_______________________________________________________________________________________________

sábado, 11 de octubre de 2014

Inquietud en IU-Almería por la avalancha de simpatizantes inscritos para votar en las elecciones primarias

El próximo miércoles día 15, desde las 10 de la mañana a 10 de la noche, la sede provincial de Izquierda Unida-Los Verdes será el lugar de celebración de las elecciones primarias para elegir candidato a la alcaldía de Almería en los comicios locales de mayo de 2015. Dos son los candidatos que han pasado la prueba de fuego de los avales y que serán, por tanto, sometidos al escrutinio de los militantes y simpatizantes: Rafael Esteban, actual portavoz de IU en el Ayuntamiento, y Rodrigo González, secretario de Organización provincial.

El cuerpo electoral con posibilidades de votar asciende a 748 personas. De ellas, 201 son afiliados a la coalición. El resto, o sea 547 votantes, son simpatizantes que previamente se han inscrito por diversos medios, incluso a través de la página web, de forma gratuita y sin comprobación ideológica alguna.

El censo habitual de simpatizantes de IU en Almería capital ronda el centenar de personas. En esta ocasión, para ejercer el derecho a voto, los inscritos se han multiplicado por algo más de cinco. ¿Qué garantías hay de que estas inscripciones se han efectuado de forma espontánea, no planificada, y con unas garantías mínimas de que se trata, efectivamente, de personas con afinidad ideológica hacia IU? Ninguna.

Rodrigo González
Influidos por el populismo de Podemos, los de IU han sucumbido a la ola de apertura hacia el electorado a cualquier precio y no han planificado las elecciones primarias con las mínimas garantías ideológicas. Cualquiera podía apuntarse, pues, además de ser gratuito, tampoco se pedía manifestación alguna de simpatía.

No vamos a decir quién, pero uno de los dos candidatos anda con la mosca tras la oreja. Considera que su adversario le ha metido un gol por la escuadra de manera quizás poco ética. Dicho con palabras entendibles, que ha sacado electores de debajo de las piedras. Y como prueba de ello muestra la circunstancia de la procedencia de buena parte de esos electores, muy localizados y ubicados geográfica y asociativamente.

Los procesos de primarias abiertos a simpatizantes tienen esos riesgos. Algunos miembros de la ejecutiva local no se atreven a hablar de tongo, pero sí se han entretenido en llamar a algunos de los inscritos como simpatizantes con derecho a voto y se han llevado alguna que otra sorpresa. La mayor es del tipo “no sé de qué me estás hablando”. Veremos cómo queda esto. Emilio Ruiz.