_______________________________________________________________________________________________

viernes, 30 de noviembre de 2012

Carlos Herrera la tiene tomada con el EGM

Ayer se conocieron los datos de la tercera oleada del Estudio General de Medios (EGM), que son los primeros de la temporada radiofónica. Había mucha expectación por conocer la respuesta de la audiencia a los numerosos cambios producidos en la radio española, principalmente en la cadena Ser y en Radio Nacional de España, que han cambiado a los conductores de sus programas estelares.

Nuestro paisano Carlos Herrera, conductor del programa “Herrera en la Onda”, en Onda Cero, suele ser muy crítico con este sistema de medición de audiencias. Considera que no recoge la realidad. Lo que nadie logra entender es cómo Carlos, si tan poco cree en el  EGM, no propone de una vez a sus patrones que se desvinculen de esta plataforma de audiencias. No sería el primero que lo hiciera, si bien es cierto que, generalmente, quienes dan la espantada del EGM al poco vuelven al redil, léase, por ejemplo, Cope o ABC Punto Radio.

Ayer por la mañana Carlos Herrera quiso curarse en salud y, minutos antes de conocerse los resultados de las audiencias, se puso en guardia y preparó a sus oyentes para lo que podía venir: “Cada día son más los que siguen este programa. No sé que es lo que dirá el EGM. Antes de ayer les decía yo que, hoy que aparecerá el EGM, qué se apuestan ustedes a que éstos, claro, como obedecen a los que les mandan, pues les darán a la Ser 800.000 oyentes y a los demás las migajas... ¿Qué se juegan? No, si yo a éstos ya les conozco yo. La caradura que tienen…".

Pues no estuvo del todo acertado el almeriense en sus previsiones. “Herrera en la onda”, su programa, no sólo no baja de sus 2.008.000 oyentes, sino que los sube hasta  2.061.000. Es el segundo programa de mayor audiencia de la radio generalista española, solamente superado por “Hoy por hoy”, con Pepa Bueno y Gemma Nierga, que obtiene 3.227.000 oyentes (2.965.000 en la anterior oleada de julio).

Herrera Carlos, como él se llama muchas veces, debería ser un poco más prudente a la hora de analizar las audiencias. Se le ve muy agresivo cuando le son desfavorables y muy tolerante cuando le son favorables. No cuela, en los tiempos que estamos, eso de curarse la herida antes de que se produzca. Es cosa de infantes. Cuando alguien no se encuentra cómodo en un lugar lo que tiene que hacer es marcharse y punto. Pero Herrera Carlos no es tonto: sabe, él mejor que nadie, que el más importante libro de cabecera de todos los publicistas españoles es el que ofrece puntualmente el EGM. Emilio Ruiz.