_______________________________________________________________________________________________

domingo, 13 de octubre de 2013

El proceso de compra de Ceiss por Unicaja encamina su recta final

Se admitían apuestas. La mayoría de los participantes apostaban por un amor imposible entre Unicaja y Banco Ceiss. Cada vez que se avanzaba un paso en el proceso de negociación, diez pasos se retrocedían por culpa de una legislación inestable. A ello había que sumar una serie de circunstancias sobrevenidas: ahora, que si las cláusulas suelo; después, que si la valoración de los terrenos cedidos por Ceiss al Banco Malo; posteriormente, que si la judicialización de las preferentes.

En el seno de Unicaja, el tema de Ceiss les quema las manos. Son casi tres años de negociaciones que pueden irse al traste. Para la entidad andaluza, Ceiss es un plato de buen gusto por lo que supone de aumento de tamaño. Pero es, a la vez, un plato que se les puede indigestar si no se amarran bien todos los cabos.

En el Frob, en el Banco de España, en Castilla y León, en Europa… en todas partes se quejan de que las pretensiones de Brulio Medel son insaciables, de que cada día se saca un conejo de la chistera. No es esa la realidad. Medel quiere negociar con unas reglas definidas y estables. Pero el BOE no le ayuda: un día sí y otro también le cambian las normas.

Pero, atados algunos cabos sueltos –el último el de la judicialización de los preferentistas, un colectivo de más de 30.000 personas-, Unicaja se ha propuesto dar por cerrado el tema. Va a ser ahora o no va a ser nunca. Medel considera que la oferta lanzada por Unicaja Banco, ratificada por su junta general de accionistas, es irrechazable.

Según la entidad andaluza, la oferta de compra que ha lanzado por Ceiss es beneficiosa para los accionistas y bonistas, porque supone una valoración de esta entidad por encima del 40 por ciento de su valor de mercado, conforme a los informes de valoración realizados por Oliver Wyman y por AFI. Cuando los bonos convertibles que se ofrecen sean cambiados por acciones de Unicaja en junio de 2016, sus propietarios pasarán a tener el equivalente al 9% de la propiedad de Unicaja Banco, “con las ventajas que implicará ser accionistas de una entidad clasificada en el Grupo cero de entidades financieras por su solvencia, con una situación y una trayectoria de fortaleza financiera, que no ha recibido ningún tipo de ayudas públicas, lo que contribuirá positivamente al valor futuro de la acción del banco”, dice Unicaja.

La oferta de Unicaja no ha disgustado en Ceiss. Es más, la ha acogido “con satisfacción” porque se trata de una alternativa “cierta” frente a otras salidas “desconocidas y arriesgadas para los tenedores de dichas acciones y bonos”, en clara alusión a los preferentistas que piensan acudir a los tribunales de justicia. En Ceiss saben que fuera de Unicaja lo único que se pueden encontrar es el abismo. Emilio Ruiz.