo y mucha generosidad. Cualquier esfuerzo será agradecido siempre que se evite llevar a este país otra vez a las urnas. Emilio Ruiz.

domingo, 27 de octubre de 2019

El diputado del BlaBlaCar

⏩ Andrés Samper forma parte de ese voluminoso grupo de cargos institucionales de Ciudadanos que han dado el salto directo de la ‘sociedad civil’ a la actividad política sin antes pasar por la siempre valiosa experiencia de una alcaldía o de una concejalía. Por su juventud se puede decir que Ciudadanos sigue siendo aún un partido en construcción. Casi de la noche a la mañana se ha encontrado con la necesidad de cubrir miles de puestos en Ayuntamientos y parlamentos y gobiernos autonómicos con una estructura de partido muy pobre y con una afiliación tan escasa que es casi testimonial. Esta decisión de echar mano de candidatos ajenos a la política ha sido vendida por Albert Rivera como una forma de abrir la actividad pública a la sociedad. La realidad es bien distinta: Ciudadanos da entrada a tantos independientes porque su nómina de afiliados cualificados es muy escasa y está agotada desde hace mucho tiempo. Éste no es el caso, por ejemplo, del PSOE o del Partido Popular, que tienen miles de candidatos con experiencia en los distintos niveles institucionales. Hoy, para hacer carrera política, el camino más corto es apuntarse a cualquiera de los partidos emergentes (Ciudadanos, Vox y Podemos), que disponen de una precaria plantilla de personal.


Como apuntaba al principio, Andrés Samper pertenece a este grupo de neonatos políticos. De su consulta de médico de familia y dietista ha dado el salto al Parlamento de Andalucía sin antes haberse baqueteado en una alcaldía o alguna concejalía. Y, por lo que se ve, nadie de Ciudadanos le ha advertido de que la política se rige por unos cánones que son distintos de los que rigen en cualquier otra función profesional. En la vida privada ser honrado es un mérito. En la vida política no es suficiente mérito ser honrado, sino que también hay que parecerlo. Diría, incluso, que principalmente hay que parecerlo.
Lo ocurrido a Andrés Samper con lo de BlablaCar no deja de ser una anécdota, una tontería
Lo ocurrido a Andrés Samper con lo de BlablaCar no deja de ser una anécdota, una tontería. Por si aún hay algún lector que no se ha enterado del caso, se lo recuerdo: Samper tiene que viajar todas las semanas a Sevilla para cumplir con sus obligaciones parlamentarias como diputado por Almería que es. El viaje lo hace en coche, y viaja él solo, porque su compañera Marta Bosquet, al ser presidenta del Parlamento, tiene agenda propia y, además, disfruta de coche oficial. BlaBlaCar es una plataforma de internet que pone en contacto a personas que viajan a una misma ciudad para compartir vehículo. Samper no ha tenido mejor idea que apuntarse a esa plataforma para buscarse compañeros de viaje a Sevilla. Ya ha llevado a varios. Por cada uno de ellos ha percibido 24,50 euros, de los que 4,50 se lleva de comisión la plataforma. Como se sabe, el Parlamento de Andalucía cubre mediante dietas y kilometraje los gastos de desplazamiento de los diputados desde su ciudad de origen hasta Sevilla.

La decisión de Andrés Samper de suscribirse a BlaBlaCar ha sido más un acto de bisoñez política que un acto con fines crematísticos, creo yo. Dice él mismo que lo ha hecho porque necesitaba compañeros de viaje, porque el viaje frecuente de Almería a Sevilla se hace muy pesado si no tienes al lado con quien charlar. Le creo. No obstante, habría que haberle recordado que hay otras fórmulas para encontrar compañeros de viaje sin necesidad de percibir retribución económica alguna.
Hoy, domingo, Andrés Samper ya no es diputado, está dado de baja en la plataforma BlaBlaCar y su cuenta de Twitter ha desaparecido. Le ha faltado un detalle: comparecer ante sus electores y explicarles lo sucedido
Andrés Samper no debía dimitir, y de hecho no ha dimitido, por haber cometido el desliz de haberse apuntado a BlaBlaCar y percibir por ello una gratificación económica que ni siquiera alcanza los 100 euros. Este error se hubiera subsanado con una rectificación en forma de baja en la plataforma y la devolución de las cantidades cobradas a sus acompañantes. La dimisión se produce de forma obligada por la reacción que tuvo al conocer la difusión de la noticia y ver publicado su ofrecimiento en BlaBlaCar. De forma acelerada y sin encomendarse a reflexión alguna, el día 23 de octubre, a las 18,35 horas, no tuvo mejor ocurrencia que publicar este bochornoso tuit: “Desmiento rotundamente esa noticia. Alguien ha tomado una foto mía para publicar eso”. O sea, que Samper no dimite por la bisoñez de apuntarse a la plataforma de viajes, sino por su reacción de negar unos hechos cuya veracidad era fácilmente comprobable.

Hoy, domingo, Andrés Samper ya no es diputado, está dado de baja en la plataforma BlaBlaCar y su cuenta de Twitter ha desaparecido. Le ha faltado un detalle: comparecer ante sus electores y explicarles lo sucedido. No es tan grave el asunto como para huir avergonzado. Si lo hubiera hecho y hubiera explicado las cosas tal como han sido nos hubiéramos ahorrado relatos tan fantasiosos como ese de Juan Marín de que esto ha pasado porque un día Andrés Samper mató con su coche un perro. Emilio Ruiz.

domingo, 20 de octubre de 2019

El cese de Trini Cabeo como directora general del PITA

⏩La empresa denominada Parque Científico-Tecnológico de Almería (anteriormente llamada Parque de Innovación y Tecnología de Almería, de ahí el anagrama PITA) es una sociedad anónima que no tiene carácter público, si bien es cierto que tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento de Almería son titulares de una parte importante de su capital social. La mayor parte del accionariado, en torno al 60 por ciento, se encuentra en poder de las dos entidades financieras que, por sus orígenes, tienen mayor ligazón con la provincia de Almería: Cajamar y Unicaja. Son estas dos entidades quienes ostentan la mayoría en el Consejo de Administración y, por consiguiente, son Cajamar y Unicaja quienes en teoría deben elegir al director general de la sociedad, que es la persona que se encarga de dirigir el día a día de la misma.

Trinidad Cabeo, con su antecesor, Antonio Domene (Loa)

Esta, digo, es la teoría. La práctica, o la realidad, es distinta. Debe haber algún acuerdo no conocido o algún pacto de caballeros entre la Junta y el resto de accionistas mediante el cual siempre la presidencia del PITA recae sobre un miembro vinculado al Gobierno autonómico y siempre el director general es elegido a propuesta del partido que gobierna la Junta de Andalucía. Respecto a este último cargo, la prueba de que es así la muestran los perfiles políticos de quienes han sido hasta ahora directores generales del PITA: Alfredo Sánchez, Rafael Peral, Antonio Domene y Trinidad Cabeo (ésta, desde septiembre de 2017), todos ellos muy ligados, cuando no militantes, del Partido Socialista.
Las presiones han sido tantas y de tanta intensidad que finalmente Trinidad Cabeo ha caído. De poco ha servido que su gestión haya sido avalada recientemente por el nuevo consejo de Administración y por la Junta General
Nadie desconocía que la pérdida del poder en Andalucía del Partido Socialista y el acceso al mismo del Partido Popular y de Ciudadanos iba a tener como una de sus consecuencias más inmediatas la sustitución de un buen montón de cargos de confianza del PSOE por otros de confianza del PP o de Ciudadanos, según que la titularidad de la consejería de turno obre en poder de un partido u otro de la coalición. El caso de la dirección general del PITA dependía, de acuerdo con los pactos de Gobierno, de Ciudadanos.

Al confeccionarse las listas de las elecciones generales de abril de 2019 quedó marginado de las mismas el hasta entonces único diputado almeriense de Ciudadanos, Diego Clemente, que apenas había ‘disfrutado’ de su cargo unos meses. En su lugar el partido mandó a José Manuel Villegas, secretario general del partido, y vinculado familiarmente a nuestra provincia, finalmente elegido. Clemente se quedó sin ocupación política alguna, pues tampoco repitió en el Ayuntamiento de Roquetas. ¿Cómo se iba a quedar ociosa una persona como Diego, precisamente en un partido, como Ciudadanos, que sufre muchas carencias de disponibilidad de personal medianamente cualificado para ostentar un cargo de cierta responsabilidad? Cuando esta pregunta se hacía en los círculos del poder de Ciudadanos Almería la respuesta era siempre la misma: “Diego será al director general del PITA”.
Pedir 150.000 euros por “daños morales” está fuera de lugar. Las indemnizaciones por despido no se calculan según la intensidad de los daños morales
Por razones que se desconocen, el nombramiento de Diego Clemente se iba demorando. Es cierto que los nombramientos en el PITA requieren de ciertos trámites societarios, pero tanta tardanza no estaba justificada. ¿Acaso habría decidido Ciudadanos ratificar a Trinidad Cabeo? Una respuesta afirmativa a esta interrogante se abría un camino cada vez más ancho. Las alarmas empezaron a sonar. Los nervios ante tal  posibilidad emergieron con tanta intensidad que Antonio Felipe Rubio tuvo que echar mano de su columna semanal para preguntarse qué pasaba. En ese artículo, además de felicitar irónicamente a Cabeo como “nueva” directora general del PITA, Rubio denunciaba que la directora general “es militante socialista, y los nuevos responsables políticos son de partidos diferentes (PP-C´s) que, en teoría, venían a cambiar a personas y modelos de gobierno que se enquistaron durante casi 40 años”. ¿Acaso no hay personal en C´s Almería –se preguntaba Antonio Felipe- para este puesto? ¿Qué pensarán los militantes cualificados que ven cómo su carné naranja no sirve ni para que se les tenga en mínima consideración?”.

Las presiones han sido tantas y de tanta intensidad que finalmente Trinidad Cabeo ha caído. De poco ha servido que su gestión haya sido avalada recientemente por el nuevo consejo de Administración y por la Junta General. En estos casos el interés político está por encima del interés societario. Diego Clemente podrá ser un magnífico director general, superando incluso los logros de Cabeo. Pero hay que reconocer que en una entidad no politizada un cambio de director general no se hubiera producido en estas condiciones, sea Cabeo socialista, comunista o anarquista. Las empresas privadas valoran los logros de sus gestores, no su ideología.

Cuestión distinta es que Trinidad Cabeo  plantee ahora su despido como nulo. El procedimiento seguido para su nombramiento es el mismo que se ha seguido para poner en su lugar a Clemente. En cuanto a la indemnización, de 22.000 euros, se supone que es la adecuada tras dos años de vinculación con la sociedad. Si no lo es, que se adecúe. Pero pedir 150.000 euros por “daños morales” está fuera de lugar. Las indemnizaciones por despido no se calculan según la intensidad de los daños morales, sino según lo estipulado en la legislación laboral o en el contrato suscrito entre empleador y empleado. A eso es a lo que debe atenerse Cabeo. Emilio Ruiz.

martes, 15 de octubre de 2019

Adiós a Pepe Céspedes, político socialista de la Transición

⏩ Este pasado domingo le hemos dado el último adiós a José Joaquín Céspedes Sánchez, Pepe Céspedes, tras morir a los 81 años de edad después de sufrir una fuerte dolencia cardiaca. Era viudo de Carmen Lorente, fallecida en 1987.

Pepe Céspedes

Nacido en Almería el 10 de junio de 1938 Pepe Céspedes pasó parte de su juventud, entre 1951 y 1959, en Barcelona, donde se introdujo en movimientos sindicalistas. Llegó a ser vicepresidente de la Unión de Trabajadores y Técnicos, cargo del que dimitió para incorporarse como afiliado tanto a la Unión General de Trabajadores (UGT) como al Partido Socialista Obrero Español (PSOE).
En el año 1976 formó parte del primer Comité Ejecutivo del PSOE de Almería, con el histórico José Tesoro Linares en la secretaría general
En su retorno a Almería estableció su residencia en Olula del Río, prestando sus servicios profesionales en Ucima como técnico electricista. En el año 1976 formó parte del primer Comité Ejecutivo del PSOE de Almería, con el histórico José Tesoro Linares en la secretaría general. Desde ese año y hasta los últimos años del siglo pasado ha formado parte de las sucesivas ejecutivas provinciales socialistas bajo las secretarías generales de Manuel Tesoro Linares, Enrique Reyes Carretero, Joaquín Navarro Estevan y José Antonio Amate Rodríguez, entre otros. A este último estaba muy ligado no solo por una larga relación personal, sino por su relación sindical y política. Cuando Amate fue elegido secretario general de la UGT de Almería Pepe Céspedes era responsable de una de sus secretarías. La misma relación se mantuvo cuando Amate se hizo cargo de la secretaría general del PSOE. Pepe Céspedes formaría parte de la comisión negociadora que integró al PSP (Partido Socialista Popular), el partido de Enrique Tierno Galván, en el Partido Socialista. En 1977 fue candidato al Congreso.
Siempre sentía interés por conocer de forma directa las necesidades de infraestructuras de los pueblos, a los que hacía frecuentes visitas
En el plano institucional, Céspedes ha formado parte de varias corporaciones locales de Almería, así como de la Diputación Provincial. En las elecciones locales de 1979, las primeras tras el retorno de la democracia, formó parte de la candidatura que llevó a la alcaldía a Santiago Martínez Cabrejas. Fue nombrado concejal delegado de policía municipal, y en aquellos años no era difícil verle en los coches patrulla de los agentes por las calles de la ciudad.

La mayor parte de su actividad institucional la ha desempeñado en la Diputación Provincial. Fue diputado de la oposición bajo la presidencia de José Fernández Revuelta y posteriormente formaría parte de la Comisión de Gobierno bajo la presidencia de Antonio Maresca García-Esteller y de Tomás Azorín.

Pepe Céspedes era un profundo conocedor de los pueblos de Almería. Durante dos mandatos consecutivos fue concejal delegado de Obras Públicas y siempre sentía interés por conocer de forma directa las necesidades de infraestructuras de los pueblos, a los que hacía frecuentes visitas.

domingo, 13 de octubre de 2019

Los asesores, otra vez

⏩ Creo que fue allá por el año 2008. Dos astutos reporteros de la cadena de televisión de ultraderecha ‘Intereconomía’ consiguieron grabar un vídeo con cámara oculta, que dio la vuelta a toda España, en el que se veía a tres asesores del Partido Socialista en la Diputación de Almería desempeñando labores que nada tenían que ver con la institución que les pagaba. Dos de ellos, Antonio Ortiz y Rosalía Gallardo, desempeñaban tareas burocráticas en la agrupación socialista de Roquetas de Mar. El primero se jactaba ante las cámaras de “no hacer prácticamente nada" en la institución en la que estaba liberado. El tercero en discordia, Diego López, fue más explícito y vino a decir que eso de los asesores era un cachondeo y que él, por no tener cualificación, no tenía "ni el grado A ni el grado B" de funcionario. Tras el escándalo, los tres asesores dimitieron y el más político de ellos, Diego López, incluso se dio de baja del PSOE.

Artículo publicado en la edición de papel de La Voz de Almería

En ese momento la Diputación contaba en su plantilla con nada menos que 70 asesores. Eran los tiempos del pacto PSOE-PAL. Después se redujo sensiblemente ese número, pero esa medida no fue obstáculo para que el caso fuera llevado por el PP a fiscalía. La fiscalía de la Audiencia Provincial decidió archivarlo al entender que los hechos denunciados no son constitutivos de infracción penal. La fiscalía admitió, eso sí, que "podría ser cuestionable que la cifra de asesores de la corporación fuera excesiva y, también, que las funciones que desempeñaban tuvieran contenido suficiente”, aunque añadió que los oportunos reproches desde donde deben hacerse es desde la propia Administración. O sea, que era un caso más de ética política que de asunto judicial.
Vox ha puesto freno a la situación dándoles a elegir entre la apertura de expediente o la renuncia al aumento de sueldo y a la compatibilidad. Los interesados han preferido la pasta
Esta semana, un escándalo con raíces parecidas a aquél ha estallado en el Ayuntamiento de Roquetas de Mar, donde gobierna una coalición entre el PP y Vox. A principios de legislatura la corporación acordó una subida de sueldo desmesurada para sus cargos institucionales. Más del 30 por ciento. Un concejal con dedicación exclusiva ha pasado de cobrar 42.000 euros a cobrar 56.000. No satisfechos con estos emolumentos, dos de los tres concejales de Vox, Francisco Barrionuevo y Antonio López, han solicitado y conseguido del pleno la compatibilidad de su salario con el desempeño de actividades profesionales o empresariales. El partido ha puesto freno a la situación dándoles a elegir entre la apertura de expediente o la renuncia al aumento de sueldo y a la compatibilidad. Los interesados han preferido la pasta y se han constituido en concejales no adscritos, siguiendo el mismo paso que en la anterior corporación dio una concejala del PSOE.
López y Barrionuevo denuncian que el partido les impuso la contratación de dos asesoras, “mujeres de militares de la Legión”, sin ninguna vinculación con Roquetas, que cobran del Ayuntamiento pero que no trabajarían para el mismo
La salida de concejales de un partido quedándose con el acta ya no causa ninguna sorpresa. Ni en Roquetas ni en ningún sitio. El Tribunal Constitucional dictaminó en su día que el acta es personal y no del partido. La entrega de un acta tras la dimisión dejó de ser una cuestión obligatoria para convertirse en una decisión ética. La sorpresa en Roquetas de Mar donde ha saltado ha sido en las graves acusaciones realizadas por los dos concejales respecto a las figuras de las personas que tienen como asesores en el Ayuntamiento. Es una situación calcada de aquel escándalo de Diputación de 2008 que tanta alarma creó. López y Barrionuevo denuncian que el partido les impuso la contratación de dos asesoras, “mujeres de militares de la Legión”, sin ninguna vinculación con Roquetas, que cobran del Ayuntamiento pero que no trabajarían para el mismo, “sino para el partido o para otras instituciones”.

Gabriel Amat recuerda perfectamente aquel caso de la Diputación de Almería. Fue precisamente él quien, al hacerse con la presidencia de la institución provincial, puso orden y coherencia en el disparatado asunto de los asesores y, de paso, en el de los coches oficiales. En Roquetas de Mar le espera una tarea similar. Es muy frecuente ver cómo los partidos políticos utilizan para beneficio propio cargos de confianza en las instituciones. Algunos tienen establecido en un despacho institucional su gabinete de prensa provincial. Otros se limitan a recibir el sueldo directamente en casa sin siquiera aparecer de visita. Todo, vergonzoso, muy vergonzoso. Emilio Ruiz.

domingo, 6 de octubre de 2019

Antonio Torres, 25 años en la dirección de Canal Sur

⏩ Antonio Torres Flores puede ser considerado a partir de ahora un caso excepcional en el mundo de las televisiones autonómicas y posiblemente en el de las cadenas de televisión en general: es el único caso que se conoce de un director provincial que haya permanecido 25 años ininterrumpidos en el cargo. Antonio Torres ha sobrevivido a todos los directores generales de Canal Sur y ha sobrevivido al paso del tiempo en una tarea donde ha visto la transformación completa del medio de la tecnología analógica a la digital.

Antonio Torres (Foto: Rodrigo Valero)

¿Cómo es posible que un director provincial de Canal Sur haya permanecido un cuarto de siglo en el puesto sin ser removido por algunos de los directores generales que por la empresa pública han pasado? Seguramente él y sus jefes tendrán la respuesta adecuada a esta pregunta, pero yo creo que en la persona de Antonio se acumulan varias cualidades que son difíciles de superar. La primera, y principal, la constancia. La televisión y la radio, y los medios de comunicación en general, son para Torres más que una profesión o una vocación, una devoción. Es un profundo apasionado de la comunicación, y esa pasión la ha practicado durante las 24 horas del día los 365 días del año. Me considero un testigo de excepción: las vacaciones de Antonio Torres, parte de las cuales he compartido con él, nunca le han supuesto una desconexión del funcionamiento ordinario del medio del que era responsable. Esa actitud de contacto permanente con la redacción, con los técnicos, con los invitados a programas, con la gente en general, soliviantaban con frecuencia a quienes compartían momentos de asueto con él. Este tío no tiene arreglo, nos lamentábamos, vive con la radio y la televisión pegadas al cerebro.
No conozco un solo dirigente empresarial, político, sindical o social que no vea en la gestión diaria de Antonio Torres como director de Canal Sur la figura de una persona ecuánime que no merezca un trato afable
Obviamente, no solo con pasión se puede triunfar en esta vida. Es más, a veces con solo pasión no conviene vivir esta vida. Eran otras muchas las cualidades que adornan al gran profesional que es Antonio Torres. Es un profundo investigador de los medios de comunicación, no solo en el plano histórico, donde es una de las máximas autoridades provinciales, con varias publicaciones editadas, sino también de los meteóricos cambios que sufren los medios. Él siempre piensa en lo que viene, pero su mente profesional se traslada un paso más y piensa en lo que viene después de lo que viene. A estas cualidades hay que unir otras muchas más: su manera de ejercer la profesión de una manera honesta, democrática, con respeto principalmente al que más lo necesita… Un cuarto de siglo en la dirección de un medio tan poderoso como Canal Sur no solo no le ha alejado de un solo amigo, sino que ha ganado a miles, de todos los colores y variedades. No conozco un solo dirigente empresarial, político, sindical o social que no vea en la gestión diaria de Antonio Torres como director de Canal Sur la figura de una persona ecuánime que no merezca un trato afable. Antonio Torres se pasea por este mundo como la persona que es capaz de complacer a todos, aunque todos sabemos que esa actitud es materialmente imposible.

Se va Antonio, un grande, y llega a la dirección de Canal Sur en Almería otro grande del periodismo almeriense, su gran amigo y compañero de fatigas Salva Moya. Rodríguez Moya es licenciado en Periodismo y está en Canal Sur desde 2001. Ha vivido desde dentro del medio la trasformación digital. Especialista en periodismo deportivo es uno de los profesionales españoles que más ha trabajado por analizar y repudiar la violencia racista en los campos de fútbol. Emilio Ruiz.