_______________________________________________________________________________________________

domingo, 12 de mayo de 2013

Trabajar en el paro


En mis tiempos de maestro rural cada comienzo de curso rellenábamos una ficha por alumno sobre sus datos personales y familiares y la situación socioeconómica del entorno. Una de las casillas del cuestionario se refería a la profesión de los padres. Para simplificar las cosas, directamente  preguntábamos a los alumnos por la ocupación de sus progenitores. “Mi padre trabaja en el paro” era una respuesta bastante frecuente que no despertaba sorpresa alguna en el resto de alumnos, que sabían de qué iba el asunto.

Como hoy he empezado con una anécdota voy a seguir con dos más. Cada mes de agosto suelo tener una comida de encuentro familiar con un amigo que es inspector de Hacienda en Granada. Espero que no lea este artículo para evitarnos incomodidades. El lugar elegido es un conocido restaurante de la costa del Levante. La conversación inicial versa sobre lo típico: la situación de los hijos. “Mi hija –nos contó la última vez- está haciendo un Erasmus en Inglaterra, pero este verano está trabajando aquí, en los chiringuitos”. “Ah, eso está bien –le digo- porque después, mira, cobra su paro y con eso…”. “¡Qué paro ni qué leches! –me interrumpe-, a ella cada noche le dan sus 50 euros y adiós muy buenas”. Frunzo el ceño. “¿Pero tú de qué vas, cómo te crees que están todos los camareros que trabajan en estos chiringuitos que estás viendo?”. Vaya, y es inspector de Hacienda.

Vayamos con la otra: también sobre el hijo de un amigo. “Ahora trabaja los fines de semana en el restaurante “tal” (me dice el nombre, muy conocido). Va los sábados y domingos, como camarero en las celebraciones. Diecisiete horas cada día y 100 euros por día. Entre eso y lo que cobra del paro, él se apaña”.

Dice Visa Europe que la economía sumergida española mueve 201.300 millones de euros, el 19 % del PIB, casi una quinta parte de la economía. Se podían haber ahorrado el estudio: es de dominio público. Emilio Ruiz.