_______________________________________________________________________________________________

domingo, 15 de diciembre de 2013

La capacidad de la izquierda para movilizar al personal

Primero, la anécdota, otra vez. Como todo el mundo sabe, siempre la derecha ha sobrevalorado y temido la capacidad de la izquierda para movilizar a las masas. Corría el verano de 1980. Era presidente de la Diputación José Fernández Revuelta, de UCD. Se debatía en pleno una moción del PSOE en la que reclamaba que las máquinas de Diputación limpiaran las playas de la provincia.

La petición de Antonio Maresca era concluyente: “Mañana están las máquinas limpiando las playas o pasado mañana tiene usted, señor presidente, a trescientos bañistas en bañador en la puerta de Diputación. Elija”. A don José, tan buena persona como era -y es-, le entró el tembleque: “Descuide, señor diputado, que a las 8 las máquinas estarán allí”. El portavoz socialista se sintió aliviado: “Menos mal, pues a ver de dónde iba a sacar yo trescientos bañistas…”, comentó a media voz.

Las palabras de Rafael Hernando sobre la Memoria Histórica son un monumento al disparate. Fernando Martínez,  secretario general del PSOE de la capital almeriense y prestigioso investigador precisamente de aquella época, ha promovido en la plataforma change.org una campaña de recogida de firmas para censurar las manifestaciones del diputado del PP. Tan solo ha recibido 800 adhesiones. “Es que estaba en inglés”, se ha justificado.

No es el ingles el problema. El problema es que antes de poner en marcha una iniciativa como ésa hay que calibrar las posibilidades de éxito y, sobre todo, establecer los medios adecuados para conducir hacia el mismo. Si no se hace ni una cosa ni otra, como no se ha hecho, el fracaso está asegurado. Por justa que sea la causa. Emilio Ruiz.