_______________________________________________________________________________________________

domingo, 30 de junio de 2013

Las comisiones de Cajamar llegan a su Asamblea General


“Donde los demás te cobran, nosotros te pagamos”. “Domicilia tus recibos aquí y te abonamos 25 pesetas por cada uno”. Hace unos años era de esta forma como se anunciaba la entonces Caja Rural de Almería ante sus clientes. La cooperativa de crédito almeriense siempre se ha caracterizado por ser una banca poco dada a sangrar a sus clientes con comisiones. Era una de sus señas de identidad.

Pero el panorama bancario ha cambiado y más que va a cambiar. Para empezar, la vieja Caja Rural Provincial de Almería ya no es una entidad de carácter local y casi familiar. Se ha hecho grande y a punto está de cubrir con sus oficinas todo el territorio nacional. Tiene que competir en igualdad de condiciones con los “monstruos sagrados” de la banca española, léase Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, etc. Tanto ha cambiado, que hasta el nombre se ha visto sacudido por distintas variables: Caja Rural de Almería y Málaga, Caja Rural Intermediterránea, Cajamar Caja Rural y, ahora, Cajas Rurales Unidas, si bien sigue utilizando comercialmente el nombre familiar de Cajamar.

¿Qué ha sucedido para que la vieja Rural almeriense dé este giro drástico en su política de comisiones? Lo que ha sucedido no es poco, ciertamente. El mundo financiero mundial se ha visto sacudido por una crisis de proporciones inimaginables. Particularmente el europeo ha vivido una revolución que ha dado al traste con muchas entidades. Y del español, qué podemos decir que no se sepa. La realidad con la que nos encontramos hoy es que la banca española vive una situación delicada. Muchos bancos y cajas se han visto obligados a fusionarse o a desaparecer. Otros y otras subsisten al borde del precipicio.

Provisiones y más provisiones, exigencias de capital, de solvencia, cláusulas suelo, impagados… todo ello forma un cóctel endiablado que obligan a todas las entidades financieras a hacer verdaderos equilibrios para poder sobrevivir.

Por éstas y otras muchas razones, Cajamar, lo mismo que el resto de la banca española, ha visto reducidos sus márgenes. Una política continuada del “gratis total” era insoportable, al menos hasta que no se salga de la crisis. Por eso es por lo que la dirección de la entidad ha dado un giro radical en su política de cobro de comisiones. Hay que sacar dinero de donde se pueda, y las comisiones no cabe duda de que son una importante vía de ingresos.

Las nuevas comisiones de Cajamar han entrado en vigor el pasado 15 de junio. El abanico es amplio. He aquí algunos ejemplos. Mantenimiento de cuenta, 15 euros trimestrales. Posiciones deudoras o reclamación, 45 euros. Cartas enviadas a casa, 0.37 euros por  carta, con lo que se quiere fomentar el buzón virtual. Disposición a débito con la tarjeta Visa Cajamar, 0.90 euros por reintegro. Consultas fuera de los cajeros de Cajamar y dentro de la red servired, 0.40 euros. Fuera de estos cajeros, 0.60 euros por consulta. Comisión de mantenimiento anual de tarjeta, 45 euros, aunque este importe podrá ser menor según el gasto que hagamos con esta tarjeta. Además de todo esto, Cajamar cobra también por los servicios más variopintos, como cancelar una cuenta, solicitar un extracto, etc.

Los clientes de Cajamar, acostumbrados al “gratis total”, están molestos con la nueva política de la entidad por lo que respecta a las comisiones. Tanto, que en la Asamblea General de hace unos días  se vio obligada a tratar el tema. Juan de la Cruz Cárdenas Rodríguez, el presidente, se sinceró ante los socios y no ocultó en la entidad “problemas surgidos en el último año”. Él mismo calificó como “dolorosa” la decisión de aplicar comisiones a los clientes “porque está fuera de nuestra filosofía y de nuestra idea de actuar”. Por eso expresó el compromiso de eliminarlas en cuanto la compleja situación actual se normalice. Emilio Ruiz.

Diego Asensio ni olvida ni perdona


En medio del ajetreo del Caso Bárcenas, Javier Arenas ha caído en la cuenta de que aún es diputado por Almería y ha aprovechado este periódico para felicitar al Almería por su ascenso. “Con o sin fútbol Almería es una tierra de Primera”, nos ha recordado. Se comenta que al de Olvera le están preparando la alfombra roja de Estrasburgo, antesala del ostracismo. Seguiría así un camino paralelo al de su opositor electoral José Antonio Griñán.

Por cierto, interesante el catálogo de reacciones que el anuncio de Griñán ha producido. Diego Asensio, anterior secretario provincial, ni olvida ni perdona: “Es una gran noticia para Almería y para Andalucía”. Inés Plaza, Secretaria regional de Participación, en su muro de Facebook, ha ido más lejos de donde quería: “Es un ejemplo de político que atiende a la ciudadanía”. ¿Clamor popular para que se fuera, dice usted?

El nuevo director general del PITA, Rafael Peral, se ha presentado en sociedad. Ardua tarea la que le espera. Su antecesor andaba desorientado: creyó que la urbanización del parque era un objetivo en sí mismo. El aspecto del PITA, hoy, es desolador. A Alfredo Sánchez se le acabaron las ideas justo cuando se les acabó el dinero.

Quien también ha sido presentado en sociedad es el nuevo asesor de Seguridad del alcalde de Gádor, el policía jubilado Rafael Montoya. El Ayuntamiento ha modificado su catálogo de puestos de trabajo para crear esta nueva plaza “sin retribución alguna”. Nadie duda de las buenas intenciones de Eugenio Gonzálvez, pero la medida, además de ser de dudosa legalidad, no ayuda mucho a resolver los problemas del paro. Emilio Ruiz.

sábado, 29 de junio de 2013

Caja Rural de Canarias se integra en Cajamar


El Consejo Rector de Caja Rural de Canarias, presionado por el Gobierno canario, no ha logrado torcer la voluntad, mayoritariamente expresada en múltiples ocasiones, de los socios y trabajadores de la entidad de integrarse en Cajamar. Anoche, en una asamblea que fue extremadamente pacífica, se aprobó la fusión. Un día antes la asamblea general de Cajamar había hecho lo propio.

Según informa Caja Rural de Canarias, con esta decisión sus socios y clientes tendrán a su disposición los recursos y servicios de su entidad de siempre, ahora formando parte de una caja rural con mayor dimensión, solvencia, eficiencia y rentabilidad.

El acuerdo ha sido adoptado por 2.068 votos a favor, 314 en contra y 11 votos nulos o en blanco. Tras la fusión, que será realidad antes de que finalice el año, Caja Rural de Canarias conservará su denominación comercial en Canarias y prevé la apertura de diez oficinas en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, lo que no solo permitirá mantener la plantilla actual sino crear nuevos puestos de trabajo. “Los socios de Caja Rural de Canarias han dado así su respaldo a una operación que renueva el compromiso y vocación canaria de siempre, y da un paso más para afianzar el proyecto insular desde una entidad de ámbito nacional, formando parte de la primera caja rural española".

Caja Rural de Canarias cuenta, a 31 de diciembre, con 112.803 clientes, de los cuales 24.958 son también socios de la entidad. El capital social asciende a 31,91 millones de euros. En cuanto a los resultados, el margen bruto supera los 40,75 millones de euros, un 12,57% más que en 2011, y el margen de explotación se incrementó en un 41,01% hasta los 14 millones de euros. El resultado antes de impuestos es de 2,22 millones de euros.

Otros datos de la entidad que se fusiona con Cajamar son: Recursos propios de 88,85 millones de euros, coeficiente de solvencia del 11,70%,  casi tres puntos por encima de las exigencias del Banco de España (9%), y una ratio de capital del 10,25 %. Cuenta con 319 empleados y 67 oficinas en las dos provincias canarias.

En los últimos meses, el movimiento contrario a la fusión se había mostrado muy activo, si bien es verdad que con poco éxito. Una de las iniciativas en este sentido ha sido la recogida de firmas a través de la plataforma change.org. El escrito presentado para su adhesión decía así:

“Somos un colectivo de personas que, como ciudadanos, empresarios y empleados vivimos con preocupación el desmantelamiento del tejido financiero de Canarias. Nos cuestionamos la realidad y el proyecto de futuro de nuestra tierra. En este momento en el que se ensancha la brecha entre ricos y pobres, es necesaria una entidad financiera con vocación social y que conozca las características e idiosincrasia de la economía canaria, que entienda las particularidades del pequeño ahorrador, de la propia cultura financiera canaria y, por supuesto, del contexto de un Régimen Económico y Fiscal diferenciado.
Ante el embate actual de las grandes corporaciones financieras por fagocitar las iniciativas sociales de ahorro e inversión, se pone de manifiesto, más que nunca, la necesidad de preservar el pequeño sistema financiero. Conservar una banca cercana al territorio y a sus clientes, que vele por el bien común desde la ética y que invierta en proyectos de la economía real, es un camino de esperanza con el que esta plataforma se compromete.

Las fusiones en la reciente historia demuestran tener un efecto contrario a la preservación de las pequeñas entidades financieras que aún mantienen los principios éticos de dinamización local, desarrollo, creación de empleo y de riqueza. La fusión arrancará directamente y de raíz la identidad social de Caja Rural de Canarias, una entidad cooperativa que vela más allá de de los intereses de sus integrantes, que desarrolla su actividad en pro de la justicia social en Canarias.

Siendo La Caja Rural de Canarias una entidad con vocación regional, con una red de oficinas propias en la mayor parte del territorio canario y con su centro de decisiones en Canarias, la fusión además de diluirnos, destruirá empleo, eliminará oficinas en los pequeños municipios y trasladará el órgano de decisión de nuestra entidad a Almería. Nos someterá a intereses ajenos a la realidad canaria, entregando a cambio de una supuesta seguridad todo nuestro patrimonio y provocando la deslocalización de las inversiones; en definitiva, acabará con nuestra autonomía como entidad.

No entendemos qué intereses se ocultan tras el deseo apresurado de una fusión, ya que no va a favorecer ni al empleo, ni a la autonomía, ni a la solvencia, ni a los principios cooperativos que facilitan la participación de sus socios, principios sobre los que fue fundada Caja Rural de Canarias.

Nos oponemos a la fusión con Cajamar, pues queremos seguir siendo una entidad canaria. Proponemos un cambio de rumbo para mantener nuestra independencia.

Con este manifiesto, la Plataforma STOP FUSIÓN Caja Rural de Canarias siembra la semilla para que entre toda la ciudadanía canaria, consciente de esta realidad, se alimente una nueva corriente de buen gobierno de las entidades financieras de las islas.

En el caso concreto de Caja Rural de Canarias, propugnamos un cambio que configure un consejo rector sensible, profesional, transparente, comunicativo, y que tome las decisiones pensando en el bien común, con la buena gobernanza que demanda la sociedad canaria del siglo XXI y la actual situación socio-económica”.

La acción de recogida de firmas ha tenido tan escasa acogida que hasta el momento de la fusión solamente han manifestado su apoyo expreso poco más de medio centenar de ciudadanos, no necesariamente todos ellos socios o clientes de la Caja. Emilio Ruiz.

domingo, 23 de junio de 2013

En nombre propio: entre Juan Moreno y Zuleyka Rivera


El traje nuevo que esta semana estrena La Voz de Almería no es precisamente el traje nuevo del emperador. Éste sí es bien visible, y a la vista está. Anda estos días el dire, Pedro M. de la Cruz, como niño con zapatos nuevos, y en esta nueva etapa me encomienda que ponga rostro a los protagonistas de la semana. Tarea difícil, le digo, pues no siempre deben ocupar las negritas los que acaparan más titulares. Lo entiende, claro, y lo acepta.

Tristeza produce el escarnio al que se ha sometido a Juan Moreno. Al huercalense se lo llevaron de su pueblo, cuando era un bebé, cogido de la mano de unos padres que huían de la desesperación. En Alemania se ha hecho un hombre y se ha hecho de un nombre. Lo que ha dicho en Der Spiegel es lo que a muchos nos gustaría decir, pero no sabemos, no queremos o no podemos. Este país se está viendo devorado por el muermo de quienes en el horizonte no ven más que conformismo y resignación. Bocanadas de aire fresco como la de Juan Moreno, o la de la misma Ada Colau, no contaminan el ambiente. Lo depuran.

David Bisbal, el más planetario de los almerienses, ha echado carro marino. Tiene gusto el chico. Pero no es precisamente por el barco por lo que lo digo. Parece que Zuleyka Rivera le ha devuelto la ilusión. La Miss Universo 2006 es muy trabajadora, dice. Qué humilde. A la vista está que las cualidades de la  joven no se circunscriben al mundo laboral. A las fans del cantante les gustaba más Raquel Jiménez, por eso del paisanaje, pero de la puertorriqueña poco se puede decir que no sea bueno.

La Chanca no se entiende sin los relatos de Juan Goitisolo, los óleos de Jesús de Perceval, las acuarelas de Cantón Checa y las fotografías de Pérez Siquier. El premio nacional de Fotografía ha añadido un nuevo reconocimiento a su carrera, el premio Bartolomé Ros Photoespaña 2013. Enhorabuena, maestro. Emilio Ruiz.

sábado, 22 de junio de 2013

UPyD: la oposición de la oposición


Cada vez que hay sesión plenaria en el Ayuntamiento de Almería se repite el ritual: con bolso colgado al hombro y libreta de apuntes en mano, para que ningún tema se quede en el olvido, la ciudadana de Almería Laura Rodríguez-Carretero se presta a ocupar un asiento entre el público dispuesta a hacer uso del derecho de intervención que el reglamento concede a los vecinos del municipio. Su exposición de problemas es detallada y prolija, y en ocasiones su espíritu crítico es el único que renace en la sesión.

Pero Laura no es una anónima vecina de Almería que se interesa por la limpieza de su barrio o los ruidos de su calle. Es la portavoz en la capital de Unión, Progreso y Democracía, UPyD, el partido de Rosa Díez, que no ocupa escaño en el consistorio. Al menos hasta hoy, pues, según un sondeo hecho público por el partido que gobierna el Ayuntamiento, en las próximas elecciones sí es posible que UPyD ocupe un sillón de municipal.

Laura, en sus intervenciones, suele ser muy crítica con todo y con todos. Nadie le puede negar que no se “curra” los temas. Es más, con frecuencia suele transmitir la idea de que se los “curra” mucho más que algunos concejales de la oposición. Hasta hace unos meses, las críticas de la portavoz de UPyD iban encaminadas exclusivamente hacia el equipo de Gobierno, pero, en las últimas sesiones, las está haciendo extensivas a los concejales de la oposición, a los que acusa de “blandengues” y de no cumplir con las obligaciones de control municipal que los electores les han encomendado.

Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, alcalde de la ciudad y presidente de la institución y, por ende, del Pleno, ha manifestado más de una vez que está hasta los mismos de la cansina Laura. Le acusa de aprovecharse de una norma que no está pensada para que hagan política los partidos que no gozan de la confianza de los ciudadanos, y si no le ha dicho ya a Laura que “hasta aquí hemos llegado” no es por otra razón que para evitar verse retratado como un enemigo de la participación ciudadana en los plenos.

Mientras Luis Rogelio ha soportado estoicamente a la cansina Laura, quienes no han pasado el corte de la tolerancia han sido los dos partidos de la oposición, PSOE e IU. En el pleno de ayer, éstos le dijeron a Laura que “basta ya”, que si quiere hacer política, que se espere a conseguir escaño, que ya solo faltan dos años. A propósito de las críticas que tanto un partido como otro están recibiendo por su pasividad en la adjudicación de las obras del Mesón Gitano, por parte de la miembro de UPyD, la concejala socialista Mari Carmen Núñez le aclaró que ellos nos forman parte de la mesa de contratación. “Se dedica usted –le reprochó- a desprestigiar a todos los políticos de todos los partidos menos a los del suyo”.

Otro que también reventó ayer contra Rodríguez-Carretero fue el portavoz de IU, Rafael Esteban, que le acusó de aprovecharse de un turno de palabra que la ley establece para “ciudadanos anónimos, no para portavoces de un partido político”. “Nosotros –le dijo Esteban- tenemos una responsabilidad por encima de ustedes, porque nosotros no podemos decir lo primero que se nos viene a la cabeza, nosotros tenemos una representación institucional y por lo tanto cuando hablamos en un consejo de administración no hablamos de oídas, de lo que nos cuenten o nos envenenen”. Esteban pidió a la activa militante de UPyD que se abstenga en lo sucesivo de darles lecciones de cómo hacer oposición y que deje ya de poner en duda su honestidad. “Los que nos sentamos aquí, de principio, somos todos honestos”, le espetó.

¿Hará esta salida en tromba del gobierno y oposición municipal contra la actitud de Laura Rodríguez-Carretero que ésta baje el listón de sus críticas? Ella dice que no, que quien se pica es porque ajos come, lo que quiere decir, según ella, que sus críticas están fundadas. Lo que teme Laura es que los tres grupos municipales se pongan de acuerdo para reinterpretar el reglamento de sesiones de tal forma que coarten su protagonismo. Entonces sí podría decir ella y podrían decir los grupos municipales de Gobierno y oposición que “colorín, colorado, este cuento se ha acabado”.

Y a todo esto, ¿qué piensa el resto de espectadores de los plenos del protagonismo de la portavoz de UPyD? El público de las sesiones sigue siendo casi testimonial, pero, en cambio, tras cada sesión, el debate donde se abre es en las redes sociales. En éstas, como no podía ser de otra forma, el público está dividido: por un lado, abundan quienes consideran que Rodríguez-Carretero peca de exceso de protagonismo, y por otro, no faltan quienes tararean sin disimulo la conocida canción de “Amo a Laura”. “Si hacemos esto sin estar en la Corporación, qué no haríamos si tuviéramos aunque sólo fuera un acta de concejal…”, se relamen. Emilio Ruiz.

domingo, 16 de junio de 2013

Las cláusulas suelo


Supongo, lector, que a estas alturas de la película sabrá usted qué es una cláusula suelo. Si no, se lo explico. Antiguamente, cuando se pedía un préstamo hipotecario, los bancos lo concedían a un tipo de interés fijo durante toda la vida del mismo (por ejemplo, al 8 %). Desde hace unos años, en vez de un tipo de interés fijo, los bancos aplican un tipo variable. Toman una referencia, el euríbor, y sobre ésta, que es variable, aplican un diferencial (e + 0,50, por ejemplo). Si el euríbor sube, el tipo del préstamo sube, y si baja, pues al revés.

Sigo. Para evitar subidas y bajadas de tipos más allá de ciertos límites “asumibles”, los bancos establecen las llamadas cláusula suelo y cláusula techo. La primera indica que, por mucho que baje el euríbor, el interés aplicable tiene un tipo mínimo (2,75 %, por ejemplo), y por mucho que suba, lo mismo (11 %, por ejemplo). ¿Qué pasa ahora? Pues que el euríbor está por los suelos (0,50 % el anual). Si a ese euríbor le aplicamos el diferencial, el préstamo se pagaría al 1 %, algo que prohíbe la cláusula suelo, que establece un mínimo del 2,75 % (siempre sobre ejemplos).

Ahora, el Supremo ha dicho que determinadas cláusulas suelo de BBVA, Cajamar y NCG son ilegales. La rural almeriense ha reaccionado de forma ejemplar anunciando la eliminación de sus cláusulas suelo. La sentencia no le obligaba a hacerlo de forma general, lo cual habla bien en su favor. ¿Es ésa una sentencia justa? En mi opinión –y sé que esto es navegar contra corriente- creo que no. Todas las cláusulas suelo no son abusivas. Un préstamo hipotecario al 3,25 %, por ejemplo, no lo es. En cambio, es lesivo para una entidad un préstamo al 1 %. Me alegro por los beneficiarios, que tendrán su préstamo a un tipo de interés testimonial, pero tampoco arreglamos esta crisis machacando a algunos bancos que no lo han hecho tan mal. Emilio Ruiz.

miércoles, 12 de junio de 2013

Cajamar tira de reflejos: elimina las cláusulas suelo


Cajamar ha demostrado hoy que reflejos no le faltan. No ha dejado pasar ni un solo día desde que ha recibido la notificación aclaratoria del Supremo para mover ficha, y así, hoy mismo ha anunciado que va a proceder a la retirada inmediata de las cláusulas suelo de todas sus hipotecas.

La medida tendrá efectos desde el día 9 de mayo, que fue cuando el Tribunal Supremo declaró nulas las cláusulas suelo si ha habido falta de transparencia o información a los usuarios.

El Alto Tribunal, en respuesta a la consulta formulada por Cajamar, además de BBVA y NCG Banco, ha aclarado que el hecho de que la cláusula suelo-techo haya resultado beneficiosa para el consumidor durante un periodo de tiempo no la convierte en transparente ni hace desaparecer el desequilibrio en contra de los intereses del consumidor. “La cláusula –dice el Supremo- tiene por finalidad exclusiva proteger los intereses de la prestamista frente a las bajadas de índice de referencia".

En Cajamar, la aclaración del Supremo no ha sorprendido, y, de hecho, estaba preparada para adoptar la decisión que hoy ha hecho pública. Recordemos que hace unos días el director general de Cajamar remitió una carta interna a todos sus empleados informándoles de la decisión del Supremo y de las consecuencias pecuniarias que dicha sentencia iba tener para los resultados de la entidad.

Otra de las entidades afectadas por la sentencia del Supremo, BBVA, también ha hecho pública su decisión en el mismo sentido que Cajamar. En el momento de redactar estas líneas NCG Banco no ha manifestado su posición, algo que es lógico, ya que cualquier medida en este sentido tiene que contar con el beneplácito del Frob, accionista mayoritario del banco. Emilio Ruiz.

domingo, 9 de junio de 2013

El Consejo Rector de Caja Rural de Canarias quiere torpedear la fusión con Cajamar


El Consejo Rector de Caja Rural de Canarias ha mostrado reiteradas veces que no guarda mucha sintonía ni con los trabajadores de la entidad ni con los cooperativistas, que son sus auténticos dueños. El próximo 28 de junio, la entidad canaria –y un día antes la almeriense- celebrará su asamblea de fusión. Desde 2011 ambas entidades forman parte del Sistema Institucional de Protección (SIP) Cajamar y, visto el buen resultado que ha dado esta fórmula de colaboración, lo que se pretende ahora es la integración de las dos entidades.

La semana pasada, los 20.000 socios de Caja Rural de Canarias se han visto sorprendidos con la recepción de un documento en el que se les explica los detalles de la fusión, algo innecesario, pues los conocen más que de sobra. También han recibido otro escrito del Consejo Rector mostrando su disconformidad con la misma. ¿A qué viene ahora este escrito, cuando el proceso de fusión está tan avanzado y tan asumido, aceptado y querido por la mayoría?

Las malas lenguas tienen explicaciones para todo: con la fusión, los miembros del Consejo Rector perderán su “status” y, con ello, los beneficios añadidos al mismo, que pueden ser muchos o pocos, pero son. Hay que destacar que el director general de Caja Rural de Canarias, Sergio Pérez, se ha quedado al margen de cualquiera de las dos posiciones. Además, él mismo informa que el proyecto de fusión contempla la apertura de nuevas oficinas.

Para los socios de la Rural canaria el “experimento” del SIP con Cajamar merece un notable muy alto, posiblemente un sobresaliente. Por eso quieren la plena integración. Los trabajadores, por su parte, tienen la esperanza de que también se les aplique a ellos el convenio colectivo de Cajamar, más beneficioso para sus intereses que el de su actual entidad.

Lo que aún está por saber es si este endeble movimiento opositor del Consejo Rector de Caja Rural de Canarias parte de una iniciativa propia o bien es a instancias del gobierno canario, que quiere quemar su último cartucho. Hay que recordar que el Gobierno de Canarias se ha movido por tierra, mar y aire para conducir a la Rural de Canarias hacia un proceso de fusión con Cajasiete, la Caja Rural de Tenerife, un proceso del que siempre han desconfiado los trabajadores y socios de la caja grancanaria. Emilio Ruiz.

El Almería es de Primera


El campeonato de Liga de la 2ª División española –la llamada Liga Adelante- es uno de los más duros de Europa. Por supuesto, mucho más competitivo que la 1ª División, la Liga BBVA. En ésta, antes de empezar el campeonato, ya sabes quién se va a alzar con el título: El Barcelona o el Real Madrid. Incluso se puede vaticinar con precisión quiénes entrarán en Champions y quiénes en la Europe Liga, y hasta quiénes tendrán dificultades para mantener la categoría. En la Liga Adelante, todo es más imprevisible, más incierto. Plantillas de Primera encuentran dificultades para mantener la categoría –véase el caso del Murcia- y equipos con aspiraciones de mantenerse en la categoría convierten el campeonato casi en un paseo militar, como es el caso del Elche.

Muchos socios y aficionados no creímos, al inicio del campeonato, que el Almería podría ser un equipo de 1ª División. Nos hemos equivocado. Durante toda la temporada el Almería ha mostrado semblanza de equipo fuerte con vocación de ascenso. De hecho, creo que en ninguna de las jornadas se ha mantenido fuera del grupo de ascenso directo o, al menos, en el grupo de los participantes en el “play off”. Y, en las visitas a los campos más difíciles, ha mostrado un poderío que ha sorprendido a todos. Venirse de vacío del campo del campeón, el Elche, fue una de las injusticias más grandes que se han visto en el campeonato.

Hasta el pasado sábado, el Almería tenía dos posibilidades de ascender a Primera. Una era ganando en el campo de Villarreal. No ha podido ser tras un partido de alto nivel jugado de tú a tú. La otra posibilidad es la que el miércoles se inicia mediante el “play off” de ascenso. Creo que el Almería es superior a los rivales con los que tiene que enfrentarse. Pero esta percepción mía es la que se ha podido formar tras ver el desarrollo de un campeonato de largo recorrido como es la Liga. Ahora es distinto. El margen para el error es mucho más reducido. En las ligas, al ser campeonatos que priman la regularidad, casi siempre se proclaman vencedores los mejores. En las eliminatorias no siempre es así.

Es positivo que el Almería parta en esta minicompetición que ahora se inicia sin complejos, como ya demostró en Villarreal. Pero también es positivo que parta con humildad y con la cabeza bien fría. La temporada 2010-2011, el Granada, quinto clasificado en la Liga, se alzó con el ascenso. No ha lugar, pues, para la confianza. El equipo, anímicamente, está preparado para lo mejor. A los aficionados se nos abre una nueva ventana de ilusión: ver a nuestro equipo compitiendo en la mejor Liga del mundo. No podemos fallar. No debemos fallar. No vamos a fallar. Emilio Ruiz.

In memoriam: Esther Williams, “la sirena de Hollywood” que vino a disfrutar del mar de Almería


Tuvo una intensa y extensa vida tanto profesional como personal, pero los diez días que Esther Williams estuvo en Almería, en agosto de 1968, siempre eran recordados por ella cada vez que se le hablaba de nuestro país. “Tenía todo el Mediterráneo para mí sola”, manifestaba quien fuera bautizada por Clark Gable como La Sirena de Hollywood. Almería y los toros eran sus dos principales referencias sobre España. Ahora, a los 91 años, quien fue una campeona de natación que se convirtió en estrella de Hollywood nos ha dejado para siempre.

Esther Williams (Inglewood, Los Ángeles, 1921) fue seleccionada, cuando tenía tan solo 16 años,  para participar en los Juegos Olímpicos de Helsinki 1940, que no llegaron a celebrarse por el estallido de la II Guerra Mundial. Para entonces, ya había batido varios récords nacionales y regionales de natación como parte del club Los Angeles Athletic Club. De ahí se incorporó al espectáculo Billy Rose Aquacade, en compañía de otra gran figura de aquel deporte: Johnny Weismuller.

La manera de desenvolverse de la joven no pasó inadvertida para la Metro Goldwin-Mayer, que buscaba una estrella capaz de conjugar las cualidades artístico-deportivas con las escénicas. Su enorme atractivo, su contagiosa sonrisa y la armonía de sus movimientos pronto atraparon al público. Escuela de sirenas (1944), La primera sirena (1952) o Dangerous When Wet (1953) son aún hoy referencia de ballet acuático cinematográfico. Protagonizó en total más de treinta películas y series de televisión.

Esther Williams se casó en cuatro ocasiones, la tercera de ellas en 1962 con el actor Fernando Lamas, de quien enviudó en 1982 cuando ella tenía 67 años. Fue precisamente con el actor argentino con quien visitó nuestra provincia en 1968. La pareja llegó al aeropuerto de Almería el día 1 de agosto y se alojó durante los diez días que permaneció en nuestra provincia en el hotel Meliá Aguadulce.

Fernando Lamas vino a Almería a participar en el rodaje de “Cien rifles”, mientras la actriz no traía otro propósito que disfrutar del mar y el desierto almerienses. De hecho, ya hacía varios años que estaba alejada de los escenarios y aprovechaba los viajes de su marido para hacer turismo. La prensa rosa de la época solía insinuarle, de forma maliciosa, si su presencia en Almería no era otra que evitar posibles relaciones de su marido con alguna de las actrices participantes en Cien rifles. No en vano, una de las figuras estelares de la película dirigida por Tom Gries  no era otra que la despampanante Raquel Welch. Emilio Ruiz. 

sábado, 8 de junio de 2013

Guerra reparte estopa


“No había recibido nunca una llamada telefónica del presidente de la Junta de Andalucía. Es la razón que explica mi sorpresa cuando tras sonar el teléfono móvil escuché la voz de José Antonio Griñán. Pensé que algo grave debería pasar, pero no, el presidente andaluz me pedía que aceptara la distinción que el Gobierno de la Junta había decidido concederme, la de Hijo Predilecto de Andalucía 2011” (Alfonso Guerra, “Una página difícil de arrancar”, Planeta, 2013, p. 611).

Cuesta trabajo creer que quien ha sido una figura esencial en la reconstrucción del socialismo moderno y en la modernización del propio Estado haya tenido que esperar 37 años para recibir una llamada del presidente de su comunidad. Es una prueba más de la controversia que ha rodeado al personaje. Guerra es una de las mentes más preclaras que se pasean por la política activa española. Es una de las cinco figuras claves de la Transición. El último cuarto del siglo pasado, sin él, posiblemente hubiera sido distinto. Ha dotado a la política de un sello de identidad propio, que sus seguidores han convertido en corriente, no oficial: el guerrismo.

Guerra es, digo, un personaje impredecible. Su gran virtud ha sido no dejarse situar dentro del encefalograma plano de quienes ostentan el poder. Siempre ha sido un rebelde. Un rebelde con causa. Es, a la vez, un admirador de sí mismo. Su primer admirador. Pero eso no es un defecto. Es convicción en las creencias propias. El libro da para mucho, y sería tarea vana extractar su contenido en la limitación de estas líneas. Creo que deben leerlo. Todos: los admiradores, para ahondar en el conocimiento del personaje, y quienes le odian –porque Guerra es así, levanta odios o pasiones sin término intermedio-, para valorar su sinceridad. Verán, estos últimos, que no es Guerra el ogro que le han pintado. Emilio Ruiz.

domingo, 2 de junio de 2013

Sarah Lark


Aquí, en Los Gallardos, para que la gente la identifique, la llamamos “La alemana de los caballos”. En el Ayuntamiento está empadronada como Christiane Gold (Bochum, Renania del Norte-Westfalia, 1958), porque ése es su nombre. Pero en su otro mundo, el literario, juega con los seudónimos: ahora, Sarah Lark, pero también Elisabeth Rotenberg, Leonie Bell, Stephanie Tano y Ricarda Jordan. Con este último ha publicado en España La doctora de Maguncia (2009, Maeva) y El juramento de los cruzados (2010, Ediciones B). El nombre de pila lo tiene reservado para los más de 200 títulos dedicados a la pasión de su vida, los caballos. “Me gusta estar rodeada de ellos mientras escribo”.

Viéndola así, en traje de faena, enfangada en las tareas propias del oficio (“una gran parte del dinero que gano lo destino a los animales, los adoro”), a este lado de la orilla del río Aguas, en el paradisíaco Cortijo de La Higuera, donde los chiquillos del pueblo íbamos cada año a pasar el Día de la Vieja, cualquiera diría que esta mujer es esa famosa escritora que ha vendido decenas de millones de libros. Nada más que de su trilogía de los maoríes la cuenta va por los ocho millones. Y ahora, nada menos que Amazon la acaba de sacar en Estados Unidos. De dónde demonios sacará tiempo para tanto.

En España, cuando el éxito de la trilogía aún persiste, se presenta con una nueva criatura: La isla de las mil fuentes (Ediciones B, 2013), que pretende convertir en otra trilogía del Caribe. La fórmula del éxito de Christiane se compone de una mezcla de romanticismo, paisajes exóticos, ambientaciones históricas y aventuras. Sus obras se han traducido a diecisiete idiomas. Su éxito, tan grande como el cariño que siente por estos animales que cuida en Los Gallardos. “Me encanta vivir aquí, entre la tranquilidad de mi hogar y la soledad de la naturaleza”. Y a nosotros, tenerla de vecina. Emilio Ruiz.