_______________________________________________________________________________________________

domingo, 2 de junio de 2013

Sarah Lark


Aquí, en Los Gallardos, para que la gente la identifique, la llamamos “La alemana de los caballos”. En el Ayuntamiento está empadronada como Christiane Gold (Bochum, Renania del Norte-Westfalia, 1958), porque ése es su nombre. Pero en su otro mundo, el literario, juega con los seudónimos: ahora, Sarah Lark, pero también Elisabeth Rotenberg, Leonie Bell, Stephanie Tano y Ricarda Jordan. Con este último ha publicado en España La doctora de Maguncia (2009, Maeva) y El juramento de los cruzados (2010, Ediciones B). El nombre de pila lo tiene reservado para los más de 200 títulos dedicados a la pasión de su vida, los caballos. “Me gusta estar rodeada de ellos mientras escribo”.

Viéndola así, en traje de faena, enfangada en las tareas propias del oficio (“una gran parte del dinero que gano lo destino a los animales, los adoro”), a este lado de la orilla del río Aguas, en el paradisíaco Cortijo de La Higuera, donde los chiquillos del pueblo íbamos cada año a pasar el Día de la Vieja, cualquiera diría que esta mujer es esa famosa escritora que ha vendido decenas de millones de libros. Nada más que de su trilogía de los maoríes la cuenta va por los ocho millones. Y ahora, nada menos que Amazon la acaba de sacar en Estados Unidos. De dónde demonios sacará tiempo para tanto.

En España, cuando el éxito de la trilogía aún persiste, se presenta con una nueva criatura: La isla de las mil fuentes (Ediciones B, 2013), que pretende convertir en otra trilogía del Caribe. La fórmula del éxito de Christiane se compone de una mezcla de romanticismo, paisajes exóticos, ambientaciones históricas y aventuras. Sus obras se han traducido a diecisiete idiomas. Su éxito, tan grande como el cariño que siente por estos animales que cuida en Los Gallardos. “Me encanta vivir aquí, entre la tranquilidad de mi hogar y la soledad de la naturaleza”. Y a nosotros, tenerla de vecina. Emilio Ruiz.