_______________________________________________________________________________________________

domingo, 26 de enero de 2014

David Bisbal tiene diez mil maneras de promocionar Almería

Cuando se redactan estas líneas –domingo, 26 de enero, por la mañana- más de 145.000 personas han visitado Youtube para ver el spot promocional de la Costa de Almería que el Patronato de Turismo ha presentado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En los próximos meses harán lo mismo diez millones de seres humanos de los cinco continentes. El pelotazo promocional es de vértigo. Es comprensible que, en el acto, estuvieran exultantes tanto el presidente de la Diputación, Gabriel Amat, como el vicepresidente, Javier Aureliano García. Sorprendió la poca presencia socialista. Ni siquiera se vio a la portavoz, Esperanza Pérez. Tampoco, a ningún otro diputado provincial, autonómico o nacional. O no estuvieron o no se hicieron presentes. El diputado provincial Rogelio Mena representaba al municipio del que es alcalde. Joaquín Jiménez y Deborah Serón iban por el Ayuntamiento. A Juan Pablo Yakubiuk, portavoz de IU, tampoco se le vio.

Los almerienses nunca tendremos palabras suficientes para agradecer a David Bisbal todo lo que está haciendo por su tierra. Cuando se alcanza la cúspide del éxito es frecuente situarse al margen de los orígenes y recrear las vivencias en otros espacios. Bisbal es siempre fiel y agradecido con su gente y con su pueblo. Eso le hace más sencillo y mejor persona, si es que puede ser aún mejor persona de lo que siempre ha sido. "Almería es un talismán para mí y ésta es una forma de demostrar el amor que siento por mi tierra. Aquí me recargo de energía y llevo siempre por bandera a Almería, a Andalucía y a España", ha dicho. Después nos preguntan a los almerienses que por qué queremos tanto a Bisbal. ¡Pues por qué va a ser…! Emilio Ruiz.

miércoles, 22 de enero de 2014

Manu Leguineche, un enamorado de Mojácar y del Levante almeriense

Un maestro de periodistas se nos ha ido: Manu Leguineche. Vasco de nacimiento, alcarreño de adopción y mojaquero de inspiración. Tenía 72 años. “Era un adicto al sol de la mañana- nos recuerda quien echó largos ratos con él, Manolo León-, el que llegaba de Poniente y alumbraba el Malecón de Garrrucha, donde tomaba Albariño con unos boquerones: el mismo sol que alumbraba su casa de Marina de la Torre de Mojácar, resguardada de los vientos por el Moro Manco”.

Manuel Leguineche tenía todos los premios que un profesional puede tener. Pero había uno que siempre mostraba con especial satisfacción: el Indalo de Oro que el Ayuntamiento de Mojácar le concedió hace justamente ahora seis años –maldita causalidad-, en Fitur 2008.

En más de una ocasión ha manifestado Manu que los días más maravillosos de los últimos años de su vida los había pasado en el Levante almeriense. Tan ligado estaba a nuestra provincia que llegó a prologar el Anuario de la Asociación de Periodistas de Almería.

El cariño que Leguineche sentía por esta tierra no le hacía perder el sentido crítico que siempre ha tenido hacia todo. Lo fue, también, con el desarrollismo urbanístico de Mojácar. “Yo, antes del cemento posmoderno”, escribió, “me sentaba en el restaurante Mediterráneo de Mojácar, rodeado de ingleses -¿por qué harán los ingleses tan poco esfuerzo para agradar?-, frente a la ladera del monte, en la que verdeaban el romero, el tomillo y la retama, el cantueso y la mejorana. Al volver después de unos meses me di de bruces con una manzana de casas, de modo que hube de darme la vuelta para fijar mi atención en un calendario, una reinona brasileña del fútbol playa”.

Un episodio gracioso lo escribió Manu Leguineche sobre una señora que llegó a conocer en Rodalquilar:

 “Conozco a una mujer en Almería que vive en un paisaje mineral, y que en esta época de crisis del género epistolar envía cartas a Dios a través del Muro de las Lamentaciones de Jerusalén. "Querido Dios, espero que al recibo de la presente te encuentres bien...".

-Te parezco una chiflada, ¿no?

-No. Lo que quiero saber es si tus cartas llegan a su destino...

-Son sólo de ida. Nunca espero respuesta.

-¿Pones el remite?

-Ya te digo que no espero respuesta.

-Pero, ¿y si se extravía?

-Correos de Israel es muy seguro. Basta con poner barrio de Givat Shaul, Jerusalén. Cada cierto tiempo, las cartas las ponen en las hendiduras del Muro de las Lamentaciones”.

Gran escritor, enorme periodista, un buen paisano nuestro. Maestro, gracias. Emilio Ruiz.

martes, 21 de enero de 2014

Adiós, Medicina, adiós

Parece que todo el mundo lo tenía claro, pero, por si aún quedaba por ahí algún despistado, las conclusiones del Foro de la Profesión Médica (FPME) son contundentes: es un disparate crear en España una sola facultad de Medicina más. Ni la de Almería, ni la de Jaén, ni la de Huelva, pero tampoco las dos privadas de Alicante, la concertada de Vic y la pública de Baleares. Ninguna. Cada año, 1.000 nuevos alumnos de Medicina se quedan sin poder acceder al MIR por falta de plazas. Mientras éstas han disminuido un 10 por ciento en las dos últimas convocatorias, el número estudiantes que acceden a las facultades de Medicina solo ha disminuido un 1,35 por ciento.

La decisión de crear la Facultad de Medicina de Almería se tomó en 2010 por el Consejo Andaluz de Universidades. En 2009, el Ayuntamiento puso los terrenos a disposición de la UAL. Eran otros tiempos. Aún fluía el dinero y España se vanagloriaba de tener la mejor sanidad pública del mundo. Hoy, la situación es radicalmente distinta. Hasta los profesionales de la Medicina están afectados por la tasa de reposición. Por cada diez médicos que se jubilan solamente se cubre una plaza. ¿Nos dedicamos a gastar una fortuna –se habla de que formar un médico especialista suele costar al erario público entre 150.000 y 180.000 euros- para enviarlos al extranjero en busca de un sueldo? Obviamente, no sería una medida inteligente.

Tal vez sería ahora el momento de recordar la postura mantenida en plena euforia pro-facultad por un responsable político almeriense de entonces. “Si los almerienses quieren Medicina”, vino a decir, “Medicina tendrán; pero me parece que las nuevas inversiones académicas debemos hacerlas en otras disciplinas de mayor futuro para la provincia”. O sea, las relacionadas con el sector hortofrutícola. Obviamente, ese político fue defenestrado. Emilio Ruiz.

domingo, 19 de enero de 2014

La Plaza Vieja y la lección de los vecinos de Gamonal

Las diferencias de criterio o de decisión entre Administraciones de distinta ideología suelen ser caldo de cultivo adecuado para que algunos políticos prioricen el interés partidario sobre cualquier otro. Vemos ya casi normal la insistencia de unos en exigir a los otros lo que no exigen, ni nunca exigirían, a los propios. No duda nadie de que la pancarta de Luis Rogelio Rodríguez-Comendador jamás se habría colgado de la fachada del Ayuntamiento si la titular de Fomento fuera un miembro del PP y no Elena Cortés, de IU. O que Sonia Ferrer jamás diría eso de que “el Ayuntamiento es el culpable de que las obras de la Plaza Vieja no se hagan” si no fuera porque representa al Gobierno de la Junta. De ninguna manera Rafael Esteban iba a ver en esto una “sobreactuación del alcalde” si no fuera porque su coalición comparte Gobierno con el PSOE en Andalucía. ¿Y, por cierto, dónde demonios tendrá guardadas Carmen Crespo las pancartas con las que tan persistentemente reivindicaba la terminación de las obras de la autovía de Málaga?

Dicho esto –o sea, que todos son iguales-, este asunto de la rehabilitación de la Plaza Vieja clama al cielo. Es de vergüenza. Un escándalo. No sé de quién es la culpa de estos cinco años de inoperancia. Si es por discrepancia política, ésta tiene un límite. Y ese límite está establecido allí donde el ciudadano puede sentirse agredido. Por este episodio de la Plaza Vieja, los vecinos de Almería tienen motivos para sentirse agredidos. El episodio del barrio de Gamonal debe servir de ejemplo ante políticos insensibles y políticas insensatas. Aprendamos la lección. Y, tras Burgos, Gallardón. Emilio Ruiz.

domingo, 12 de enero de 2014

Si yo fuera presidente

Allá por los 80, un programa de TVE revolucionó el anodino panorama televisivo. Se titulaba Si yo fuera presidente, y estaba dirigido y presentado por Fernando García Tola, uno de los monstruos que ha dado la televisión española. García Tola, que murió muy joven, hace ahora diez años, lanzó al estrellato como presentadora a la actriz Carmen Maura con otro memorable programa, Esta noche, en 1980, y antes, en 1975, destacó con otro inolvidable programa de entrevistas, 2 por 2, presentado por Isabel Tenaille y Mercedes Milá.

A lo que vamos. Si yo fuera presidente –del Gobierno de España, se entiende-, mis primeras palabras en el primer Consejo de Ministros serían éstas: “Señores ministros, no les he elegido para crearles problemas al ciudadano, sino precisamente para todo lo contrario, para resolvérselos”. Alberto Ruiz Gallardón se situó en este Gobierno, desde el principio, como uno de los ministros mejor valorados. Se hablaba de él incluso como el sucesor. Hoy ya se sabe que ha sido el mayor fiasco del Gobierno de Mariano Rajoy. No sólo no ha resuelto ninguno de los problemas de la justicia, sino que todos los ha empeorado.

Con el tema del aborto se ha pasado de rosca. Su proyecto de Ley ha desconcertado a todos. Incluso a los afines. Una muestra nos la dio el otro día este periódico al recoger las opiniones de las mujeres del PP de Almería con cargo público. Ni Aránzazu Martín, ni Rosalía Espinosa, ni Rosario Soto, ni Mar Agüero… ninguna dio su apoyo al ministro. “Hay que buscar el consenso”, fue el grito unánime. No hay que saber latín para entender lo que querían decir. Emilio Ruiz.

lunes, 6 de enero de 2014

Los fondos buitre ya están aquí: Cajamar les vende 700 millones de créditos fallidos

Si usted, lector, tiene alguna deuda pendiente con un banco o una caja es muy posible que en los últimos días haya recibido –y, si no, esté preparado- una llamada reclamándole la cantidad adeudada. Pero no ha recibido la llamada de su banco, caja de ahorros o caja rural, o sea, de la entidad a la que le debe el préstamo, sino de unos señores que dicen llamarle en nombre de otra entidad, a la que no conoce de nada y que generalmente tiene un nombre muy raro.

“Perdone, pero yo a ustedes no les debo nada, deben haberse equivocado de teléfono o de persona”, es posible que haya sido su respuesta. Y no, no se han equivocado. El equivocado es usted. Porque su deuda ha dejado de tenerla con su banco de siempre. Ahora la tiene con quien se la reclama, que suele ser un fondo de inversión –en el argot financiero llamado fondo buitre- que se la ha adquirido a la entidad financiera con la que la deuda fue contraída.

El año 2013, España  ha sido un país enormemente atractivo para los fondos buitre, que han comprado nada menos que 4.600 millones de euros de créditos de dudoso cobro. Prácticamente todas las entidades españolas han aprovechado ese interés para deshacerse de créditos morosos. Lo mismo están haciendo las sociedades inmobiliarias.

¿Y quiénes son estos señores y a qué precios compran? Los fondos buitre más activos suelen ser grandes gestoras norteamericanas, como Cerberus, Fortress, Lone Star y Apollo, pero también están apareciendo por el mercado español fondos de menor entidad, como Yorvik, York Capital, Marathon o Perry Capital. Normalmente, para sus operaciones en nuestro país, buscan el asesoramiento de personas que conocen bien nuestro mercado, y si tienen buena influencia, mejor.

Conocido es el caso de Javier Botín, hijo del presidente de Banco Santander, que ha creado una firma específica para estas tareas, Savia Asset Management. José María Aznar Botella opera con Cerberus, el fondo buitre que ha comprado 96 oficinas de Bankia.

¿Y el precio? Hay que distinguir entre la adquisición de propiedades inmobiliarias y la adquisición de créditos de difícil cobro. Los bienes inmobiliarios –grandes promociones de viviendas, edificios de oficinas, empresas inmobiliarias enteras…- los compran por el 40-50 por ciento de su valor actual. El fondo Blackstone, por ejemplo, ha comprado 1.800 viviendas de alquiler a la Empresa Municipal de Vivienda de Madrid por el 40 por ciento de su valor.

Los créditos fallidos se venden a precio de saldo. En torno al 3 ó el 4 por ciento de su valor. Hay que tener en cuenta que los bancos no suelen vender créditos de clientes buenos, y mucho menos de clientes que se encuentran al corriente en el pago de sus cuotas. Los créditos que se venden tienen para los bancos la consideración de perdidos y, de hecho, están provisionados como tales al cien por cien. Cualquier euro que recuperen es beneficio.

También la entidad almeriense Cajamar ha soltado lastre de este tipo de créditos. El año pasado se deshizo de 700 millones de euros de créditos fallidos en la llamada “Operación Ulises” (los mercados suelen bautizar este tipo de operaciones). El comprador fue David E. Shaw, un multimillonario neoyorkino que fue asesor del presidente Clinton y que, según sus propias informaciones, cuenta con un capital de inversiones de 30.000 millones de dólares. Emilio Ruiz.

domingo, 5 de enero de 2014

Almería vive una frenética actividad editorial

Ayer tarde, en el Salón de Usos Múltiples, de Antas, Gabriel Martínez Guerrero ofrecía a sus paisanos un nuevo retazo del pasado de su pueblo con la presentación de Los volcanes del Cabezo María y los picachos (Editorial Arráez). Simultáneamente, pero en la Librería Picasso de la capital, Eduardo del Pino Vicente firmaba ejemplares de la recién estrenada 2ª edición de su Almería: Los años vividos (La Voz de Almería), un paseo por la historia reciente de esta tierra, y Adolfo Iglesias hacía lo propio con Juan & John (Círculo Rojo), un oportuno libro que recrea el paso del beatle John Lennon por estos pagos. 

Este movimiento editorial que estamos viviendo en Almería no tiene precedentes. Lo de José María Artero, con su Editorial Cajal, allá por los años 70, comparado con esto, no deja de ser una anécdota. Si dejamos al margen iniciativas editoriales que viven bajo el amparo institucional –léase, por ejemplo, UAL o IEA-, dignas de destacar son las iniciativas de Juan Grima y Alberto Cerezuela, por cierto, tan excelentes escritores como editores. Editorial Arráez ha cerrado 2013 con 17 nuevas publicaciones. El estudio de la Guerra Civil en Almería pasa obligatoriamente por la consulta de las publicaciones de esta editorial de Mojácar, que acaba de cumplir su décimo aniversario.

El éxito editorial de Círculo Rojo es digno de un detenido estudio. Es increíble: en 2013, nada menos que 700 títulos han salido con su sello. De ellos, veinte tienen autor almeriense. El Alumbrador, de María del Mar Saldaña, o El reloj, de Fran Cazorla, o Ferbo y las sombras del pasado, de Domingo Torrente, van camino de una nueva edición.

miércoles, 1 de enero de 2014

La autopista Vera-Cartagena sube precios y baja usuarios

El Gobierno tiene un problema con aquella hornada de autopistas de peaje que se sacó de la chistera el ministerio de Fomento de Francisco Álvarez Cascos. Todas han presentado concurso de acreedores y algunas están en quiebra. Las expectativas de tráfico no se han cumplido y la deuda bancaria que acumulan asciende ya a 3.500 millones de euros.

Pero el problema no tiene fácil solución. Una posibilidad es la creación de un “banco malo” –algo así como un Sareb de las autopistas- que se haría cargo de todas ellas. El Gobierno ha dejado caer la posibilidad de que en ese banco malo de autopistas las actuales concesionarias tendrían un 20 por ciento del capital, mientras el Estado sería titular del 80 por ciento. Las concesionarias no han recibido la propuesta con agrado. Precisamente la primera que ha manifestado su disconformidad es Aucosta, que explota la Vera-Cartagena.

Una vía alternativa es la venta de todo el paquete de autopistas a un fondo buitre. Por extraño que parezca, hay fondos de inversión interesados en su adquisición. Suenan los nombres del banco australiano Macquarie, así como de JP_Morgan, Goldman Sachs o Morgan Stanley. Pero ya se sabe en qué condiciones compran estos inversionistas: casi a coste cero, y encima, agradecidos. Para obtener tasas de retorno de dos dígitos en su inversión, que es lo que pretenden, lo primero que habría que hacer en vendérselas sin carga hipotecaria. O sea, renunciando al cobro de los 3.500 millones de deuda que acumulan.

Cualquier solución que se le dé al problema tendrá un alto coste para las arcas públicas. El Gobierno manifiesta una y otra vez que no va a ser así. Pero si así no fuera, ¿cómo se obraría el milagro? La reciente experiencia del rescate bancario nos ha enseñado que, se diga lo que se diga, al final, estas cosas terminan ocupando un espacio en los Presupuestos Generales del Estado.

Mientras se da con la varita mágica que encuentre una solución al problema, el Gobierno, por lo pronto, lo que ha hecho ha sido subir las tarifas del peaje. Desde el primer día del año, las autopistas españolas son un 1,85 por ciento más caras. Lamentablemente, en el caso de las autopistas con problemas, este incremento de precio no va a suponer mayor holgura económica en sus cuentas de resultados. La permanente disminución del número de usuarios agravan cada vez más los números rojos. Una vez cerrado el 2013, las autopistas habrán encadenado siete ejercicios consecutivos de pérdida de usuarios.

Según datos al cierre del pasado mes de noviembre, casi todas las autopistas españolas han perdido usuarios. De las diez con problemas, las diez han perdido usuarios. Se da incluso el caso estrambótico de que la AP-41 Madrid-Toledo tan solo ha contabilizado 962 usuarios diarios en los once primeros meses del año, un 35,4% menos que en 2012. La AP-7 Cartagena-Vera tan solo ha contabilizado hasta noviembre el paso de 2.832 vehículos, un 4,7 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado. Emilio Ruiz.