_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 18 de enero de 2017

Hacienda envía drones a 12 pueblos de Almería en busca de edificaciones sin declarar

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sigue empeñado en hacer uno de los trabajos que corresponde principalmente a los Ayuntamientos pero que parece que éstos no quieren o no pueden hacer: dar de alta en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a las numerosas construcciones que se han levantado en los últimos años y que no se han inscrito en el Catastro.

Desde hace un par de años una empresa privada contratada por el Ministerio de Hacienda anda sobrevolando mediante drones los municipios de Almería visionando su estado urbanístico. Posteriormente se realizan de oficio numerosas altas de edificaciones. A partir de este mes de enero serán doce los pueblos de Almería visitados por los drones, que forman parte de una lista de 1.272 municipios en toda España.

Así se detectan las edificaciones no declaradas (Gráfico: La Sexta)

Los municipios almerienses que recibirán en los próximos meses –el plan se espera que esté finalizado en noviembre- la visita aérea de los drones de Montoro en busca de construcciones no regularizadas ante la Dirección General del Catastro son Albanchez, Enix, Felix, Gádor, Huércal de Almería, Lucainena de las Torres, Lúcar, Mojácar, Pulpí, Somontín, Vícar y Zurgena.

Los drones de Hacienda sobrevuelan los términos municipales y toman imágenes de todas las edificaciones y alteraciones del suelo. Posteriormente cotejan los datos recabados con los obrantes en la Dirección General del Catastro y mediante sofisticadas técnicas descubren las modificaciones. Las propiedades alteradas se incorporan al Catastro y sus propietarios reciben la oportuna carta de inclusión en el registro catastral.

En la provincia de Almería, en 2016, fueron numerosas las alteraciones catastrales realizadas por este procedimiento. La primera notificación que reciben los propietarios es de inclusión de la modificación, que el Catastro acompaña con una carta de pago de 60 euros, que los propietarios deben hacer efectivo con el ingreso en cualquier entidad bancaria. Nunca, hasta ahora, el Catastro había cobrado tasa alguna por una modificación catastral.

Además de viviendas ilegales y ampliaciones de antiguas construcciones, los drones de Hacienda están detectando piscinas y terrazas, que también integran en el IBI. En 2016, en España el Ministerio de Hacienda detectó mediante este sistema 1.600.000 propiedades sin declarar. Hay que recordar que la recaudación del Impuesto de Bienes Inmuebles va a parar en su totalidad a las arcas municipales, sin que la Hacienda estatal se quede con parte de la misma a pesar de su “estimable colaboración”.

Se calcula que por cada euro que la Administración invierte en este plan de regularización catastral, se recuperan 16 euros en forma de incremento de recaudación en el IBI.

Cristóbal García Granados, alcalde de Arboleas:

“Nos han catastrado hasta los depósitos del agua”

Cristóbal García Granados, alcalde de Arboleas

Uno de los Ayuntamientos que recibieron el año pasado la visita de los drones de Montoro es el de Arboleas, uno de los municipios de la provincia de Almería que han tenido un mayor incremento de construcciones en los últimos años. Según su alcalde, Cristóbal García Granados (PSOE), el Ayuntamiento ha realizado un esfuerzo por poner el censo catastral al día “pero aún así nos quedaban muchas propiedades de diseminados y del casco urbano que no estaban actualizadas”. Hoy está casi todo el municipio en regla. “Hasta tal punto ha llegado la revisión realizada por el Ministerio de Hacienda que hasta al propio Ayuntamiento le han dado de alta los depósitos de agua”. Obviamente, el Ayuntamiento también ha tenido que pagar 60 euros por cada modificación catastral de sus propiedades.

A Arboleas esta revisión catastral le supone unos ingresos anuales de alrededor de 100.000 euros, en torno al 12-14% de la recaudación total de IBI. Pero hay que tener en cuenta que el Catastro exige que se cobren los últimos cuatro años. “Muchos vecinos acuden a nosotros desesperados por la cantidades de dinero que tienen que pagar por los cuatro años, pero por fortuna para Arboleas el Ayuntamiento gestiona la recaudación de  sus propios tributos y somos flexibles a la hora de cobrarles a estos vecinos. Si creemos que las dificultades económicas son reales les prorrateamos el pago en varios años”.

Una de las dudas que se plantea es si son fiables las revisiones que está haciendo Hacienda. “La verdad es que sí”, afirma el alcalde de Arboleas, “porque los errores que observamos son mínimos, aunque las quejas sean frecuentes, más que nada porque a nadie le gusta pagar”. García Granados considera que esta iniciativa del Ministerio dirigido por Cristóbal Montoro se hace con la intención de inyectar dinero a los Ayuntamientos sin hacerlo a costa de las arcas del Gobierno central. “La medida es plausible porque nos han hecho un trabajo que nos corresponde a los Ayuntamientos y que va en nuestro propio beneficio, ya que la recaudación es íntegra para los municipios”.

El alcalde de Arboleas se muestra muy satisfecho del resultado de los cuatro años que lleva el Ayuntamiento con la gestión de la recaudación de sus tributos. “Nuestro interés no está en cobrar mucho, sino en conseguir que todo el mundo pague, y por eso en el IBI establecemos el mínimo permitido, pero en cambio recudamos en voluntaria casi el 80%, mientras Diputación nos recaudaba en torno al 45%”.

Andalucía encabeza el ranking de inmuebles regularizados

Hasta esta nueva fase de inspección, el ranking territorial de viviendas que estaban ocultas al catastro y que han sido sacadas a la luz tributaria lo encabeza Andalucía, con 373.224 inmuebles regularizados, seguida de Galicia con 213.017 y Castilla y León, con 164.141. Proporcionalmente el liderazgo es para Aragón, donde el fraude equivale al 16,87% de los inmuebles.

Por provincias, el mayor porcentaje de propiedades inmobiliarias sin tributar se registra hasta ahora en Lugo, con un 27,26%, seguido de Zamora y Teruel.

El IBI, el impuesto que nunca falla

El Impuesto de Bienes Inmuebles, el IBI, conocido popularmente también como “la contribución”, es el único tributo español que siempre tiene una recaudación ascendente. “El IBI nunca nos falla”, suelen decir los alcaldes. Y con razón, pues las propiedades inmobiliarias no se pueden hacer desaparecer de la faz de la tierra por muy profundas que sean las crisis.

Desde que se instauró en 1989, en sustitución de tres tributos -la contribución territorial rústica, la contribución territorial urbana y el impuesto municipal sobre solares-, la recaudación del IBI no ha dejado aumentar. Se calcula que en todo el territorio nacional aporta a las arcas municipales alrededor de 10.000 millones de euros. EMILIO RUIZ.