_______________________________________________________________________________________________

viernes, 11 de julio de 2014

He aquí un imputado

Permítame el lector que aproveche esta tribuna para tratar sobre una cuestión estrictamente personal. No lo hago para solicitar su compasión. Tampoco su solidaridad. Y menos su colaboración. Lo hago para ponerlo alerta de las cosas que suceden en el mundo de la globalidad, del que yo hoy soy víctima y mañana puede ser cualquiera. Lo hago, también, para que, si le sucede un caso similar, al menos se lo tome con la misma filosofía que yo, y en la medida de lo posible lo evite. Al fin y el cabo, el asunto no deja de ser el tributo que hay que pagar por vivir en la era de la modernidad.

Vayamos al grano.  Me acaba de citar el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Vera para que comparezca el 30 de julio, a las 11:30, para ser oído en calidad de imputado –ojo, no es interpretable: estoy imputado-,  “asistido de abogado que le defienda”, por un procedimiento de “Auxilio Nacional” del Juzgado de Instrucción nº 5 de Sagunto.

Como se da la circunstancia de que nunca he estado en Sagunto ni recuerdo relación alguna con persona física o jurídica de esa población valenciana, he pedido a mi abogado –segundo ojo: ya he tenido que buscarme abogado- que se informe del asunto. Y así lo ha hecho. Aquí tengo, junto a mí, el grueso volumen del que parte mi imputación. Lo resumo.

El día 17 de diciembre de 2013, a las 10 horas y 26 minutos, comparece ante el Cuerpo Nacional de Policía de Sagunto doña N. V. C. –pondremos sólo las iniciales, no vaya a ser…- para denunciar que había recibido un correo electrónico de un tal gestor@bbva.es en el que le indican que le han concedido una bonificación por su actividad en BBVA  de 300 euros, y que, para hacérselos llegar, debe proporcionar “el número CVV que hay tras la tarjeta de crédito de BBVA”, algo que N. V. C. hace.

“Que el sábado –sigue diciendo la denuncia-, cuando fue a hacer uso de la tarjeta de crédito, se percató que tenía la cuenta en negativo… Que le llegaron dos mensajes al móvil, una vez se realizaron dos cargos a su tarjeta de 600 euros cada uno… Que la denunciante nunca ha hecho uso de la tarjeta para comprar nada a través de internet”.

Sigo: “Que ha pedido la denunciante a su entidad que le aporte el justificante de ambos pagos… Que el primer pago se realizó desde una página web de Suecia, www.webdollar.com, con domicilio en Barcelona, por importe de 600 euros, y el segundo, de una casa de apuestas llamada Juegging Efortuni, de Valencia”, del mismo importe.

Ordenado por el instructor de la causa “que se realicen gestiones para el total esclarecimiento de los hechos”, Jueggins Efortuni informa que “de la tarjeta que nos ocupa se abre una cuenta de juego a través de su página www.efortuni.es realizando un solo depósito de 600 euros para jugar al póker perdiendo todos los fondos, no llegando el usuario a obtener ganancias, accediendo desde la IP 212.170.57.100”.

“La cuenta se abre a nombre Emilio Ruiz Ruiz”, que soy yo, con un número de D. N. I. que es el mío y una fecha de nacimiento y un domicilio que también son los míos, no así el número de teléfono y el correo electrónico.

El día 30 intentaré convencer a Su Señoría de que jamás he jugado por internet a estas cosas. No sé si lo lograré. Mientras tanto, llevaré con resignación mi imputación. Qué otra cosa puedo hacer, ¿darle vivas al mundo global? Emilio Ruiz.