_______________________________________________________________________________________________

martes, 28 de marzo de 2017

Asegurar un coche en Almería cuesta el doble que en Segovia

Mientras Segovia goza del privilegio de ser la provincia española donde menos cuesta asegurar un coche, exactamente 413 euros, la provincia de Almería se sitúa como la sexta provincia española donde es más caro asegurar el mismo vehículo, 730 euros, según el informe elaborado por kelisto.es,  que ha analizado las diferencias en el precio del seguro de coche en las diferentes provincias de España.

En el polo opuesto a Segovía se sitúa la provincia de Pontevedra, la más cara de España a la hora de contratar el seguro de un coche, concretamente 864 euros. El precio medio en España del seguro de un coche es de 623,80 euros, por lo que el precio en Almería se sitúa alrededor de un 20 por ciento por encima de la media nacional. En el caso de Pontevedra, el precio del seguro está un 38 por ciento por encima de la media.

Las diez provincias más caras y más baratas del precio de un seguro de coche, según kelisto.es

También el portal arpem.com ha realizado una comparativa de precios en toda España para averiguar en qué comunidad es más barato o más caro contratar un seguro de coche, ya sea con una póliza a todo riesgo o a terceros. En este último caso específico, el del seguro por daños a terceros, también la provincia almeriense sale mal parada. Pontevedra vuelve a ser, en el caso de este seguro, la provincia más cara, mientras Almería repite el mismo puesto, el sexto.

En el caso de arpen.com, se ha considerado al tomador del seguro como una persona de 33 años que tiene un Seat León Reference 1.6 TDI de 110 CV aparcado en un garaje y que lo tiene asegurado desde hace más de diez años sin declarar ningún siniestro. En el caso del informe de kelisto.es se ha tenido en consideración la media del precio de cualquier tipo de seguro y de cualquier tipo de coche.

Las cinco provincias más caras y más baratas del precio de un seguro de un Seat León por daños a terceros, según arpem.com

Las razones de la diferencia de precios

¿Por qué hay tanta diferencia en el precio medio de un seguro entre unas provincias y otras? Las razones son múltiples, y no es la situación geográfica la única. Las compañías aseguradoras manejan multitud de tablas y estadísticas a la hora de fijar los precios de sus seguros. Cualquier elemento válido permitido por la ley y que la aseguradora considere relevante se tiene en cuenta. El género del conductor, por ejemplo, no puede computarse desde que fue prohibido por ley. Antes, el seguro de las mujeres era más barato que el de los hombres porque estaba demostrado estadísticamente que ellas tienen menos accidentes que ellos.

Éstos son algunos factores que influyen a la hora de determinar el precio del seguro de un coche: el código postal, la antigüedad del carné del conductor, el historial de accidentes del conductor, el lugar de aparcamiento habitual, el estado civil, la antigüedad del vehículo asegurado, el uso, la edad del conductor habitual…

En cuanto al código postal, o sea, el lugar de residencia del coche, estadísticamente está comprobado que parece más probable que se sufra un accidente en una provincia donde abundan más las carreteras secundarias que las autovías, por ejemplo. Emilio Ruiz.

domingo, 26 de marzo de 2017

Impuesto de Sucesiones: Murcia mete presión

La implantación del servicio militar obligatorio se remonta al año 1770, pero fue en 1912 cuando se organizó de la forma que lo recordamos. De un modo u otro se mantuvo vigente durante 231 años. El Partido Socialista, que gobernó España entre 1982 y 1996, consideró conveniente mantenerlo. Fue José María Aznar quien consideró en 2001 que “el servicio militar obligatorio era, sencillamente, inmantenible en la España del fin del siglo XX”. Y lo suprimió. El PSOE no acogió la medida con mucho agrado. De hecho, si hurgamos un poco en la hemeroteca, en el diario El País del día 19 de septiembre de 1989 se puede leer esto: “El PSOE propondrá en la próxima campaña una profunda reforma del servicio militar obligatorio, pero se opondrá a su progresiva eliminación e incluso a un sensible acortamiento de su actual duración”. Recuerdo que uno de los mayores defensores entonces de la permanencia de la mili era Alfonso Guerra, que consideraba que la incorporación a filas de todos los jóvenes sin excepción era un acto de igualdad para todos los españoles independientemente de su situación económica, social o familiar. El tiempo ha demostrado que el PSOE estaba equivocado.

El Partido Socialista tiene perdida estaba batalla. Que lo sepa. Y cuanto más tarde en reconocerlo, en peor lugar quedará

No sé por qué, porque en realidad no tiene nada que ver aquella situación con ésta, la obstinación del PSOE en defensa del Impuesto de Sucesiones y Donaciones me recuerda la obstinación aquella de la mili. El PSOE y la Junta de Andalucía cometen un error cuando se empeñan en defender lo indefendible. No voy a detallar todas las razones que descalifican la vigencia de este impuesto –por lo menos la vigencia tal como lo entiende la Junta a la hora de imponer los tipos impositivos-, porque son muchas. Pero sí me gustaría decir que la campaña que de forma tan eufórica ha emprendido está plagada de trucos y medias verdades. “Si un padre deja a su tres hijos –viene a decir la Junta- una herencia de 750.000 euros, ninguno tiene que pagar nada”. Es cierto. ¿Y si tiene dos hijos? ¿Y si en vez de ser hijos son nietos? ¿Y quién es el que establece el valor de los bienes: el propietario, el Catastro o acaso es la propia Junta quien lo determina, a veces de forma disparatada? ¿Considera de justicia el Gobierno de Andalucía el hecho de que sean los andaluces, por el solo hecho de ser andaluces, los españoles que sufran con mayor virulencia el castigo del impuesto? En fin…

"Sucesiones es un impuesto injusto porque penaliza a las clases medias, no a los ricos. Los ricos organizan su patrimonio de modo distinto… o simplemente establecen su residencia en Madrid, como hizo la duquesa de Alba y hacen otros muchos compatriotas"

El Partido Socialista tiene perdida estaba batalla. Que lo sepa. Y cuanto más tarde en reconocerlo, en peor lugar quedará. Sucesiones es un impuesto injusto porque penaliza a las clases medias, no a los ricos. Los ricos organizan su patrimonio de modo distinto… o simplemente establecen su residencia en Madrid, como hizo la duquesa de Alba y hacen otros muchos compatriotas. Para colmo, es ahora nuestra vecina Murcia quien anuncia para el día 1 de enero la exención del 99 por ciento del impuesto. El consejero murciano de Hacienda, Andrés Carrillo, considera que “Sucesiones y Donaciones es un impuesto especialmente injusto, que obliga a muchas familias a pagar cuando reciben un bien en herencia que no pueden vender, como ha ocurrido en los últimos años con las propiedades inmobiliarias”. En el PSOE esto no lo ven. Ahora. Pero terminarán viéndolo. Como lo de la mili. Emilio Ruiz.

domingo, 19 de marzo de 2017

El asesor y el portavoz

➨ José Antonio Fernández Torres –Jose Fernández- es una de las cinco plumas más brillantes del periodismo almeriense. Algún día diré quiénes son las otras cuatro, pero no por ahora para no zaherir la autoestima de quienes tienen colocado su ego profesional en el santuario de su propia morada. Le sigo –a Jose, digo- desde sus tiempos de reportero en la cadena Ser. No tiene nada que ver un momento profesional, aquél, con éste, pero ya entonces agradaba su soltura ante el micrófono. Como columnista es brillante. Es perspicaz, intuitivo, inteligente, domina magistralmente el castellano y apunta en cada artículo esos toques de sarcasmo e ironía que son necesarios para hacer atractivo un artículo de opinión. Vamos, que escribe bien el joío. Luis Rogelio Rodríguez-Comendador tuvo el acierto de incorporarlo a su grupo de asesores en el Ayuntamiento de Almería y, desde entonces, su capacidad profesional la tiene puesta al servicio del equipo de Gobierno del Partido Popular.

Jose Ferández y Miguel Ángel Vázquez

De la trayectoria profesional del también periodista Miguel Ángel Vázquez Bermúdez no he hecho el mismo seguimiento, por razones obvias. Leía algunas de sus crónicas, allá por los noventa, en Diario 16 Andalucía, el mejor modelo global de periodismo andaluz que siempre se ha hecho. Pero no recuerdo de él nada sobresaliente. Una vez que fue designado portavoz del Gobierno de Andalucía, y sobre todo desde que abrió su blog La columna de Miguel Ángel Vázquez, la república independiente de mis emociones, le sigo con frecuencia. Como transmisor visual de las decisiones del Consejo de Gobierno me parece que no cautiva. Pero como articulista me parece brillante. Suelo leer todos sus artículos y me agradan. Por lo que dice y por cómo lo dice. Menos ingenioso que Fernández, sus columnas transmiten, sin embargo, mayor sensación de exigencia deontológica profesional (¡qué fuerte esto que me ha salido!).

"Jose Fernández no debe estar en el Ayuntamiento para actuar como un espadachín en permanente batalla con los socialistas haciendo las veces de portavoz de la oposición a la oposición"

Nadie duda, pues, de la cualificación profesional de ambos periodistas. Pero se da la circunstancia de que uno percibe su nómina del Ayuntamiento de Almería y el otro, de la Junta de Andalucía. Es decir, cobran del erario público. Y, en estos lugares, sus quehaceres sí se están poniendo en entredicho. Mucha gente cree que la dependencia económica de una institución pública de la que forman parte partidos de todos los colores les obliga a guardar cierto respeto –tómese la palabra respeto en la acepción que se desee- con los oponentes políticos. Vázquez no debe estar, y no está aunque a veces lo parece, en la plantilla de la Junta de Andalucía para actuar como un forofo socialista. Fernández tampoco debe estar en el Ayuntamiento de Almería para actuar como un espadachín en permanente batalla con los socialistas haciendo las veces de portavoz de la oposición a la oposición. Y menos cuando esta batalla no la circunscribe a decisiones orgánicas –nada, pues, que objetar a su cansina obsesión con el Materno-Infantil- sino que la personaliza en concejales que forman parte de la corporación que afronta su nómina. En concreto, con la concejala Inés Plaza se está pasando de rosca. Cometen un error Jose y quienes se lo permiten si creen que en el juego dialéctico gobierno/oposición, legítimo y necesario, él debe desempeñar el papel de único defensor de las posturas del equipo gubernamental. Emilio Ruiz.

domingo, 12 de marzo de 2017

Que no te engañen, hermano

➨ Hace algo más de un año el Partido Popular de Andalucía se embarcó en una campaña contra la Junta de Andalucía que nadie pensaba que iba a tener tanto recorrido. Trataba –trata- sobre los tipos impositivos que el Gobierno de Susana Díaz tiene establecidos sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. La campaña partía con una gran trampa, propia de estos casos: culpar al oponente de algo que el acusador puede solucionar. Si el PP consideraba que el Impuesto de Sucesiones y Donaciones es una injusticia tenía y tiene en su mano la solución: suprimirlo, pues no es la Junta de Andalucía quien tiene la facultad legislativa para ello, sino precisamente el Gobierno central. Pero a veces resulta más rentable electoralmente la bronca política derivada de un problema que la solución del propio problema. Lamentable, pero es lo que hay. Así, hermano, que no te engañan.

Sucesiones, el impuesto de la polémica

La campaña que parecía de corto recorrido ha calada en la sociedad andaluza, y ahora la Junta se ha dado cuenta de el PP está ganando esta batalla. Y al cabo de los meses ha reaccionado poniendo en marcha una maquinaria propagandística carente de unificación y dando margen a los allegados -principalmente cargos institucionales- a que defiendan la postura de Andalucía, cada uno con los argumentos que considera adecuados, unos más afortunados que otros y algunos penosamente razonados. Hay quienes incluso justifican los altos tipos impositivos porque, al fin y al cabo, los afectados apenas superan el siete por ciento de los andaluces que heredan. Como si lo justo o injusto de una medida dependiera exclusivamente del número de afectados y no de la justicia o injusticia de la propia medida. Dicho de forma exagerada, la legalización de la pena de muerte es una brutalidad sean uno o sean mil los ejecutados.

"De las 17 comunidades autónomas, 16 tratan a sus contribuyentes por este impuesto de mejor forma que lo hace Andalucía"

Algunos defensores de la causa gubernamental autonómica están haciendo ejercicios malabares para defender lo indefendible, cual es el dato rigurosamente objetivo de que Andalucía y otras tres comunidades autónomas regidas por socialistas, además de Cataluña, se sitúan en cabeza en España de quienes más exigen a sus ciudadanos con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Éste no es un partido, como nos quieren hacer creer, que se disputa entre la comunidad de Madrid y la de Andalucía. De las 17 comunidades autónomas, 16 tratan a sus contribuyentes por este impuesto de mejor forma que lo hace Andalucía. Y éste es un problema que tienen en su mano resolver tanto el Gobierno de Susana Díaz como el de Mariano Rajoy.

"Pagar impuestos es necesario para la existencia de un Estado, pero es de justicia considerar que ningún ciudadano debe ser castigado fiscalmente por residir en un lugar u otro de España"

Pagar impuestos no es del agrado de nadie, o de casi nadie. Pero es necesario hacerlo porque no puede existir un Estado ni puede haber solidaridad sin que cada uno aporte la parte económica que le corresponde según su situación. La progresividad de la tributación es justa y necesaria. Pero de igual modo que esto es y debe ser así, también es de justicia considerar que ningún ciudadano debe ser castigado fiscalmente por residir en un lugar u otro de España. En 1998 el Gobierno de Aznar excluyó 665 medicamentos del recetario con cargo al Estado. La Junta de Andalucía, entonces, se apresuró a sufragar con sus medios esos medicamentos creando lo que popularmente se conocía como “la receta verde”. En 2012 la Junta suprimió ese beneficio. Eso es así, como así es que las tasas universitarias andaluzas son las bajas del Estado. Igual que es justo reconocer esto, en otras situaciones, cuando el Estado ha dado libertad impositiva a las comunidades autónomas, generalmente Andalucía ha situado en la banda alta sus tipos impositivos. Reconozcámoslo también. Y no me refiero solamente a los impuestos que ahora se debaten, sino también a otros como el IRPF, el céntimo sanitario, etc., etc. Esta es la pura realidad. Así, hermano, que no te engañen. Emilio Ruiz.

jueves, 9 de marzo de 2017

OJD enero 2017: los diarios andaluces arrancan el año con una difusión de 93.228 ejemplares

➨ El conjunto de los periódicos de papel de Andalucía comienzan el año con una difusión conjunta de 93.228 ejemplares diarios, según los datos proporcionados por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD), referidos al mes de enero de 2017, pendientes de certificar. En enero de 2016 la difusión de los periódicos andaluces era de 102.768 ejemplares diarios. Como ya se ha hecho habitual, no se contabiliza la difusión de El Correo de Andalucía porque, como se sabe, su empresa editora, el grupo industrial Morera & Vallejo, no proporciona datos a la Oficina de Justificación de la Difusión desde hace varios meses.

Veamos, diario a diario y por provincias, la evolución de los periódicos de Andalucía en el periodo de tiempo comprendido entre el mes de enero de  2016 y el mismo mes de 2017:

La difusión diario a diario

Almería. En la provincia de Almería se editan dos periódicos, La Voz de Almería y Diario de Almería. El primero de ellos está editado por el grupo de comunicación Novotécnica (que explota las licencias radiofónicas de Prisa en la provincia), mientras el segundo pertenece a Joly. El diario Ideal (Vocento) también edita una edición especial para Almería. Por lo que respecta a La Voz de Almería, la OJD le otorga una difusión de 4.495 ejemplares, que son 357 menos que un año antes, cuando contabilizó 4.852 ejemplares. Porcentualmente la pérdida es del 7,36 por ciento. Por lo que respecta a Diario de Almería, tiene una difusión de 1.519 ejemplares, lejos de los 1.809 que contabilizaba un año antes. Pierde el 16,03 por ciento de difusión.

Cádiz. Diario de Cádiz pierde en un año 726 ejemplares de difusión al pasar de 13.374 a 12.648, un 5,43 por ciento menos. También de Joly es Diario de Jerez, que pasa de 4.274 ejemplares a 3.945, un 7,70 por ciento más. Por último, también de Joly es Europa Sur, el periódico del Campo de Gibraltar, que pierde el 5,97 por ciento de su difusión al pasar de 2.177 ejemplares a 2.047. La Voz de Cádiz (Vocento) no se considera como periódico de pago al distribuirse gratuitamente con otros periódicos del mismo grupo.

Evolución difusión

Córdoba. En Córdoba también se editan dos diarios: Córdoba (pertenece al Grupo Zeta, propietario de El Periódico) y El Día de Córdoba (de Joly). La baja de la difusión de Córdoba es del 10,06 por ciento al pasar de 7.577 a 6.815 ejemplares diarios. El periódico del grupo Joly, por su parte, sube el 4,80 por ciento de la difusión. Pasa de 1.001 ejemplares a 1.049.

Granada. El histórico Ideal, de Vocento, también registra una pérdida de difusión, concretamente del 10,59 por ciento. Pasa de 19.034 ejemplares a 17.019. El diario granadino de Joly, Granada Hoy, pasa en un año de 2.146 ejemplares a 2.107, un 1,82 por ciento menos.

Huelva. El único diario que se edita en Huelva es de Joly: Huelva Información. Pierde en un año el 8,08 por ciento de la difusión al pasar de 4.618 ejemplares a 4.245 ejemplares.

Jaén. La provincia jiennense tiene un solo diario, Jaén, que no pertenece a ningún grupo editor con implantación en otras provincias andaluzas. Ideal también tiene una edición especial para Jaén. La crisis de la difusión de la prensa de papel también afecta al diario Jaén, que en un año pierde el 9,76 por ciento de la difusión, al descender de 3.751 ejemplares a tan solo 3.385.

Málaga. El periódico de Vocento Sur, el más importante de la provincia, baja de forma considerable su difusión entre enero de 2016 y enero de 2017. Pasa de 16.685 ejemplares a 14.530, un 12,92 por ciento menos. Otro diario malagueño, La Opinión de Málaga (Prensa Ibérica), sufre un serio correctivo del 15,78 por ciento. Pasa de 2.282 ejemplares a 1.922 ejemplares. Málaga Hoy (Joly) se suma a las fuertes bajadas de otros periódicos del grupo con la pérdida de un 11,84 por ciento. Su difusión se reduce de 5.557 ejemplares a 4.899 ejemplares diarios.

Evolución de difusión periódico a periódico

Sevilla. El histórico El Correo de Andalucía sigue sin proporcionar datos a la OJD, por lo que se desconoce la evolución de su difusión. El diario sevillano de Joly, Diario de Sevilla, baja su difusión, al pasar de 13.631 ejemplares a 12.603 ejemplares, un 7,54 por ciento menos. Emilio Ruiz.

lunes, 6 de marzo de 2017

Cuatro periodistas

Son numerosos los sectores de producción que viven inmersos en este prolongado periodo de crisis. Se haría interminable hacer una lista de todos ellos. Pero una cosa es la crisis que padece una profesión y otra la necesidad o no de promover la formación de profesionales de esos sectores. Con el deseo de que esto alguna vez cambie, los arquitectos, por ejemplo, inundan las listas del paro, pero las escuelas de Arquitectura siguen a su ritmo productivo. Lo mismo puede decirse de los ingenieros de minas o de los licenciados en ciencias clásicas o de… En fin, la lista es interminable.

El principal peligro del periodismo no son los periodistas

El periodismo no vive ajeno a esta situación. Cada día se cierran más medios, pero las facultades siguen generando profesionales con un fin más deseado que cierto. El pesimismo ante un futuro que se ve negro está deteriorando la calidad de muchos profesionales y de muchos medios. Es exagerado decir que el principal peligro del periodismo son los periodistas El problema del periodismo y de los periodistas son las circunstancias.

En nuestra provincia tenemos el privilegio de poder disfrutar de varios medios de papel y varios más digitales. El privilegio es cuantitativo, pero no siempre cualitativo. Me cuesta trabajo creer cómo una empresa puede mantener un medio de papel que prácticamente no desarrolla otra labor que reproducir las notas de los gabinetes de prensa, a veces hasta firmándolos. La profusión de medios digitales es de tratamiento distinto porque, al menos en los niveles locales y provincial, la calidad del producto es casi de pena. Algunos de ellos son ‘chiringuitos’ del corta y pega que no aportan nada más que hacer visible a la figura de quien una vez consiguió un título y ahora no sabe qué hacer con él. Tienen los días contados.

Este desolador panorama no siempre deja espacio para la tristeza. A veces se encuentra uno con momentos de euforia que nos hacen concluir que en el medio del desierto también pueden florecer plantas hermosas. Como es de periodismo de lo que hablamos no me resisto a la tentación de traer a este espacio a cuatro profesionales que, en medio de la desolación, me han transmitido esta semana el inmenso valor de hacer las cosas bien hechas. Son pocos en relación con los miles de ineptos que hay, pero no me voy a quedar con las ganas de citarles.

Una de ellas es Antonia Sánchez-Villanueva, subdirectora de este periódico. Su entrevista el pasado domingo a Jesús Miranda Hita es un canto glorioso al buen periodismo. Confieso mi debilidad por las entrevistas pregunta/respuesta sin interpretaciones parrafales. La entrevista ha clarificado el tema del AVE de Almería mucho más que las hemerotecas de los últimos cuatro años. El mismo día, el domingo, goce de otro momento de buen periodismo con alguien que no conozco y que enganché en la radio por causalidad. Se llama Sandra Gálvez, periodista almeriense de deportes. Me vi en la obligación de mandarle un mensaje para decirle que lo que ella estaba haciendo era sencillamente periodismo. Me quedan otros dos profesionales: Miguel Ángel Sánchez, director de Actualidad Almanzora, y Mónica Sánchez, periodista del gabinete de prensa del PSOE de El Ejido. Sánchez es un periodista en estado puro y Mónica convierte lo insulso y un ejercicio de buen hacer profesional. Va por vuestro buen hacer, amigos. Emilio Ruiz.