_______________________________________________________________________________________________

miércoles, 31 de agosto de 2016

La impropia reacción del concejal Rafael Burgos

El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Almería Rafael Burgos Castelo disfrutaba el sábado de su último día de Feria. Junto a su amigo Ramón, un gitano muy conocido por sus compromisos sociales, se disponía a tomar un último trago en un céntrico pub. Vana pretensión. El portero del local les negó la entrada por la condición de gitano de Ramón. El concejal, en vez de reclamar la presencia de la policía o de acudir a una comisaría a formular la correspondiente denuncia, se limitó a coger su Facebook para quejarse de esta forma: “Hoy lamentablemente no me han dejado pasar en el Pub B… de Almería (omito el nombre por razones obvias) porque iba con un gitano. Una autentica vergüenza”. En el colmo del despropósito el concejal añade: “Y éste es mi amigo”, como si la circunstancia de la amistad fuera un aditivo que incrementara la repulsa del acto.

El concejal y su amigo (Foto colgada por Rafael Burgos en Facebook)

Rafael Burgos es concejal del Ayuntamiento de Almería con dedicación exclusiva. Es incluso uno de los concejales que da soporte al equipo de Gobierno, que, a su vez, gobierna porque el propio concejal y sus compañeros de partido lo han querido. A los vecinos de la capital el concejal Burgos les cuesta cada año 60.000 euros de sueldo, más los gastos de cotizaciones y otros varios como subvenciones a su grupo y disposición de bienes municipales. En total, pongamos 100.000 euros. Sea algo más o sea algo menos, esa cantidad siempre será más que suficiente para que el concejal no eluda su responsabilidad de actuar con gallardía ante un acto despreciable como éste.

La reacción del concejal ha suscitado diversos comentarios en las redes sociales. Algunos son entendibles y otros no tanto. Es cierto que todos ellos se apuntan al tono de la repulsa. Pero en ocasiones una adecuada actitud silenciosa es más efectiva que el vocerío demagógico. De los comentarios que se pueden leer en las redes se desprende que el incidente sufrido por Rafael Burgos y su amigo no es algo aislado. Cuenta Francisco Rafael González Burgos que un grupo de jóvenes con síndrome de down fue desalojado de la terraza del mismo local al grito de que "allí no querían a una panda de retrasados mentales y mongólicos".

La concejala exsocialista de Albox Lorena Ibanovich Muñoz, también de raza gitana (“aunque no lo parezco”, dice ella), ha denunciado que “yo misma he pasado por eso. No me extraña nada. No sabes lo que se siente cuando vas pasando por un pub de Almería y por ir acompañada de una prima mía, la cual era muy exagerada en cuanto a la pintura de ojos y pendientes (iba adecuada vestida y demás), no nos dejaron pasar... Directamente el portero nos puso la mano... Cuando la noche de antes estuve yo en el mismo sitio pero con otras personas. Aún me sigue pareciendo increíble, pero no me extraña para nada...”. La concejala también ofrece el nombre de este local, igualmente en el centro de la ciudad.

José Antonio Díaz Roda, presidente de la Unión de Consumidores de Almería (UCA), es una de las personas que ha reprochado al concejal su incomprensible actitud: “Como bien sabes –ha recordado a Rafael Burgos- la normativa prohíbe el derecho de admisión, salvo que el aforo esté completo y en casos muy excepcionales, que conociendo a Ramón no creo que fuera este caso; en lugar de darte la vuelta deberías haber solicitado la presencia policial para que hubiesen abierto diligencias. Las multas son bastante elevadas sobre todo si se logra demostrar que la denegación es por razón de la raza, ya que se incumple un derecho constitucional. En caso contrario lo seguirán haciendo”. Al reclamo de Díaz Roda el concejal le ha respondido con la dejadez habitual: “José Antonio, tienes razón, pero la Feria es corta, y no voy a perder la oportunidad de pasar un rato agradable con una persona entrañable, es el único momento que hemos tenido de tomar algo juntos fuera del trabajo del barrio”. Emilio Ruiz.

domingo, 28 de agosto de 2016

El Patio de los Naranjitos

La afiliación a un partido político es un acto voluntario. De hecho, la mayoría de los españoles no militan en ninguno. Pero si se toma la decisión de hacerlo, lo menos que uno se puede exigir es hacerlo con lealtad. Esa lealtad tiene varias vertientes: a la organización, a sus estatutos y resoluciones y hacia los compañeros que desempeñan cargos orgánicos o institucionales. Los estatutos de los partidos suelen castigar a los militantes que quieren ir “por libre”. El espacio de discrepancia lo dejan reservado para el debate interno. Fuera de ese lugar, la discrepancia pública se considera un acto de deslealtad y, por ello, sancionable. En los años noventa se hizo célebre una frase de Alfonso Guerra que él nunca ha reconocido como propia: “Quien se mueva no sale en la foto”. La verdad es que, tras Guerra, la disciplina en el PSOE es una quimera. El PP es, hoy, el partido “más disciplinado” de España, quién lo iba a decir.

Ciudadanos almerienses

Los partidos emergentes conceden menos valor que los tradicionales a eso que se llama “disciplina de partido”. En el caso de Ciudadanos de Almería el ejercicio de lealtad entre compañeros saltó por los aires hace tiempo. Esta semana lo hemos vuelto a ver a raíz del debate sobre el estado de la Alcazaba y las obras del Mesón Gitano. La visita a Almería de la consejera Rosa Aguilar ha merecido una despiadada reacción del portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Almería, Miguel Cazorla: “Su visita es una auténtica aberración. De nuevo la consejera ha venido a ‘quedarse’ con los almerienses, vendiéndoles humo y postureo. Ya está bien de que nos tome por tontos. Ya estamos cansados de su dejadez e inoperancia. Le pedimos a Rosa Aguilar que deje de despreciar el patrimonio histórico de los almerienses y de hacer política basura”. ¿Era necesaria tanta virulencia o es justamente lo que se critica: postureo?

Algo de Miguel Cazorla no debe haber gustado a quien fue candidato al Senado José Luis Túnez Cano, que se le ha tirado al cuello: “No sé a quién ha preguntado nuestro portavoz municipal para afirmar que Ciudadanos en Almería cree que es muy bonito todo; que yo sepa no ha habido ningún debate interno ni pregunta al respecto”. Túnez ha sobrepasado la raya de la crítica política de esta forma: “Te recuerdo que sólo eres portavoz del grupo municipal, ya no eres el "Padrone" que se inventa votaciones democráticas sin urnas… Tu patológico histrionismo te impide ver las cosas como son, tú eres concejal porque adelantaste tu elección seis meses, incluso antes de las andaluzas, cuando sólo éramos cuatro gatos y procuraste que no se presentara nadie más con trampas”. Jo.

A partir de aquí, una parte de la militancia de Ciudadanos en Almería se ha constituido en gallinero. Túnez ha llegado a ‘recordar’ al ‘ciudadano’ Hugo Sánchez Camacho que Cazorla es “tu amo”. "¿Amo? –se pregunta el aludido-, eso creo que lo tienen los animales y alguna que otra persona. Ya has quedado retratado”. Pepe Artés ha intentado poner un poco de orden: "Vaya patio de vecinos, esto es de vergüenza, ¡un poquito de por favor!". La sucursal almeriense de ‘El Patio de los Naranjitos’ está que arde. Emilio Ruiz.

Los socialistas almerienses ante la investidura de Rajoy: "No y no"

El martes comienza el debate de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. El candidato cuenta con 170 votos –los de su grupo, Ciudadanos y Coalición Canaria-, por lo que en la primera ronda le faltarían seis para la mayoría absoluta, y 11 abstenciones para la mayoría simple en la segunda votación. Hasta hoy ningún otro partido está por la labor de investir a Rajoy. Dentro del PSOE hay dos posturas: la oficial, acordada por el Comité Federal, que se inclina por el ‘no y no’, y la de un considerable número de militantes que cree que el PSOE debe de facilitar, por el medio que sea, el acceso de Rajoy a la presidencia del Gobierno.

¿Cuál es la postura de los militantes socialistas almerienses al respecto? Obviamente, cada afiliado es dueño de su propia opinión. Hemos seleccionado, de forma arbitraria, a un grupo de cualificados socialistas almerienses y les hemos formulado estas dos preguntas:

1.- ¿Cuál cree que debe ser la postura del PSOE en el debate de investidura y en los días posteriores si Rajoy no la supera?

2.- ¿Al margen de su postura personal, qué cree que sucederá al final de este proceso?

Juan Carlos Pérez Navas, Francisco Giménez Felices, Deborah Serón Sánchez, Javier Menezo Ruiz y Juan Fernando Ortega Paniagua

Juan Carlos Pérez Navas / Senador y secretario de Organización del PSOE de Almería
1. Votar no en todo caso. Defendemos lo contrario al PP. Si han podido pactar con PNV y CiU la mesa del Congreso, que lo hagan para la investidura.
2. Rajoy no está haciendo nada para ceder y pactar. Su obsesión es debilitar al PSOE. Si su interés fuera el país, en ese momento habría investidura. Espero que no se repitan las elecciones. Como en otras ocasiones, se puede gobernar e investir desde una mayoría no absoluta.

Francisco Giménez Felices / Secretario de Economía del PSOE de Almería
1. La postura debe ser no. Va contra mis principios facilitar un Gobierno de Rajoy.
2. Es muy fácil, estaremos en la oposición y trabajaremos para contar desde ahí con un mayor respaldo social.

Deborah Serón Sánchez / Exconcejal del Ayuntamiento de Almería
1. El PSOE, por coherencia y sentido común, no puede apoyar ni mantener las políticas de esta última legislatura y eso se traduce en votar no a los presupuestos. Si el PSOE hiciese de muleta del PP dejaría de ser la alternativa. Si Rajoy no se esfuerza más y consigue los apoyos de la derecha, aunque la presión mediática consiga que el PSOE se abstenga, habrá elecciones en menos de un año.
2. Creo que  habrá elecciones porque el PP piensa que le beneficia seguir echando la pelota al tejado del PSOE.

Javier Menezo Ruiz / Candidato a concejal en el Ayuntamiento de Almería
1. Creo que el PSOE debe negociar la abstención de 10-11 diputados.
2. Rajoy pierde estas dos votaciones y espera a que pase el 25-S. En el PSOE aún no ha tomado posesión Cipria Ciscar, luego hay un diputado menos. Pasado el 25-S, el PP entrega Euskadi al PNV y éste vota a Rajoy.

Juan Fernando Ortega Paniagua / Exportavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Roquetas
1. La postura debe de ser el voto negativo, por coherencia con el discurso socialista.
2. Si tenemos en cuenta que Rajoy dice que se presenta a la investidura si tiene votos suficientes para conseguirla, es posible que los tenga. En caso contrario, es difícil que pueda haber alternativa y, por lo tanto, se producirán nuevas elecciones.

Francisca Pérez Laborda, Nani López Peregrín, Joaquín Navarro Imberlón, Antonio Ruano Tapia y Tomás Elorrieta Jove

Francisca Pérez Laborda / Secretaria General del PSOE de Macael
1. El PSOE debe votar no a la investidura. No podemos pactar con la derecha.
2. Creo que los partidos de derechas se van a poner de acuerdo, pero va a ser una legislatura corta y difícil.

Nani López Peregrín / Profesora y activista social
1. La postura del PSOE debe ser la de votar no. Un partido acusado de corrupción no puede hacerse con el poder.
2. Creo que Rajoy no va a ser presidente del Gobierno.

Joaquín Navarro Imberlón / Exalcalde de Adra
1. Votar no. Preguntar a Ciudadanos si estaría dispuesto a abstenerse si Pedro Sánchez consigue el voto de Podemos para la investidura y si le dice C's que no, pues a unas terceras elecciones.
2. Creo que habrá terceras elecciones y los ciudadanos tendremos que asumir nuestra responsabilidad por lo que votamos y si lo que quieren es que gobierne Rajoy con apoyo de C,s, pues que los voten para que sumen mayoría absoluta.

Antonio Ruano Tapia / Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Gérgal
1. El PSOE debe cumplir la palabra y votar no. No puede culparse al PSOE de unas terceras elecciones; por un lado, porque el PP ya votó no a la investidura de Pedro Sánchez y fue el responsable con Podemos de unas nuevas elecciones, y por otro, porque hay hasta otros 30 escaños que no son socialistas donde poder negociar para que seis de ellos voten a favor de Rajoy.
2. Creo que Rajoy no va a intentar sacar los 6 escaños que le faltan en ERC, PNV y Grupo Mixto porque desea que haya terceras elecciones porque cree que podrá incrementar sus escaños, algo que dudo.

Tomás Elorrieta Jove / Secretario General del PSOE de El Ejido
1. No es no. Todos los votantes del PSOE quieren que nuestro voto sirva para impedir otro gobierno de Rajoy.
2. Rajoy fallará en su investidura.

Miguel Fernández Gómez, José Nicolás Ayala Amate, Ana Cano Díaz, Noemí Cruz Martínez y José Antonio Amate Rodríguez

Miguel Fernández Gómez / Exdiputado provincial
1. Debemos votar que no por coherencia.
2. Tendremos nuevas elecciones porque el pacto con Podemos no lo veo.

José Nicolás Ayala Amate / Alcalde de Terque
1. Mantener el no. Es necesario ser coherentes. Creo que aunque el PP no se merece seguir en el Gobierno va a conseguir gobernar y no habrá terceras elecciones. Esta espera y tomadura de pelo de Rajoy está muy estudiada.
2. Al final obtendremos un Gobierno débil al que le va a costar mucho cumplir con el pacto de C's y que terminará con elecciones anticipadas.

Ana Cano Díaz / Exdiputada
1. La postura del PSOE debe ser votar no. No podemos facilitar que nos gobierne un presidente del partido con más corrupción.
2. Creo que PP y C’s van a llegar a unos acuerdos que tenían ya pactados y que hay muchas posibilidades de conseguir la investidura de Rajoy.

Noemí Cruz Martínez / Diputada en el Parlamento de Andalucía
1. Está claro que debe votar no. Nunca el PSOE obtuvo un sí del PP en un Gobierno en minoría ni lo puso nada fácil. Representamos ideas contrapuestas, no podemos darle el apoyo a quien tanto sufrimiento ha causado en la gente.
2. Si vamos a terceras elecciones es porque el PP las busca; si las quisiera evitar, las evitaría igual que ha hecho en la mesa del Congreso. Dependerá de cuánto crea el PP que va a subir en unas terceras. No han hecho nada para acercar a nadie.

José Antonio Amate Rodríguez / Exsecretario General del PSOE de Almería
1. El PSOE debe votar no en la primera, segunda o tercera votación, si las hubiera. Después de cuatro años votando contra las políticas antisociales del PP, después del daño que han hecho a la clase media y trabajadora, después de las innumerables denuncias de corrupción del PP, el Partido Socialista tiene la obligación ética y moral de votar en contra.
2. Creo que es muy probable que se tengan que repetir las elecciones en la fecha que ha elegido la cúpula del PP en connivencia con la presidenta del Congreso. Puede depender también del resultado de las elecciones vascas.

Ángela Montoya Garzón, Manuel Zamora Fernández, Jesús Miranda Hita, Luis Caparrós Mirón y Águeda Cayuela Fernández

Ángela Montoya Garzón / Exdiputada provincial
1. El PSOE no puede dar el Gobierno a los que han quitado derechos a quienes más lo necesitan. Me resulta indecente fijar unas elecciones para el día de Navidad cuando habrá miles de personas que no tendrán que llevarse a la boca ese día debido al resultado de la política antisocial que se ha llevado a cabo, y encima, con una inmadurez absoluta y mala fe, intentar culpabilizar al PSOE de ello.
2. Creo que al final el PP tendrá que negociar con todos los partidos. En el caso del PSOE, los intereses sociales y prioridades son antagónicos a los del PP, que será el único responsable de tener que ir a unas elecciones.

Manuel Zamora Fernández / Secretario General del PSOE de Mojácar
1. Debe votar que no. Para el PSOE permitir un gobierno del PP es mancharse las manos de corrupción, de recortes y de desigualdad. Que se manchen las manos otros.
2. Creo que Rajoy conseguirá in extremis los diputados que le faltan entre fuerzas nacionalistas.

Jesús Miranda Hita / Subsecretario del Ministerio de Fomento 2009-2011
1. Todo el mundo, incluido el PP, debe entender que el PSOE no puede ser el aliado de ese partido, ni puede tampoco ser un aliado transitorio o táctico para darle el Gobierno en las circunstancias actuales.
2. Si el PP se mantiene en las políticas antisociales y en el autoritarismo del que ha hecho ostentación durante la legislatura que acabó en 2015, habrá terceras elecciones.

Luis Caparrós Mirón / Secretario General del PSOE de Purchena
1. El PSOE debe decir no y no. Que busque los votos en los nacionalistas de derechas.
2. Creo que gobernará el PP con el voto favorable de Ciudadanos y la abstención del PNV.

Agueda Cayuela Fernández / Exalcaldesa de Uleila del Campo
1. No.
2. Le darán los votos necesarios para que Rajoy sea presidente.

Luis García Collado, Francisco Jesús Díaz Casimiro y Matías García Fernández

Luis García Collado / Exalcalde de Huércal-Overa
1. Nuestro voto tiene que ser ‘no’ de la misma forma que ellos votaron ‘no’ al PSOE. Si Rajoy dice que España necesita un Gobierno ya, ese Gobierno podría estar desde febrero si ellos hubieran hecho lo que ahora piden. Si Rajoy no consigue la investidura yo pido un pacto de izquierdas para que volvamos a tener un Gobierno que mire por la igualdad.
2. Creo que tendremos nuevas elecciones ya que Podemos nunca votará un Gobierno del PSOE. Y no pasa nada. Los ciudadanos tenemos que saber qué y cómo votamos. Hay que ser consecuentes con el voto y no desperdiciarlo en partidos que nada han demostrado y poco tienen que demostrar.

Francisco Jesús Díaz Casimiro / Exalcalde de Huércal de Almería
1. Creo que el PSOE debe votar no, por coherencia política y porque es la alternativa al PP. Además, lo que quieren el PP y Rajoy no es solo la investidura, sino que luego se siga apoyando la gobernabilidad. De esa forma desactivan la alternativa real y le deja la oposición a Podemos, que son más fáciles de combatir y no son un peligro electoral para ellos.
2. Es difícil saber qué va a pasar, pero, si Rajoy quiere, puede conseguir los votos suficientes para su investidura, como ya hizo cuando los necesitó para la elección de la presidenta del Congreso. Ahora debe negociar, hacer concesiones y presentar propuestas como lo hicieron antes González, Aznar o Zapatero. De lo contrario elecciones. A los demócratas no nos da miedo votar, lo que nos debe dar miedo es no poder votar.

Matías García Fernández / Secretario General del PSOE de Albox
1. Creo que el Partido Socialista debe votar no en la primera votación, porque ha presentado un programa alternativo a las políticas de austeridad del Partido Popular que han causado mucho sufrimiento a los más vulnerables de la sociedad y debe de ser coherente con el discurso mantenido.
2. Al final de este proceso se constituirá Gobierno, porque no debe haber unas terceras elecciones. Emilio Ruiz.

viernes, 26 de agosto de 2016

El nuevo Impuesto de Sucesiones en Andalucía

La Diputación Permanente del Parlamento de Andalucía ha convalidado el decreto de modificación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones aprobado por el Consejo de Gobierno el 26 de julio tras el acuerdo suscrito por el Partido Socialista y Ciudadanos. La modificación tiene vigencia desde el 1 de agosto. El PP finalmente ha votado a favor, si bien sigue considerando la reforma como insuficiente, mientras que Podemos e IULV-CA han votado en contra porque consideran que nunca se debería haber adoptado esta modificación.

Campaña del Partido Popular

El Impuesto de Sucesiones y Donaciones centra el debate de la fiscalidad de Andalucía desde hace unos cuantos años. El Partido Popular ha desplegado una amplia campaña de recogida de firmas para pedir su derogación total o una bonificación tan elevada equivalente a su práctica supresión. Las tesis de Ciudadanos han estado muy próximas a las del Partido Popular. La modificación del impuesto ha sido una de las condiciones exigidas por el partido de Albert Rivera para facilitar el acceso de Susana Díaz a la presidencia de la Junta de Andalucía. ¿Cuáles son los cambios sustanciales de esta reforma? El acuerdo PSOE-C’s establece que se aplicará en dos fases. Ésta ya está en vigor. La segunda irá en los Presupuestos de 2017. Y hasta entonces ya veremos.

La reforma convalidada ahora afecta solo a dos aspectos de la fiscalidad: la herencia de la vivienda habitual y la herencia de explotaciones agrarias. La herencia de la vivienda habitual por descendientes directos que hubieran convivido con el causante durante los dos años anteriores al fallecimiento tiene una desgravación del 100 % para inmuebles de hasta 123.000 euros y del 95% para aquellos con un valor real de más de 242.000 euros. Entre un valor y otro hay cuatro escalas. Los herederos pueden vender el inmueble pasados tres años. Antes eran diez. El otro aspecto de la reforma tiene una fuerte incidencia en Almería. En las herencias y donaciones de explotaciones agrarias se estable una reducción del 99 %. Los adquirentes tendrán que mantener en su patrimonio la explotación agraria durante cinco años.

¿Satisface esta modificación las demandas que se habían planteado? Ciertamente, no. Siempre se puede decir que mejor es esto que nada, y es cierto, pero el Impuesto de Sucesiones y Donaciones debe ser tratado con algo más que pequeños retoques. Lo primero que hay que hacer es resolver el problema de la uniformidad estatal. Mientras en Madrid y otras comunidades autónomas se puede decir que este impuesto es inexistente, en otros lugares, como Andalucía, es enormemente gravoso. La diversidad impositiva facilita el ‘exilio fiscal’ hacia Madrid de ciudadanos procedentes de otras regiones. Hay algo más sangrante que pagar altos impuestos: ver cómo unos españoles pagan poco y otros españoles, en igual situación, pagan mucho. Es lo que está ocurriendo en la actualidad con el Impuesto sobre Secesiones y Donaciones en el Estado español. Emilio Ruiz.

domingo, 21 de agosto de 2016

La joya de la corona

El Consejo Económico y Social (CES) –que es un órgano consultivo del Gobierno para la toma de decisiones que afectan a los distintos sectores que conforman la sociedad española- acaba de sacar a la luz su Memoria sobre la situación socieconómica y laboral de España en 2015. En la misma se dice que el País Vasco se sitúa a la cabeza de España en gasto sanitario por habitante, mientras Andalucía ocupa el último lugar. A la vez que la comunidad autónoma presidida por Íñigo Urkullu gasta 1.584 euros por habitante, la presidida por Susana Díaz gasta 1.007 euros. El gasto medio en España es de 1.232 euros por habitante. Cataluña gasta 1.127 euros y Madrid, 1.132.

Andalucia gasta en Salud 1.007 euros al año por habitante

El Partido Popular no cree que el reducido gasto sanitario en Andalucía se deba a la eficiencia en la gestión, como dice el Partido Socialista. Carmen Crespo, la portavoz de los ‘populares’ en el Parlamento de Andalucía, considera que los problemas derivados de las ‘cicateras’ inversiones en sanidad son numerosos. Uno de ellos es el de las prolongadas listas de espera, y, para solucionarlo, ha pedido la creación de un grupo de trabajo parlamentario para que estudie y aclare lo que considera un maquillaje de las listas. “Todo indica –piensa la exalcaldesa de Adra- que la Junta está cogiendo atajos para no cumplir con el Decreto de Garantías de Tiempos de Espera”.

La Junta de Andalucía considera que el gasto sanitario por habitante/año de ‘tan solo’ 1.007 euros no hay que valorarlo como un dato negativo, sino precisamente lo contrario. Es tan eficiente la gestión, dicen en la Junta, que, con el menor coste, Andalucía es la región española con la cartera de servicios sanitarios más amplia y la más garantista en derechos. Además, añaden, en 2015 y en 2016 el crecimiento del presupuesto por habitante en sanidad es superior a la media nacional. Este año, un 4,8 % más que el año pasado.

Sería temerario por mi parte establecer pautas comparativas sobre la calidad de los servicios sanitarios que se ofrecen entre las distintas comunidades autónomas. O entre una determinada comunidad autónoma y la nuestra. Tampoco sería acertado concluir que un mayor gasto sanitario lleva aparejada inequívocamente una mayor eficacia. El tema es más complejo. Sí puedo afirmar, y lo hago desde la perspectiva de un usuario de la sanidad pública, que ya nos gustaría a los andaluces tener en todos los ámbitos de nuestra vida asistencial los mismos problemas que tenemos con la atención sanitaria. Otro gallo nos cantaría. Cualquier servicio público siempre es mejorable. El sanitario, también. Pero no creo que la sanidad forme parte de la lista de preocupaciones de los ciudadanos andaluces. Es justo lo contrario.

Los andaluces somos conscientes –y, si no lo somos, tenemos que serlo- de que nuestra realidad socieconómica es la que es. Cada país, cada comunidad autónoma, cada entidad territorial en definitiva, tiene que distribuir sus recursos según  las necesidades de su gente. Susana Díaz dice con frecuencia que la sanidad es su ‘joya de la corona’. Sea joya o no, nadie puede negar el esfuerzo andaluz por mantener una sanidad digna. Según el CES, en 2014 el gasto sanitario en Andalucía alcanzaba el 6,3 % de nuestro PIB. La media española por comunidad autónoma era el 5,5 %. En el País Vasco, el 5,4 %. Y en Cataluña y en Madrid, del 4,7 % y 3,8 %, respectivamente. Emilio Ruiz.

miércoles, 17 de agosto de 2016

El rédito del paso de Ramón Gaya por Almería con las Misiones Pedagógicas: un cuadro y una novia

El corto espacio de tiempo que el escritor y pintor Ramón Gaya (Murcia, 1910-Valencia, 2005) pasó en la provincia de Almería con las Misiones Pedagógicas fue suficiente para conseguir dos de las cosas más queridas por él: su novia, que después sería su mujer y madre de su única hija, Fe, y su obra pictórica Luis Cernuda en la playa de Almería.

Con 17 años Ramón se marcha a Madrid, becado por el Ayuntamiento de Murcia. Allí se convierte en visitante asiduo del Museo del Prado y conoce a Juan Ramón Jiménez y a casi toda la Generación del 27. Muy joven aún se va a París. Expone en la galería Aux Quatre Chemins y visita a Picasso y traba amistad con Bores. Decepcionado con el carácter mercantilista de la pintura, y a pesar de la enorme vitalidad cultural parisina, regresa a España. La República le sorprende en Barcelona. El 1932 empieza a colaborar con las Misiones Pedagógicas.

Ramón Gaya, en una sesión de las Misiones Pedagógicas

El Patronato de Misiones Pedagógicas lo crea el Gobierno de la República en mayo de 1931 con el ánimo de salvar el abismo cultural existente entre el campo y la ciudad. En la provincia de Almería, entre 1933 y 1935, se organizan tres Misiones: la Misión de Poniente, que se desarrolla en Vícar, Felix, Enix y Marchal de Enix; la Misión Normalista, la más humilde, sin personal de fuera, que se extiende por Alhabia, Terque, Bentarique, Santa Cruz, Alsodux, Alboloduy y Alcudia de Montagud, y la Misión del Museo del Pueblo, sin duda la más importante de las tres.

La Misión Museo del Pueblo o Museo Circulante se adentra en la provincia de Almería, procedente de la de Granada, en el año 1934. Va a permanecer en nuestra provincia del 11 de febrero al 16 de abril. Visita Vélez-Rubio, Huércal-Overa, Albox, Purchena, Vera, Cuevas del Almanzora, Garrucha y Níjar. Los misioneros llegan “en un viejo cacharro con motor, cargados de maletines, cajas, trípodes y bolsas de viaje”, según la prensa de la época. De sus actividades se encargan Ramón Gaya, Antonio Sánchez Barbudo (escritor, poeta y periodista), Rafael Dieste (escritor), María Zambrano y Luis Cernuda.

En la Memoria de las Misiones, el paso de la Misión Museo del Pueblo por Cuevas del Almanzora (del 18 al 23 de marzo) es considerado como “muy brillante”, pero “de poco interés para los fines misioneros”. ¿Por qué esta aparente contradicción? Nos lo explican ellos mismos: “Contra lo que suele suceder, aquí abundan las señoras, profesores de Instituto, maestros y estudiantes de bachillerato”, pero no el público más popular, objetivo último de las Misiones.

Fe Sanz, en 1936,
fotografiada Por Gaya
El Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Cuevas del Almanzora se crea en 1931 y se instala en la casa de don Torcuato Soler. En abril de 1932 toman posesión los primeros catedráticos y un año después se incorpora al claustro de profesores la licenciada en Lengua y Literatura Fe Sanz Molpeceres (Madrid, 1908-Figueras, 1939). La joven profesora había sido compañera de Universidad de María Zambrano y participó en la reunión de junio de 1928 entre jóvenes y mayores, en el merendero madrileño La Bombilla, para fundar la Liga de Educación Social. En esa reunión también participó Nicolás Salmerón y García -hijo del expresidente de la República, el alhameño Nicolás Salmerón y Alonso-,  que sería diputado por Almería.

El encuentro de Fe y Ramón en Cuevas del Almanzora se convierte en un auténtico flechazo. Ella tiene 26 años y él, 24. María Zambrano, amiga de ambos, facilita la relación. Los jóvenes quedan en verse en Madrid. Hasta ese nuevo encuentro Ramón vive un ataque de pasión. Lo cuenta su compañero de Misión Antonio Sánchez Barbudo: “Empecé a observar que Ramón caía en un estado casi permanente de abulia, de silencio y melancolía; en ese estado de postración que yo llamaba ‘de brazos caídos’. No tardé mucho en descubrir… que la causa de todo era Fe, la ausencia de Fe: Gaya estaba enamorado”. Años después Gaya comentaría el encuentro de Cuevas: “Me pareció que era una persona que yo conocía de siempre y que no tenía secretos para mí, y en la que yo podía confiar de una manera absoluta”.

El 24 de junio de 1936 Ramón Gaya y Fe Sanz se casan en Madrid. Poco después estalla la guerra. Tras los bombardeos, Gaya pierde casi todas sus pinturas. El matrimonio se traslada a Valencia, donde es acogido por el poeta Juan Gil-Albert. Casi al final de la guerra, durante un bombardeo de la aviación fascista, a la espera de la evacuación en la estación de Figueras, camino de Francia para reunirse con su marido, Fe, que llevaba en brazos a su hija, es gravemente herida. Finalmente muere el 3 de febrero de 1939. Alicia, su hija, es rescatada de los brazos de su madre agonizante por Carmen Muñoz, esposa de Rafael Dieste, que la pone a salvo en suelo francés. Ramón Gaya, sin conocer la terrible noticia, cruza los Pirineos con el ejército republicano. Espera un reencuentro familiar que nunca se producirá.

Fe, con Ramón, en 1936 (Foto gentileza Museo Ramón Gaya)

En Garrucha la Misión Museo del Pueblo permanece del 25 al 28 de marzo. Es durante este último día cuando Luis Cernuda manda al impresor Bernabé Fernández-Canivell la carta que Manuel León nos recuerda en su trabajo El viaje de Luis Cernuda a Garrucha. “En Garrucha, pueblo de pescadores –escriben los misioneros-, se instaló el Museo en la Caseta de Náufragos, casi sobre el mar. Tuvimos mucho público, y del más interesante. Sabido es que la gente de mar, aunque sean del norte unos y del sur otros, parecen unidos en una sola gran patria. Por eso aquí, en este pueblo de Almería, hemos vuelto a encontrar aquel fervor niño, aquella familiaridad respetuosa, aquellos ojos de afán incendiado por oírnos que vimos en los pueblos costeros de Galicia. El campesino es más hermético y receloso; pero el marinero, aun ese que sale a pescar las tardes en una barca pobre, tiene una mirada grande para todo, y cuando se encuentra torpe no adopta el resentimiento, sino la ambición más limpia. Una de esas tardes precisamente, que paseábamos por la playa, nos abordaron unos pescadores jóvenes para consultar dudas creadas por nuestras palabras. Hablamos de muy distintas cosas, y en la manera respetuosa y nada disparatada que tenían para aludir a temas políticos, comprendimos que entre el zapatero o el portero de una gran ciudad y estos hombres descalzos existe un abismo de finura, de elegancia auténtica, de pureza (en favor de los descalzos, naturalmente), que no es fácil suponer desde lejos”.

"Luis Cernuda en la playa de Almería", de Ramón Gaya (1934)

Ramón Gaya y Luis Cernuda se conocen desde antes de la Misión Museo. “Conocí a Cernuda –cuenta Gaya- en un jardín. Paseaba, marchaba solo, pero iba con ese aire del que lleva a su lado unos galgos decorativos. Comprendí ya entonces que una sombra le acompañaba a todas partes, un perro inseparable y misterioso, su vida misma quizá, el boceto de una vida no vivida. Conocí a Cernuda en un jardín, pero en realidad él siempre parece estar en un jardín. En la calle o en el salón no se le comprende. Tampoco en el campo; un jardín o una playa es su fondo verdadero”.

Es entonces, durante el asueto de las Misiones Pedagógicas, cuando Ramón Gaya inmortaliza la estancia de Luis Cernuda en Garrucha con su obra Luis Cernuda en la playa de Almería. La acuarela es su técnica preferida en esos años. El cuadro tiene unas dimensiones de 22 x 30 centímetros y en él se ve a Cernuda recostado sobre la arena blanca de la playa de Garrucha. “Cuando se abría hace unos meses la más que interesante exposición dedicada a Cernuda en la Residencia de Estudiantes, me llamó la atención un gouache de Ramón Gaya que lo retrata frente al horizonte en una playa almeriense. Me pareció que, de todos los retratos y fotografías suyas recogidos a distintas edades de su vida, en los diferentes lugares donde estuvo en España y en el exilio, el que quizá mejor puede representarle sea el cuadro de Gaya”, recuerda el expresidente del Gobierno José María Aznar tras su visita a esa exposición.


No es el único cuadro de Ramón Gaya con motivos almerienses

El cuadro Luis Cernuda en la playa de Almería no es el único que Ramón Gaya pinta con motivos almerienses. En el año 1937 el pintor participa en el Congreso Internacional para la Cultura, organizado por la Alianza de Escritores Antifascistas. En el concurso de pintura presenta dos cuadros. Uno es Espanto. Bombardeo de Almería (1937), que obtiene el primer premio de pintura en los Concursos Nacionales. El otro es Palabras a los muertos. Retrato de Juan Gil-Albert. Estos mismos cuadros son expuestos en el pabellón de la República Española de la Exposición de París de 1937.

"Espanto. Bombardeo de Almería", de Ramón Gaya (1937)

Espanto. Bombardeo de Almería es un óleo sobre lienzo (80 x 85) de tonos sombríos y casi premonitorio de lo que le sucedería al propio Gaya. Muestra la tragedia española en las figuras de cuatro mujeres, víctimas civiles de un ataque aéreo. Una de ellas parece pedir ayuda, aterrorizada, mientras otras dos intentan socorrer a otra mujer abatida entre los escombros. Los dos cuadros con motivos almerienses se encuentran en el Museo Ramón Gaya, de Murcia. Emilio Ruiz.


Publicación de este artículo en la edición de papel de 'La Voz de Almería'

domingo, 14 de agosto de 2016

Carmen Martín

La televisión nos muestra los Juegos Olímpicos como un espectáculo multicolor, exótico, glamoroso, casi superficial y nunca desprovisto de un exacerbado patrioterismo. Pocas veces se destacan las horas de sacrificio, los esfuerzos personales, las renuncias y los llantos que se ocultan tras las estilizadas figuras de los atletas. En el caso de las mujeres, que son el 45 por ciento de los olímpicos, la situación es casi bochornosa. La Universidad de Cambridge ha analizado 160 millones de palabras de diarios, blogs y redes sociales relacionadas con las Olimpiadas. La conclusión es alarmante: los medios de comunicación tratan de forma distinta la información según si el protagonista es un hombre o una mujer. Para empezar, en la información deportiva los atletas reciben el triple de espacio o tiempo que las atletas. En el caso de ellas, los adjetivos más empleados son edad, embarazada o soltera. En el de ellos, rápido, fuerte o fantástico.

Carmen Martín, en Río

Son frecuentes los cánticos al machismo de los titulares periodísticos de los Juegos de Río. “El trío de las gorditas roza el milagro olímpico”, titula QS Quotidiano Sportivo. “Allison Stokke, la atleta que te enganchará al salto de pértiga”, dice Marca Buzz. “La mujer de un línea de los Bears ha ganado hoy una medalla de bronce en las Olimpiadas de Río”, ha titulado Chicago Tribune. La nadadora húngara Katinka Hosszu ha logrado nada menos que el récord mundial en 400 metros. ¿Gracias a quién? ¿A su esfuerzo? No. Según el comentarista de la NBC Dan Hicks ha sido “gracias a su marido, él es el tipo responsable de este triunfo. Has de fijarte en cómo ha cambiado su motivación desde que él la entrena”. El periodista ignora que Hosszu fue campeona de Europa en 2010, cuando ni siquiera conocía a su marido.

A pesar de que España es uno de los países más avanzados del mundo a la hora de legislar sobre la igualdad de género, nos cuesta trabajo perder el tono machista. El ejemplo más lamentable nos lo ha ofrecido el diario El Mundo: “Buenorras internacionales en los Juegos Olímpicos de Río” ha sido el titular elegido para uno de sus artículos. Desde la Asociación para Mujeres en el Deporte Profesional (AMDP) han mostrado su enfado escribiendo una carta abierta al diario en la que, bajo el título “No son buenorras, son deportistas”, pedían una “disculpa pública por el tratamiento discriminatorio, machista, sexista de dicho artículo”. El periódico cambió el titular por el de “La lista de las atletas olímpicamente atractivas”.

No hay una sola atleta olímpica –tampoco un solo atleta olímpico- a la que se le pueda desposeer de los valores de sacrificio, lucha y superación. Por la parte que nos toca, esos valores se encarnan perfectamente en nuestra paisana Carmen Martín. La roquetera ha llegado a la cúspide del balonmano mundial por méritos propios. Nunca nadie le ha regalado nada. Su éxito es el fruto de un enorme sacrificio personal. Sus lágrimas, sus lesiones, sus momentos de rabia, sus frustraciones… siempre han sido insuficientes para destruir su ánimo de superación. No está donde está nuestra campeona de Europa por suerte o casualidad. Han sido muchas las renuncias que ha tenido que hacer. Y las lágrimas que se ha tenido que secar. Emilio Ruiz.

domingo, 7 de agosto de 2016

Las cartas de Montoro

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, no quiere que se le dispare el déficit público, que tantos disgustos está proporcionando a Bruselas. Y, para evitarlo, se ha puesto el traje de faena. El plan de actuación elaborado por su departamento contempla en primer lugar el envío de misivas a las Administraciones incumplidoras. El primer grupo de destinatarios lo conforman ocho comunidades autónomas, a las que les exige… ¡más recortes!

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas

El vicepresidente de la Generalitat catalana y responsable de Económico, Oriol Junqueras, es quien ha recibido la carta más severa. Montoro está preocupado por la evolución del gasto de personal y del gasto sanitario. Pero Cataluña no es la única que preocupa al jiennense. El pasado 3 de agosto, la consejera andaluza de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, ha sido advertida de que, si las cosas se dejan como van, Andalucía también incumplirá la regla de gasto y de deuda. Así que toca apretarse el cinturón, le dice Montoro a Montero.

Pero no son las cartas a las comunidades autónomas las que más preocupación han causado. Las que han ocasionado que algunos responsables públicos pongan el grito en el cielo tienen como destinatarios a las corporaciones locales. El Ministerio está enviando cartas a los Ayuntamientos y Diputaciones que cuentan con empresas públicas deficitarias para que procedan al cierre inmediato de las mismas. Les recuerda que la ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local contempla la disolución automática de las entidades públicas deficitarias.

En su escrito, Montoro ‘acojona’ –permítaseme la expresión- a los alcaldes y les recuerda que pueden incurrir en responsabilidad personal si incumplen la Ley de Transparencia y Buen Gobierno, por lo que el Gobierno se reserva la adopción de tomar medidas legales contra el alcalde. El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, ha instado al Gobierno central a que “imponga el sentido común” en su dicharachero ministro, pues hay muchas de estas empresas que prestan servicios públicos básicos, como transportes, abastecimiento y depuración de aguas, tratamiento de residuos, servicios sociales y desarrollo rural, entre otras, y, si cierran de golpe, se arma un extravío.

En la provincia de Almería el caso más preocupante es el de Galasa, la empresa que se encarga del abastecimiento y saneamiento en municipios del Levante y el Almanzora. Hace unos días, el pleno de la Diputación –titular del 53 % de las acciones- aprobó una subida de las tasas. “Para poder equilibrar Galasa, es necesario que estas tasas se aprueben en todos y cada uno de los Ayuntamientos accionistas de la empresa; de lo contrario, la Ley marca que si uno sólo de los Ayuntamientos no lo aprueba, la empresa quedará disuelta”, dice Javier Aureliano García, vicepresidente de la Diputación. “Sólo hay dos opciones: cerrar o subir las tarifas”, añade. Pero los Ayuntamientos del PSOE no están por la labor de apoyar esa ‘actualización’ de precios. “Ustedes crearon Galasa y por el camino que van la cerrarán también ustedes”, sentencia García. ¿Qué pasará finalmente? Pues salud tengamos para verlo. Emilio Ruiz.

sábado, 6 de agosto de 2016

El niño que se hizo adicto a 'La Voz de Almería'

El pasado 28 de julio La Voz de Almería, la Ser y Los 40 tuvieron la gentileza de galardonarme con uno de sus prestigiosos Premios Levante, el de Comunicación y Arte. En el capítulo de agradecimientos recordé el momento en el que me encontré por primera vez con un ejemplar de La Voz de Almería en mis manos. La breve narración parece que gustó al editor del periódico, José Luis Martínez, que me ha pedido un mayor detalle. No me puedo negar y si bien es verdad que soy reacio a hablar en primera persona del singular, procuraré contar la historia volcándola hacia el verdadero protagonista La Voz de Almería. Nada de lo que aquí cuento es fruto de la imaginación. Va dedicado a José Luis Martínez, un todoterreno del periodismo, que, con el paso de los años, lejos de difuminar su cariño por la información, lo acrecienta cada día.

La Voz de Almería dio cumplida cuenta del accidente dos días después, en una crónica muy descriptiva de los hechos

Eran las 8 de la mañana del día 15 de octubre de 1964. Tenía yo 13 años. El autocar de Manuel Caparrós Alarcón, de 38 años, conducido por él mismo, encaró Los Gallardos calle Mayor arriba dispuesto a recoger a los alumnos que llevaría hasta el instituto de Enseñanza Media de su pueblo, Cuevas del Almanzora. En la puerta del bar Crespo subimos Rosita Flores, mi primo Pedrito Ruiz Cabezas y yo. Éramos los primeros. Posteriormente pasaríamos por Turre, Garrucha y Vera para hacer lo propio. No pudimos llegar a Turre. Al iniciar la cuesta de descenso hacia el puente sobre el Río Aguas los frenos fallaron. Manuel intentó aminorar la creciente velocidad con el freno de mano. No pudo ser. El autocar cayó a plomo –en púa, que decimos- al cauce del río. Después de 18 metros de vuelo el vehículo quedó convertido en un montón de chatarra. Ahorro los detalles escabrosos de los momentos posteriores. La plasticidad de la infancia hizo que los tres niños pudiéramos salvar la vida. Tras pasar durante dos meses por el hospital del doctor Eusebio Álvaro Míguez, de la calle San Pedro, de la capital, escayolado hasta la cintura, la cama en el pueblo me acogió durante un año entero. La Voz de Almería dio cuenta del suceso en una detallada crónica el día 17. Fue la primera vez que mi nombre apareció en el periódico.

Un año entero en la cama, y sin televisión, se hacía insoportable. Ni siquiera podía disfrutar de la alegría de Radio Vera, cuya emisión del programa de discos dedicados era una explosión de alegría entre los jóvenes de la comarca. La emisora había cerrado hacía unos años. Mi abuelo Miguel –El tío Miguel Ruiz-, que era un mojaquero muy listo, estaba sucrito a La Voz de Almería. Él decía que solo leía las letras gordas. Yo leería las gordas y las menudas. Cada día me lo llevaba o mandaba. ¡Qué mal lo pasaba el lunes, que no se publicaba! El periódico solo tenía 12 páginas, pero los apretujados textos las convertían en un compendio de todo lo que sucedía. Yo, desde mi ingenuidad infantil, creía a pies juntillas que lo que allí aparecía era simplemente lo que pasaba; que no había realidad más allá de aquella. Me encantaba la pulcritud de la redacción, la elaboración de las frases, la distribución de los párrafos. De su literatura oficialista no entendía nada, lógicamente. Me informaba de todo: de los triunfos del Hispania y el Adra en la 3ª división, de las victorias por KO de José Bisbal, de los nacimientos, casamientos y fallecimientos que en la provincia se producían; de las visitas al Gobernador Civil, de las titulares de licencias de caza que se concedían, de las llamadas a quintos, de las ofertas de los almacenes El Águila y Blanco y Negro, de los programas de la televisión que no teníamos… No, tampoco despreciaba la sección de Anuncios Económicos. Recuerdo hasta el precio: Hasta 10 palabras, 12 pesetas; cada palabra más, 1,20.

Había, sobre todo, una sección del periódico que me encantaba. Era la primera que buscaba. Fue mi primer contacto con lo que es un artículo de opinión. Yo entonces lo consideraba como un artículo crítico. Era cortito, a dos columnas, pero contundente. “Bajo el manzanillo”, era su título. Lo firmaban, recuerdo, unas veces quien decía ser ‘D’ y otras veces quien decía ser ‘Equis’. Con el tiempo indagué sobre tales seudónimos. ‘D’ era Diego Domínguez. ‘Equis’, Manuel Román. A propósito de Manuel Román voy a contar una anécdota. Ocurrió tres años después, cuando tenía 16. Era yo árbitro de fútbol juvenil. Román hizo una ronda de entrevistas entre los que consideraba ‘Jóvenes promesas del arbitraje’. Yo era una. Me quedé en eso, en promesa. El periodista me citó en el periódico, en General Segura, 10. Me había pedido que llevara una foto de tamaño carné. Le llevé una arrancada de un carné de la OJE. La foto se reprodujo con la marca de las grapas. En la Redacción, Román me hizo esperar por lo menos media hora. Cuando apareció lo hizo con prisa. “Bueno, ¿traes la foto?”, me preguntó. “Sí, tome”. Estaba –yo, claro- un poco asustadillo. No era para menos: ¡me iban a entrevistar en La Voz, mi periódico! Le di la foto. Y un par de folios. Se sorprendió. “¿Esto qué es?”. “La entrevista”, balbuceé. Con un par, pienso ahora. La reprodujo tal cual. Palabra de honor. Fue mi primera entrevista en La Voz, una autoentrevista. Román la firmó como Eme-Erre.

El accidente fue espectacular, con la caída del autocar al cauce del río Aguas por el mismo centro del puente

Un año entero leyendo La Voz me hizo adicto. Cuando un año después, ya con trece, reanudé los estudios, esta vez en el Diocesano, en la capital, no pude prescindir del periódico. Por la mañana, camino del colegio lo primero que hacía era comprarlo. Lo compraba en un puesto de churros que había en el cruce de la calle Real con la calle Eduardo Pérez. En el mostrador de aquel puesto solo había tres cosas: una bandeja con los churros, un montón de papel de estraza y un paquete de periódicos La Voz de Almería. En el trayecto hasta la Plaza de la Catedral me daba tiempo a leer los titulares (las letras gordas, que decía mi abuelo). Después, en casa, lo leía completo. No llegué a ver nunca en el Diocesano un periódico que no fuera el mío. No me sorprendía que los profesores me lo pidieran a cada momento. Me fastidiaba, lo reconozco, que los renacuajos del colegio (había niños desde los seis años) estuvieran a cada momento molestándome: “Ruiz –en el Diocesano nos llamábamos por apellido-, ¿qué ponen en el Hesperia?”. A los chiquillos del colegio les gustaba ver las películas en el cine Hesperia. Las butacas y el suelo eran de madera y celebraban a manotazos y pisotones los momentos en los que el muchachillo mataba a los indios.

Retornemos a mi periódico y a mi colegio. Uno de los profesores que con más frecuencia me lo pedía era don Antonio Briones. Era profesor de Política (bueno, Formación del Espíritu Nacional, creo que era su nombre correcto). Lo de este hombre era de escándalo. Era del Frente de Juventudes. En los exámenes me pedía el periódico y jamás levantaba los ojos de sus páginas. Creía entonces y creo ahora que lo hacía adrede para que nos copiáramos. La hora del examen de Briones se convertía en un trasiego de chuletas, apuntes y libros. Y él, en lo suyo, en La Voz. Se decía, no sé si es verdad, que don Antonio puntuaba los exámenes por palmos de texto. Cada palmo, un punto. Había quienes decían que en las respuestas contaban la película del Hesperia. Yo, eso, nunca pude confirmarlo; para qué, si en el examen me ponía, delante, el libro, abierto. Porque Briones siempre seguía en lo suyo, en la lectura de La Voz

En el Diocesano hice el Bachillerato. Cada día mis libros no dejaron de verse rodeados por La Voz. Igual que en Magisterio. De maestro en Barcelona, mi cita al kiosco de la Plaza Cataluña o de Puerta del Ángel para comprarla era diaria. Terminé suscribiéndome. Igual un día no me llegaba ninguno que al siguiente me llegaban tres. Me daba igual. Lo importante era seguir enterado de lo que acontecía en mi tierra. Y de satisfacer mi adicción. Emilio Ruiz.

jueves, 4 de agosto de 2016

Alcalde Torrecillas

Desde ayer tarde Albox tiene nuevo alcalde. En cinco meses, el tercero: Rogelio Luis Mena, Sonia Cerdán y, ahora, Francisco Torrecillas. Las elecciones municipales concedieron nueve concejales al Partido Socialista –mayoría absoluta-, siete al Partido Popular y uno a Ciudadanos Libres y Unidos (Cilus). En condiciones normales sería un escándalo la designación como alcalde del único concejal de esta formación local. Vistos los acontecimientos, la elección de Francisco Torrecillas no solo no es un escándalo, sino que, de todas las opciones posibles, es la decisión más acertada.

El nuevo alcalde, Francisco Torrecillas (CILUS), se vio arropado por todos los concejales socialistas y por los dirigentes provinciales Juan Jiménez (diputado nacional), Adela Segura y Rodrigo Sánchez (diputados autonómicos) (Foto: Juan Sánchez, para La Voz de Almería)

Anoche, además de nuevo alcalde los socialistas estrenaron concejal, Ángel Pardo, que sustituyó a Ana Belén Trinidad (Foto: Juan Sánchez, para La Voz de Almería)

A esta situación se ha llegado tras un cúmulo de disparates que animo a algún escritor aficionado local a que lo recoja en un tratado. Más que nada, para que quede constancia de ejemplos de cómo nunca se deben hacer las cosas en política. Ni en política ni en periodismo. El último capítulo de ese libro recogería episodios emocionantes. Como ese en el que una muy joven concejala ofrece su voto al líder de la oposición, o como ese en el que un periodista local se presta a realizar labores intermediarias o aquel en el que algunos periódicos reciben como una tormenta la noticia de que no va a gobernar quien no ganó las elecciones. La lectura de algunos medios, de papel y digitales, en los últimos días produce algo más que sonrojo.

El problema de Albox es que los socialistas lo han hecho tan rematadamente mal que el mejor pago que merecían era mandarlos a la oposición. No busquen un único culpable de la cadena de despropósitos. Son todos. Y en ese ‘todos’ hay que incluir a todos los integrantes de la candidatura y a la dirección provincial del PSOE. Ésta, por no haber mostrado desde el principio una mayor contundencia.

Ahora bien, la hilera de errores socialista no debía desembocar inevitablemente en un retorcimiento de la voluntad de los albojenses. Los electores de Albox votaron muy mayoritariamente a los candidatos socialistas, y ello tras una gestión anterior que era de su agrado. Suplantar esa voluntad era una operación demasiado arriesgada del Partido Popular y de Juan Pedro Pérez Quiles. Creo que, hoy, ni el PP ni su candidato deben mostrar malestar alguno por terminar el asunto como ha terminado. La otra opción era peor. Porque por encima de situaciones alarmantes –en Albox, de éstas, hay unas cuantas, y por fortuna será los tribunales los que delimiten responsabilidades- está el respeto a la voluntad popular. Es de justicia reconocer que ninguno de los concejales socialistas que en la actualidad forman parte de la Corporación está inmerso en proceso penal alguno.

Desde algunos medios de comunicación se echan las manos a la cabeza al ver cómo es alcalde de Albox quien solo obtuvo en las elecciones 354 votos. Quien piense así desconoce dos cosas. Una, la dificultad que entraña en un candidato independiente obtener un puesto de concejal en un pueblo como Albox, en el que el voto está enormemente polarizado entre los dos grandes partidos. Y otra, y principal, no conoce a Paco Torrecillas. Al nuevo alcalde le van a llover –le están lloviendo ya- los calificativos de quienes no han visto culminadas sus expectativas. Tendrá que cubrirse con una coraza. Ahora bien, eso de ‘ultraderechista’ y ‘franquista’, eso es demasiado.

Momentos antes de su elección el ya nuevo alcalde de Albox ha marcado territorio: “1. Estableceremos tolerancia cero a la corrupción y a las corruptelas, y promoveremos la máxima transparencia en las actuaciones públicas, y 2. Aplicaremos el principio de máxima eficacia en el uso de los fondos públicos, que son propiedad de los ciudadanos fruto de sus impuestos”. Quienes conocen a Paco Torrecillas saben que su proceder no va a ser otro. Y quienes conocen la situación política actual de Albox deben saber que, de entre todas las opciones posibles que había para desencallar la situación, la elegida anoche es sin duda la mejor.

martes, 2 de agosto de 2016

La banca española respira aliviada

En las últimas semanas los bancos españoles han recibido dos buenas noticias. Una viene de Bruselas. El abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Paolo Mengozzi, ha dado la razón al Tribunal Supremo sobre la limitación en el tiempo de la nulidad de las cláusulas suelo en las hipotecas. Si la propuesta se convierte en sentencia definitiva del alto tribunal de Luxemburgo, de lo que parece que hay poca duda, la banca se habrá liberado del pago de entre 5.000 y 7.000 millones de euros a los titulares de préstamos hipotecarios con cláusulas suelo. Una sentencia en sentido contrario dejarían tambaleando a algunas entidades. En el caso de alguna de ellas, como el modesto Liberbank, hubiera supuesto prácticamente su inviabilidad.

Un alivio para la banca española

La otra buena noticia viene de Londres, de la EBA (Autoridad Bancaria Europea). Los seis grandes bancos españoles han aprobados las pruebas de capital. Unos, con mejores notas que otros, como es lógico. El mejor examen ha sido el de Bankia. Piensan algunos ahora que al Gobierno se le fue la mano en 2012 inyectando nada menos que 22.424 millones de euros en la entidad. También han obtenido buena puntuación Santander, BBVA, Sabadell y Caixabank. El último lugar ha sido para Banco Popular, pero el examen se realizó antes de la ampliación de capital de 2.500 millones en junio pasado.

Los tests de estrés de la EBA sólo se han realizado a 51 entidades europeas, algo más de una tercera parte de las 140 que están bajo supervisión. En el caso de España se han quedado fuera las más pequeñas: Kutxabank, Unicaja, Ibercaja, BMN, Liberbank, Cajamar y Abanca. Eso no quiere decir que estas entidades hayan salido del control europeo. En vez de la EBA es el BCE (Banco Central Europeo) el que las analiza, aplicando una metodología similar a la de la EBA, pero teniendo en cuenta su menor tamaño y complejidad. Los resultados servirán al BCE para medir las necesidades de capital de esas entidades. Las dos entidades andaluzas, la almeriense Cajamar y la malagueña Unicaja, consideran que superarán los tests con nota alta. En la caja almeriense sacan pecho sobre el pasado:"Hemos pasado toda la reestructuración del sistema financiero español sin ayudas, hemos cumplido con todos los requerimientos y hemos pasado todos los test de estrés".

¿Significa todo esto que la estabilidad de la banca española está garantizada de cara al futuro? Ni mucho menos. La foto de solvencia de la EBA puede cambiar debido al deterioro de la rentabilidad. El Brexit, de hecho, ya la ha cambiado para algunas entidades, sobre todo Santander y Sabadell, los dos bancos españoles con mayor cuota de negocio en el mercado británico. La mayoría de los bancos siguen con sus planes de ajustes de costes. Los siete grandes han cerrado en España un total de 497 sucursales en los seis primeros meses de 2016. Santander, el que más: 348. El número de sucursales en el segundo trimestre del año es el más bajo desde 1983.

En Europa siguen insistiendo en que la reestructuración de las entidades españolas aún tiene mucho camino por recorrer. El BCE quiere bancos fuertes, todos ellos convertidos en sociedades anónimas para que sean sus accionistas quienes tengan que responder en casos de crisis. En el caso de las cajas rurales, Cajamar fue una adelantada en el proceso de bancarización. La ausencia de un Gobierno definitivo paralizó el proceso de fusión de las cooperativas de crédito. El panorama que se vislumbra en el horizonte bancario español no alumbra más allá de seis o siete entidades.Emilio Ruiz.