_______________________________________________________________________________________________

sábado, 14 de marzo de 2015

Los disputados escaños de Almería

Desde la primera legislatura del Parlamento de Andalucía, en 1982, hasta la novena legislatura, finalizada anticipadamente en 2015, los resultados electorales en la provincia de Almería se han desenvuelto bajo tres incógnitas: cuántos diputados obtiene el PSOE, cuántos obtiene el centro-derecha (UCD y AP en las dos primeras legislaturas y posteriormente el PP) y si Izquierda Unida obtiene o no representación parlamentaria.  En estas tres décadas, las situaciones han sido variadas: en cuatro veces (1982, 1986, 1990 y 2004) el PSOE ha resultado ganador, en dos ha habido empate PP-PSOE en escaños (1994 y 1996) y en tres ocasiones el vencedor ha sido el PP (2000, 2008 y 2012). Además, en cuatro legislaturas (1990, 1994, 1996 y 2012) IU ha conseguido representación por Almería. Fuera de PSOE, UCD-AP-PP e IU ningún otro partido ha obtenido nunca representación por Almería.

Todas las encuestas apuntan a que este reiterado panorama electoral almeriense puede variar sustancialmente en las elecciones del próximo día 22. Ciertamente, el PSOE y el PP continuarán, una vez más, dirimiendo su hegemonía y la formación de Antonio Maíllo verá cómo pierde el diputado que tiene, pero se producirá una gran novedad respecto a todas las elecciones celebradas hasta ahora: la entrada de dos nuevas formaciones políticas, Podemos y Ciudadanos.

Han sido muchas las encuestas celebradas hasta hoy. Todas coinciden en que la formación de Pablo Iglesias tendrá representación almeriense en el Parlamento de Andalucía con al menos dos diputados. Y casi todas coinciden en que el partido de Albert Rivera también tendrá un escaño por Almería.

Si bien estas dos situaciones –la elección de representantes almerienses en nombre de Podemos y Ciudadanos- se dan como “cosa hecha”, donde surgen muchas dudas es en la estimación del partido que en esta ocasión se alzará con la hegemonía provincial. El estudio preelectoral del CIS presenta un vuelco electoral. Los siete escaños populares se reducirían a cuatro y los cuatro socialistas aumentarían hasta cinco, con una diferencia porcentual de más de 10 puntos.

La encuesta del CIS es sin duda ninguna la de mayor tamaño de la muestra, con más de 3.000 entrevistas a nivel comunitario y 360 en la provincia de Almería, y la más rigurosa científicamente, lo que la dota de cierta fiabilidad ante la opinión pública. Pero por muy solventes que sean los estudios del CIS, nunca hay que olvidar que recogen estados de opinión en un momento determinado. Y que estos estados de opinión son variables por su propia naturaleza.

La realidad es que esta hegemonía provincial del PSOE sobre el PP solamente la ha vislumbrado hasta ahora el CIS. Todos los demás institutos de opinión no ven tal vuelco. El barómetro de Commentia, realizado para los periódicos de Joly, da 3-4 escaños al PSOE y 5-6 al PP. El de Sigma-Dos, para ‘El Mundo’, concede 5 diputados a los socialistas y 5-6 al PP. Deimos Estadística realizó un exhaustivo estudio con motivo del 28-F –del que se ha hecho eco este pasado domingo, con inexplicable retraso, ‘El Correo de Andalucía’, que los ha presentado como reciente- que otorga 5 diputados a los populares y establece un empate a 3 entre el PSOE y Podemos. Los tres barómetros electorales de Celeste-Tel tampoco han pronosticado tal vuelco electoral en Almería.

Las conclusiones sobre el 22-M y por lo que respecta a la provincia de Almería parecen, pues, claras. La primera, que Podemos y posiblemente también Ciudadanos tendrán representación provincial en el Parlamento de Andalucía. La segunda, que Izquierda Unida volverá a quedarse sin diputado almeriense. Y la tercera, que el predominio provincial seguirá siendo cosa de dos, PSOE o PP. Para obtener la cuarta conclusión, sobre cuál de los dos grandes partidos será el triunfador, habrá que esperar a la misma noche del 22-M. A pesar de lo que diga el CIS. Emilio Ruiz.