_______________________________________________________________________________________________

sábado, 24 de enero de 2015

Algunas campañas publicitarias incentivan el fraude fiscal

¿Con IVA o sin IVA? Es la típica pregunta que suele hacer el proveedor de un producto o un servicio para indicar si se quiere con factura o sin factura. Si la respuesta es “Sin IVA” está claro que lo que estamos indicando es que no queremos factura alguna y que, por tanto, nuestro pago queda al margen de los controles de la Hacienda pública.

Si decimos que “Con IVA” no indicamos otra cosa que lo que deseamos es que ese producto o servicio se suministre o se realice de forma totalmente legal, con su factura correspondiente y tributando por la misma en la parte que corresponda.

Desde la entrada en vigor del Impuesto sobre el Valor Añadido, el IVA, son frecuentes las campañas publicitarias que ofrecen productos sin IVA. Las agencias de publicidad lo anuncian sin recato alguno. “No le cobramos el IVA”, “Hoy, sin IVA”, “Le descontamos el IVA”, son leyendas que solemos leer y oír con frecuencia.

¿Con IVA o sin IVA?

Es una publicidad engañosa. En realidad sí nos cobran el IVA. Lo que hacen es proporcionarnos un descuento del 21 por ciento, que es justamente el mismo porcentaje que el IVA que grava la operación. Pero eso no significa que no nos cobran el IVA, sino que nos hacen un descuento del 21 por ciento.

Pongamos un ejemplo. Un televisor tiene un precio, fuera de promoción, de 500 euros. Si compramos ese televisor, al pasar por caja, pedimos la factura correspondiente. Nos la extienden en los siguientes términos: un televisor, 413,22 euros + 86,78 euros de IVA, total 500 euros.

Campaña de Carrefour

Compremos ahora ese mismo televisor con la promoción “No le cobramos el IVA”. Al pasar por caja, solamente pagamos 413,22 euros, efectivamente. Pero pidamos la factura con desglose de IVA. La operación es ésta: un televisor, 341,50 + 71,72 euros de IVA, total 413,22 euros. Observemos que, efectivamente, no es que han dejado de cobrarnos el IVA, que nos lo han cobrado, sino que nos han hecho un descuento del 21 por ciento.

No se entiende que aún hoy día el Gobierno no haya intervenido para prohibir estas campañas publicitarias tan engañosas. Ciertamente, no tienen repercusión para el erario público, pero, en cierta forma, es una manera de incentivar la realización de operaciones sin repercutir el IVA correspondiente. Emilio Ruiz.