_______________________________________________________________________________________________

domingo, 19 de abril de 2015

Los cadáveres que dejan las elecciones

Todos los partidos políticos tienen perfectamente reglada la forma de elegir a sus candidatos a alcaldes. Normalmente se parte de una propuesta local, pero siempre la decisión última la tiene un órgano superior, llámese Comité Electoral (PP), Comisión  de Listas (PSOE) o algo así. A pesar de ser ésta una forma perfectamente democrática de elegir candidatos, existe en muchos pueblos la creencia de que resulta antidemocrático todo lo que no sea respetar las propuestas locales. Y no es así.

Cuando no se aceptan estas reglas básicas del juego político es cuando surgen las disensiones. Tal es el caso de Garrucha, donde la presidenta local del PP, Mari Paz Bonet, ha intentado descabalgar de la candidatura al alcalde, Juan Francisco Fernández, para sustituirlo por el concejal Bernardo Simón. En Adra ha sido al contrario: el exconcejal Manuel Cortés (PP) ha sustituido como candidato al alcalde, Enrique Hernando, y éste culpa a su antecesora, Carmen Crespo, de truncar su carrera política. "Ni he sido ni soy ni seré marioneta de Carmen Crespo”, dice.

En el lado socialista se afilan cuchillos en Arboleas y Zurgena. En el pueblo de Pedro Gilabert, Cristóbal García, alcalde por el PSA, vuelve al PSOE tras desterrar a la ejecutiva local en pleno. En el pueblo de Ginés Parra el PSOE ha recuperado al alcalde, Luis Díaz, exsocialista, en contra del criterio de María José Aliaga, que a día de hoy sigue siendo la secretario general local. Y en Cóbdar, el alcalde, José Fuentes, como no lo quiere el PSOE, se ha ido al PP. Emilio Ruiz.