_______________________________________________________________________________________________

domingo, 20 de octubre de 2013

¿Necesita Cajamar ser capitalizada?

El pasado jueves, la edición digital del periódico económico Cinco Días –no lo hemos visto en la edición de papel, aunque se nos puede haber pasado- publicaba un artículo, reproducido por diversos medios digitales provinciales, firmado por la periodista Nuria Salobral, que partía con este titular: Tres italianos, dos eslovenos y Cajamar, los bancos más débiles ante el test europeo según RBS. RBS es el Royal Bank of Scotland, un banco que necesitó precisamente ser rescatado en el año 2008 por el gobierno británico.

Todas las cuestiones relacionadas con Cajamar despiertan mucha sensibilidad en la prensa de Almería y de Andalucía. Y es lógico. Cajamar –lo mismo que Unicaja- es una isla en un océano plagado de tiburones. Son muchos los poderes políticos, económicos y financieros que están a la expectativa para ver cuándo pueden hincarle el diente. Para el sistema financiero español y europeo, Cajamar no supone gran cosa. Pero es un grano que produce picazón y molestias. Pero para Andalucía, y sobre todo para Almería, la importancia de Cajamar es incuestionable. Casi vital.

Una venda en los ojos. Siendo conscientes de esto, tampoco es cuestión de ponernos una venda en los ojos. O de dejar que los árboles no nos dejen ver el bosque. El aplauso incondicional casi siempre conduce al desengaño.

La pregunta es, pues, legítima: ¿Necesita Cajamar ser capitalizada? Un comentario dejado en el portal digital La Opinión de Almería, de alguien que parece que conoce a fondo la cuestión aunque no se identifica, se expresa así a propósito de la información del RBS:

“Royal Bank of Scotland es una entidad que fue intervenida en 2008 y necesitó ayudas publicas para seguir en pie. Cajamar no ha necesitado ayudas públicas y ha liderado procesos de fusión y de rescate de otras entidades durante esta crisis.
En septiembre directivos de Cajamar se reunieron con la representación de la troika y no recibieron ni una sola critica, sino reconocimiento... ¿Por qué esta noticia? ¿Por qué sólo la publica Cinco Días? Con cierta periodicidad se habla mal de Cajamar y no ocurre nada. Parece como si a alguien le molestara que Almería disponga de una entidad financiera de éxito que tiene su origen en esta tierra...”.

La entidad no se ha pronunciado al respecto. Pudiera ser porque la información publicada en Cinco Días procedente de las estimaciones de RBS ha tenido escasa repercusión y trascendencia, y lo mejor es no remover el tema, o bien porque es de tan escaso rigor que ni siquiera merece una aclaración. En nuestra opinión, esto último no vendría mal, sobre todo si los gestores de Cajamar están convencidos de la solvencia de la caja.

Los antecedentes. La noticia de Cinco Días parte del hecho de que a principios de noviembre de 2014 el BCE empezará a controlar los 130 grandes bancos europeos, aquellos cuyos activos superan los 30.000 millones, entre los que está Cajamar. Recordemos que la eurozona tiene 6.000 entidades financieras. La mayoría, pues, escaparán al control del BCE por su escasa dimensión. De todas las cajas rurales espñaolas, solamente Cajamar será vigilada por los hombres de negro. La entidad destaca precisamente este hecho como una garantía de la transparencia de sus cuentas.

En esta nueva etapa, los bancos que requieran capital tendrán que conseguirlo primero en el mercado o mediante quitas a accionistas y bonistas júnior. Solo después podrá recurrir a dinero público o, en última instancia, al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), en cuyo caso se aplicará el "modelo español", es decir un crédito para recapitalizar indirectamente las entidades a través del Gobierno, según informe El País.

El sistema financiero español, bien, según De Guindos. Luis de Guindos, el ministro de Economía, considera que aún hoy los mercados tienen dudas sobre la banca europea. Por ello es por lo que reclama que la revisión de balances y la nueva ronda de test de estrés sea un ejercicio “muy transparente, riguroso y serio". El ministro no quiere concretar cuáles son los países que podrían tener problemas en la banca, pero sí insiste en que todas las entidades españolas aprobarán los exámenes. "El sistema financiero español está bien preparado para hacer frente a esta revisión”.

Mientras llega la revisión del BCE, son varias las entidades que están elaborando sus propias estimaciones. Una de ellas es el Royal Bank of Scotland, cuya evaluación ha despertado tantas inquietudes. El RBS considera a tres bancos italianos, dos eslovenos y un español los más débiles del sistema financiero europeo. Los italianos son Banca Monte dei Paschi y Carige; los eslovenos, Abanka y  NKBM, y el español, Cajamar.

La banca italiana, alemana y española, por este orden, las más necesitadas, según Golman Sachs. También Goldman Sachs ha hecho su propia encuesta entre inversores. La conclusión es que la mayor concentración de necesidades de capital está en la banca italiana, luego en la banca alemana y en tercer lugar en la banca española. Los bancos más nombrados por los inversores en sus respuestas son: Banca Monte dei Paschi, Commerzbank y Deutsche Bank. De la banca española, no se da ningún nombre. Goldman Sachs estima una necesidad conjunta de capital de 75.000 millones de euros. Emilio Ruiz.