_______________________________________________________________________________________________

sábado, 27 de octubre de 2012

Un plan de choque para Almería

Los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística sobre los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre de 2012 son escandalosos: 5.778.100 españoles están en paro. De ellos, 1.424.200 son andaluces. Si traumáticos son los datos a nivel nacional, en el caso de Andalucía son más que alarmantes. Con una tasa del 35,42 %, nunca en la historia de Andalucía el desempleo había alcanzado dimensiones semejantes. Tendríamos que remontarnos al año 94 para hallar una situación similar. Pero ni con ésas, pues en aquel año el paro no superó el 35 % de la población activa, porcentaje ahora rebasado.

Aún siendo extremadamente grave la situación tanto en España como en Andalucía, la penuria, por lo que se ve, no conoce límites. Y en ésas tenemos el caso de Almería. El paro en Almería ha roto, esta vez, todas las barreras imaginables. Ya tenemos a 143.000 almerienses sin empleo, lo que supone una tasa del 38,44 %, tres puntos porcentuales por encima de la media andaluza y más de trece puntos por encima de la media española.

El paro en Almería no tiene, pues, la misma gravedad que en el resto de Andalucía, y mucho menos que en el resto de España. El paro nos agrede a nosotros mucho más que a los demás, y por eso es por lo que se necesitan medidas específicas que alivien la situación. Siempre se ha dicho que ante situaciones excepcionales hay que adoptar medidas excepcionales. El paro en Almería ha alcanzado niveles intolerables y, ante ello, hay que elaborar urgentemente un plan de choque que ponga freno al deterioro social. Está en peligro nuestra propia convivencia. No nos sirve el argumento de que todos estamos mal, porque, es cierto, todos estamos mal, pero nosotros, mucho peor que los demás. Emilio Ruiz.