_______________________________________________________________________________________________

domingo, 7 de junio de 2015

Marejada política en los pueblos almerienses del Mediterráneo

De los 102 municipios almerienses –ahora 103, tras segregarse Balanegra de Berja-, en 16 de ellos los resultados de las elecciones locales del 24-M requieren de pactos políticos para conformar mayoría estables. Y de esos 16, nada menos que 8 son municipios que tienen sus tierras bañadas por las aguas del Mediterráneo. El dato no es anecdótico si se tiene en cuenta que en la provincia de Almería solo hay 13 municipios costeros. Los pueblos de la costa almeriense se configuran, pues, como los más dinámicos económica, social y políticamente y, también, como los más receptivos a las formaciones políticas emergentes.

De los 13 pueblos almerienses del Mediterráneo solamente en cinco la marejada política no ha alcanzado los niveles de la necesidad del pacto. En Berja, el alcalde del Partido Popular, Antonio Torres, sigue gozando de forma holgada del favor de la ciudadanía. En El Ejido, Francisco Góngora se ha configurado como el auténtico hombre fuerte del Partido Popular en la provincia. Solamente la sombra judicial puede entorpecer la que se augura como una fulgurante carrera política. En Mojácar, Ros Mari Cano (PP) reina ante una oposición desparramada, y en Pulpí, Juan Pedro García ha machacado a un iluso PSOE sacando nueve concejales de 13.  Finalmente, en Garrucha, María López (PSOE) ha conseguido la alcaldía que cuatro años antes le negaron media centena de votos. La exdiputada provincial de Asuntos Sociales se ha visto favorecida por una crisis del PP local que se ha gestionado de forma pésima. Toca hacer una refundación del PP garruchero.

El escenario político de los otros ocho pueblos costeros aún no está definido. Las negociaciones se desarrollan a dos niveles. Uno, el oficial, el que trasciende a la prensa, el público. Otro, el amistoso, el reservado, el que producirá los efectos a última hora. Éste, no el otro, es el que vale. Y como es éste el que vale, a día de hoy se puede afirmar, sin margen para la duda, que  tienen asegurada su reelección los alcaldes del Partido Popular de Almería, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador; de Roquetas de Mar, Gabriel Amat, y de Cuevas del Almanzora, Jesús Caicedo, así como el alcalde independiente de Carboneras, Salvador Hernández. Los tres primeros, gracias a Ciudadanos, que votará a sus propios candidatos.

En Vera, la incertidumbre está alimentada no solo por elementos políticos, sino también de tipo personal. Ahora, como hace cuatro años, el proceso natural de una alianza PA-PSOE puede verse frustrada. Hasta el mismo día 13 no se sabrá si el nuevo alcalde de Vera es José Carmelo Jorge (PP), con la abstención de uno o los dos concejales del PSOE, o es Félix López (PA), con el apoyo de los dos concejales socialistas. En Níjar, por primera vez en su historia, la regidora local será una mujer, Esperanza Pérez (PSOE), y en Adra, militantes y exmilitantes del PSOE libran una dura batalla que han hecho extensiva a la Plataforma Ciudadana, versión edulcorada de IU, que es quien tiene la llave de la alcaldía. Emilio Ruiz.