_______________________________________________________________________________________________

lunes, 23 de enero de 2017

62 municipios de Almería pierden población desde las elecciones locales de 1979

Desde que se celebraron las elecciones municipales de 1931, completadas en 1933, tuvieron que pasar nada menos que 48 años para que de nuevo los pueblos y ciudades españoles pudieran elegir democráticamente a sus alcaldes y concejales. Fue el 3 de abril de 1979. Pronto vamos a celebrar el 38º aniversario. ¿Qué ha cambiado en la vida de nuestras localidades desde entonces? Sería faltar a la realidad si afirmáramos que hay un solo pueblo de Almería que ha visto el transcurrir de estos años sin cambio alguno. Si hiciéramos una visión retrospectiva de la situación de cada pueblo en aquellos años volveríamos a ver que las carencias abundantes. Afectaban incluso a servicios tan básicos como el suministro de agua, el saneamiento o la electrificación. Hoy el panorama es radicalmente distinto. Todavía quedan, es cierto, cortijos aislados por los que parece que el tiempo no ha pasado, pero son casos de  características excepciones (despoblación, difícil accesibilidad, ruina, etc.).

Evolución de la población por comarcas

¿Podemos afirmar que 38 años después los alcaldes y concejales que han pasado por las corporaciones de los más de cien municipios almerienses han dado respuesta satisfactoria a las expectativas creadas y a las promesas realizadas en 1979? Hagamos un recuerdo de los lemas electorales de aquella campaña electoral: “Por el progreso de nuestro pueblo”, “Por un futuro de prosperidad”, “Para seguir avanzando”… Se ha dado respuesta satisfactoria, sin duda, si nos fijamos en la dotación de infraestructuras, en la organización de servicios, en el bienestar en general… En otros aspectos, en cambio, la frustración ha sido tremenda. Uno de ellos hace referencia a la despoblación de algunos pueblos. La democratización de sus corporaciones no ha sido acicate suficiente para que 62 pueblos de Almería mantengan al menos su población.

En el censo de 1981 –entonces el padrón no se actualizaba todos los años- la provincia de Almería contaba con 411.039 habitantes. Hoy tiene 704.420. El incremento ha sido del 71,38 %. Pero, desgraciadamente, no ha sido un proceso armónico para toda la geografía provincial. Mientras en unas comarcas y unos municipios se ha vivido una explosión demográfica, en otros el deterioro es manifiesto. Nada menos que 62 pueblos de Almería tienen hoy menos habitantes que en 1979.

Casi 300.000 habitantes más

Si se analiza la evolución de la población almeriense en estos años agrupada por comarcas, observamos que el aumento ha sido más notorio en las comarcas del Campo de Dalías-Poniente (+177.59 %), Levante-Bajo Almanzora (+98,32 %) y Campo de Níjar-Bajo Andarax-Área metropolitana de Almería (+57,22 %). Recordemos que la composición municipal de las comarcas sigue siendo un debate abierto y hay pueblos que igualmente se pueden asignar a una comarca o a otra. Para este informe hemos hecho una distribución según criterios que personalmente consideramos más coherentes.

También han tenido evolución positiva de población las comarcas del Mármol (+13,38 %) y Alto Almanzora (+5,54 %). Han perdido población las comarcas de Campo de Tabernas-Filabres (-30,83 %), Nacimiento (-26,99 %), Alto Andarax (-20,79 %) y Los Vélez (-16,10 %). En su conjunto, en el periodo 1979-2016 la provincia ha ganado 293.381 habitantes. Para ver la evolución en un municipio determinado invitamos al lector a dirigirse al cuadro que ilustra la información de su comarca.

La eclosión demográfica del Poniente


Más de la mitad del crecimiento de la población almeriense, 166.557  habitantes, se concentra en municipios del Poniente. Es en esta comarca donde surgen los nuevos municipios de Balanegra, El Ejido y La Mojonera. Espectaculares son los casos de Roquetas de Mar, que crece en población un 386,82 %, y El Ejido-Dalías, el 181,01 %. Todos los municipios del Poniente tienen crecimientos demográficos superiores al 30 %.

El Levante-Bajo Almanzora duplica población


El Levante almeriense es la segunda comarca en incremento de población. Las mayores subidas se han producido en los municipios costeros. Mojácar ha pasado en estos años de ser un pueblecito en declive a sumar 6.490 habitantes, que suponen una subida del 311,80 %. También han tenido subidas notables Vera (que pasa de 5.341 habitantes cuando entró de alcalde César Martín a los 15.168 que tiene bajo el mandato de Félix López), Garrucha (+165,08 %) y Pulpí (+132,13 %). Incluso los pueblos más del interior, como Antas, Bédar, Los Gallardos y Turre, han tenido aumentos considerables. Por lo que respecta a Huércal-Overa, es posible que en estos años se esperara un crecimiento mayor (+51,27 %).

100.000 habitantes más en la capital y su zona de influencia


La comarca que integra a la capital es una de las más difíciles de clasificar. En este caso hemos incluido la zona metropolitana, el Campo de Níjar y los pueblos del Bajo Andarax. El crecimiento poblacional de la capital (+38,20 %) ha sido ‘modesto’ si se compara con la explosión demográfica de la mayoría de pueblos del Poniente. El crecimiento más notable ha sido el de Huércal de Almería (+412,55 %), pero también son significativos por porcentajes de crecimiento los casos de Benahadux, Níjar, Pechina y Viator. Rioja tiene un modesto crecimiento y Santa Fe de Mondújar es el único municipio que reduce habitantes, debido a su alejamiento de lo que se considera la zona de influencia de la capital.
  
La Comarca del Mármol aguanta el tipo a pesar de la crisis


La Comarca del Mármol es una de las más castigadas por la crisis del sector de la construcción. El que ha sido tradicionalmente el municipio más importante en cuanto a población, Macael, ha cedido el testigo a su vecino Olula del Río, que le supera en 600 habitantes. Ambos han incrementado el censo, al igual que Fines, que porcentualmente es el que más crece (+43,58 %). Cantoria mantiene en todos estos años una población casi estable, mientras Purchena pierde más de 200 habitantes. En su conjunto la comarca sube su población en más de 2.200 habitantes (+13,38 %).

Arboleas es un caso singular en el Almanzora


La comarca del Alto Almanzora agrupa a municipios muy variados. Consecuentemente, su comportamiento demográfico en el periodo 1979-2016 también ha sido muy diverso. Digno de mención es el caso de Arboleas, que ha pasado de 1.430 a 4.538 habitantes (+217,34 %). El pueblo más importante de la comarca, Albox, se mantiene en los 10-12.000 habitantes. La mayoría de municipios de esta comarca reducen población. Hay casos, como los de Cóbdar, Serón y Sierro, que tienen pérdidas superiores al 40 %.

Vélez-Rubio es el único municipio de Los Vélez que mantiene población


La llegada de los Ayuntamientos democráticos no ha supuesto para la comarca de Los Vélez un revulsivo para incrementar su población. Solamente Vélez-Rubio mantiene el tipo al conservar en 2016 los seis millares de habitantes que tenía en 1979. Los otros tres municipios de la comarca tienen pérdidas similares de habitantes y ninguno llega ya a los 2.000 ejemplares.

El Alto Andarax se despuebla poco a poco


A excepción del municipio más importante de la comarca, Alhama de Almería, que incrementa su población en más de 600 habitantes, todos los municipios que se ubican en el Alto Andarax pierden población. Algunos de ellos de forma alarmante, como Canjáyar (-46,15 %), Beires (-44,93 %), Alcolea-Darrícal (-46,06 %) y Rágol (-41,15 %). Las corporaciones democráticas no han sido capaces de mantener a los habitantes del Alto Andarax y hay muchas dudas sobre si la población actual se podrá mantener en los próximos años.

Ni un solo pueblo del Río Nacimiento incrementa población


La población más pequeña del Río Nacimiento, Alsodux, que tenía en 1979 alrededor de 140 habitantes, ha sido capaz de casi mantenerlos 16 años después. Pero no es esa la tónica del resto de pueblo de la comarca, que ven cómo se quedan cada vez con menos gente. Alboloduy casi pierde la mitad de sus habitantes y a Fiñana le va a costar trabajo mantener los 2.000 habitantes en los próximos años. La pérdida global de la comarca en estos años ha sido del 26,99 %, que son más de 2.000 habitantes menos.

Tabernas no logra mantener los más de 4.000 habitantes de 1979


El municipio que da nombre a su campo, Tabernas, es porcentualmente el que menos población pierde de la comarca. Cuando se eligieron los Ayuntamientos democráticos tenía 4.103 habitantes y hoy cuenta con 3.654. Todos los demás pueblos del Campo de Tabernas-Filabres ven reducida su población, algunos de ellos a la mitad, como Benizalón, Senés, Tahal y Velefique. El pueblo con menos habitantes de la provincia de Almería, Benitagla, tenía en el año de las primeras elecciones locales 129 habitantes y ahora no llega a 70. Texto: Emilio Ruiz / Gráficos: Paqui García.