_______________________________________________________________________________________________

sábado, 28 de diciembre de 2013

Bisbal y Malú formalizan una relación sentimental

EMILIO RUIZ. La última gala de “La Voz”, el talent show de Telecinco, celebrada el 18 de diciembre, no estuvo exenta de sorpresas. No solo porque ocupara, una vez más, el número uno en el ranking de audiencias. Ni siquiera por la personalidad de su ganador, David Barrull, que se coronó con el triunfo gracias a una canción de corte flamenquito que no parecía que iba a tener tanta aceptación como al final tuvo. Las redes sociales, hacia donde vertieron todos sus comentarios fue en el serio enfrentamiento que tuvieron dos de los coaches, Malú y Bisbal.

Todo vino a cuento de unas palabras de David Bisbal, que afirmó que había pedido a todos sus clubes de fans el apoyo para su patrocinada, Dina Arriaza. El recurso de echar mano de los fans no gustó a Malú, que dijo que la voz de su patrocinado era tan suficiente para convencer a la audiencia que no necesitaba recurrir a esos artilugios. A Bisbal esa especie de desdén hacia sus fans no le gustó nada y recriminó a la madrileña que osara meterse con lo que él más cuidaba de su carrera, sus clubes de fans.

Al final ganó David Barrull. La alegría de quien comenzó triunfando en el mundo de la música con Aprendiz contrastaba que la tristezae de quien se inició en la orquesta Expresiones. Los otros dos coaches, Rosario Flores y Antonio Orozco, eran invitados de piedra en un espectáculo que nadie sabía como iba a terminar una vez que pasara el episodio de los protocolarios abrazos al ganador y el necesario consuelo a la no ganadora.

Malú y David
Pues bien, ha pasado algo más de una semana de aquel episodio y ahora, por fin, se ha conocido toda la verdad: el encarnizado choque entre Malú y Bisbal fue un montaje de la dirección del programa para atraer a la audiencia. Todo estaba perfectamente planificado, programado y milimetrado. Ni siquiera Jesús Vázquez lo sabía. La realidad es que tanto David como Malú demostraron tener unas sobradas dotes de actores.

Pero la cosa no quedó ahí. Tras el programa, Malú y David simularon una petición de perdón mutuos, y, en prueba de que el mismo era sincero, invitaron a todos los miembros del programa a celebrarlo en el pub "Aquí te pillo aquí te mato", próximo al plató de grabación. Más de treinta personas celebraron el acto de la reconciliación entre los dos coaches.

En medio de la fiesta, fue Malú quien se levantó y, copa en mano, se dirigió a sus compañeros en estos términos:

David y yo no os hemos citado aquí para anunciaros que hemos enterrado el hacha de guerra. Os hemos citado para algo más importante. David y yo hemos formalizado nuestra relación sentimental.

Los presentes se quedaron atónitos. No daban crédito a lo que oían. "Yo, cuando se miraban, notaba cierta complicidad", le dijo en voz baja Rosario a Antonio Orozco, "pero no hasta este punto". "Con razón", añadió el cantante catalán, "cada que nos íbamos a nuestra casa, él le decía a ella: 'no te preocupes, Malú, que yo te llevo', y los bordes se iban juntos". Todos fueron engañados a la invitación, con la excepción de la directora del programa, Marisol Navarro, que supo mantenerlo en secreto. Aún estaban recuperándose de la sorpresa cuando fue el propio David quien se dirigió a ellos:

Os vamos a pedir un pequeño favor. Esta confesión que os acabamos de hacer solamente la conocen nuestras familias más cercanas y, ahora, vosotros. Os pedimos, por favor, que la mantengáis en secreto, pues queremos tener estas fiestas sin periodistas y fotógrafos pisándonos los talones.

María Lucía Sánchez Benítez tiene 32 años. Lanzó su primer disco en 1998, cuando apenas tenía 16. Apenas se le conocen sus relaciones sentimentales. La han relacionado con múltiples famosos como Alejandro Sanz, Sergio Ramos o Pablo Alborán. Es hija de Pepe de Lucía. Es una gran defensora de los animales. Tiene varias mascotas y siempre que puede apoya a las asociaciones que velan por los derechos y cuidados de los animales. “Me considero muy pasional, no enamoradiza, porque no soy de enamorarme del primero que pase ni de ir de flor en flor”, ha dicho recientemente”.

David Bisbal Ferre tiene 34 años. El capítulo sentimental de su vida ocupa unas cuentas páginas más que el de su nueva compañera sentimental. Tiene una hija, Ella, que le tiene robado el corazón en el que ahora también ocupa un hueco la cantante Malú.

Hasta ahora, ninguno de los dos se ha manifestado sobre sus proyectos en común. De cara a sus fans, a lo más que han llegado ha sido a lanzarse unos elocuentes mensajes a través de las redes sociales. "En la vida, que nunca nos falte pasión. Y en tu corazón, que nunca se te olvide lo que te quiero", le decía días atrás el almeriense a la cantante. "¡Igualmente, amor! ¡Que viva la pasión!”, le respondía ella.


Estos días de Navidad María Lucía y David Bisbal comparten su tiempo entre Madrid, Sevilla y Almería. Ya han formalizado oficialmente el capítulo de presentaciones familiares. A la familia de David no le gustó nada la ruptura con la sevillana Raquel Jiménez, y de hecho se llevaron un gran disgusto cuando anunciaron su separación. El nuevo intento de unión no fructificó. Con Malú, la familia Bisbal ha recobrado la ilusión y ven en “su niño” una felicidad que hacía mucho tiempo que no veían.

La pasión de David por el mar, y en concreto por su mar de Almería, le trae loco. A Malú, lo que más le gusta del mar es la playa. El mar adentro siempre lo ha dejado para otros. Una vez que ha conocido las cristalinas aguas del Cabo de Gata maldice mil y una veces no haber descubierto antes tanta hermosura. Pues, nada, Malú, bienvenida a esta tierra del Indalo. Esperamos que tu estancia entre nosotros se prolongue un poquito más que las de tus cuatro antecesoras. Besos, guapa, en nombre de todos los almerienses. ¡Y enhorabuena, porque te llevas lo mejor que tenemos!
Más información en: www.nomedigasquetelohascreido.com