_______________________________________________________________________________________________

sábado, 18 de mayo de 2013

El cura de Churra


El pasado miércoles las redes sociales estallaron con uno de esos asuntos que crean morbo por partida doble: porque el protagonista era un sacerdote y porque el asunto en cuestión tiene que ver con temas de sexo. El obispo de Cartagena, José Manuel Lorca, había destituido al titular de la parroquia de Churra, Francisco Javier Ruiz, tras saber que eran trending topic en Twitter una par de fotos del sacerdote en comprometida situación sexual.

Lo siento, no pude remediarlo, pero yo también acudí al Google para ver el grado de compromiso de las fotos. En ambas se puede ver al cura con los pantalones y calzoncillos bajados. En una se le aprecia frente a un joven que parece que le está practicando una felación y en la otra parece que está masturbándose. Las presuntas fotos estaban tomadas en  el paraje El Coto de los Cuadros, un lugar frecuentado por personas que practican el cruising (cruising: “término inglés que define la actividad de buscar sexo en lugares públicos, como parques o descampados, principalmente referido a los varones homosexuales”, dice la wikipedia).

Al ver las fotos me espanté. No por lo que estaba haciendo el cura, que posiblemente no estaba haciendo nada ilegal, por inaceptable que fuera para su patrón y para sus feligreses, únicos afectados, creo. Me espanté por la impunidad con la que estas cosas circulan por redes sociales y medios digitales. Pienso por un momento en la posibilidad de que esas fotos estuvieran trucadas y fueran un montaje de alguien que no quiere bien al cura. El hombre, ahora está sometido a un escarnio público. “Javier, además de cura, sé hombre. Somos humanos y nos equivocamos», le ha dicho Francisco Muñoz, el alcalde pedáneo de Churra, intentando que reconociera ser el de las fotografías. Qué miedo da todo esto. Emilio Ruiz.