_______________________________________________________________________________________________

domingo, 11 de agosto de 2013

En nombre propio: Todas las hostias para Rafael Hernando

No sé si mi percepción es una desvirtuación de la realidad, pero creo que Rafael Hernando tiene un punto de provocador con el que se siente cómodo. Le gusta pisar charcos. A otros les gusta chupar candados. Esta semana, las hostias que no pudo darle a Alfredo Pérez Rubalcaba se las han dado a él. Y no todas justas. Nunca debió decir que  no conoce ningún niño de Almería que tenga que acudir a un comedor escolar, porque su obligación es conocerlo. Pero tiene razón cuando afirma que los primeros obligados en la alimentación de los niños son los padres. Lo dice el Código Civil: “El padre y la madre, aunque no ostenten la patria potestad, están obligados a velar por los hijos menores y a prestarles alimentos”. Es tan obvio…

Llega fuerte Mariano Ramírez a la presidencia de Almería Centro. Pide toldos para las calles céntricas. Es una petición razonable. En otras ciudades los hay y los viandantes lo agradecen. Cuando los visitantes llegan a una ciudad, lo primero que buscan es el centro. A centro muerto, ciudad muerta.

Rogelio Mena, alcalde de Albox, es diputado provincial. Pero, a juzgar por sus palabras, poco confía en los letrados de la institución. Ante una demanda, “los abogados de Diputación nos dijeron que había que pagar”. Le dieron el caso al letrado Alfredo Najas y lo ganó. “Si le hubiéramos hecho caso al abogado de la Diputación el Ayuntamiento habría pagado 300.000 euros”.

Cuando Esperanza Oña, alcaldesa de Fuengirola, dice que José Antonio Griñán “ha nombrado heredera” a Fulanica de Copas, ¿qué quiere decir exactamente? Vaya, no sabía yo que Susana DíazEmilio Ruiz.