_______________________________________________________________________________________________

martes, 30 de abril de 2013

Cajamar pierde 954 millones en 2012 y gana 28,5 en el primer trimestre de 2013


A Cajas Rurales Unidas-Cajamar le ha costado sangre, sudor y lágrimas superar sin ayudas públicas, por un lado, los dos decretos de provisiones del Gobierno, y por otro, la absorción de Ruralcaja. Ha cerrado 2012 con unas pérdidas de 954 millones de euros, tras unas dotaciones totales de 1.310 millones. Sin dotaciones por provisiones el beneficio neto hubiera ascendido a 81 millones. En 2011, el resultado neto fue de 46,2 millones, pero aún no estaban integradas Ruralcaja y Rural de Castellón.

La integración de Ruralcaja ha dado lugar a que en 2012 el volumen de activos dudosos se elevara a 4.291 millones, un 184 por ciento más, tras aportar la caja valenciana 1.530 de los 2.780 millones en los que se incrementó esa cifra. La tasa de morosidad se elevó al 12,6 por ciento, más del doble que al cierre de 2011, que fue del 5,9 por ciento.

El “sacrificio” realizado el año pasado ya está teniendo su compensación en éste. El beneficio neto del primer trimestre ha ascendido a 28,5 millones de euros.

Cajamar destaca en su análisis de resultados que ha cumplido las exigencias de solvencia sin necesidad de recurrir a ayudas públicas, cerrando el pasado ejercicio con un coeficiente de solvencia del 9,8 por ciento y de capital principal del 9,2 por ciento.

El volumen de negocio total a cierre de 2012 fue de 67.676 millones, un 31,7 por ciento más. De ellos, los créditos representan 34.019 millones, un 32,8 por ciento más; y los depósitos de la clientela, deuda mayorista y minorista ascienden un 30,7 por ciento, hasta 33.657. El número de socios ha crecido hasta 1.085.972, mientras que el número de clientes se ha situado en 3.458.000. Cuenta con 1.242 oficinas y 6.121 empleados. Emilio Ruiz.