_______________________________________________________________________________________________

domingo, 24 de agosto de 2014

La modificación de la Ley Electoral para las Municipales

El Gobierno quiere cambiar la Ley Electoral. Dice que es para democratizar la elección de alcaldes. La oposición manifiesta todo lo contrario: que es para perpetuar en el poder a los actuales alcaldes del PP. En Almería, también en este caso, los efectos deseados irían contra corriente.

Si en las pasadas elecciones municipales hubiera estado vigente la ley que pretende aprobar Mariano Rajoy, el alcalde de Carboneras no sería Salvador Hernández (Gícar), sino que seguiría siendo Cristóbal Fernández (PSOE), pues su candidatura fue la más votada. Tampoco sería alcaldesa de Pechina Mari Ángeles Morales (PP), sino Sonia Ferrer Tesoro (PSOE), la delegada del Gobierno andaluz.

Miguel Martínez Carlón (PP) tampoco sería alcalde de Vélez-Rubio, sino Isabel Navarro (PSOE). Leonor Membrive (PSOE) seguiría siendo alcaldesa de Gérgal, y no Miguel Guijarro (PP). En Zurgena Cándido Trabalón (PA) seguiría de alcalde, y en Líjar lo sería Juan Amorós (PSOE) y no José Antonio Crisol (PP). En Uleila del Campo seguiría de alcaldesa Águeda Cayuela (PSOE) y no sería el independiente Juan José Fuentes.

O sea, que en Almería el PP, con la nueva ley, saldría trasquilado y el PSOE, beneficiado. Creo que, efectivamente, debe cambiarse la Ley Electoral. Pero de forma radical, no solo la parte que afecta a los comicios locales. Hay que evitar la “dictadura de las minorías”, no sólo para elegir alcalde, sino también en los parlamentos nacional y regionales. Pero estos temas tan sensibles hay que aprobarlos por consenso. O, al menos, con el máximo consenso. Emilio Ruiz.