_______________________________________________________________________________________________

domingo, 31 de marzo de 2013

Los príncipes de Holanda nunca han estado en Almería


La presencia en nuestras costas del Cabo de Gata de los príncipes Guillermo y Máxima de Holanda y de sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariana, no ha pasado inadvertida para ningún medio de comunicación. Los periódicos de Almería han sacado pecho de orgullo patrio, mientras los de difusión nacional e internacional se han deshecho en elogios hacia los paradisíacos lugares que con tanto gusto han elegido quienes dentro de treinta días serán los reyes de los Países Bajos.

Como publicidad, la cosa no ha estado mal, pero la realidad ha sido muy distinta: ni Guillermo Alejandro ni Máxima Zorreguieta han estado en su vida en Aguamarga. Ni en Cabo de Gata ni en Almería. ¿Quién y cómo ha montado, pues, este gran bulo? En contra de lo que pudiera parecer, montajes de este tipo son simples de elaborar. Basta contar con la complicidad de algún periodista desaprensivo y un medio insensato que dé cabida al bulo. Es lo que ha pasado. Posteriormente, todo viene rodado: las agencias se hacen eco de la noticia “según fuentes” del insensato medio y los periódicos no hacen otra cosa que reproducir los despachos de agencia. Y así es como se ha comido y se ha bebido esta falsa noticia. Hasta “La Voz” ha caído en la trampa del colega.

Quien ha quedado algo descolocado con este lamentable asunto ha sido el diario “El País”. Los de Prisa, en otros tiempos contaban hasta diez antes de lanzarse a la piscina. Ahora lo han hecho panza arriba y sin agua. “Su presencia ha sido confirmada por autoridades locales”. Pues va a ser que no. Las autoridades locales han confirmado la presencia de los príncipes herederos de Suecia, Victoria y Daniel, y de su hija Estelle, pero no la de los otros. Lo de Guillermo y Máxima es pura invención, por más que haya “vecinos que han visto a los príncipes haciendo la compra en un supermercado”. Por cierto, el día de autos, Máxima, lejos del Cabo, estaba en Bali como representante financiera de la ONU.