_______________________________________________________________________________________________

jueves, 17 de enero de 2013

Fernando Guillén, el actor que saltó al cine con “El Caso Almería”


Fernando Guillén, el actor que dio vida al teniente coronel de la guardia civil González Alarcón en la película “El Caso Almería” (1983), de Pedro Costa, falleció ayer en Madrid a la edad de 80 después de varios meses de enfermedad. Nacido en Barcelona el 22 de noviembre de 1932, el actor formó en torno a él una gran familia de artistas. Casado con la actriz Gemma Cuervo, sus dos hijos, Cayetana y Fernando, también han dedicado su vida al mundo de la interpretación. Era también padre de Natalia, la única que no ha seguido los pasos de sus progenitores.

Fernando Guillén abandonó pronto la carrera de Derecho para dedicarse al teatro. Se convirtió en uno de los galanes más cotizados de la televisión en los años cincuenta y sesenta. En el cine, ha participado en más de cien títulos. La primera oportunidad más significativa se la dio Fernando Fernán Gómez para interpretar a Rafael en “El mundo sigue”, historia en la que Luisita era una jovencísima Gemma Cuervo. Antes había aparecido en “Un día perdido”, “La frontera del miedo” y “Búsqueme a esa chica”, entre otras.

Poseedor de una peculiar voz muy particular, trabajó a las órdenes de Pedro Almodóvar en “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, donde curiosamente interpretaba a un actor de doblaje. Con el manchego también hizo “La ley del deseo” y “Todo sobre mi madre”. Ha trabajado con casi todos los grandes directores del cine español, comoCarlos Saura, en “La noche oscura”;  Eduard Cortés, en “Otros días vendrán”, y José Luis Garci, en “El abuelo”, donde coincidió con su hija Cayetana. Su hijo Fernando le dirigió, junto a Karra Elejalde, en “Año mariano”.

Algunas de las historias que completan su filmografía son “La decente”, “Obsesión”, “Memorias del general Escobar”, “La estanquera de Vallecas”, “La luna negra”, “La puñalada”, “El invierno en Lisboa”, “Martes de carnaval”, “Acción mutante”, “¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?”, “El amante bilingüe”, “Tirano Banderas”, “Más allá del jardín”, “Sobreviviré”, “You’re the one (una historia de entonces)”, “Los abajo firmantes”, “Fuga de cerebros”… Su última actuación en la gran pantalla fue junto a Asunción Balaguer en el cortometraje “Luisa no está en casa”, de Celia Rico Clavelino.

Si hay una película que marca un antes y un después en la carrera artística de Fernando Guillén, esa película es sin duda “El Caso Almería”. Cuando le propusieron participar en “El Caso Almería”, el actor se encontraba en Barcelona representando la obra de Adolfo Marsillach “Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?”. Allí recibió la visita de un joven Pedro Costa, quien le hizo la propuesta. “Para mí fue una sorpresa”, confiesa a César Oliva y Jesús García de Dueñas, autores del libro “Fernando Guillén, un actor de hoy”. “Mi relación con las pantallas –continúa- no había ido muy allá, como bien dice mi trayectoria. Era una película de bajo presupuesto, una serie B que llaman, pero que tuvo un éxito enorme. La verdad es que me abrió un nuevo camino hacia el cine. Ese camino que tanto se me había resistido a lo largo de mi vida. Desde “El Caso Almería” no paré de hacer películas durante 10-12 años. Quizá aquel papel de corte tan distinto al de galán maduro que empezaba a tipificar dio ideas a los directores. No sé. Pero llamaron desde entonces y de manera continua e insistente”.

Paralelamente al cine, Fernando Guillén desarrolló una amplia carrera en televisión, medio en el que participó en un sinfín de títulos, como “Diego Acevedo”, “El crimen no es rentable”, “La pequeña comedia”, “Habitación 508”, “Historias para no dormir”, “La risa española”, “La saga de los Rius”, “Brigada central”, “Los jinetes del alba”, “Hospital Central”, “Motivos personales”, “Los misterios de Laura”, etc.

Optó al Goya en tres ocasiones y ganó el galardón a la Mejor Interpretación Masculina en 1991 por un filme de Gonzalo Suárez, “Don Juan en los infiernos”. Se le otorgaron otros muchos galardones como la Medalla de Honor del Círculo de Escritores Cinematográficos, el Premio Sant Jordi de Cine, la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes, el TP de Oro y el Fotogramas de Plata.