_______________________________________________________________________________________________

sábado, 10 de noviembre de 2012

Bisbal en “La Voz”

No sé, lector, si suele ver el programa “La Voz”, de Telecinco. Si no, le cuento de qué va. “La Voz” es lo que en el argot televisivo llaman un “talent show”, un programa de descubrimiento de nuevos valores, en este caso musicales. Tiene una audiencia semanal del 35 % y acaba de ganar un Ondas. Lo presenta Jesús Vázquez y tiene cuatro padrinos/entrenadores/seleccionadores –“coaches”, que les dicen ellos-, uno de los cuales es Bisbal. La selección de artistas se hace a ciegas. El único criterio de valoración es la voz.

En el proceso de selecciones Bisbal se trajo para su grupo a una tal Sharay, que resultó ser hija del popular locutor de radio José Antonio Abellán. El miércoles la excluyó, muy justamente, del concurso. La niña pilló un rebote de muy señor mío. “¡Tú no sabes quién es mi padre!”, le dijo entre bastidores. La madre de la niña, desde su Twitter, tampoco fue muy educada: "Bisbalito no tiene oídos, como mucho orejas, tiene que limpiárselas muy bien para apreciar las buenas voces; Sharay le da mil vueltas cantando". Y otra: "Bisbal no tiene escrúpulos y no es muy listo, aunque él se cree que sí”.

Hasta ayer, el padre de la niña estuvo callado, pero también ha entrado en faena con dos mensajes. Le han llegado rumores de que su hija intentó chantajear a David. Primero le dice: “Querido David, me he enterado que mi hija te ha presionado y chantajeado. Si es así, mil perdones”. Y después: “David, si eso es falso, ¿qué vas a hacer?, ¿vas a participar en el linchamiento?, ¿seguirás en La Voz?, han pasado 12 horas, ¿vas a decir algo?”.

Dirá usted, lector, que, con la que está cayendo, cómo presto atención a estas cosas. Pues precisamente por eso. Por eso precisamente. Y el miércoles, otra vez “La Voz”. O sea, Bisbal. Emilio Ruiz.