_______________________________________________________________________________________________

sábado, 17 de agosto de 2013

Adiós al más importante historiador de Al-Andalus, Manuel Acién Almansa

Numerosos compañeros de la Universidad de Málaga y de la comunidad universitaria española, así como familiares y amigos, despidieron el viernes, en el cementerio de San Gabriel, de su ciudad de acogida, Málaga, a quien ha sido uno de los más importantes historiadores de Al-Andalus, Manuel Acién.

Manuel Acién Almansa nació en Almería en 1950, pero desde 1977 estaba vinculado a la Universidad de Málaga, donde era profesor del Departamento de Arqueología e Historia Medieval. Desde hacía unos días se encontraba en Brasil, acompañado de su esposa, María Antonia Martínez Núñez, también profesora de la UMA y directora del departamento de Filología griega, a donde se había desplazado a visitar a uno de sus hijos. Un aneurisma en la aorta le produjo la muerte de forma repentina.

Doctorado con la tesis 'Ronda y su serranía en tiempos de los Reyes Católicos', el profesor Acién era un especialista en el periodo andalusí de la historia de España. Sus estudios sobre el urbanismo, los castillos, las técnicas constructivas, acerca de la rebelión de Ibn Hafsun y, sobre todo, sus propuestas sobre la Formación Social Islámica constituyen importantísimas referencias para todos los historiadores y arqueólogos dedicados a la Edad Media. Sus trabajos sobre las técnicas constructivas y la cerámica andalusí fueron pioneros y base para la comprensión del arte musulmán en la península ibérica. De sus trabajos en la recuperación del patrimonio histórico hay que destacar la dirección, junto con Rafael Martín, de la restauración de la Alcazaba de Málaga.

“Manuel Acién -recuerda quien tuvo la fortuna de conocerle bastante bien, como la catedrática de Arqueología de la Universidad de Alicante Sonia Gutiérrez Lloret- fue un sabio en el sentido pleno de la palabra. La pluralidad de su formación -historiador, arqueólogo y arabista- le permitió aunar en una única y compleja perspectiva histórica herramientas y disciplinas que hasta entonces discurrían por sendas académicas trilladas y autistas, para comprender y explicar ese periodo histórico de más de ocho siglos en el que existió Al-Andalus. Manuel Acién no fue el primer arqueólogo medievalista español, pero sí fue el primero que supo ver el potencial histórico de la arqueología y situarla en el vórtice de la reflexión histórica sobre Al-Andalus. Fue, en este sentido, el alma de una joven arqueología medieval, fundamentalmente islámica, que irrumpió con fuerza en el panorama académico español de finales de los años ochenta”. Emilio Ruiz.