_______________________________________________________________________________________________

domingo, 28 de julio de 2013

En nombre propio: Los efectos colaterales de la marcha de Griñán

Semana cargadita de premios. De todos ellos, quedémonos con dos: A José María Andújar la revista “Ejecutivos” le ha otorgado el de “Ejecutivo del Año”, mientras el grupo de comunicación que edita este periódico ha concedido a Antonio Torres el premio “Levante de Comunicación”. En ambos casos, más que merecidos. Al director de Canal Sur me gustaría preguntarle cuál es el secreto para estar veinte años ahí sin que nadie te mueva la silla. Al presidente de Casi, si es cierto que en la operación con Agrupalmería lo que han hecho es actuar de bote salvavidas, que eso se comenta.

Tendremos presidenta nueva en Andalucía dentro de un mes. Todo cambio, por nimio que sea, siempre produce daños colaterales. Parece que el del consejero de Agricultura, Luis Planas, no va  a ser el único. Cuentan por Sevilla que la senadora Fuensanta Coves será obligada a ceder su escaño en el Senado a José Antonio Griñán. Claro, que, por contar, también cuentan que a Planas le va a suceder una mujer y, además, esta vez, sí, de Almería. Susana Díaz lo tiene prometido.

Celebra cumpleaños el Instituto de Estudios Almerienses (IEA). Felicidades. Su director, Rafael Leopoldo Aguilera, en un artículo de prensa, augura a la entidad un futuro prometedor. Corto y pego: “La incorporación a un sistema administrativo no supondría ningún cambio en el iter procedimental de la implementación de la gestión y ninguna aminoración en la autonomía y autogestión de los ciudadanos y miembros en materializar operativamente los proyectos que propongan para su análisis, descripción y valoración”. Está claro. Para quien lo entienda. Emilio Ruiz.