_______________________________________________________________________________________________

domingo, 2 de febrero de 2014

Permiso de la Junta para mover un esparto

Hace unos años, en Madrid, en una reunión de empresarios, un industrial gallego me preguntó: “¿Es verdad que en Andalucía, para mover un esparto, es necesario el permiso de la Junta?”. Sentí herido mi orgullo patrio. “Literalmente dicho”, le respondí, “es decir, para arrancar un esparto, sí es necesario el permiso de la Junta, pero, por lo demás, tampoco es para tanto”. Mentí. El Gobierno andaluz es, de lejos, el más intervencionista de toda España. Esto no lo digo solo ahora. Lo he dicho siempre, y mis amigos cercanos al poder también siempre me han respondido que exagero.

Me he alegrado al oír decir al consejero José Sánchez Maldonado que la Junta va a eliminar, de golpe, 220 trámites administrativos “para reducir trabas burocráticas que afectan a las empresas”. Han tenido que pasar treinta años para darnos cuenta del marasmo legislativo en el que los andaluces nos hallamos inmersos. El cruce de misivas entre el alcalde Luis Rogelio Rodríguez-Comendador y la consejera Elena Cortés no existiría si la remodelación de la Plaza Vieja y la Casa Consistorial la estuviera haciendo quien la tenía que hacer: el Ayuntamiento. ¿Qué pinta la Junta reparando Ayuntamientos?

Parece que, por fin, nos hemos dado cuenta del entramado burocrático que hay que superar para ver aprobado un PGOU. Apenas media docena de municipios de Almería lo han logrado. “Preparamos un decreto involucrando más a los Ayuntamientos y reduciendo los plazos”, dice Susana Díaz. ¿No se podía haber pensando antes? “Es la enésima vez que nos lo prometen”, recela Alicia Martínez, vicesecretaria de Territorio del PP. Pues si es la enésima y última, bien está. Emilio Ruiz.