_______________________________________________________________________________________________

viernes, 22 de febrero de 2013

Cajamar suma y sigue: ahora absorbe a Caja Rural de Casinos


La cooperativa de crédito almeriense Cajas Rurales Unidas –que opera en el mercado financiero con la marca Cajamar- sigue creciendo. El consejo rector de Caja Rural de Casinos ha aprobado la fusión por absorción por parte de Cajamar. La decisión será efectiva una vez que sea ratificada por la asamblea general de la caja rural levantina, prevista para el próximo mes de abril.

Caja Rural de Casinos está integrada ahora en el Grupo Cooperativo Cajamar. El proceso de fusión con la caja rural almeriense ha llevado el mismo como camino que otras cajas valencianas: primero se forma un S. I. P. (sistema institucional de protección) para después ir a la integración plena. Ese mismo paso lo han dado anteriormente la requenense Caja Campo, absorbida por Cajamar en 2011, y Caja Rural Castelló, integrada en Cajamar el año pasado. También en 2012 Cajamar absorbió a Ruralcaja, mientras el grupo del que ésta era cabecera, Cajas Rurales del Mediterráneo (CRM), formado por otras catorce cooperativas de la Comunidad Valenciana se integró en el Grupo Cooperativo Cajamar.

Caja Rural de Casinos fue constituida en 1970 aunque sus orígenes se remontan a 1959 con la creación de la sección de crédito de la Cooperativa Vitivinícola Santa Bárbara. Es una entidad de reducido tamaño que cuenta tan solo con nueve empleados, si bien agrupa a 1.890 socios y a 5.200 clientes. Según datos de cierre a 31 de diciembre de 2012, la cooperativa tiene un volumen de negocio de 79,8 millones de euros y unos activos de 44,1 millones. Su tasa de morosidad se sitúa en el 10,98 %, ligeramente inferior a la de Cajamar, que supera el 11 %, y su coeficiente de solvencia es del 15 %. Emilio Ruiz.