_______________________________________________________________________________________________

sábado, 26 de abril de 2014

Una saetera abderitana y un fotógrafo gaditano en la Semana Santa de Logroño

Lucía Rivera es una joven abderitana, del Trebolar para más señas,  enfermera y estudiante de Psicología. Vive en Logroño, donde lleva ya doce años, por lo que se puede decir que comparte su cariño con su tierra riojana de adopción y su tierra almeriense de nacimiento y de corazón.

Gracias a un fotógrafo oportuno –que no oportunista-, Juan Marín, gaditano, del periódico La Rioja, la imagen semanasantera de la abderitana ha dado la vuelta a medio mundo. Las palabras de halago se reparten por igual con las palabras de desprecio. Y todo porque Lucía apareció con una vestimenta un poco fuera de lo normal en la procesión del Jueves Santo de la Cofradía de las Siete Palabras.

 “Llevo viviendo en Logroño desde hace doce años y esta Semana Santa decidí pasarla por primera vez en La Rioja, en lugar de mi tierra, Adra”, ha explicado Lucía al periódico La Voz de Almería. “El lunes me reuní con la Hermandad y el martes, con unos costaleros. Vi una saeta con letra de Serrat y nombrando a Andalucía y decidí hacerle una letra más riojana: Silencio riojano, está pasando el Yacente, siempre con sangre en las manos, no mecedlo costalero...”.

Lucía Rivera, en procesión
Para la interpretación de la oración cantada, Lucía se decantó por hacerlo con mantilla y peineta y un vestido de seda con un sobre encaje igualmente negro. “Me decidí por este vestido muy actual –sigue explicando al periódico provincial-, con escote palabra de honor y las puntillas de encaje transparente y ceñido. Mi sorpresa surgió cuando compruebo que ha tenido mucha más repercusión mi vestido que la saeta que canté”.

A Lucía, una mujer con ideas vanguardias y nada retrógradas, el tema le ha sobrepasado, pero, lejos de amilanarse, se defiende con desparpajo: “Pienso que como yo no participaba en el cortejo procesional, solo canté una saeta, podía vestir más moderna y actual y no tan clásica y desfasada. Tuve tal éxito que la propia hermandad, al finalizar la procesión, me felicitó y hasta me invitaron a cenar”.

Al día siguiente, Lucía recibió llamada telefónica de la hermandad, y hasta del sacerdote, para pedirle que volviera a cantar unas saetas a dos pasos del Viernes Santo. “Lo hice, pero por falta de tiempo no hubo ocasión de instalar altavoces y micrófonos, así que fue a puro pulmón”, rememora la ‘saetera’, añade La Voz de Almería.

En Twitter, los comentarios son diversos. Veamos algunos:

Elena de Miguel: “De mantilla en la procesión de las Siete Palabras de Logroño. Sin palabras me quedo yo”.

La abderitana, en un descanso
Luzia Gagarin; “Esta vez Jesús no resucita de la mierda en la que estáis convirtiendo este folclore católico”.

Christian Sancho: “¿La Magdalena tal vez?”

Monyka Llorente: “Parece un anuncio de contactos...”.

Raúl de Santiago: “La gente no sabe q hacer para q se vaya a las procesiones... xD”.

Pedro Bauza: “No que sea muy de procesión.... Además incita al pecado....”.

Raúl de Santiago: “Es verdad, no me había fijado en lo q pone en el estandarte...”.

Fran Lorente: “Al de detrás se le van los ojos de la virgen a la manceba”.

Alberto Marín Fernán: “La magdalena no era una p... como los textos canónicos quieren hacer ver, esa a lucir palmito”.

Christian Sancho: “Esa como mucha gente al postureo de las procesiones”.

Pan Peter: “Los recortes también llegan a la procesión”.

Víctor Moreno: Jamás pensé que podría hacerme "devoto" de algunos recortes”.

Paco del Camino: “Lo mejor es la discreción del negro del vestido, ni Buñuel hubiese imaginado una escena semejante”.

Víctor ‏Moreno: “Me recuerda a Amy Winehouse en "Back to Black". Muy sugerente esa logroñesa sin duda”.


Lucía Rivera, ya digo, no se corta, y para todos ellos tiene las palabras oportunas: “Cuánto daño hace la envidia. Una saeta con sentimiento y solo mirando la vestimenta. Pobre ignorancia”. Eso digo yo. Emilio Ruiz.  

Un momento de la procesión
(Todas las fotografías de este reportaje son del fotógrafo Juan Marín, del periódico 'La Rioja', y han sido publicadas en larioja.com)