_______________________________________________________________________________________________

domingo, 3 de septiembre de 2017

Los avales del PSOE

➤➤ El comité provincial del PSOE de Almería se reunió el viernes en Turre para aprobar las bases y el calendario de celebración del 13º congreso provincial. Será el 21 de octubre. Previamente, los afiliados podrán participar en el proceso de primarias para elegir al nuevo secretario general. Las precandidaturas se podrán presentar entre el 4 y el 5 de septiembre y la recogida de avales será entre el 6 y el 16. El 1-O –que no hay que leer como uno a cero, sino como uno de octubre, curiosamente el mismo día que el presidente de la Generalitat de Cataluña asegura que los catalanes decidirán en las urnas si se separan de España o siguen siendo nuestros compañeros de viaje- los militantes socialistas almerienses podrán decidir quién va a ser su secretario general.

Antonio López Olmo, José Luis Sánchez Teruel y Juan Carlos Pérez Navas, los tres posibles aspirantes a la secretaría general del partido

El comité provincial del PSOE es, como se sabe, el máximo órgano del partido entre congresos y en Almería, lo mismo que en el resto de Andalucía, está dominado por los afines a Susana Díaz y Sánchez Teruel. En la reunión se sometió a votación una propuesta de los ‘sanchistas’ para que los avales necesarios para poder ser proclamado candidato en el proceso de primarias no fueran el 20 por ciento, sino el 3 por ciento. Si el PSOE de Almería tiene alrededor de 5.000 afiliados, estamos hablando de la necesidad de recabar 1.000 firmas o tan solo 150. El asunto se resolvió con 128 votos favorables al 20 por ciento y 21 a favor del 3 por ciento.

Resulta curioso el ‘apoderamiento’ que el ‘nuevo PSOE’ hace del verbo ‘empoderar’, prácticamente una creación de Podemos

La decisión no ha gustado a los ‘sanchistas’ almerienses, que se han embarcado en un proceso de descalificación de los actuales dirigentes. El concejal de la capital Indalecio Gutiérrez dispara sus dardos no solamente contra Sánchez Teruel, sino también contra su jefe de grupo en el Ayuntamiento, Pérez Navas (por si acaso osara también ser candidato): “Ha quedado constancia –se queja- de la defensa de la vieja política que representan Sánchez Teruel y Pérez Navas frente a quienes quieren empoderar a la militancia”. Resulta curioso el ‘apoderamiento’ que el ‘nuevo PSOE’ hace del verbo ‘empoderar’, prácticamente una creación de Podemos.

El Congreso Federal no obliga a exigir el 3 por ciento de los avales, sino que deja a cada organización territorial la decisión de exigir ese porcentaje o el del 20 por ciento

Si exagerada es la reacción del concejal Gutiérrez, más aún es la del candidato ‘sanchista’ Antonio López Olmo, que estima que “la transparencia, el debate y la participación no tocan. Se empeñan en el 20 por ciento de avales para intentar hurtar las primarias y aclamar a la búlgara. Intentaremos que no sea así. Siguen sin acatar las resoluciones del 39º Congreso”. Sabe López Olmo que si así fuera –es decir, si se hubiera actuado al margen de la legalidad interna del partido-, la decisión de exigir el 20 por ciento de avales sería recurrible. Y no lo es. El Congreso Federal deja a cada organización territorial la decisión de exigir el porcentaje adecuado (3 ó 20). Solamente Extremadura ha optado por el 3 por ciento. En el resto de España, incluidas las federaciones afines a Sánchez, la exigencia del 20 por ciento es casi generalizada.

El uso abusivo y torticero que los separatistas catalanes hacen del término ‘derecho a decidir’ está creando la idea de confundir calidad democrática con la extensión del derecho a expresarse mediante el voto individual en todo y para todo. El 3 por ciento de avales no es más democrático que el 20 por ciento. Ni siquiera el nuevo sistema de primarias del PSOE es más democrático que el anterior sistema. La democracia directa no siempre es de más calidad que la representativa. Emilio Ruiz.