_______________________________________________________________________________________________

lunes, 2 de junio de 2014

Cajamar se enfrenta al más duro examen de su vida

Dentro de unos meses, tras el verano, el Banco Central Europeo pondrá en funcionamiento el Mecanismo Único de Supervisión del sistema financiero. 128 entidades financieras de la Unión, las que tienen un volumen de activos superior a 30.000 millones de euros, entre las que se encuentran 16 españolas -de las que dos son andaluzas, Unicaja y Cajamar, además de Banco Ceiss-, serán sometidas a un duro examen, en el que los ‘hombres de negro’ de la troika analizarán tanto su riesgo como la calidad de sus activos.

Juan de la Cruz: "Pasaremos
los tests de stress sin
dificultad alguna"
Estas pruebas de resistencia o tests de stress se van a realizar tomando como referencia las cuentas de 2013 de cada entidad. El 30 de mayo ha sido la fecha límite para que los bancos entregaran la oportuna documentación. Será un duro examen que evaluará un conjunto de riesgos, tales como el riesgo de crédito, el riesgo de mercado, el riesgo soberano (la deuda pública en manos de la banca) la titulización (el proceso de transformación de activos en valores negociables) y el coste de financiación con recursos ajenos. A los bancos que no superen los exámenes se les dará un plazo para captar capital, pasado el cual, sin no ha resuelto su problema, se podrá llegar incluso a la liquidación.

Se especula mucho estos días sobre si la banca española superará sin dificultades los tests de stress. Hay unanimidad de criterio, en el sector financiero, en que los ajustes realizados en los dos últimos años han dejado a prácticamente toda la banca española en situación de superar las pruebas sin dificultad. "Vemos que los bancos españoles están bien preparados, al aumentar su capital tanto de fuentes privadas como públicas. El sistema bancario español está bien preparado de cara a los test de estrés", ha dicho James Daniel, el responsable del FMI del control de la economía española.

No obstante, sobre algunas entidades han surgido ciertas dudas. Pablo Ferrer, redactor-jefe del portal digital Hispanidad, ha recurrrido esta semana pasada a “fuentes del sector” que no especifica para afirmar que Cajamar es una de esas entidades sobre las que existen dudas. Su elevada tasa de morosidad, superior al 17 por ciento, hace pensar en el posible suspenso. Miguel Alba, en Voz Populi, se ha manifestado en parecido sentido. Tanto uno como otro consideran que un suspenso de Cajamar proporcionaría la coartada perfecta para liquidar el sistema de cooperativas de crédito de igual modo que se ha liquidado el sistema de cajas de ahorros.

En Cajamar consideran que, tras esta siembra de dudas, se esconde un interés demasiado interesado. Tras ese interés no anda ajeno el Grupo Caja Rural, que recela de la caja almeriense, que ha adoptado una hoja de ruta que ellos no comparten. Ninguna otra caja rural española será sometida al control del Banco Central Europeo por no superar el listón de los 30.000 millones de activos. El examen de la troika tiene para las entidades más ventajas que inconvenientes. Le obliga a una transparencia total y absoluta, lo que se traduce en una garantía para los clientes y propietarios, bien sean éstos accionistas o cooperativistas, como es el caso concreto de la entidad almeriense.

El presidente de Cajamar, Juan de la Cruz Cárdenas, se muestra tranquilo ante el examen del BCE. En la reciente asamblea general del Grupo Cooperativo celebrada en Vícar ha vuelto a reiterar que se superarán "sin mayores dificultades" los test de estrés tras haber elevado el coeficiente de solvencia al 11,3 por ciento y la ratio de capital principal al 10,9 por ciento, “superando así ampliamente los requerimiento mínimos exigidos”.

Igual de contundente se muestra el presidente del nuevo banco de Cajamar, el Banco de Crédito Social Cooperativo (BCSC), Luis Rodríguez González, sobre la confianza en superar los tests de stress: “No es que confiemos, es que no tenemos ninguna duda de que Cajamar los va a aprobar”. Rodríguez González achaca la alta morosidad “al ejercicio de transparencia realizado con el último decreto del ministro de Economía, Luis de Guindos, de revisión de los créditos refinanciados”. Tranquiliza a los inversores afirmando que en los tres primeros meses del año esta tasa ya está remitiendo, algo que en verdad parece que choca con la realidad.

A cierre de marzo de 2014, el Grupo Cooperativo Cajamar registró un beneficio de 119 millones de euros, pero su tasa de morosidad se mantenía en el 17,77 por ciento, excesivamente elevada y muy por encima de la media del sector. Por contra, en abril tenía un ratio de core capital Tier-1 del 11,53 por ciento. En el escenario base de las pruebas de estrés, las entidades tienen que tener un ratio de core capital Tier-1 del 8 por ciento. En el escenario adverso, del 5,5 por ciento. “Es decir, que las pruebas se superarán sin inconveniente alguno”, insisten desde la Plaza de Barcelona. Los resultados de los exámenes se conocerán a final de año. Emilio Ruiz.