_______________________________________________________________________________________________

domingo, 4 de mayo de 2014

Que hay que tener cuidado con el internet ése

La mañana del miércoles, Alfonso Díaz Marín, el que fue alcalde de Pulpí y es esposo de Adela Segura, la nº 3 del PSOE de Almería, no se levantó como habitualmente lo hace. Ese día lo echaron de la cama, más bien. Fue una llamada telefónica: “Oye, que dice ‘Noticias de Almería’ que la Junta te tiene en búsqueda y captura por una subvención que te has llevado por el morro”. Díaz levantose presto, fuese al Ipad y encontrose, efectivamente, con la noticia: “La Junta de Andalucía no encuentra a un miembro del Comité de Ética del PSOE de Almería para que devuelva una subvención. La mercantil del marido de la mano derecha de José Luis Sánchez Teruel, Adela Segura, acumula insolvencias”. Y, además, el periódico alertaba de algo que podía suceder: el presunto defraudador podía llegar a ser senador, pues “es suplente de Juan Carlos Pérez Navas”. Bajo los titulares, el periódico de Rafael M. Martos ofrecía todo lujos de detalles.

Era todo falso. El Alfonso Díaz Marín defraudador no tiene nada que ver con su homónimo pulpileño. ‘Noticias de Almería’ retiró la información y publicó una extensa carta del afectado. Pero las redes sociales ya estaban ardiendo. “Equivocarse es un riesgo que corremos”, reprochaba el periodista sevillano Pepe Fernández a su colega almeriense, “pero los lectores agradecen una rectificación a tiempo en vez de hacer mutis por el foro”. “El cumplimiento del derecho de rectificación debe incluir el mismo trato”, exigía Mercedes de Pablos.  “No todo vale”, se quejaba amargamente José Luis Sánchez Teruel. Como alguien dijo, Rafa: ¡que hay que tener cuidado con el internet ése! Emilio Ruiz.