_______________________________________________________________________________________________

domingo, 27 de agosto de 2017

Atentado en la Puerta de Pechina

➤➤Como homenaje a las víctimas del atentado yihadista de Barcelona del pasado día 17, miles de ciudadanos de todas las nacionalidades visitan estos días el lugar de Las Ramblas donde la furgoneta del terrorista Younes Abouyaaquob  terminó su mortífero recorrido para depositar velas, flores, peluches y emotivos escritos de recuerdo. El punto exacto coincide con el mosaico de 400 metros que el pintor Joan Miró regaló a la ciudad en 1976 y que se incrustó en el pavimento para invitar a los visitantes que llegaban desde el mar a adentrarse en la ciudad condal a través del popular paseo. Una vez que el asesino abandonó la furgoneta, huyó a pie a través del cercano mercado de La Boquería hasta que finalmente fue abatido a 50 kilómetros de allí.

Gráfico de época de la muralla de las Ramblas, derribada en 1760. Tenía cinco puertas. Una de ellas, la de La Boquería, se cree que fue la Puerta de Pechina almeriense, donada por el conde de Barcelona a su ciudad como trofeo de guerra tras la conquista de nuestra ciudad en 1147

Se está recordando estos días que exactamente ese lugar tiene un vínculo histórico con Almería que se remonta a principios del siglo XII. No es una leyenda de corto recorrido, sino que hasta la propia web de Turismo de Barcelona da minuciosa cuenta de ello. Nos dice la historia que el 17 de octubre de 1147 la ciudad de Almería fue reconquistada por primera vez para la cristiandad, tras la invasión musulmana de Hispania, por una coalición de reinos cristianos. Capitaneó aquella operación Alfonso VII “El Emperador”, con la colaboración del rey García V de Navarra y del conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV. Participaron también el conde de Montpellier, caballeros de la Orden del Temple de Castilla y Aragón, a quienes se les entregó la ciudad para su custodia posterior, y las fuerzas navales de Pisa y Génova. Almería cayó en manos de los cristianos produciéndose el viejo deseo de Alfonso VI de ver dividido el territorio musulmán.

La conquista de Almería
El conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, se llevó como botín de la conquista de Almería las espectaculares puertas de la Puerta de Pechina, forradas de cuero de buey y tachonadas con clavos de bronce

Bien, volvamos ahora al lugar de los trágicos sucesos de Barcelona y al Portal de la Boquería (anteriormente denominado Portal de Santa Eulàlia). Tras conquistar Almería el botín fue repartido entre los soldados, si bien los nobles se llevaron la mejor parte. Los jefes genoveses se apropiaron del “Sacro Catino”, una gran fuente de esmeralda finamente tallada a seis puntas en la que, según la tradición, Jesucristo sirvió el cordero en la última cena. Alfonso VII se llevó partes de la gran mezquita, que depositó en el Monasterio de las Huelgas de Burgos, y ricos tejidos, con los que sería confeccionada la famosa casulla de San Juan de Ortega. Y el conde de Barcelona se llevó las espectaculares puertas de la Puerta de Pechina, forradas de cuero de buey y tachonadas con clavos de bronce. Esta puerta se instalaría años después la muralla medieval de la ciudad condal. Era tal el atractivo de semejante trofeo que la gente se paraba ante la puerta con la boca abierta y de ahí, con el paso del tiempo, derivó el nombre de Boquería. Con el derribo de la muralla en 1760 la puerta desapareció y dejó en su lugar una explanada: el Pla de l'Os. Nunca nada más se ha sabido de la vistosa puerta.

Cuentan los detractores de esta historia que la misma carece de verosimilitud porque la expedición de Ramon Berenguer IV a Almería fue en el año 1147 y la construcción de las murallas de Las Ramblas fue entre 1250 y 1275, con Jaime I. Pasa más de un siglo. Este transcurrir del tiempo no es razón suficiente para concluir la negación de los hechos. Si la misma teoría se aplicara al patio de honor del castillo de Vélez Blanco habría que llegar a la conclusión de que ese monumento no es el que podemos visitar en el Museo Metropolitano de Nueva York, pues fue construido a principios del siglo XVI, vendido en 1904 y hasta 1959 no fue reconstruido en el Metropolitan. Emilio Ruiz.

domingo, 20 de agosto de 2017

Nivel 4 de alerta antiterrorista

Desde que el 11 de marzo 2004 diez explosiones en cadena en cuatro trenes de cercanías de Madrid causaron 191 muertos y más de 1.600 heridos -atentados que se atribuyeron a brigadas vinculadas a Al Qaeda- Europa se ha convertido en un objetivo prioritario del terrorismo yihadista. A los atentados de Madrid le sucedió una cadena de atentados que recorrieron prácticamente todo el continente.

En julio de 2005 cuatro explosiones provocaron 56 muertos y 700 heridos en Londres. En enero de 2015 fue el asalto a la  redacción del semanario Charlie Hebdo, en París, con 12 víctimas. Por aquellos días, otras siete personas murieron también en París, cuatro de ellas rehenes que permanecían en el supermercado Hyper Cacher. En noviembre 2015 varios atentados casi simultáneos en la capital francesa dejaron 130 muertos -89 en la sala de fiestas Bataclán- y más de 300 heridos. En marzo de 2016 dos atentados yihadistas contra el aeropuerto y la línea de metro de Bruselas causaron 32 muertos y 300 heridos. Tres meses después fue cuando el tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel arrolló con un camión a las personas que estaban en el principal paseo de Niza y causó 84 muertos. También en 2016, en diciembre, doce personas murieron y decenas resultaron heridas en un mercadillo navideño en Berlín, arrolladas por un camión conducido contra la multitud.

Ya en 2017, el 22 de marzo, en un ataque terrorista islamista frente al Parlamento británico, en Londres, un hombre mató a cinco personas y causó 31 heridos. Y el 22 de mayo se produjo una explosión en el Manchester Arena, en la ciudad de Mánchester (Reino Unido), al final de un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande. La explosión causó 22 muertos y 59 heridos.

Se mantiene el nivel 4

No era algo descabellado pensar que cualquier día algún lugar del territorio español –el añorado Al-Andalus de los yihadistas- también podría ser objeto de las iras de estos fanáticos criminales y por esa razón el Ministerio del Interior estableció, enmarcado en el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, el nivel de alerta 4. Por si alguien no lo recuerda, el Nivel de Alerta Antiterrosista (NAA) consiste en una escala de cinco niveles, cada uno de los cuales se asocia a un grado de riesgo. El más alto, el 5, significa que la posibilidad de sufrir un ataque terrorista es inminente. Se observaría presencia militar en las calles, con especial intensidad en las infraestructuras críticas, como son aeropuertos, emplazamientos turísticos o zonas de gran concurrencia. En la reunión de ayer la mesa de valoración de la amenaza terrorista acordó, con buen criterio, mantener el nivel de alerta 4. La diferencia entre el 4 y el 5 se reduce básicamente a la presencia o no del ejército.

Con un nivel de riesgo 4 en todo el país no se acaba de entender el escaso grado de protección que tenían Las Ramblas de Barcelona

Con un nivel de riesgo 4 en todo el país –y también en Cataluña, que aún sigue siendo una parte de España- no se acaba de entender el escaso grado de protección que tenían Las Ramblas de Barcelona, uno de los lugares de España donde se concentran más personas, principalmente visitantes. La furgoneta que el jueves arrolló a decenas de personas dejando en su recorrido varias víctimas mortales y numerosos heridos entró en Las Ramblas desde la plaza de Cataluña. Posteriormente recorrió 700 metros por el centro de la vía, reservada a peatones, hasta detenerse en el centro, a la altura de la calle de Sant Pau, cerca del Liceo. En esa extensa ‘operación’ la furgoneta encontró como único obstáculo el cuerpo de los viandantes. Cuesta creerlo, pero así fue.

La adopción de medidas preventivas nunca va a desterrar del todo el propósito de quienes calculan minuciosamente todas las probabilidades de ocasionar el mayor daño. Pero una cosa es alcanzar el riesgo cero, un imposible, y algo muy distinto es ofrecer tantas facilidades a quienes sabemos que maquinan todo el día para coartar nuestras libertades. Las medidas preventivas ante posibles atentados adoptadas en Las Ramblas de Barcelona, que vienen a ser prácticamente ningunas, ligan poco con las exigencias de un nivel 4 de alerta antiterrorista. Emilio Ruiz.

domingo, 13 de agosto de 2017

Los sanchistas andaluces se movilizan

➤➤Mientras Pedro Sánchez sigue en su casa de Mojácar alejado del mundanal ruido mediático (no quiere que le pase lo del verano pasado, cuando se le pilló tumbado en la hamaca, con Begoña y las niñas, al tiempo que España se gobernaba en funciones), su gente se emplea a fondo para presentar batalla en los congresos provinciales. No quiere que el avasallamiento de Susana Díaz en el congreso regional se reproduzca en los provinciales. Porque, según él cree, lo sucedido en el cónclave del PSOE de Andalucía no es el reflejo de la voluntad de la militancia. Como prueba de ello muestra los resultados de las primarias federales en Andalucía: la proporción sanchistas/susanistas no fue de 10 a 1, como pudiera parecer, sino de 2 a 1 (25.000 votos frente a 12.500).

López Olmo, Sánchez Teruel y Pérez Navas

La dirección federal del PSOE está convencida de que sus candidatos afines cubrirán el mapa de Andalucía. Por lo pronto, en varias provincias los nominados ya han sido presentados. En Huelva el elegido es José Martín, secretario general del PSOE de Aljaraque y exsecretario provincial de UGT. En Sevilla se enfrentará a la popular Verónica Pérez (recuerden, aquélla de ‘la única autoridad en el PSOE soy yo’) la exconcejal Eva Patricia Bueno, secretaria local de la agrupación de Miraflores. En Málaga el candidato será un hombre fuerte del ‘Nuevo PSOE’, el secretario de Movimientos Sociales en la ejecutiva federal, Ignacio López Cano. Aunque parece que a última hora está pensando en la retirada.

En Jaén los miembros de la Nueva Socialdemocracia de Jaén, próximos a Pedro Sánchez, se notan flojos de fuerzas y van a reclamar que baje el listón de exigencias de avales al 3% -tal como aconseja el 39º Congreso Federal-, en vez del 20% que estipulan el 38º Congreso Federal y el 12º Congreso Regional. Esa petición, formulada también desde Almería, no va a ser atendida. En Córdoba el oficialista Juan Pablo Durán, presidente del Parlamento de Andalucía, no se presenta a la reelección y se apunta que su sucesor va a ser Antonio Ruiz, presidente de la Diputación y alcalde de Rute. Los sanchistas son conscientes de que aquí tienen un hueso duro de roer. La exministra Carmen Calvo, que es la número cuatro en la estructura del PSOE federal, no quiere jugar ese riesgo.

Juan Torrijos cree que López Olmo no le dura una merienda a Sánchez Teruel, pero eso mismo se decía de Pedro respecto a Susana y mira lo que pasó

En Cádiz los sanchistas no tienen aún candidato, pero se sienten fuertes. En el congresillo provincial su lista, encabezada por José Expósito, militante de La Línea de la Concepción, obtuvo más del 20% de los votos. En Granada Teresa Jiménez ha renunciado a la reelección. El alcalde de Maracena, Noel López, aspira a sucederle, pero los sanchistas confían en los méritos de su candidato, el secretario local de la capital, José María Rueda.

En Almería la candidatura de Antonio López Olmo ha sorprendido incluso a una buena porción de los pedristas. Se presenta con el aval de Fernando Martínez y de Nono Amate, que son las cabezas visibles de la gente de Pedro Sánchez en la provincia. Juan Torrijos cree que López Olmo no le dura una merienda a Sánchez Teruel, pero eso mismo se decía de Pedro respecto a Susana y mira lo que pasó. En el PSOE hay algo que ya está claro: el voto de los delegados de los congresos es previsible; el de los militantes, imprevisible.

Y después vienen y dicen las malas lenguas que la apresurada candidatura de López Olmo hay que interpretarla como un movimiento de Fernando y Nono para cerrar el paso a Juan Carlos


La presentación en sociedad de Antonio López Olmo fue un acto de trámite sin enjundia alguna. Ni siquiera se entretuvo en cuestionar la gestión de José Luis Sánchez Teruel. Sus dardos apuntaron a su presunto competidor Juan Carlos Pérez Navas. Y después vienen y dicen las malas lenguas que la apresurada candidatura de López Olmo hay que interpretarla como un movimiento de Fernando y Nono para cerrar el paso a Juan Carlos, que de esta forma se quedaría en ‘tierra de nadie’. Vamos, que Juan Carlos, si se presenta, sería algo así como el Patxi López de las primarias federales. Tener amigos para esto… Emilio Ruiz.

domingo, 6 de agosto de 2017

Juan Carlos Pérez Navas lo sopesa

➤ Es feo con ganas el verbo sopesar. Pero ahora les ha dado a todos nuestros políticos por utilizarlo en lugar del verbo pensar, más familiar y asequible a nuestras entendederas. Uno y otro infinitivo vienen a decir lo mismo, son sinónimos. “Examinar con atención o considerar con prudencia las ventajas y los inconvenientes de algo, o su importancia y trascendencia”, dice el diccionario que significa sopesar. ¿Y qué es pensarse algo, sino precisamente eso? El caso es que Juan Carlos Pérez Navas está sopesando –si feo era el infinitivo verbal detestable es el gerundio- si presentarse o no a las elecciones primarias para elegir secretario general del PSOE de Almería. Una decisión de este tipo es algo muy personal. Se pueden oír a los próximos o a los lejanos, se puede consultar con los íntimos, pero la palabra final, la decisión última, el acto, en definitiva, del estampamiento de la firma en el impreso correspondiente es algo personal e intransferible. No corresponde, pues, a nadie más que al propio Pérez Navas determinar si da el paso o no de competir con José Luis Sánchez Teruel por la secretaría general del partido a nivel provincial.

Juan Carlos Pérez Navas

Dicho esto, que dicen los tertulianos, no entiendo el proceso de acaramelamiento que hacen la mayoría de los políticos con sus potenciales electores para dar el paso de presentar candidatura o no a un determinado puesto. Antes de tomar la decisión de presentarse a las primarias socialistas Susana Díaz se hartó de repetir que ella estaría “donde quieran los militantes”. Si entendió que donde querían los militantes que ella estuviera era en la secretaría general del PSOE, obviamente no supo captar el mensaje de los militantes, que precisamente colocaron en ese lugar a Pedro Sánchez. Lo mismo dice Pérez Navas, que estará donde digan los militantes.

Los pedristas de la capital estaban convencidos de que era uno de los suyos. Sin embargo, se significó en el apoyo a Susana Díaz

Pérez Navas arde en deseos de ser secretario general de los socialistas almerienses. Eso se le nota a las mil leguas. Y no es criticable. Todo lo contrario: un político sin ambición es un político fracasado. Y de fracasado, Juan Carlos no tiene nada. Quién que no fuera él iba a ser capaz de compatibilizar el cargo institucional de senador con la portavocía socialista en el Ayuntamiento de Almería sin que nadie le rechiste. Solo él. Además, da el perfil mejor que nadie. Mejor incluso que Sánchez Teruel (que no quiere decir que éste no le gane, que seguramente le ganará). Porque tiene en su haber una extraña habilidad: es capaz de contentar a todos, o al menos no disgustar a nadie. Eso es una virtud. Los pedristas de la capital estaban convencidos de que era uno de los suyos. Sin embargo, se significó en el apoyo a Susana Díaz.

Hay que reconocer que algunas personas disfrutan del don especial de estar ubicadas en cada momento en el lugar oportuno. Cambian de espacio sin que se les note. Miren el caso de la exalcaldesa de Uleila, Adela Cayuela: fue al congreso federal en la candidatura pedrista y al regional en la susanista. Algo así puede pasar con el candidato –si es que finalmente lo es- a la secretaria general del PSOE provincial Juan Carlos Pérez Navas. La mayoría de los socialistas almerienses no saben si Juan Carlos es más de Madrid que de Sevilla, más de Susana que de Pedro. Y no lo saben porque posiblemente no sea de ninguno de los dos. O sea de los dos. Esta ambigüedad le coloca en un lugar privilegio para el estrellato… o para estrellarse. Emilio Ruiz.