_______________________________________________________________________________________________

domingo, 26 de junio de 2016

El fin del suplicio de Paqui Pérez

Son las 8 de la mañana del día 24 de marzo de 2015. Como cada día, Francisca Paqui Pérez Laborda, exdelegada de Empleo de la Junta de Andalucía, se dispone a ir al trabajo en la capital desde su residencia en Villa Inés, en Huércal de Almería. Por el camino un coche se le cruza. Baja un hombre del vehículo y se dirige a ella: “Policía. Queda detenida”. Susto e incredulidad: “¿Yo, por qué?”. Creía que había cometido una infracción de tráfico muy grave. “No, es por los cursos de Formación, es por orden de la juez Alaya”.

Paqui Pérez
A partir de ese instante, la vida de Paqui se convierte en un suplicio. La llevan al cuartel de la Guardia Civil de la Plaza de Barcelona, en la capital. “Deme las gracias por no ponerle las esposas”, le dice un agente. Le toman las huellas. Le hacen la típica foto policial. A la una de la tarde es conducida a Sevilla. Durante el viaje, un guardia le dice que conocen todos sus movimientos y que saben que había sido interventora del PSOE en las elecciones andaluzas celebradas dos días antes. Por cada ciudad que pasan, uno de los agentes comunica por teléfono el punto de ubicación. Paran a comer en una estación de servicio. Intenta ver la tele. “No puede”. A las 6 de la tarde ella y los agentes llegan al cuartel de la Eritaña, en la Avenida de la Borbolla, en Sevilla. Le toman declaración. La meten en el calabozo. Se han hecho las 21 horas. Allí se encuentra a otros cuatro exdelegados. Intenta saludar a una vieja amiga, la delegada de Granada. Un empujón se lo impide. Le quitan el sujetador, las medias, los cordones de los zapatos… “Es por su seguridad”, le advierten.

Le quitan el sujetador, las medias, los cordones de los zapatos… “Es por su seguridad”, le advierten.

A las 2 de la madrugada –ya, día 25- la trasladan al cuartel de Montequinto. Le dan una manta. A las 7, arriba, y a las 11 un furgón blindado la traslada a los juzgados de Prado de San Sebastián. De nuevo, al calabozo. Ya es por la tarde. A las 3 comparece, por fin, ante la juez Alaya. Se le lee una retahíla de acusaciones. Menos la de asesinato, todo el Código Penal, le parece. Ella guarda silencio, silencio de incredulidad y confusión mental. A continuación es puesta en libertad. Deberá comparecer cada quince días en sede judicial. Y ya le avisarán. Vuelve a Almería, a su casa, acompañada de sus hijos. Algo más tranquila, enchufa la tele: “En una macrooperación contra el fraude en los cursos de Formación en Andalucía, dirigida por la jueza Mercedes Alaya –dice la presentadora-, los agentes han detenido a 14 ex directivos políticos y a dos que ejercen su responsabilidad actualmente, que acaban de ser destituidos por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía”.

La semana pasada, una juez de Jaén ha archivado el caso relativo a la exdirectora del SAE de Jaén, Irene Sabalete. En las próximas semanas, la juez María Núñez Bolaños dictará un auto de archivo de la pieza que afecta a 24 exdirigentes de la Junta de Andalucía, entre ellos el de Paqui. No hay caso. Nunca lo hubo. Nada fue ilegal. Todo fue una invención. Una pantomima. Un bluf. Me alegro por Paqui y por las muchas personas que siempre creyeron que, conscientemente, es incapaz de hacer algo que se sitúe fuera de la Ley. Y respecto a la actuación de la juez Alaya, señoría, no hay preguntas. (Nota: Los hechos narrados son una interpretación libre del artículo publicado por el director de La Voz de Almería el día 24 de abril). Emilio Ruiz.

viernes, 24 de junio de 2016

OJD mayo 2016 en Andalucía: a punto de perder los 100.000 ejemplares

Un mes más, de los 16 periódicos de pago de papel que se editan en Andalucía, solamente uno, Diario de Sevilla, ha aumentado su difusión el pasado mes de mayo. Si bien ha sido de una forma muy moderada. Todos los demás periódicos la han bajado, algunos de manera alarmante como La Opinión de MálagaMálaga Hoy y Diario de Almería, en los tres casos con bajadas superiores al 13 por ciento. Según los datos proporcionados por la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD), referidos al mes de mayo de 2016, pendientes de certificar, los periódicos andaluces tienen una difusión de algo más de cien mil ejemplares, concretamente 100.408, un 8,22 por ciento menos que en el mismo mes del año anterior. En mayo de 2015 la difusión de los periódicos andaluces era de 109.402 ejemplares diarios.

Comparativa de difusión

Como ya se ha hecho habitual, no se contabiliza la difusión de El Correo de Andalucía porque, como se sabe, su empresa editora, el grupo industrial Morera & Vallejo, no proporciona datos a la Oficina de Justificación de la Difusión desde hace varios meses. Precisamente, la histórica cabecera sevillana acaba de superar esta misma semana una –otra más- de sus periódicas crisis. En el acuerdo suscrito entre la dirección del periódico y los representantes de los trabajadores, que ha sido ratificada por la asamblea general de éstos, no se recoge la obligación que debe asumir el periódico de proporcionar datos de difusión a la OJD. Desde hace mucho tiempo El Correo de Andalucía se mueve en el ámbito del oscurantismo.

Veamos, diario a diario y por provincias, la evolución de los periódicos de Andalucía en el periodo de tiempo comprendido entre el mes de mayo de  2015 y el mismo mes de 2016:

La difusión de los diarios

Almería. En la provincia de Almería se editan dos periódicos, La Voz de Almería y Diario de Almería. El primero de ellos está editado por el grupo de comunicación Novotécnica (que explota las licencias radiofónicas de Prisa en la provincia), mientras el segundo pertenece a Joly. El diario Ideal (Vocento) también edita una edición especial para Almería. Por lo que respecta a La Voz de Almería, la OJD le otorga una difusión de 4.885 ejemplares (4.941 ejemplares en abril). Hace un año se le contabilizaron 5.564 ejemplares. Porcentualmente la pérdida es del 12,20 por ciento. Por lo que respecta a Diario de Almería, tiene una difusión de 1.730 ejemplares (1.703 ejemplares el mes pasado), lejos de los 1.989 que contabilizaba un año antes. Pierde el 13,02 por ciento de difusión.

Cádiz. Diario de Cádiz pierde en un año 809 ejemplares de difusión al pasar de 13.553 a 13.006, un 5,86 por ciento menos. También de Joly es Diario de Jerez, que pasa de 4.497 ejemplares a 4.169, un 7,29 por ciento más. Por último, también de Joly  es Europa Sur, el periódico del Campo de Gibraltar, que pierde el 9,26 por ciento de su difusión al pasar de 2.333 ejemplares a 2.117. La Voz de Cádiz (Vocento) no se considera un periódico de pago al distribuirse gratuitamente con otros periódicos del mismo grupo.

Córdoba. En Córdoba también se editan dos diarios: Córdoba (pertenece al Grupo Zeta, propietario de El Periódico) y El Día de Córdoba (de Joly). La baja de la difusión de Córdoba es del 8,80 por ciento al pasar de 8.045 a 7.337 ejemplares diarios. El periódico del grupo Joly, por su parte, está a punto de bajar del millar de ejemplares. Pierde el 5,66 por ciento de la difusión. Pasa de 1.096 ejemplares a 1.034. ¿Bajará del millar de ejemplares?

Granada. El histórico Ideal, de Vocento, también registra una pérdida de difusión, concretamente del 7,08 por ciento. Pasa de 19.803 ejemplares a 18.400. El diario granadino de Joly, Granada Hoy, pasa en un año de 2.298 ejemplares a 2.118, un 7,83 por ciento menos.

Huelva. El único diario que se edita en Huelva es de Joly: Huelva Información. Pierde en un año el 6,00 por ciento de la difusión al pasar de 5.030 ejemplares a 4.728 ejemplares.

Jaén. La provincia jiennense tiene un solo diario, Jaén, que no pertenece a ningún grupo editor con implantación en otras provincias andaluzas. Ideal también tiene una edición especial para Jaén. La crisis de la difusión de la prensa de papel también afecta al diario Jaén, que en un año pierde el 10,29 por ciento de la difusión, al descender de 4.041 ejemplares a tan solo 3.625.

Málaga. El periódico de Vocento Sur, el más importante de la provincia, baja de forma considerable su difusión entre mayo de 2015 y mayo de 2016. Pasa de 18.087 ejemplares a 16.038, un 11,33 por ciento menos. Otro diario malagueño, La Opinión de Málaga (Prensa Ibérica), sufre un serio correctivo del 25,35 por ciento. Pasa de 2.572 ejemplares a 1.920 ejemplares. Málaga Hoy (Joly) se suma a las fuertes bajadas de otros periódicos del grupo con la pérdida de un 14,25 por ciento. Su difusión se reduce de 6.679 ejemplares a 5.727 ejemplares diarios.

Sevilla. El histórico El Correo de Andalucía sigue sin proporcionar datos a la OJD, por lo que se desconoce la evolución de su difusión. El diario sevillano de Joly, Diario de Sevilla, es el único de los periódicos de Andalucía que aumentan su difusión, al pasar de 13.553 ejemplares a 13.574 ejemplares, un 0,15 por ciento más. De nuevo Diario de Sevilla es el periódico con mayor difusión del grupo Joly desplazando en tan honorable lugar al histórico Diario de Cádiz. Los dos periódicos de mayor difusión de Andalucía son los de Vocento, Ideal y Sur. Emilio Ruiz.

Las preguntas claves del momento

Quienes practicamos el viejo oficio de comentar la actualidad no estamos investidos de unos poderes distintos de los que pueda tener cualquier ciudadano, ni nuestras apreciaciones tienen por qué ser más acertadas que las de otra persona. En esta serie de artículos preelectorales que hoy ha llegado a su fin he intentado despojarme de intereses propios o queridos y he procurado hacer llegar al lector un criterio honesto. Seguro que habré estado acertado en algunas opiniones, y seguro también que habré estado desacertado en otras. Pero tenga el lector la seguridad de que cuanto aquí he expuesto obedece a una convicción personal, no mediatizada por factores ajenos y en ocasiones incluso diferente a la deseada. Aborrezco a los comentaristas que ofrecen criterios en base a consignas políticas o a posiciones ideológicas predeterminadas. No es mi caso. Con este mismo criterio, tampoco voy a rehusar responder a las preguntas claves que hoy se hace la mayoría de la gente. Son éstas:

Los cuatro principales candidatos

¿Cómo va a quedar el domingo el mapa político español? Igual que ahora, con la diferencia de que Unidos Podemos va a superar al PSOE al menos en votos.

¿Qué resultados se producirán en Andalucía y en Almería? En Almería se va a mantener inalterable el 2-2-1-1. En Andalucía, el PSOE seguirá siendo el partido más votado.

¿Cómo quedará configurado el Gobierno de España tras el 26-J? No habrá un acuerdo temprano, pero habrá acuerdo. Pablo Iglesias y Pedro Sánchez no van a formalizar ningún acuerdo de Gobierno, sea cual sea de los dos el partido más votado en votos y/o escaños. Gobernará el PP con el apoyo de C’s, la abstención del PSOE y el voto en contra de UP. Será un Gobierno de transición. En un año tendremos nuevas elecciones.

¿Qué futuro político les espera a Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera? Rajoy está viviendo sus últimos días como líder político. Ningún acuerdo pasa por su permanencia al frente del PP ni al frente del Gobierno. El futuro de Pedro Sánchez depende de unos cientos de miles de votos. Si el domingo obtiene por debajo del 22 %, esa noche presenta su dimisión. Continuará si saca más votos y escaños que Pablo Iglesias. Éste se consolidará como líder político y no renunciará a seguir optando en el futuro a la presidencia del Gobierno. En esta ocasión Albert Rivera se asentará como líder de la derecha moderada española. En el futuro será el único líder de la derecha. Veremos a Rivera algún día de presidente del Gobierno de España, y, ojo, que es posible que ese día llegue de forma precipitada. Emilio Ruiz.

jueves, 23 de junio de 2016

Los cuatro candidatos

Desde hace años buena parte de la sociedad vive en la creencia de que al Congreso, al Senado y, en general, a las instituciones que nos representan no mandamos lo mejor de cada casa, sino justamente lo contrario. Son estados de opinión que se asientan, que nadie se molesta en poner en cuestión, pero que no siempre se ajustan a la realidad. En todas las épocas y en todas las instituciones ha habido muy dignos representantes de la ciudadanía y también ha habido quienes han transitado por ellas con más pena que gloria.

De izquierda a derecha, Diego Clemente (C's), Julio Rodríguez (UP), Rafael Hernando (PP) y Sonia Ferrer (PSOE) Foto: La Voz de Almería

Quienes hemos tenido la suerte de convivir con el transcurrir democrático que se inició con la Constitución de 1978, esa cuyo valor histórico algunos quieren postergar, hemos tenido la oportunidad de enviar en representación nuestra al Congreso de los Diputados a varias decenas de hombres y mujeres. Unos han pasado desapercibidos. Otros han dejado huella. Recordemos, de estos últimos, por citar solo a algunos, a Virtudes Castro (PSOE), Francisco Soler Visiedo (UCD), José Antonio Amate Rodríguez (PSOE), Joaquín Navarro Estevan (PSOE), Juan de Dios Ramírez Heredia (PSOE), Manuel Arqueros Cayuela (PP) y Jesús Caicedo Bernabé (PP).

Confieso que no me desagrada ninguno de los cuatro cabezas de lista de las candidaturas al Congreso con posibilidades de conseguir escaño. Julio Rodríguez es un excelente fichaje de Podemos. Cuestión distinta es que considere un error haberle buscado acomodo en Almería. Creo que él no debería haberlo aceptado. Al margen de eso, ha sabido asumir su tarea con profesionalidad, no como su antecesor, David Bravo, que ‘pasó’ con descaro de sus electores. Rodríguez cometería un error si intentara hacerse un lifting político. Su mejor aval es él mismo, por ser quien es y venir de donde viene. Me sorprendió oírle el otro día en plan “Unidas y Unidos Podemos considera…”. Tuve la impresión de que se lo habían escrito. No lo veo en las cursilerías.

Rafael Hernando (PP) se ha forjado políticamente en Almería. Ha hecho suya nuestra provincia. Está comprometido con nuestra tierra. Quien no lo vea así es porque está ciego. Es un gran parlamentario. Tiene ese punto de descaro que casi es una obligación exigir. Siempre da la cara. Sonia Ferrer Tesoro (PSOE) es la gran sorpresa de las elecciones del 20-D y de éstas. Su andadura política, ya extensa, no acaba más que empezar. Diego Clemente (C’s) aporta serenidad, consistencia y solvencia a un proyecto político que acaba de nacer. De todas las cosas que he visto de él, ninguna me desagrada, lo confieso.     

miércoles, 22 de junio de 2016

Cuestión de competencias

Lección básica de cultura ciudadana: si usted, lector, camina por la calle y observa que la rama de un árbol está a punto de caerse no comunica la incidencia a la subdelegación del Gobierno, por ejemplo. Lo hace al Ayuntamiento, que es la Administración responsable de mantener el árbol en las debidas condiciones. Si le han atendido mal en el hospital de Torrecárdernas, tampoco se le ocurre ir a Diputación a quejarse; lo hace en una dependencia de la Junta de Andalucía, que es la competente en temas de Salud. Si observa un bache en la Autovía del Mediterráneo, seguro que no acude a su Ayuntamiento a manifestar su malestar. Lo hace a la delegación de Fomento, porque es el ministerio el titular de la vía. El Estado español –es cultura general- tiene tres niveles de Administración, la estatal, la autonómica y la local (que incluye la Diputación), y cada una de ellas tiene sus propias competencias y tiene sus propios representantes políticos. Esto, ya digo, es cultura básica ciudadana, y cualquier vecino tiene la obligación de saberlo.

Hay tres niveles de Administración

Los sonrientes miembros de Podemos en Almería parece que tienen dificultades para ubicar los temas de la provincia en cada nivel de la Administración, y andan, como decimos vulgarmente en esta tierra, con la picha hecha un lío. Y así tienen a su candidato al Congreso de los Diputados Julio Rodríguez. Es normal que el general no conozca los intríngulis administrativos almerienses, porque al fin y al cabo es nuevo en el oficio; pero no es normal que los desconozcan sus correligionarios de aquí. Hace unos días la dirección almeriense de Podemos indujo al candidato al ridículo, primero haciéndole denunciar la escasez de matronas en los hospitales públicos almerienses, y luego, haciéndole reclamar mejoras en la conservación de la Alcazaba. No le advirtieron que en ambos casos la reclamación había que hacerla en Sevilla y no en Madrid.

Esta misma semana los organizadores de la agenda de Julio Rodríguez le han programado una visita al Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) del Hospital Virgen del Mar. ¿Y qué pinta Rodríguez en un hospital privado? Finalmente la visita se suspendió. En su lugar se celebró una reunión “para recoger propuestas de mejora de la sanidad en Almería” con representantes del sindicato SATSE, emergencias 061 y el Círculo Sectorial de Salud en Andalucía. ¿Qué va a hacer el candidato con las propuestas: llevarlas al Congreso de los Diputados? ¿Presentárselas al ministro de Sanidad? Qué disparate. Emilio Ruiz.

martes, 21 de junio de 2016

¿Y si PSOE + Unidos Podemos es mayoría?

Anoche no solo entró el verano, sino también la prohibición de publicar en lo sucesivo sondeos y encuestas sobre intención de voto para las elecciones del domingo. Dicen los politólogos que esta medida es una solemne tontería y que es inexistente en ningún otro país de nuestro entorno, donde se pueden publicar sondeos hasta el mismo día de la votación. Pero como en esta vida hay remedio para casi todo menos para la muerte, quienes deseen curiosear por las encuestas en estos días de prohibición tienen una posibilidad: acudir a la edición andorrana de El Periódico, que ofrece una actualización diaria del sondeo de Gesop.

¿Y si suma mayoría?

La mayoría de los últimos sondeos se publicaron el domingo. Se reservaron para el día de ayer los de NC Report, para La Razón, y GAD-3, para Abc. También actualizó datos Celeste-Tel, para El Diario. De estos sondeos, solamente el periódico que dirige Marhuenda ofreció datos provincializados. Ratificó en Almería el empate a escaños entre PP y PSOE, con dos, y el empate entre UP y C’s, con uno. Eso mismo dijo el domingo el sondeo de Metroscopia, para El País. Es decir, que se puede decir que en Almería  está todo el pescado vendido. Donde no coinciden El País y La Razón es en los resultados de Andalucía. Mientras el primero otorga mayoría al PSOE, el segundo se la concede al PP.

Muchos sondeos han abierto la posibilidad de que Unidos Podemos y el PSOE sumen mayoría absoluta… o casi. Metroscopia considera que la suma de diputados de ambas formaciones se quedaría al borde de la mayoría absoluta con entre 171 y 166 asientos en el Congreso y muy por encima de la posible entente de PP (112-117) y Ciudadanos (40) al llegar como mucho a los 157 parlamentarios. De esta forma, el pacto de centroizquierda apenas necesitaría los escaños de algún partido menor, como PNV, para hacerse con los 176 escaños en que se encuentra la mayoría absoluta.

¿Qué haría en este caso el PSOE? ¿Haría presidente a Pablo Iglesias? Pedro Sánchez se apresuró a decir en su día que cualquier acuerdo de Gobierno sería consultado con los afiliados, pero también afirma que ni Rajoy ni Iglesias van a ser presidente con el voto de los socialistas. Según la encuesta de Sigma-Dos, la opción de un pacto entre el PSOE y Unidos Podemos es la que más respaldo recaba. Esa alianza es deseada por el 75 % de los votantes de UP. Y, en cambio, es rechazada por el 59 % de los electores socialistas. En fin, que lío a la vista tenemos si ese resultado se produce. Emilio Ruiz.

lunes, 20 de junio de 2016

El escaño de Ciudadanos por Almería

Este sábado la periodista Lola González nos ha ofrecido en este periódico una interesante entrevista con el número uno de la candidatura de Ciudadanos al Congreso de los Diputados por Almería, Diego Clemente. Me han sorprendido dos afirmaciones: una, la denuncia que hace de que la altura de gálibo de los túneles construidos en Sorbas no permite el paso de trenes de mercancías. “Tendrán que volver a soterrar unos centímetros que les faltan”, dice. Una afirmación de este calibre no se hace de forma gratuita, y es de suponer que Diego Clemente tiene pruebas para corroborar lo que dice. Si es cierto, el tema es grave.

Diego Clemente, en su escaño, en el Congreso

Pero me quiero detener particularmente en otra afirmación de Diego Clemente. Al recordarle Lola González que el presidente de su partido y candidato a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera, no ha hecho acto de presencia en Almería desde marzo de 2015 -¡dieciséis meses!-, manifiesta: “Las encuestas internas nos muestran que nuestro escaño está garantizado, no vamos a mentir”. Yo también creo que el resultado salido de las urnas en Almería el pasado 20 de diciembre se va a mantener inalterable el 26-J. Pero garantizado, Diego, lo que se dice garantizado, no.

Ciudadanos tiene experiencia de la disfunción de resultados que se pueden producir entre las encuestas y los votos reales. En los sondeos previos al 20-D todos coincidían en otorgar a Ciudadanos no menos de 60 diputados. Finalmente se tuvo que conformar con 40. En aquellas elecciones, y por lo que respecta a Almería, Ciudadanos fue tercera fuerza política, con casi 5.000 votos más que Podemos. Al unir sus fuerzas Podemos e Izquierda Unida, es casi seguro que ese lugar la ocupará Unidos Podemos. Ciudadanos debe tener cuidado con su escaño porque la ley D’Hondt es muy traicionera con los partidos pequeños. El CIS dice que el PP va a arrebatar un escaño en nuestra provincia al PSOE. Puestos a arrebatar, también se lo podría arrebatar a Ciudadanos, pues, al fin y al cabo, en las pasadas elecciones el PSOE obtuvo su segundo escaño con un conciente de votos superior a los votos conseguidos por Ciudadanos. Insisto, que ese escaño, de garantizado, nada de nada.

A nivel provincial Ciudadanos es el partido que está realizando la campaña menos intensa. No creo que se deba a que considere que ya está todo el pescado vendido. Sería casi temerario. Más bien creo que se debe a la limitada capacidad de recursos humanos de este partido. La escasez de cuadros de C’s en Almería no guarda proporción con su importancia institucional. Emilio Ruiz.

domingo, 19 de junio de 2016

La que se avecina

Si damos por hecho que tras el 26-J será difícil componer en España un panorama político estable, las dudas rondan por doquier. Primero, y con carácter previo, ¿cómo quedará el mapa? ¿Se producirá el ‘sorpasso’? ¿Qué partido formará Gobierno? Y, al margen de lo anterior, ¿en Susana Díaz ronda el ánimo de dar el salto a la política nacional? En los casos en los que uno no encuentra respuesta para tanta duda, lo mejor es consultar a los expertos. Rogelio Delgado es uno de los más prestigiosos periodistas andaluces. Es Premio Andalucía de Periodismo. Y lo tiene claro: “Las elecciones las ganará el PP, se producirá un empate PSOE-UP y C’s se quedará igual”. ¿Gobierno? “Gobernará el PP”. Y respecto al futuro nacional de Susana Díaz, “tenemos que esperar a los resultados de las elecciones, que están más abiertos que lo contado por las encuestas”.

Rafael M. Martos, Javier Valenzuela, Rogelio Delgado y Pepe Fernández

Javier Valenzuela es ex de El País e Infolibre y sus opiniones nunca pasan desapercibidas. “La izquierda será más mayoritaria que el 20-D y Unidos Podemos superará al PSOE como la fuerza de los partidarios de un cambio del sistema político, institucional y socioeconómico español”. ¿Y lo de formar Gobierno? “Las presiones de los poderes fácticos sobre el PSOE para que facilite, por activa o por pasiva, el Gobierno del PP serán enormes. Lo más probable es que gobierne el PP, quizá con otro líder”. 2-0 para el PP. ¿Y Susana Díaz? “Se sobreestima el atractivo que podría tener más allá de Despeñaperros. Creo que el PSOE se equivoca mucho si piensa que con ella puede recuperar los cinco millones de votos progresistas que ha perdido”.

Otro periodista que ve más allá del horizonte es Pepe Fernández, exdirector regional de Onda Cero, tertuliano y editor de Confidencial Andaluz. “Habrá ‘sorpasso’, aunque todo seguirá igual”, dice. Sobre un nuevo Gobierno su idea está clara: “Los poderes fácticos pueden obligar al PSOE a ponerse de acuerdo con el PP y Ciudadanos, sin Rajoy. Se hará lo que sea necesario con tal de que Podemos no pise moqueta oficial”. Ya son 3-0. ¿Y lo de Susana Díaz? “No dará un salto al vacío, al desierto en que puede transitar el PSOE tras el 26-J. Tampoco es previsible que ejerza en plan Cospedal, viviendo en el AVE. ¿Que méritos puede presentar para que la elijan como salvadora, como a ella le gustaría? Pocos y no muy buenos”.

¿Y qué opinan los profesionales de Almería? Rafael M. Martos, director de Noticias de Almería, no es la voz de todos, pero sí una cualificada voz: “Creo la tendencia de las encuestas, que apuntan el ‘sorpasso’, pero también creo que los socialistas reaccionarán para impedirlo”. “El Gobierno lo formará el partido que quiera el PSOE. Si hay ‘sorpasso’, tan malo le resulta abstenerse en favor de Podemos como del PP. Si no lo hay, gobernará el PSOE”. El fundador de Diario de Almería cree que en el ánimo Susana Díaz está dar el salto a la política nacional, “pero si el PSOE pierde escaños en Andalucía, a ver cómo justifica que ella es mejor que Sánchez”. En definitiva, incierto panorama. Emilio Ruiz.

sábado, 18 de junio de 2016

El PSOE, ese oscuro objeto del deseo

La noche del miércoles me enfrentaba a la tesitura de tener que elegir entre dos programas de televisión: la entrevista de Canal Sur a Pablo Iglesias o el partido de fútbol entre Francia y Albania. Mientras buscaba con el mando uno de los dos eventos tropecé con “Ese oscuro objeto del deseo”, la última película de Luis Buñuel, que daba La 2. Me dejé seducir por la moza andaluza Conchita, si bien reconozco que me costó entender cómo el mismo personaje lo encarnaban por igual Ángela Molina y Carole Bouquet. Después me enteré que la primera protagonista fue María Schneider. Buñuel no le sacaba punta y, cansado de repetir escenas, pidió un recambio. “Aquí tienes dos, elige”, le dijeron. Y eligió: “Las dos”. Me quedé sin fútbol y sin Iglesias.

Candidatos del PSOE de Almería

La lectura de audiencias al día siguiente dice que no coincidieron mi gusto con el del resto de televidentes: mientras el 26,7 % se inclinó por el fútbol y el 12,3 % por la entrevista de Mabel Mata, solo el 3,4 % de los espectadores nos entretuvimos en el viaje de ficción de Fernando Rey. Pero de mi decisión saqué doble provecho: por un lado, disfrutar del magistral cine que se hacía en aquellos años que ahora algunos quieren borrar, y por otro, hallar un titular para describir la extraña situación a la que se enfrenta el PSOE.

Los sondeos indican que al Partido Socialista le va a costar sangre, sudor y lágrimas mantener el resultado del 20-D. Pero también todos dicen que, independientemente de ese resultado, el concurso de los diputados socialistas va a ser preciso para formar cualquier Gobierno. El PSOE se ha convertido en ese oscuro objeto del deseo de los demás partidos. Todos quieren al PSOE, pero ¿a quién quiere el PSOE? “Que no se preocupen los españoles, que no habrá nuevas elecciones”, dice Sánchez. Vale, pero para eso, “algo tenemos que hacer”, apunta Guerra, “pero no sé qué”.

Ayer hubo encuesta de MyWord para la SER. Insiste en lo mismo: confirma el ‘sorpasso’ y todo queda igual. La encuesta pregunta por la combinación de Gobierno favorita. La unión de Unidos Podemos y el PSOE es preferida por el 34 % de los encuestados. La segunda opción, 14 puntos por debajo, es para la gran coalición PP-PSOE-C’s. En cuanto a quién prefieren los encuestados como presidente del Gobierno, el favorito es Pablo Iglesias, con el 26 % de los votos.

Si estos datos se confirmaran la situación del PSOE sería desesperante. Que sus afiliados se vayan preparando que la configuración del nuevo Gobierno de España va a depender de la consulta especial que su partido les va a hacer. Emilio Ruiz.

viernes, 17 de junio de 2016

No es lo mismo ser un patriota que ser un patriotero

Quienes somos habituales seguidores de las campañas electorales nunca habíamos visto este derroche de patriotismo. Lo anormal no era lo de antes, es lo de ahora. El patriotismo es el sentimiento que tiene una persona por su tierra y su gente, a los que se siente ligados por ciertos valores. Nunca habíamos sentido la necesidad de exigir a nuestros representantes una manifestación de patriotismo, porque lo dábamos por hecho. Todo el mundo es patriota excepto que manifieste y practique lo contrario. El que alardea excesiva e inoportunamente de amor a la patria no es un patriota. Es un patriotero, un chovinista.

Pablo Iglesias y Julio Rodríguez

Sería un temerario si dijera que el candidato de Podemos Julio Rodríguez es un patriotero y no un patriota. Pero reconozco que algunas de sus manifestaciones y actitudes me producen inquietud. El general alardea tanto de patriotismo que se pone pesado. El miércoles lo hizo de nuevo en el teatro Cervantes al menos en tres ocasiones: una, para recordarnos -¿de verdad, era necesario?- que "el patriotismo no se reclama, se hace todos los días"; otra, para decirnos que “tanto juegan –imagino a quiénes se refería- con el miedo que no hablan de los dos grandes problemas, el desempleo y la corrupción, y se hacen llamar patriotas", y otra, para que sintamos que “los pequeños empresarios, esos sí que son patriotas”. Pues, general, ni más ni menos patriotas que los fontaneros, los médicos, los lampistas, los artesanos, los…

Con anterioridad al acto del Cervantes el despliegue de modelos de patriotismo de Julio Rodríguez –que “es valiente y patriota, pero no por lo que fue, sino por otra cosa”, a criterio de Pablo Iglesias- ha sido inmenso. “Para patriotas, los de Podemos", dijo una vez. “Me siento un patriota en el sentido más profundo del término", dijo otra. “Patriota es rescatar a la gente y no a los bancos", aclaró una tercera vez. “Como patriota que me siento, creo que puedo contribuir de alguna manera con las ideas de Podemos, que son las que desde mi punto de vista aportan democracia real”, dijo una cuarta. Y no para ahí la cosa.

El alarde de patriotismo del general es ciertamente exagerado. Mas no creo que lo haga para cubrir carencias, propias o ajenas. ¿O sí lo creo? Para disipar dudas, me gustaría que el candidato nos dijera que no comparte el criterio de los que consideran que el cariño por la patria es compatible con quienes van ofreciendo por comunidades y territorios la posibilidad de separarse de este lugar común de convivencia que con tanto sacrificio han construido nuestros antecesores. Emilio Ruiz.

jueves, 16 de junio de 2016

El disputado voto de Almería

Ayer estuvieron en Almería Pablo Iglesias y Pablo Echenique para apoyar la candidatura del exJEMAD Julio Rodríguez el Congreso de los Diputados. No se va a prodigar mucho el secretario general de Podemos en actos electorales: tan solo ocho mítines. El resto del tiempo lo dedica a comparecencias televisivas, que considera mucho más eficaces. Anteayer quienes nos visitaron fueron los presidentes nacional y regional del Partido Popular, Mariano Rajoy y Juanma Moreno. También, el coordinador de IU Andalucía, Antonio Maíllo, y la presidenta del PSOE, Micaela Navarro.

Antonio Hernando 

Quien prácticamente no se ha ido de Almería ha sido el secretario de política autonómica y portavoz del Partido Socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando. Me cuentan los profesionales del chisme –en realidad, todos los que nos dedicamos a este oficio no somos más que eso, unos chismosos- que esta permanente estancia entre nosotros del hombre de máxima confianza de Pedro Sánchez se debe a cuestiones ajenas a la política. Va a ser papá de un niño o una niña almeriense, roquetera. O roquetero. La futura mamá, Anabel Mateos, se encuentra radiante de felicidad, y además, que es lo más importante, el embarazo lo lleva muy bien. Enhorabuena a ambos y que la criatura salga sana, lista y guapa. Como los papás, vamos.

¿Por qué esta inusitada presencia de líderes políticos en nuestra provincia? El CIS ha tocado a rebato. El 20-D el PP y el PSOE obtuvieron dos diputados cada uno, y Podemos y Ciudadanos, uno cada uno. Según el CIS, uno de esos diputados, el segundo del PSOE, puede ir a parar al PP. Otros sondeos apuntan a que puede ir a manos de Unidos Podemos. Pues a movilizarse tocan, dicen. El CIS es el más prestigioso de cuantos sondeos se publican, pero eso no quiere decir que de vez en cuando no ofrezca patinazos. Por lo que respecta a Almería, creo que éste es uno, de igual modo que patinó en el barómetro previo al 20-D.

En el sondeo previo a aquellas elecciones el CIS pronosticó un vuelco electoral en la provincia. Concedía 3-2 diputados al PSOE, 2-3 al PP y 1 aCiudadanos. La realidad fue otra. El PP obtuvo 28.000 votos más que el PSOE. ¿Qué tendría que pasar el 26-J para que el PP arrebatara un escaño al PSOE? Algo casi imposible: si se conservaran los 89.022 votos que el PSOE tiene, el PP tendría que añadir 16.000 a los 117.000 que ahora tiene. Por lo que respecta a Unidos Podemos, la consecución de un segundo escaño es más que difícil, casi imposible. A lo más que puede aspirar la coalición de izquierdas es a desplazar a Ciudadanos del tercer lugar en número de votos. Emilio Ruiz.

miércoles, 15 de junio de 2016

El interés de estas elecciones

No es cierto lo que vaticinaban la mayoría de los comentaristas políticos: que estas elecciones iban a despertar mucho menos interés en los ciudadanos que las del pasado 20 de diciembre. Todos los indicios apuntan a que es justamente lo contrario. Y como muestra, tres botones:

El primero, la audiencia del debate a cuatro que anteayer protagonizaron los cuatro principales aspirantes a ocupar La Moncloa, Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Unidos Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos). Más de diez millones y medio de telespectadores lo siguieron. Tuvo una cuota de pantalla del 54,6 %. La Sexta se está convirtiendo en la televisión política por antonomasia, y también ganó este partido, con una audiencia de 2.602.000 personas (14,1 %), seguida por La 1, con 2.435.000 espectadores.

¿Habrá colas para votar?

Canal Sur también emitió el debate por todos sus canales. Sus cifras de audiencia fueron modestas: Canal Sur, 155.000 (5,9 %); Andalucía Televisión, 26.000 (0,8 %), y el tercer canal, 18.000 (0,1 %). La emisora de televisión de los obispos, 13TV, se anotó un muy digno 2,5 % de audiencia y 464.000 espectadores. El sesgo partidista de esta televisión raya el bochorno. Preguntó a sus telespectadores que eligieran el ganador del debate, y solamente presentaba las alternativas de Rajoy y Rivera, como si no fuera posible que el debate lo ganara cualquiera de los cuatro.

El segundo botón que muestra el interés por estas elecciones viene del extranjero. A finales de la semana pasada, la Oficina del Censo Electoral había aceptado ya más de 155.000 peticiones de voto por correo de españoles residentes en el exterior. En las elecciones del 20 de diciembre el total de las peticiones validadas fue de 151.061.

Y finalmente hay un tercer dato que apunta al optimismo: el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, explicó el domingo que las solicitudes para votar por correo en las elecciones del 26-J ya superan el millón. En la fecha equivalente de las elecciones de diciembre pasado las peticiones eran 780.000.

Los índices de participación en las elecciones pueden ser determinantes para el resultado. Hay partidos que tienen un electorado fiel que difícilmente deja pasar la ocasión de ir a votar. El electorado de otros partidos está menos motivado y solamente acude a votar cuando considera que su participación es necesaria. El CIS calcula que un 32 % de posibles electores aún no han decidido qué papeleta van a tomar. Ese porcentaje es elevadísimo. Cualquier resultado es posible a pesar de lo que digan las encuestas. Emilio Ruiz.

martes, 14 de junio de 2016

El debate de anoche: demasiado miedo a equivocarse

No existe unanimidad entre los politólogos sobre la influencia de los debates en la orientación del voto. Hay quienes dicen que un candidato no debe pretender acudir a un debate para obtener más votos, sino para no perder ninguno. Dicho de otra manera, un debate no gana elecciones, pero puede ayudar a perderlas. La mejor receta para evitar esto último es no cometer errores. El debate a cuatro de anoche tenía la novedad de que era la primera vez que reunía a los líderes de los partidos mayoritarios en un mismo plató. Como suele ocurrir cuando un acto este tipo se organiza bajo la batuta de Manuel Campo Vidal, todo detalle estaba cuidado. Enhorabuena, a pesar de la maldita rigidez.

El debate a cuatro

¿Y los candidatos, qué tal? Ninguno de los cuatro perdió un solo voto tras el debate. Menos fácil es averiguar si se convenció a ese 32 % de indecisos que dice el CIS. Los cuatro abusaron del pasado y de la estadística. Mariano Rajoy (“Gobernar es difícil y predicar es fácil”) se mostró seguro y nadie le sacó del guión de que lo mejor que le puede pasar a España es “perseverar en las políticas llevadas a cabo”. La chuletilla inicial no le favoreció, igual que la acusación que hizo a sus oponentes de ir al debate sin la lección aprendida. Sí llevaban aprendida la lección. Pedro Sánchez (“En cuanto llegue al Gobierno eliminaré el copago sanitario”) estuvo en plan demasiado institucional. No descendió en sus intervenciones al nivel de aquel “usted no es una persona decente, señor Rajoy” del que después se arrepintió. Al candidato del PSOE se le vio en actitud positiva y sin el temor de otras ocasiones. Tal vez demasiado formalista. Con frecuencia buscaba a Iglesias, pero el de Podemos era repetitivo: “Se equivoca, Sr. Sánchez, de adversario”.

De Pablo Iglesias (“Hay que volver a la indemnización de 45 días por despido”) se suele decir que es un experto en el manejo de las cámaras. Anoche daba la impresión de que estaba demasiado empeñado en no transmitir esa imagen de ‘soberbia’ que se le atribuye. La vestimenta de segador, en mi opinión, no le favorece. Pero seguro que a sus seguidores sí. Su mayor oponente era Rajoy, y supo ocultar que su verdadero adversario es Sánchez, al que echó algún piropo. “Quiero que sea mi socio”, vino a decir. Albert Rivera (“no queremos el modelo griego para España”) se mostró cómodo ante las cámaras. Me gustó su comunicación no verbal. No tuvo la ansiedad de otras veces. Se puede decir que tampoco él anoche perdió un solo voto y hasta es posible que ganara alguno.  Emilio Ruiz.

lunes, 13 de junio de 2016

El 27-J tenemos otro problema

El resultado electoral surgido de las urnas el 20-D fue calificado por la mayoría de los analistas políticos como de “endiablado”. El tiempo les ha dado –nos ha dado- la razón. Seis meses después de aquella cita electoral volvemos a votar otra vez con el deseo de que el resultado sea distinto. Parece que no vamos a tener esa suerte. La encuesta del CIS es prácticamente una fotocopia del acta electoral del 20-D, con la sola diferencia de que el lugar que ocupaba el PSOE ahora lo puede ocupar Unidos Podemos. Ayer, el sondeo de Metroscopia para el diario ‘El País’ ahondaba en esa situación: 28,9 para el PP; 25,4 para Unidos Podemos; 20,8 para el PSOE y 15,9 para Ciudadanos.

¿Quién pactará con quién?

Los sondeos son persistentes en una misma dirección. Es cierto que la campaña puede producir algunos cambios. Pero, por notorios que sean, la correlación de fuerzas no variaría de forma susceptible. A efectos de conformación de pactos da igual que el PP baje un escaño o suba dos o que Unidos Podemos se distancie del PSOE dos o cuatro puntos. Da igual incluso que el segundo lugar lo ocupe el PSOE y no Unidos Podemos. El problema, insisto, sigue siendo el mismo, y ese problema no es otro que la incapacidad de formar una mayoría de Gobierno estable. Porque ésta es otra: no basta con elegir un presidente del Gobierno, lo esencial es obtener una estabilidad parlamentaria que dure al menos un par de años.

Tras los resultados del 20-D los cuatro partidos con mayor representación parlamentaria se parapetaron tras los vetos. El PSOE vetó al PP, Ciudadanos vetó a Podemos y Podemos vetó a Ciudadanos. ¿Variará este posicionamiento tras el 26-J?

Ante un panorama electoral como el que se avecina no hay más que esto: o se alzan los vetos o conducimos al electorado a una tercera cita con las urnas. No hay otra. Las urnas pueden traerle a Pedro Sánchez el peor resultado de la historia del PSOE, por debajo aún del resultado último. Pero, al mismo tiempo, le pueden traer un regalo envenenado: la llave de la gobernabilidad de España. El secretario general de los socialistas anunció días pasados que los españoles podíamos estar tranquilos; que, sea cual sea el resultado, no habrá nuevas elecciones. Olvidó explicarnos cómo se come eso. ¿Con una abstención socialista para que siga el PP? “De ninguna manera”, ha aclarado. ¿Buscando un acuerdo para hacer a Pablo Iglesias presidente del Gobierno? Ni soñando, digo yo, no sé si él también. Jamás Pablo Iglesias va a ser presidente aupado por los votos del Partido Socialista. Lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible. Emilio Ruiz.

domingo, 12 de junio de 2016

El PSOE ante el 26-J

El PSOE se enfrenta el 26-J a los comicios más traumáticos de su reciente historia. Las elecciones del 20-D le situaron muy por debajo del listón sicológico del centenar de diputados. Pero aún puede ser peor. Sus dirigentes pueden pregonar optimismo, porque están obligados a ello, pero la realidad pinta fea. No es una sola encuesta la que lo sitúan en la depresión. Son todas. La publicada el viernes por el CIS es contundente: Unidos Podemos pasaría a encabezar la alternativa al PP con el 25,6 % de los votos y un máximo de 92 diputados, en detrimento del PSOE, que solo conseguiría el 21,2 % de los apoyos y entre 78 y 80 escaños.

Candidatos socialistas

Quienes realizamos una valoración positiva de la gestión realizada por el PSOE para desentrañar la endiablada situación en que quedó el panorama político de España tras el 20-D encontramos dificultades para justificar una reacción del electorado como la que vaticinan los sondeos. Algo profundo debe haber ocurrido para que el PSOE se vea en esta situación. Y, al analizar esas razones, hay que hallarlas tanto en elementos endógenos como exógenos.

Pedro Sánchez llegó a la secretaría general cuando el partido estaba anímicamente hundido, debido al último resultado electoral –mayoría absoluta del PP-, el mal sabor de boca dejada por Zapatero en los meses finales de su gestión y por el desánimo que transmitía Rubalcaba. El 20-D se afrontaba en unas condiciones muy precarias, y ello a pesar del deterioro del PP. El “hemos conseguido un resultado histórico” fue más un alivio ante lo que podía haber sido peor que un reflejo de la realidad.

Tras el pobre resultado del 20-D las principales estructuras del partido podían haber reaccionado con una acción positiva. Fue lo contrario. En vez de aunar esfuerzos, se enzarzaron en dirimir las fechas de un congreso innecesario, en proponer alternativas personales imposibles, en cuestionarse todos a todos, en hacer valer la fortaleza de parcelas territoriales… En definitiva, en hacer justo todo lo contrario de lo que exigía la delicada situación política de España. Afortunadamente, esta ‘guerra de guerrillas’ ya ha desaparecido.

También hay que valorar la importancia que han tenido y tienen ciertos elementos exógenos para conducir al PSOE a esta situación. Diversas esferas políticas (“Vamos bien, Pablo”) y mediáticas han hecho un esfuerzo descomunal por deteriorar la marca PSOE y promocionar la de Podemos. En mi opinión, de una forma insensata. La entrevista realizada a Susana Díaz esta semana en ‘La Sexta’ fue un ejemplo de descarada animadversión. “Está usted criticando demasiado a Podemos”, llegó a recriminar García Ferreras a Susana Díaz.

El barómetro del CIS refleja estados de ánimo electoral en un momento determinado. En ese momento el PSOE muestra tibieza, es verdad. Pero el mismo CIS señala que los españoles citan al PSOE como la formación de la que los ciudadanos se sienten más cerca y también el partido preferido para ganar las elecciones. ¿Qué hay que hacer para traducir ese sentimiento en votos? Ésa es la cuestión de la que deben ocuparse los socialistas si quieren salvar con dignidad este 26-J. Emilio Ruiz.

sábado, 11 de junio de 2016

Por su Twitter los conoceréis

Cualquier candidato que se precie de buen político tiene una obligación que cumplir inexorablemente: practicar y mantener el contacto con la gente. Antaño ese acercamiento al ciudadano –que, nunca lo olvidemos, es el legítimo tenedor del voto- se hacía mediante el estrechamiento de manos. Ahora las cosas han cambiado. Se hace de forma más impersonal pero también posiblemente con resultados más eficaces. Son las redes sociales –sobre todo Twitter y Facebook y algo menos Instagram- las que sirven a los políticos de fuente de alimentación de las inquietudes ciudadanas.

Los cuatro candidatos, en el Paseo de Almería (Juan Sánchez)

Los cuatro candidatos almerienses de las principales formaciones políticas tienen presencia en Twitter. Alguno, como Diego Clemente (Ciudadanos), es ya viejo en el oficio, pues se dio de alta en el año 2010. Sigue a 1.346 twitteros. Sonia Ferrer (Partido Socialista Obrero Español) y Rafael Hernando (Partido Popular) se apuntaron en la red de los 140 caracteres en 2011. La primera sigue a 1.309 twitteros y el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados sigue a 360 twitteros. Y Julio Rodríguez (Unidos Podemos), tal vez por eso de que es nuevo en estas lides, se ha hecho de la red hace apenas unos cuantos meses, en diciembre de 2015. Sigue a 355 twitteros.

AyerLa Voz de Almería nos presentaba (al director de este periódico esos emotivos detalles nunca se le pasan por alto) a estos cuatro candidatos en animada charla y distendida reunión en el Kiosco Amalia. Daban la impresión de que se conocían de toda la vida. Y eso está bien. Pero, ¿se siguen entre sí los cuatro candidatos en Twitter? La respuesta no puede ser afirmativa, pero tampoco del todo negativa. Veámoslo:

Diego Clemente es el más abierto de los cuatro. Es seguidor de sus tres oponentes políticos. Sonia Ferrer sólo sigue a Diego Clemente. Rafael Hernando y Julio Rodríguez no se siguen entre sí y tampoco siguen a las otros dos. La situación, pues, es manifiestamente mejorable. Lo que no sabemos es si, tras el encuentro promovido por este periódico, los cuatro candidatos se ha hecho ya amigos. Emilio Ruiz.

viernes, 10 de junio de 2016

Votar otra vez 'pa na'

Tenemos, dentro de quince días, elecciones otra vez. No porque los ciudadanos las hayamos pedido, que no las hemos pedido, sino porque a sus señorías el resultado no les ha gustado y han decidido que se repitan. Mandan quienes pueden, que siempre suelen ser los mismos. ¿Y vamos a arreglar el 26 de junio lo que pretendimos arreglar el 20 de diciembre del año pasado? Pues no. Todo quedará prácticamente igual. Si acaso, una pequeña variación: Unidos Podemos superará, o no, en votos o escaños –o en votos y escaños- al PSOE. Esto puede ser muy importante para Unidos Podemos y para el PSOE, pero para el elector, para el ciudadano, es intrascendente.

El 26-J, de nuevo a votar

Por lo que respecta a Almería, creo que solamente un terremoto político puede cambiar lo que ahora mismo hay: dos diputados para cada uno de los partidos ‘clásicos’ y uno para cada uno de los ‘emergentes’. El CIS sorprendió ayer con un barómetro que resta en nuestra provincia un diputado al PSOE y se lo suma al PP. Serían 3-1-1-1. Según este sondeo, la primera Teniente de alcalde de Roquetas de Mar y delfín de Gabriel Amat, Eloísa Cabrera, tercera en la candidatura del Partido Popular, ocuparía en el Congreso de los Diputados el escaño que en las pasadas elecciones consiguió Juan Jiménez Tortosa, alcalde de Benahadux. Si así fuera, el fracaso socialista sería estruendoso. Pero no creo que el resultado del 26-J sea distinto al del 20-D. Los sondeos siempre conceden al PSOE un número de votos muy inferior al que sale de las urnas. No valoran la potente maquinaria electoral socialista, que es en campaña cuando saca a relucir todo su potencial. 

En Andalucía el CIS otorga al PSOE dos diputados menos que en la actualidad, y al PP, también uno menos. De esa forma habría empate. Es un resultado posible porque en algunas provincias los restos pueden llevar un escaño para un lado o para otro. Si el resultado del CIS se confirmara, Susana Díaz quedaría ‘tocada’. La presidenta se otorgó el triunfo de los socialistas el 20-D. También tendría que adjudicarse la derrota del 26-J. Pero, ya digo, queda mucho partido por jugar. Emilio Ruiz.

domingo, 5 de junio de 2016

Unidos por una piscina

Las últimas elecciones locales en Adra no otorgaron mayoría absoluta a ninguna formación política. El PP obtuvo 9 concejales mientras la oposición juntaba 12: 8, el PSOE; 3, Plataforma Abderitana, y 1, Ciudadanos. En el pleno de elección de alcalde no se formalizó ningún acuerdo y cada grupo votó a su cabeza de candidatura. Salió elegido el primero de la lista más votada, Manuel Cortés, del Partido Popular.

Desde el mismo día de la constitución del Ayuntamiento, la oposición se ha manifestado casi siempre en una doble dirección: desde los grupos de la oposición hacia el equipo de Gobierno –que es lo propio-, pero también desde grupos de la oposición a grupos de la oposición. Quien más ha participado de este doble juego político ha sido Plataforma. Cada moción presentada y cada manifestación realizada llevaban un añadido para descalificar la labor de oposición socialista, que consideraban casi de connivencia con el alcalde. Era una manera de reivindicarse como ‘la única oposición’. Burdas estrategias.

Pedro Peña (C’s), Esther Gómez (Plataforma) y Teresa Piqueras (PSOE)

A Plataforma se le ha reprochado que, si era tanto su descontento con el grupogobernante, por qué no rubricaba lo que el PSOE llevaba tanto tiempo pidiendo, una moción de censura. “No es lo mismo una cosa que la otra”, decía y dice. La presión ha sido tanta que Esther Gómez se ha visto obligada a mover ficha, y para librar su batalla sobre la gestión de la piscina ha pedido refuerzo a los otros grupos de la oposición, que se la han prestado.

Lo peor de esta conjunción de fuerzas entre Esther Gómez (Plataforma), Teresa Piqueras (PSOE) y Pedro Peña (C’s) es que el tono descalificatorio hacia el PP no se limita al asunto de la piscina, sino que, de paso, se hace una descalificación general de los modos de gobernar. En una moción conjunta llegan a decir que “ninguno de los tres grupos vamos a consentir que se siga jugando con el dinero público y seguiremos trabajando por defender los intereses de los abderitanos. No vamos a formar parte del juego que quiere seguir haciendo el PP para seguir haciendo y deshaciendo a su antojo y ofreceremos soluciones en aquellas cosas que, como esta que nos ocupa de la piscina, corresponden al PP, pero que su incapacidad, ineptitud e interés único por los sueldos les hace incapaces para resolverlas”. Mírenlos, tan duros y tan blandos según interese.

Plataforma baila en la ambigüedad de una oposición implacable y, al tiempo, ejerce como sostén del equipo de Gobierno. No se puede estar en el plato y en las tajás, Esther. Amigo y enemigo al mismo tiempo no se puede ser. No hay término medio: o se desaloja al PP del Gobierno local o se le deja gobernar. Lo demás es inmadurez política, aturdimiento o, simplemente, funambulismo. Elíjase lo que proceda. Emilio Ruiz.