_______________________________________________________________________________________________

domingo, 13 de julio de 2014

Primarias del PSOE con Pedro Sánchez como favorito

Hoy es un día histórico para el socialismo español. Por primera vez en sus 135 años de vida, el Partido Socialista Obrero Español ha convocado a su militancia para elegir de forma directa a quien va a ser su próximo secretario general. 197.468 afiliados al PSOE, al PSC y a las Juventudes Socialistas –que son los que se encuentran al corriente en pago de las cuotas-, de los que 45.655 son andaluces y 5.036 son almerienses, tienen la oportunidad de elegir entre Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias.

A nivel nacional el partido se dirime entre Sánchez y Madina. No se han realizado encuestas específicas entre el cuerpo de electores, y la que ayer publicaba el diario El Mundo, que daba vencedor al candidato vasco, se ha realizado entre votantes socialistas. “Los pocos afiliados que han sido encuestados se inclinan por Pedro Sánchez”, aclaraba el periódico.

Todo parece indicar que, efectivamente, será el diputado madrileño quien se alce con el mayor número de votos. A José Antonio Pérez Tapias se le reconoce como el candidato más solvente y el que en la campaña ha defendido con mayor contundencia los ideales socialistas. Pero este profesor de Filosofía de la Universidad de Granada tiene un pequeño hándicap en su currículum: es miembro de la corriente Izquierda Socialista, que, históricamente, dentro del partido ha tenido un reconocimiento y apoyo marginales.

Eduardo Madina partía como el gran favorito. Pero ha cometido dos errores de bulto que pueden ser determinantes. Uno, creerse que, apartados Carme Chacón y Patxi López, el camino le quedaba perfectamente allanado. La campaña la ha iniciado tarde y la ha realizado con desgana. Y ha cometido, sobre todo, un error crucial: ganarse la animadversión de la federación andaluza, que agrupa al mayor número de afiliados, la cuarta parte del total, y que da soporte al único gobierno socialista de cierta importancia de todo el Estado. Aún nadie ha sabido explicar a qué se debe su empeño por conocer el origen de los avales de Pedro Sánchez. Y, a falta de explicación, la interpretación ha sido libre. Y desafortunada para él.

Pedro Sánchez será el ganador de las primarias en Almería y en Andalucía. Y, en mi opinión, será el nuevo secretario general del PSOE. Ha desbordado a su principal opositor. Ha realizado una campaña más intensa, más convincente, con más ilusión y ha jugado una baza determinante, cual es ganarse la simpatía de los afiliados del PSOE de Andalucía, que, ya digo, son la cuarta parte de la militancia del PSOE. Todos los vientos juegan a su favor. El menos favorable, el de su bisoñez –quizás ésta no sea la palabra adecuada-, se debe a su inexperiencia dentro de los órganos de dirección del partido, pues nunca ha formado parte de Ejecutiva alguna, y al escaso protagonismo que se le ha otorgado dentro del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso de los Diputados. Pero, mirado desde cierta perspectiva, esto, lejos de restarle votos, posiblemente le sume. Emilio Ruiz.