_______________________________________________________________________________________________

domingo, 29 de enero de 2017

Marta Bosquet, de Megino a Rivera

Pese a su semblante juvenil, Marta Bosquet no es ni una treintañera ni una advenediza al mundo de la política. Respecto a lo primero, va camino del medio siglo de vida (en abril cumple 48 años), y en cuanto a lo segundo, si bien es cierto que nunca ha estado en primera línea de la política institucional, desde hace más de una década se le conoce relación con algún partido político. En 2007 concurrió a las elecciones municipales por Almería como integrante del partido que creó Juan Megino en 2002 tras ‘pelearse’ con el Partido Popular, el GIAL, partido del que ella era Coordinadora de Organización y anteriormente asesora legal. En las elecciones de 2011, en las negociaciones para la integración del GIAL en el PP, Megino la propuso para que formara parte de la candidatura encabezada por Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, quien, curiosamente –qué pequeño es el mundo… de la política-, es su excuñado y padre de su sobrina Malena Rodríguez-Comendador Bosquet, periodista de Onda Cero Almería antes de viajar a Nueva York. Finalmente Marta no pudo entrar en la candidatura unificada por resultar ‘excedente de cupo’.

En el centro de la foto, Marta Bosquet en su época de Gial

Forma parte del equipo de Rivera

La primera incursión de Marta Bosquet en la política institucional ha sido ahora, con su entrada en el Parlamento de Andalucía. Es diputada de Almería por Ciudadanos. Del GIAL, unos se fueron al PP (el propio Megino cerró la candidatura de los ‘populares’ en 2015) y otros recalaron en Ciudadanos, como es el caso también de Miguel Cazorla, candidato a alcalde. Ella llegó a C’s de manera sigilosa en noviembre de 2013, pero en el año y pico que lleva en el cargo ya se ha ganado fama de parlamentaria seria, laboriosa y muy preparada. “Se curra los temas”, me dice un compañero suyo. No es por casualidad por la que C’s la ha copado de cargos: presidenta de la comisión de Justicia e Interior, portavoz adjunta del grupo, portavoz en las comisiones de Empleo, Empresa y Comercio y de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural; portavoz en la comisión de Nombramientos, Relaciones con el DPA y Peticiones, vocal en la comisión de Fomento y Vivienda...

La comisión de investigación de las subvenciones a la Formación ha sido el mejor escaparate para valorar a la diputada Marta Bosquet. Cuando los asuntos están en sede judicial, cual es el caso, las comisiones de investigación se suelen desarrollar en medio de dos ambientes opuestos: uno, el de procurar desgastar al partido de enfrente aún a costa de retorcer la realidad; y otro, el de intentar esclarecer la verdad. Para la primera tarea se necesita poco cerebro y mucha cara. Para la segunda, mucho trabajo. Marta cogió desde el minuto uno la opción más laboriosa. Por eso se consagró como una política de alto nivel.

Ciudadanos es un partido que a nivel nacional está prácticamente en construcción. Albert Rivera sabe que una organización se hace grande con gente de valía. A él le han llegado los ecos de las ‘profesionales’ intervenciones de Marta Bosquet en el Parlamento de Andalucía. Sabe lo que vale. Por eso quiere contar con ella. Y la ha seleccionado para formar parte de su grupo de 37 personas de confianza. A ver si tiene suerte ella y a ver si tenemos suerte nosotros con ella. Por lo pronto, la enhorabuena hay que dársela. Pues, enhorabuena, Marta. Emilio Ruiz.