_______________________________________________________________________________________________

domingo, 27 de octubre de 2013

Vuelven los premios Macael

La vuelta de los Premios Macael, tras dos años de ausencia, es una de las mejores noticias que nos podía dar Antonio Martínez, presidente de los empresarios del mármol. La economía almeriense se asienta sobre tres pilares fundamentales: el turismo, la horticultura y la piedra natural. Dificultades coyunturales no deben dejarnos caer en el desánimo. Las crisis no son eternas, y la comarca del Mármol, tras unos años difíciles, empieza a ver ya la luz al final del túnel, que diría Cristóbal Montoro. El galardón a Carlos Herrera, un acierto.  

El presidente del Colegio de Abogados, José Pascual Pozo, está muy agradecido al alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, por quitarle a la calle Laurel su nombre y ponerle Calle del Abogado de Oficio. Cuando faltan las ideas surgen los esperpentos. ¿Por qué una calle a los abogados de oficio y no a los porteros de discoteca? O a los bomberos de guardia o a los acomodadores de los cines o a los vigilantes de las obras… Cuántas tonterías hacemos los humanos.

José María Ortega, que fue delegado de Cultura, y Pedro Sarmiento, que fue alcalde de Adra, emprendieron en la transición muchas tareas en común. “Entrañable amigo: Por las malas pasadas que nos juega la salud, y a ti peores que a mí, acabo de enterarme con sumo pesar y mucho retraso de tu silencio definitivo”, escribe Ortega esta misma semana. Sarmiento murió el 31 de agosto. Muy mal de salud debe haber estado José María para que la noticia de la muerte de su amigo lo llegue con tanto retraso. Estos pésames al modo María Dolores de Cospedal, es decir, en diferido, no se dan por capricho. Emilio Ruiz.