_______________________________________________________________________________________________

sábado, 16 de septiembre de 2017

Dante Pérez, el alcalde catalán descendiente de almerienses que planta cara a Puigdemont

Carles Puigdemont Casamajó (Amer, Gerona, 1962) y Dante Pérez Berenguer (Gimenells, Lérida, 1986) tienen algunos puntos en común. Por ejemplo, ambos son catalanes, son políticos, son o han sido alcaldes de sus pueblos y son descendientes de familias almerienses, el primero de vecinos de Cuevas del Almanzora y Dalías y el segundo de vecinos de Los Gallardos. También tienen algunos puntos que les diferencian. Por ejemplo, mientras uno milita en un partido conservador, el Partido Demócrata Europeo Catalán (PdCAT), el otro milita en el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC); mientras el gerundense no fue capaz de terminar ninguna carrera universitaria, el leridano es licenciado en Empresariales.

Dante Pérez, alcalde de Gimenells, en su despacho municipal (Foto: Ayuntamiento de Gimenells)

Pero por encima de los puntos en los que Puigdemont y Pérez convergen o divergen, que serán los indicados y muchos más, hay algo en ambos que los separa enormemente: mientras el primero es el promotor de un plan para separar a Cataluña de la tierra de la que partieron sus antepasados y de las demás tierras de España, el segundo es un ardoroso defensor de la unión de todos los territorios españoles. El destino ha situado en 2016 al bachiller en la presidencia de la Generalitat de Catalunya y en 2015 al licenciado en la presidencia de la corporación municipal de Gimenells i el Pla de la Font, una población fronteriza con Aragón que se formó en 1991 por segregación del municipio de Alpicat y que cuenta con alrededor de 1.100 habitantes. El pueblo se construyó en 1939 por el Instituto Nacional de Colonización.

Eran las nueve de la mañana del jueves día 7 de septiembre cuando al correo electrónico del Ayuntamiento de Gimenells i Pla de la Font llega una extraña carta con membrete de la Generalitat. Extraña, no por venir de donde viene, sino por sus signatarios. Si sorprendente era recibir en el Ayuntamiento una carta firmada por el mismísimo presidente de la Generalitat, más sorprendente aún era ver que la firma del máximo responsable del gobierno autonómico iba reforzada con la firma de su segundo de a bordo, el vicepresidente Oriol Junqueras, como si con la sola firma del president no fuera suficiente. ¿Tan importante era lo que se decía en esa carta para que el presidente considerara que su mensaje debía verse ratificado por el vicepresidente?

Pues sí, era importante. La carta en cuestión formaba parte de un partida de 948 que los dos máximos dirigentes de la Generalitat enviaban a todos los alcaldes para poner en su conocimiento que, si en el plazo de 48 horas no manifestaban lo contrario, los centros municipales que habitualmente prestan servicios de colegios electorales, el día 1 de octubre se abrirán para facilitar a los ciudadanos la participación en un referéndum que el Tribunal Constitucional había suspendido.

Vista aérea de Gimenells, pueblo de Lérida de 1.100 habitantes creado por el Instituto Nacional de Colonización que se hizo independiente en 1991(Foto: Ayuntamiento de Gimenells)

Dante Pérez fue en su día el alcalde más joven de Lérida, pero, ahora, a sus 31 años, ya no tenía edad de dejarse intimidar por tan altos mandatarios. Sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, y ni siquiera a las instrucciones de su propio partido, que llegarían muchas horas después, tan solo media hora después respondía al presidente y al vicepresidente que, de dicha disposición, nada de nada. En su página de Facebook colgó la carta en cuestión con esta leyenda: “Esta carta hemos recibido de la Generalitat. En nuestro caso no le daremos ningún valor”.

Fue el primer alcalde de Cataluña que les dio a Puigdemont y Junqueras con la puerta en las narices. “Para dividir a los ciudadanos de Cataluña y celebrar un referéndum suspendido, conmigo que no cuenten”.

Dante Pérez: un alcalde que es hijo, nieto y biznieto de alcaldes

Dante Pérez es alcalde de Gimenells desde las elecciones locales de 2015. Desplazó de la alcaldía a un alcalde nacionalista, de CiU. Apareció por primera vez en la candidatura del PSC en 2011 como número tres, y en 2015 ya como candidato a la alcaldía. Consiguió 309 votos y cinco concejales, frente a los 247 votos y cuatro concejales del partido gobernante hasta entonces. El PP se quedó sin representación tras conseguir  44 votos.

Dante Pérez, alcalde de Gimenells (Lérida), con los alcaldes de Bédar, Ángel Collado, y Los Gallardos, María González (Foto: La Opinión de Almería)

La alcaldía de Gimenells no era un lugar extraño para Dante por cuestiones familiares. Su padre, Juan Pérez Salvador, fue el primer alcalde de la democracia, elegido en una candidatura independiente. Su abuelo, Melchor Pérez Cervantes, fue el segundo alcalde de la historia del pueblo. “Vino el Gobernador y preguntó a los vecinos quién podía ser el más adecuado y todos le señalaron a él”. Su bisabuelo, Juan Pérez Fernández, fue en la República alcalde de Los Gallardos.

Dante mantiene una muy buena relación con Susana Díaz y fue su telonero en la presentación en Madrid de la candidatura de la presidenta de Andalucía para la secretaría general del PSOE. Hace un par de meses decía: “Lo que no logro entender del proceso independentista –dice- es cómo algunas familias con trabajo estable, con niños pequeños, en definitiva, con un futuro ilusionante, pueden apoyar una locura nacionalista liderada por quienes solo aspiran a que todo reviente, por no tener nada debido a su demérito e incapacidad, salvo la esperanza de pescar algo en el río revuelto que será Cataluña en el momento que el conflicto estalle en toda su dimensión. En ese momento muchos se llevarán las manos a la cabeza”. El tiempo le está dando la razón.

En Los Gallardos, el pueblo del que su bisabuelo fue alcalde

Dante Pérez ha estado este verano en Los Gallardos, el pueblo de sus antepasados. En la misma casa consistorial que su bisabuelo, Juan Pérez Fernández, desarrollaba sus responsabilidades políticas se reunió con la alcaldesa, María González, y con el alcalde de Bédar, Ángel Collado. Los tres son socialistas. Los Gallardos formaba parte del término municipal de Bédar hasta el año 1924. También tuvo unos minutos para visitar a su primo Juan, que ahora vive en su cortijo de Antas tras dedicar cuarenta años de su vida laboral a trabajar en la Seat de Barcelona.

María González, alcaldesa de Los Gallardos, con Dante Pérez en el salón de plenos del Ayuntamiento del pueblo almeriense que su bisabuelo llegó a presidir (Foto: La Opinión de Almería)

Juan Pérez Fernández, el bisabuelo del alcalde de Gimenells, vivía en Los Gallardos cuando finalizó la guerra. Como tantas familias almerienses, la suya también se desparramó por los más diversos lugares. Tenía cinco hijos. El mayor, Juan, emigró a Francia. El menor, Antonio, lo hizo a Brasil. De los tres de en medio, sólo Fernando se quedó en el pueblo para buscarse la vida entre la agricultura y las minas de Bédar. Francisco se marchó a Gimenells, igual que Melchor, que terminaría siendo alcalde de su pueblo de acogida. El hijo de éste y padre del actual alcalde, Juan Pérez Salvador, también llegó a ostentar la misma responsabilidad.

La bandera española y la catalana

En 2016 Dante Pérez estuvo en el punto de mira de los nacionalistas de su pueblo cuando decidió colocar una bandera de España en el lado oeste del centro cultural del pueblo. En el lado este había una ‘senyera’.

Dante Pérez, con Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía (Foto: Archivo Dante Pérez)

"Solo quería mostrar la realidad de los ciudadanos del pueblo e incluir todas las opiniones", explica. La bandera la quitaron los nacionalistas una noche. “La pondré de nuevo, en un mástil más alto, para demostrar que la convivencia es posible". Emilio Ruiz.