_______________________________________________________________________________________________

domingo, 3 de agosto de 2014

El Algarrobico: un hotel y cinco ministros

La rocambolesca historia del más popular de los hoteles inacabados de España, El Algarrobico, se remonta al mes de marzo de 2003, cuando el Ayuntamiento de Carboneras concede la licencia de obras, “en zona urbana”, según todos los informes y las propias palabras de quien era entonces delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Juan José Luque, ratificadas por su consejera, Fuensanta Coves, que consideraba que el terreno contaba con derechos consolidados antes de ser declarado parque natural.

Desde 2003 hasta 2014 han pasado por el Ministerio de Medio Ambiente cinco ministros y se han acumulado 22 resoluciones judiciales, de las que 20 son contrarias al hotel, entre ellas tres del Supremo y cuatro de la Audiencia Nacional, y dos, de la Sala Tercera del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, a favor. Y el hotel, ahí sigue.

El primero de los ministros fue Jaume Matas. Según la secretaria socialista de Cambio Climático y Sostenibildad, Pilar Lucio, fue él quien “debió haber intervenido en la tramitación de la licencia y detenido el procedimiento amparándose en la legislación de costas”.

"Intenté persuadir al promotor y al
Ayuntamiento de que se modificase
el proyecto" (Cristina Narbona)
Quien sí intervino fue su sucesora, la socialista Cristina Narbona, ministra entre 2004 y 2008. “Su actuación fue por motivos personales”, dice el alcalde que más apostó por el proyecto, Cristóbal Fernández. La exministra le ha respondido vía Twitter: “¿Cuestión personal defender la Ley de Costas? Falso”.

La actuación de Cristina Narbona en el “Caso Algarrobico” suma por igual detractores y defensores. Hay quien le acusa de ser la causante de la endiablada situación político-judicial en la que se encuentra el hotel. Y no falta quien la considera la héroe que ha evitado el mayor atropello paisajístico de los últimos tiempos en la costa española.

Narbona siempre ha estado convencida de lo que hacía y siempre ha considerado que todos sus pasos se han mantenido dentro del margen de la legalidad, si bien, a veces, también de la incomprensión. El pasado mes de abril, explicaba que el hotel tenía permiso de obras dos años antes de su llegada al Ministerio y que las mismas se iniciaron cuando todavía no se había hecho el deslinde que marcaba la ley.

"Intenté”, recuerda, “persuadir al promotor y al Ayuntamiento de que se modificase el proyecto, con un retranqueo factible en ese momento, advirtiéndoles de que, de seguir adelante con el proyecto inicial, cuando el deslinde definitivo estableciera una franja de 100 metros, el hotel incumpliría la Ley de Costas y el ministerio estaría legitimado para actuar". “Lamentablemente no se llegó a ningún acuerdo, y la obra siguió adelante sin ninguna modificación”, añade.

A Narbona le sucedió Elena Espinosa (2008-2010), que se limitó a decir que su ministerio se mantenía en permanente contacto con la Junta de Andalucía y ponía de relieve su voluntad de colaborar para proceder al derribo en cuanto culminara el procedimiento judicial en curso. El mismo guión siguieron Rosa Aguilar (2010-2011) y Miguel Arias Cañete (2011-2014). De Isabel García Tejerina aún no se tienen referencias.

El futuro del hotel pasa por dos posibles soluciones y una no solución. La no solución es dejarlo como está. Las dos soluciones son demolerlo o terminarlo. Posiblemente tengamos que esperar aún a ver pasar a otros cinco ministros para que el asunto se resuelva. Emilio Ruiz.