_______________________________________________________________________________________________

lunes, 28 de enero de 2013

Ceyss, el banco que quita el sueño a De Guindos... y a Medel


Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) han aprobado este lunes el desembolso de los 1.865 millones de euros comprometidos para recapitalizar los cuatro bancos españoles incluidos en el llamado “Grupo 2”, el grupo formado por los bancos que van a recibir ayudas públicas sin necesidad de ser nacionalizados.  Estos 1.865 millones se suman a los 36.968 millones recibidos en el primer tramo de la ayuda, destinados a sanear las cuatro entidades nacionalizadas: Bankia, Novagalicia, Catalunyacaixa y Banco de Valencia. La nueva partida se hará efectiva el día 6 de febrero.

El “Grupo 2” está conformado por los bancos Liberbank (el banco de las fusionadas Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria), Caja3 (Caja Inmaculada, Caja Círculo y Caja Badajoz), BMN (Cajagranada, Cajamurcia, Caixa Penedés y Sa Nostra) y Ceyss (el banco de Caja España-Duero).  Los cuatro se han comprometido a cumplir unas estrictas condiciones impuestas por Bruselas y selladas en un llamado Memorando de Entendimiento (MoU), que recoge las condiciones de la ayuda financiera de hasta 100,000 millones de euros que fue concedida a España por sus socios europeos en julio. Las condiciones para estos cuatro bancos pasan por realizar un profundo ajuste de plantilla y de oficinas y establecer su ámbito de actuación limitado a su territorio natural de procedencia.

¿Qué futuro depara a estos cuatro bancos del “Grupo 2”? Veámoslo:

Caja 3 recibirá  407 millones de euros. Se da por hecha la absorción por Ibercaja una vez que ceda al Sareb (el “banco malo”) 770 millones de euros en activos tóxicos.

Liberbank va a recibir 124 millones de euros. Su futuro es muy incierto. Sus actuales gestores siguen empeñados en buscar una capitalización con la salida a bolsa, una medida extremadamente arriesgada. Los antecedentes de salida a bolsa de Bankia y de Banca Cívica no conducen al optimismo. La venta de participadas no es suficiente para cubrir sus necesidades de capital. Futuro incierto, pues.

BMN recibirá 730 millones de euros. También saldrá a Bolsa. Ha vendido su red en Cataluña al Sabadell y va a seguir haciendo caja con la venta de sus participadas. Parte con una ventaja: el ministro de Economía, Luis de Guindos, fue consejero de la entidad y presidente de su comité de Auditoría. Un fracaso de la viabilidad del banco sería también un fracaso del propio De Guindos.

El mayor problema está en Banco Ceiss, el banco constituido por las cajas castellano-leonesas. Va a recibir 604 millones para hacer frente a un déficit de 2.063 millones. Transferirá al banco malo unos 717 millones. El futuro del banco de Caja España-Duero es el que más preocupa a Luis de Guindos… y también a Braulio Medel. Desde 2011 hay firmado un acuerdo de fusión con Unicaja, pero las cambiantes exigencias de las autoridades supervisoras españolas y europeas impiden una materialización del acuerdo. El comisario Almunia ha amenazado a Medel con retirarle sus presuntos derechos de preferencia si esperaba a que se llevaran a cabo todas las ayudas públicas. El Banco de España, por su parte, no está por más nacionalizaciones y podría optar por el camino de la disolución ordenada del banco si no hay ninguna otra entidad interesada en hacerse con el mismo.  En la Consejería de Economía de Castilla y León no entienden nada, pues lo que han sido grandes facilidades para la subsistencia de todas las demás entidades, para la suya no hay más que obstáculos. Pero Medel lo tiene claro: antes solo que echarse la soga al cuello. Habrá noticias en las próximas semanas. Emilio Ruiz.